La Importancia de la Inmersión Sensorial

Las nuevas tecnologías de este ya entrado siglo XXI, cuando se aplican al proyecto museográfico, adquieren un excelente potencial para crear narrativas inmersivas, pudiéndose incluir en exposiciones culturales mediante el aumento de la “llamada sensorial”. Podemos generar conexiones en el conocimiento de objetos y artefactos que, a su vez , se relacionan con contextos emocionales más profundos. Estas nuevas técnicas de inmersión pueden atraer audiencias más diversas, potenciales visitantes más jóvenes; pueden aumentar el acceso a la experiencia cultural, enriquecer la participación del público, prolongar la retención de la memoria e inspirar nuevas formas de narrar y compartir historias culturales. El uso efectivo de estas tecnologías para representar la cultura debe tener en cuenta las mejores prácticas, entre las que se incluyen la calidad del contenido, la autenticidad y las formas de presentación.

Cuarto Derecha

Actualmente, existe un debate muy abierto, que se ha desarrollado durante décadas en el mundo de los museos, sobre cómo contextualizar artefactos y objetos. A principios del siglo XX, “… algunos críticos se lamentaban de las inclinaciones sensacionalistas de los museos de finales de siglo, otros sostenían que los museos eran inaccesibles para el público en general debido a sus preocupaciones excesivamente académicas” (Griffiths, 1999).

El creciente uso de la tecnología digital está alimentando la polémica una vez más. Muchos museos continúan exhibiendo objetos como presos encerrados en cárceles, con pequeñas etiquetas de texto típicamente interpretadas por especialistas y eruditos académicos. Estos últimos expresan su preocupación acerca de que la tecnología digital socava el verdadero aprendizaje, convirtiendo la educación en un entretenimiento educativo y transformando el museo tradicional en un parque temático. Otros profesionales, han adoptado el uso de las nuevas tecnologías de medios por su potencial para hacer que las exposiciones sean accesibles para audiencias más diversas, aumentar la asistencia y conseguir que el museo deje de ser un templo inasequible para la mayoría de la población. El debate continúa, y pudiéramos pensar que apenas ha habido cambios, pero en realidad no es así. A diferencia de los dioramas, fotos estereoscópicas y computadoras de antaño, la omnipresente explosión actual de tecnologías digitales ha alcanzado un verdadero punto de inflexión. Estos nuevos dispositivos de comunicación son los teléfonos inteligentes, tabletas, gafas de realidad virtual, sistemas kinect, elementos cotidianos para las futuras generaciones; son sistemas que están evolucionando como herramientas esenciales de representación e interpretación cultural. Representan “el medio” y, como Marshall McLuhan diría, ese será el mensaje de los museos en tiempos venideros (Innis 1951). Si los museos quieren involucrar a una amplia gama de público en un mundo saturado de medios, se requerirá comprender y adoptar las tecnologías del siglo XXI.

I’m so normal

Estas ideas sobre la evolución tecnológica aplicada a los museos son fundamentales en un momento en que la asistencia está bajando de modo preocupante. Un nuevo informe del Centro del Futuro de los Museos señala que los museos en los Estados Unidos se hallan cada vez más desincronizados con su demografía (Centro para el Futuro de los Museos, 2010). “La población de EE. UU. está evolucionando muy rápidamente; en cuatro décadas, el grupo que históricamente ha constituido la audiencia principal de los museos será una minoría de la población”. Además de cambiar la demografía étnica, la edad de los visitantes de los museos es cada vez mayor que la del adulto promedio de los EE. UU. Según un estudio del National Endowment of the Arts, los adultos entre 45 y 54 años, tradicionalmente el público principal al museo de arte, cayeron casi un 30% entre 2002 y 2008 (NEA, 2008). La investigación sugiere que se necesita un enfoque diferente para atraer actualmente a los visitantes. Las generaciones más jóvenes aprenden con sistemas y métodos muy distintos a los del conocido como “observador pasivo” que ofrecen muchos museos convencionales. Nuestros jóvenes están creciendo en una sociedad conectada, repleta de medios de comunicación digital, y con diferentes expectativas de realidad. Los milenials, concretamente los de 8 a 28 años, tienden a ser orientados hacia el desenvolvimiento en equipo, son colaborativos y llegarán a ser “usuarios activos de la cultura”, en lugar de “consumidores pasivos” (Howe, 2006).

