Incorporación de la Realidad Virtual en Museos

 

¿Qué futuro tienen la realidad virtual (RV) y otras tecnologías emergentes en nuestros museos? ¿Cómo valoran el futuro de la realidad virtual los profesionales de los museos?

En las diferentes investigaciones que se han llevado a cabo sobre el tema, los profesionales parecen estar de acuerdo en que será aún más necesario que los museos se adapten e incorporen otras tecnologías, especialmente porque la nueva generación de visitantes buscará experiencias digitales, con la esperanza de que los museos se «alfabeticen digitalmente». Esto plantea desafíos a nivel organizativo y estratégico y requiere una inversión en alianzas y desarrollo de capacidades para generar la experiencia necesaria entre los profesionales de los museos, en un «proceso de aprendizaje creativo a nivel sectorial». Para lograrlo, los museos deberán tener una visión clara sobre la incorporación de las tecnologías emergentes e invertir en estrategias y procedimientos de evaluación sólidos, así como en infraestructuras tecnológicas y en una adecuada formación del personal. Como parecen evidenciar los datos, la alfabetización digital de los profesionales de los museos es un problema que también requiere ser abordado, pero resulta problemático debido a la falta de fondos para la formación requerida. Dado el desafío de asegurar dichos fondos, parece obvia la necesidad de formar asociaciones sólidas que permitan a los museos experimentar y superar las dificultades económicas.

Algunos participantes ya han utilizado la realidad virtual (RV) de nuevas formas creativas logrando altos niveles de participación y asociaciones innovadoras, y destacando una nueva vía para el futuro en sus usos y aplicaciones. Así, por ejemplo, un museo puede programar talleres y charlas de realidad virtual – incluidos talleres para desarrolladores interesados ​​en la RV -, para que los desarrolladores se reúnan y muestren su trabajo en actividades relacionadas con los museos. También se pueden organizar festivales de realidad virtual dedicados a esta tecnología, que incluyan a «expertos en el desarrollo de software de realidad virtual y psicólogos para explicar cómo funciona el cerebro cuando experimentamos con ella». Estos festivales, junto con fines de semana especiales que ofrezcan itinerarios de realidad virtual vinculados a los temas de cada museo, pueden ser utilizados para crear nuevas formas de interactuar con los visitantes. Otro ejemplo: un museo puede organizar eventos de 3 días en los que investigadores externos actúen como «educadores de los visitantes», involucrando al público en torno a varios temas que utilicen la realidad virtual para transmitir el conocimiento. También se puede emitir «una invitación abierta a la comunidad de realidad virtual para que se comuniquen cuando necesiten pruebas de usuario». De esta manera, los museos pueden tender puentes con empresas de desarrollo, diversificando también lo que ofrecen a sus visitantes. Asimismo, se puede desarrollar un nuevo modelo para la creación de asociaciones con nuevas empresas que se ocupen de la realidad virtual y que puedan probar sus productos y recibir comentarios de los visitantes. Estos ejemplos de diferentes tipos de asociaciones que se pueden lograr ilustran un posible camino a seguir, no solo para adoptar la realidad virtual bajo nuevas formas creativas, sino también para generar conexiones fructíferas superando las limitaciones presupuestarias.

Además, los museos esperan que en el futuro se resuelvan muchos de los desafíos actuales en términos de costos y equipamiento, ya que estas entidades dependerán cada vez más de los dispositivos personales de sus visitantes – que serán aún más sofisticados en el futuro -, por lo que los museos podrán invertir únicamente en el desarrollo de software. De hecho, algunos estudiosos también han destacado el papel de los dispositivos personales de los visitantes como una opción más fácil y rentable. Sin embargo, algunos se muestran escépticos respecto a las consecuencias que esto puede tener para la calidad de la experiencia en el museo. Por ejemplo, se recuerda que por el momento no se obtiene el mundo inmersivo completo en AR / VR a través de un teléfono. Se pierde impacto, pero también se gana un mercado mucho más grande, una audiencia potencial mucho mayor y una reducción de los costos. Es una situación en la que se gana y se pierde. La actualización constante también se identifica como una característica del futuro de las nuevas tecnologías aplicadas a los museos. Esas actualizaciones serán necesarias para mantenerse al día con los avances tecnológicos, brindar nuevas experiencias y, lo que es más importante, revisar cada enfoque a medida que se aprenda sobre lo que funciona mejor para la participación de la audiencia.

