Museos y Su Estrategia de Compromiso Digital

 

Tras una importante revisión estratégica, muchos museos del mundo han emprendido un programa fundamental de cambio y desarrollo en su transformación digital. Para complementar esta evolución, es necesario, a su vez, llevar a cabo un enfoque claro de «Compromiso Digital» que permita a cada museo compartir activos y colecciones on line con sus audiencias y socios, desarrollando los productos y servicios en el plano digital, con el fin de aumentar sus perfiles de manera atractiva e innovadora.

A continuación, explicaremos brevemente cómo los museos pueden avanzar utilizando las estrategias digitales:

  • Creando una estrategia de compromiso digital que les permita abordar mayores oportunidades de encuentro y fidelización con sus audiencias.
  • Estas estrategias deberían permitir a los museos ser más creativos y ambiciosos, pero también han de ser realistas y relevantes.
  • Ejecutar acciones para lograr alcanzar los requisitos tecnológicos inmediatos y futuros.
  • Desarrollar y planificar un proyecto piloto de participación digital para llevar adelante la futura estrategia de la misma.
  • Producir criterios de evaluación para el proyecto piloto de participación.
  • Aumentar el liderazgo digital en cada área del museo: garantizar que todos los departamentos de la organización asumen la adopción de la provisión de contenido.
  • Desarrollar la capacidad digital en todo el museo: todos los departamentos deberán alcanzar los niveles correctos de capacidad y competencia digital, incluidas sus habilidades y equipos especializados.
  • Asegurarse de que cada elemento de la oferta digital complementa cualquier actividad presencial, ética, objetivos y desarrollos fuera de línea. Ningún elemento de ninguna actividad debe considerarse de forma aislada.
  • La estrategia digital aumentará la conciencia de la oferta digital de cada museo: más personas conocerán la organización y sus ofertas, y buscarán formas de utilizar incentivos para alentar el uso de sus plataformas digitales.
  • Proporcionar servicios consistentes para personas que rara vez, o nunca, han estado en línea: es importante que no dejemos a nadie atrás en este movimiento para lograr un enfoque digital más sofisticado. Los museos deberán reconocer y comprender las necesidades de aquellos que no pueden utilizar los servicios digitales. Han de ofrecer un apoyo adecuado para que estas personas hagan uso de las ofertas digitales del museo y proponer otras formas de acceder a los servicios que necesiten.
  • Aprovechar las ofertas digitales del enfoque de «fuente abierta»: al igual que el marketing digital ha evolucionado, también lo ha hecho la tecnología que lo respalda. La ideología del código abierto tiene como objetivo permitir que las plataformas digitales aprovechen las herramientas y el código disponibles gratuitamente; de esta manera se niega la necesidad de «plataformas corporativas» o «programación a medida» que pueden tener un costo prohibitivo.
  • Asegurarse de que las herramientas de informes y medición estén integradas y utilizadas: cada acción debe tener un resultado. Al implementar las herramientas de informes y medición, la nueva plataforma digital garantiza que estos informes se creen en tiempo real y se utilicen para mejorar la oferta.
  • Mejorar la forma de comunicación entre los museos y su público: la estrategia definirá y alentará el uso digital en cada equipo del museo.

La transformación digital ofrece una amplia gama de herramientas para comunicarse y consultar con toda clase de personas, por todo el mundo. Eso sí, el equipo requerido para llevar a cabo estas actividades necesitará estar definido.

El resto del proceso de transformación consiste en:

  • Saber con quién hablamos para ir definiendo exhaustivamente a nuestra audiencia.
  • Dirigir la oferta a comprender las demandas de los interesados.
  • Observar lo interno y lo externo para resolver expectativas y necesidades de los interesados
  • Definir qué otras organizaciones existen como la nuestra y cuáles de sus contenidos se parecen, en cuanto a artículos, libros blancos, documentos de investigación y estrategias. Debemos estar al tanto de lo que otros museos están haciendo digitalmente.
  • Definir los KPI para la estrategia del museo.
  • Establecer los indicadores clave de rendimiento para mejorar la estrategia, permitiendo el análisis de justificación para cada herramienta de comunicación propuesta.
  • Conocer el tipo de audiencia interna y las demandas externas que existen, para poder definir las herramientas digitales apropiadas que deberían usarse en cada caso.
  • Observar objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Existen algunos principios generales de buenas prácticas que habremos de implementar:

  • No debemos tener miedo de corregir las cosas y cambiar las prioridades de nuestra estrategia digital si los aspectos clave han variado con el tiempo. Si algo dentro de la estrategia ya no coincide con las prioridades de museo más amplias, cámbialo.
  • Debemos comunicarnos con otras organizaciones pares que estén trabajando en proyectos similares para beneficiarnos de su experiencia y disponer de conocimientos compartidos.
  • Asegurarnos de que la lista de proyectos prioritarios se pueda lograr en los plazos requeridos y con los recursos y el presupuesto disponibles. Esto dará a nuestro museo la confianza necesaria en la capacidad de cerrar pasos y ayudará a construir la defensa de futuros proyectos digitales.
  • Si los presupuestos son ajustados, concéntrate en el impacto, en lugar del volumen, y consolida las áreas donde has podido avanzar.
  • Actualiza tu estrategia periódicamente.

Una estrategia digital debe actuar como un catalizador para el cambio, no bajo la forma de un documento sino como una visión, una misión, un marco, una forma de trabajar y, específicamente, a través de la entrega de proyectos a tiempo y al presupuesto. La estrategia de tu museo debería ser un motor de cambio, que no se trata tanto de desarrollo técnico – aunque es importante tenerlo en cuenta -, sino más bien de cómo garantizar que los ajustes digitales se integren en una estrategia de participación pública más amplia y en un programa de actividad. Proporciona un marco para un programa digital sostenible a corto, mediano y largo plazo que esté alineado con los objetivos centrales de las organizaciones y que comience a abordar realmente las formas necesarias de trabajar para lograrlo. Lo digital es únicamente un motor para el cambio en el sector cultural; la realidad está en manos de cada museo.

Que seamos conscientes de la necesidad de afrontar la transformación es solo el comienzo. Somos conscientes de que las transformaciones requeridas no son nada fáciles. La oferta existente y las formas de trabajo en nuestros museos deben cambiar ya; y como todo cambio, supondrá un desafío.

Recurso bibliográfico:

 Derby Museums (2016): Digital Engagement Strategy.


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras. Tu confirmación de suscripción, si no te llega, puede estar en tu carpeta de spam.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.