Curiosamente, aparte de la realidad virtual, se está comenzando a prestar atención al potencial de la realidad aumentada, principalmente para superar el problema del aislamiento y crear así experiencias más sociales. Hay enormes oportunidades, especialmente en RA – mucho más que en RV – para que los jóvenes y las familias se involucren con los contenidos y puedan así tener experiencias lúdicas que les permitan disfrutar individualmente o en grupo. También hay quien imagina experiencias digitales en museos que no interfieran en las visitas de otras personas y que se puedan utilizar sin perturbar el flujo de experiencias del resto de los visitantes.

En resumen, sin lugar a dudas, la realidad virtual y otras tecnologías emergentes están generando un cambio fundamental que requiere, en algunos casos, de una reinvención de los conceptos tradicionales sobre lo que implica la experiencia del museo. Se impone más que nunca una comprensión holística del impacto de la realidad virtual, ya que esto afectará tanto al diseño de la realidad virtual como a su percepción y aceptación por parte de los profesionales de los museos.

Sin embargo, se sostiene que un enfoque tan científico debería tener en cuenta a todas las partes interesadas involucradas y afectadas por la aplicación y uso de la tecnología de realidad virtual. Es decir, tiene que ver por igual con los visitantes, los desarrolladores de realidad virtual y los profesionales del museo. Aunque hay estudios sobre los visitantes y sus experiencias, o los desarrolladores y las cuestiones técnicas que les preocupan, lo que generalmente se descuida es el examen de las necesidades y percepciones de los profesionales de los museos, que suelen ser los mediadores entre la realidad virtual, los desarrolladores y visitantes. Por lo tanto, el objetivo puede estar en llenar este vacío para comprender las experiencias y percepciones de esos profesionales sobre el uso de tecnologías de realidad virtual en los museos y discutir críticamente el futuro de las mismas.

Cuando se trata de recurrir a la realidad virtual aplicada a los museos, los estudios revelan siete categorías de ventajas y nueve de desafíos y limitaciones percibidos. A pesar de que puede haber un consenso sobre las principales ventajas de la realidad virtual, las instalaciones inmersivas todavía no suelen encontrarse en nuestros museos y, cuando lo están, generalmente se incluyen de manera temporal. Esto se puede explicar por los numerosos desafíos a los que se enfrentan nuestros profesionales. Según parece, el reto más importante que los desarrolladores de realidad virtual deben superar es la incapacidad de ésta para proporcionar experiencias sociales atractivas. Esto apunta hacia una dirección para futuras investigaciones: aplicaciones de realidad virtual interactivas y sociales. Por otro lado, el aumento de las necesidades de personal y formación imponen la necesidad de crear equipos interdisciplinarios que se ocupen de la tecnología en los museos, y una mayor formación tanto para los actuales profesionales de los museos como – más importante aún – para los estudiantes universitarios que se convertirán en los futuros responsables de nuestros museos, y que habitualmente no tienen incorporados en sus estudios temas relacionados con la tecnología museística.

En general, vemos que existe una falta de investigación adecuada sobre el impacto de la realidad virtual en diferentes niveles, algunos de los cuales a menudo se descuidan: desde la experiencia del visitante hasta los enfoques museológicos y las cuestiones organizativas. Los conocimientos de los profesionales parecen indicar que hay muchas cuestiones que tendemos a olvidar cuando exploramos el potencial de estas tecnologías que, sin embargo, son extremadamente importantes tanto para los profesionales como para el sector de los museos.

Es necesario comprender dónde nos encontramos actualmente con respecto al uso de la realidad virtual en las instituciones culturales, y es importante hacerlo desde la perspectiva de sus profesionales. Esto permitirá un análisis más completo, ya que no está claro dónde nos encontramos en cuanto al buen uso que la comunidad investigadora y las instituciones culturales están haciendo con esta tecnología. Los investigadores y desarrolladores deben orientar su investigación hacia las necesidades actuales, de esta forma será posible alinear y unir los mundos de los profesionales de los museos y los desarrolladores de realidad virtual. Es importante explorar cómo podemos utilizar la realidad virtual en el futuro para aumentar el valor, tanto para el patrimonio cultural como para los visitantes. A través de las experiencias de los profesionales, se pueden acumular sugerencias específicas al respecto para su óptimo desarrollo. El objetivo podría basarse no tanto en proponer soluciones a problemas técnicos, sino en dirigir investigaciones futuras sobre cómo la realidad virtual puede incorporarse mejor en los museos. Estas propuestas pueden actuar como una hoja de ruta, preparando el escenario para el futuro y permitiendo que las personas de ambos mundos comprendan las necesidades de los demás y se comuniquen de manera más eficaz.

¿Qué le depara el futuro a la realidad virtual? Aunque puede haber cierta disparidad de opiniones, es evidente que un enfoque multidisciplinario, la colaboración y el intercambio de conocimientos son imperativos para diseñar la realidad virtual en los museos. Esto permitirá incorporar en el proceso de diseño aspectos relacionados con el coste, la usabilidad, la socialidad, etcétera. El diseño debe basarse en las necesidades actuales de los museos y en el público, teniendo en cuenta todas sus preocupaciones para ofrecer no necesariamente la experiencia de museo más innovadora, pero sí la más significativa, verdaderamente atractiva y memorable.

Recursos bibliográficos:

Maria Shehade y Theopisti Stylianou-Lambert (2020): Virtual Reality in Museums: Exploring the Experiences of Museum Professionals. MDPI. Research Centre on Interactive Media, Smart Systems and Emerging Technologies (RISE), Nicosia 1066, Chipre.

Kidd, J. (2014): Museums in the New Mediascape; Routledge: London, UK; Nueva York, NY, Estados Unidos de América.

Kargas, A.; Karitsioti, N. y Loumos, G. (2020):  Reinventing Museums in 21st Century: Implementing Augmented Reality and Virtual Reality Technologies Alongside Social Media’s Logics. In Virtual and Augmented Reality in Education, Art, and Museums; Guazzaroni, G., Pillai, A., Eds.; IGI Global: Hershey PA, USA, 2020; pp. 117–138.

Economou, M. (2016): Heritage in the digital age. In A Companion to Heritage Studies; Logan, W., Craith, M., Kockel, U., Eds.; Wiley & Sons: Sussex, UK, 2016; pp. 215–228.

Carrozzino, M.; Bergamasco, M. (2010):  Beyond virtual museums: Experiencing immersive virtual reality in real museums. J. Cult. Herit. 2010, 11, 452–458. [CrossRef]

Bekele, M.K.; Pierdicca, R.; Frontoni, E.; Malinverni, E.; Gain, J. (2018): A Survey of Augmented, Virtual, and Mixed Reality for Cultural Heritage. J. Comput. Cult. Herit. 2018, 11, 7. [CrossRef]

Bruno, F.; Bruno, S.; De Sensi, G.; Luchi, M.L.; Mancuso, S.; Muzzupappa, M. (2010): From 3D reconstruction to virtual reality: A complete methodology for digital archaeological exhibition. J. Cult. Herit. 2010, 11, 42–49.

Gonizzi Barsanti, S.; Caruso, G.; Micoli, L.L.; Covarrubias Rodriguez, M.; Guidi, G. (2015): 3D visualization of cultural heritage artefacts with virtual reality devices. Int. Arch. Photogram. Remote Sens. Spat. Inf. Sci. 2015, 40, 165–172.

Shah, N.; Ghazali, M. A (2018): Systematic Review on Digital Technology for Enhancing User Experience in Museums. In User Science and Engineering; Abdullah, N., Wan Adnan, W., Foth, M., Eds.; Springer: Gateway East, Singapore, 2018; pp. 35–46.

Kang, Y.; Yang, K. (2020): Employing Digital Reality Technologies in Art Exhibitions and Museums: A Global Survey of Best Practices and Implications. In Virtual and Augmented Reality in Education, Art, and Museums; Guazzaroni, G., Pillai, A., Eds.; IGI Global: Hershey, PA, USA, 2020; pp. 139–161.

Pantile, D.; Frasca, R.; Mazzeo, A.; Ventralla, M.; Verreschi, G. (2016). New technologies and tools for immersive and engaging visitor experiences in museums. In Proceedings of the 12th International Conference on Signal-Image Technology & Internet-Based Systems, Naples, Italy, 28 November–1 December 2016; pp. 463–467.

Mac Devitt, A. Editorial. Mus. Int. (2018): 70, 3–4. [CrossRef]

Dewdney, A. What Is the Current Fascination with VR on the Part of Museums and Art Galleries? In Contemporary Art Society Annual Conference: The Virtual in Museums: Hot Medium? https://openresearch.lsbu.ac.uk/item/86qyq

Auffret, S. (2017): VR Opportunities, White Paper, Arts Management and Technology Laboratory. https://static1.squarespace.com/static/51d98be2e4b05a25fc200cbc/t/59760593d482e9419b20a5c7/1500906901804/VR++Opportunities.pdf

Loumos, G.; Kargas, A.; Varoutas, D. (2018): Augmented and virtual reality technologies in cultural sector: Exploring their usefulness and the perceived ease of use. JMC, 4, 307–322.

Wang, B.; Liu, Y. (2019): The Research on Application of Virtual Reality Technology in Museums. J. Phys. 2019, 1302, 042049.

Marques, D.; Costello, R. (2018): Concerns and Challenges Developing Mobile Augmented Reality Experiences for Museum Exhibitions. Curator 2018, 61, 541–558.

Shehade, M.; Stylianou-Lambert, T. (2019): The Future of Technology in Museums. In Proceedings of the Future of Tradition in Museology: Materials for a Discussion, Papers from the ICOFOM 42nd Symposium, Kyoto, Japan, 1–7 September 2019; pp. 153–158.

Li, Y.; Liew, A.; Su, W. (2018): The digital museum: Challenges and solution. In Proceedings of the 8th International Conference on Information Science and Digital Content Technology (ICIDT2012), Jeju, Korea, 26–28 June 2012; pp. 646–649.

Jarrier, E.; Bourgeon-Renault, D. (2012): Impact of mediation devices on the museum visit experience and on visitors’ behavioural intentions. Int. J. Arts Manag. 2012, 15, 18–29.

Kang, Y.W. (2019): The applications of digital reality in creative and oceanic cultural industries: The case of Taiwan. In Cases on Immersive Virtual Reality Techniques; Yang, K.C., Ed.; IGI Global: Hershey, PA, USA, 2019; pp. 269–296.

Parker, E.; Saker, M. (2020): Art museums and the incorporation of virtual reality: Examining the impact of VR on spatial and social norms. Convergence 2020, 1–15.

Flick, U. (2009): An Introduction to Qualitative Research, 4th ed.; SAGE Publications: London, UK, 2009.

Thornberg, R.; Charmaz, K. (2014): Grounded Theory and Theoretical Coding. In The Sage Handbook of Qualitative Data Analysis; Flick, U., Ed.; Sage Publications: London, UK, 2014; pp. 153–169.

Mason, J. (2002): Qualitative Researching, 2nd ed.; SAGE Publications: Londres, RU.

Crouch, M.; McKenzie, H. (2006): The logic of small samples in interview-based qualitative research. Soc. Sci. Inf. 2006, 45, 483–499.

Corbin, J.; Strauss, A. (1999): Grounded theory research: Procedures, canons, and evaluative criteria. Qual. Sociol. 1990, 13, 3–21. [CrossRef]

Corbin, J.; Strauss, A. (2014): Basics of Qualitative Research: Techniques and Procedures for Developing Grounded Theory, 4th ed.; SAGE Publications: Thousand Oaks, CA, EE.UU.

Pop, I.; Borza, A. (2016): Technological innovations in museums as a source of competitive advantage. In Proceedings of the 2nd International Scientific Conference SAMRO, Sibiu, Romania, 14–16; Volume 1, pp. 398–405.

Guazzaroni, G. (2020): Role of Emotions in Interactive Museums: How Art and Virtual Reality Affect Emotions. In Virtual and Augmented Reality in Education, Art, and Museums; Guazzaroni, G., Pillai, A., Eds.; IGI Global: Hershey PA, EE.UU., 2020; pp. 174–193.

Milk, C. (2015): How Virtual Reality Can Create the Ultimate Empathy Machine. TED 2015. Available online: https://scholar.google.com/scholarq=milk+2015+virtual+reality+empathy&btnG=&hl=en&as_sdt=0%2C48

Freeman, A.; Adams Becker, S.; Cummins, M.; McKelroy, E.; Giesinger, C.; Yuhnke, B. (2016): NMC Horizon Report: 2016 Museum Edition; The New Media Consortium: Austin, TX, EE.UU.

Castaneda, L.; Bindman, S.; Cechony, A.; Sidhu, M. (2018): The Disconnect between Real and Virtually Real Worlds: The Challenges of Using VR with Adolescents. Presence 2018, 26, 453–464.

He, Z.; Wu, L.; Li, X. (2018): When art meets tech: The role of augmented reality in enhancing museum experiences and purchase intentions. Tour. Manag. 2018, 68, 127–139.

Dodge, R. Technology—Are Museums keeping pace? MUSE 2016, 35, 40–45.

Bearman, D.; Geber, K. (2008): Transforming Cultural Heritage Institutions through New Media. Mus. Manag. Curatorship 2008, 23, 385–399.

Hunt, J. (2005): Museums of the Future. In Re-Thinking Technology in Museums: Towards a New Understanding of People’s Experience in Museums, Proceedings of the International Workshop: “Re-Thinking Technology in Museums”, Interaction Design Centre, Limerick, Ireland, 29–30 June 2005; Ciolfi, L., Cooke, M., Hall, T., Bannon, L., Oliva, S., Eds.; University of Limerick: Limerick, Ireland, 2005; pp. 6–8.

Mayr, E.; Wessel, D. (2007): Potentials and challenges of mobile media in museums. Int. J. Interact. Mob. Technol. 2007, 1, 1–30.

Damala, A.; Van der Vaart, M.; Clarke, L.; Hornrcker, E.; Avram, G.; Kockelkorn, H.; Ruthven, I. (2016): Evaluating Tangible and Multisensory Museum Visiting Experiences: Lessons Learned from the meSch Project. MW2016:

Museums and the Web 2016. https://mw2016.museumsandtheweb.com/paper/evaluating- tangible-and-multisensory-museum-visiting-experiences-lessons-learned-from-the-mesch-project/ (accessed on 20 May 2020).

Ciolfi, L.; Cooke, M.; Hall, T.; Bannon, L.; Oliva, S. (Eds.) (2005): Re-Thinking Technology in Museums: Towards a new understanding of people’s experience in museums. In Proceedings of the International Workshop: “Re-Thinking Technology in Museums: Towards a New Understanding of People’s Experience in Museums”, Limerick, Irlanda.

Chan, S.; Cope, A. (2015): Strategies against Architecture: Interactive Media and Transformative Technology at Cooper Hewitt, MW2015: Museums and the Web 2015. Available online: http://mw2015.museumsandtheweb.com/ paper/strategies-against-architecture-interactive-media-and-transformative-technology-at-cooper-hewitt/

Meecham, P. (2013): Social Work: Museums. Technology and material culture. In Museums Communication and Social Media; Drotner, K., Schrøder, K., Eds.; Routledge: Nueva York, NY, EE.UU.; pp. 59–87.

Dueholm, J.; Smed, K. (2014): Heritage authenticities—A case study of authenticity perceptions at a Danish heritage site. J. Herit. Tour. 2014, 9, 285–298.

Shehade, M.; Stylianou-Lambert, T. (2020): Revisiting authenticity in the age of the digital transformation of cultural tourism. In Cultural and Tourism Innovation in the Digital Era; Katsoni, V., Spyriadis, T., Eds.; Springer: Cham, Switzerland, 2020; pp. 3–16.

Trant, J. (2009): Emerging convergence? Thoughts on museums, archives, libraries, and professional training. Mus. Manag. Curatorship 2009, 24, 369–387.

Marty, P. (2006): Finding the skills for tomorrow: Information literacy and museum information professionals. Mus. Manag. Curatorship 2006, 21, 317–335.

Medic, S.; Pavlovic, N. (2014): Mobile technologies in museum exhibitions. Turiz. J. 2014, 18, 166–174.

Ch’ng, E.; Cai, Y.; Thwaites, H. (2018): Special Issue on VR for Culture and Heritage: The Experience of Cultural Heritage with Virtual Reality: Guest Editors’ Introduction. Presence 2018, 26, iii–vi.


Si quieres recibir nuestro newsletter y los artículos de EVE por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras. Si no has recibido la confirmación de tu suscripción, mira en tu carpeta de spam.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.