Form Fifty Five

Para los estadounidenses menores de 30 años, existe un cambio estructural por el que los consumidores manejan la narrativa, afirma un estudio del Center for the Future of Museums. Dicho estudio proyecta tendencias futuras y datos demográficos, y predice una creciente demanda de visitantes interesados en programas interactivos inmersivos y en un concepto emergente de que “yo soy el protagonista de la narración” (Centro para el Futuro de los Museos, 2008). Esto se halla en consonancia con el cambio de paradigma de la comunicación actual y con la integración de las redes sociales mediante la creación y el consumo de medios digitales. En el futuro, los museos deben determinar cómo orientar a las nuevas generaciones hacia la interpretación de las culturas pasadas y presentes. La narración cultural, a través de nuevas técnicas de diseño inmersivo, está emergiendo como una herramienta muy poderosa.

CLM Agency

En 1980, el Museo de Oakland, en California, organizó una exposición que incluía una proyección del documental “Garlic is as good as ten mothers (El ajo es tan bueno como tener 10 madres)”. Durante la proyección, el personal del museo introdujo gases de ajo tostado a través del sistema de ventilación del teatro, creando una experiencia hiperrealista mientras el público observaba a la chef Alice Waters picar ajo y a un fabricante de embutidos echar docenas de dientes de ajo en una cuba de carne. El olor en sí y la reacción colectiva de la audiencia al salir del teatro, apestando a ajo, aportaron a la experiencia un recuerdo duradero. No hay duda de que esta inmersión sensorial logró aumentar la conexión entre el público y la exposición.

Design you trust

Sin embargo, la idea de que la inmersión multisensorial puede emplearse para captar audiencias y aumentar la experiencia emocional no es nueva. Se ha utilizado en ritos culturales y ceremonias religiosas durante milenios. En el siglo pasado, los museos populistas hicieron uso de dioramas, proyecciones de películas, efectos de sonido y, ocasionalmente, humo y espejos para contextualizar objetos culturales e históricos dentro de atmósferas inmersivas. En su día, algunos de nuestros colegas antepasados recurrieron a las técnicas de puesta en escena comúnmente utilizadas en teatro y cine. A veces, incluso, se han atrevido a emplear tecnologías de vanguardia, como el 3D estereoscópico cuando se popularizó por primera vez, en la década de 1840, para atraer a un público más amplio.

EVE Museos e Innovación

Muchos estudios establecen que la inmersión multisensorial aumenta el compromiso emocional y que esta conexión, a su vez, genera experiencias más profundas y memorables. En los entornos de los museos, “… las experiencias pueden estar profundamente arraigadas en la memoria de los visitantes produciéndose potencial para un aprendizaje significativo” (Falk y Dierking, 2009). Un reciente análisis acerca del público de la exposición “Goose Bumps: The Science of Fear” del Centro de Ciencias de California, descubrió que, desde la perspectiva de los visitantes, la experiencia influía tanto sobre los sentimientos y las emociones como sobre el conocimiento y el razonamiento. El estudio encontró evidencias, “… de que una activación emocional elevada afecta positivamente a la razón y la memoria” (Falk et al, 2009). Otra investigación anterior concluyó que, “aunque los procesos cognitivos se consideraron por mucho tiempo separados de la emoción, la investigación actual ha indicado que estos procesos están inextricablemente entrelazados”. El estudio determina que las emociones se han relacionado con la toma de decisiones y la memoria, y que es probable que “… afecten a las experiencias con las que los visitantes eligen participar, los recuerdos que se producen y, en última instancia, el aprendizaje que tiene lugar” (Damasio, 1995).

Inspiration.de

Las experiencias inmersivas que involucran a los sentidos generan una conexión emocional y cognitiva intensificada que enciende la imaginación. En los museos convencionales se produce una constante distracción multitarea, con cansancio y sobrecarga de información, por lo que los entornos inmersivos de esos museos ofrecen una ventaja convincente: proporcionan experiencias amables, libres de interrupciones externas, que permiten al visitante relacionarse de forma más completa y atenta con el contenido en cuestión.

La narrativa es una poderosa herramienta de inmersión en sí misma, particularmente cuando se presenta en un entorno multisensorial. ¿Quién no se ha quedado hechizado por una historia de fantasmas de noche en el campo? El viento sobre los árboles, el graznido espeluznante de un búho nocturno, las largas sombras que produce la luz de la hoguera, toso estos elementos ayudan a crear una atmósfera que aumenta el miedo y la excitación de los que están allí.

Carl Wiens

Los objetos son el núcleo de las exposiciones de los museos y, a través de ellos, se transmiten las historias de antaño. Silverman afirma: “… los humanos compartimos la necesidad básica de expresar los significados, que a menudo producimos, en forma de historias” (Silverman, 1995). Si no se proporciona más que el título y una breve descripción erudítica de los objetos, su fecha de origen y los materiales, estaremos ante una oportunidad fallida de forjar una conexión emocional significativa entre ese objeto y los visitantes. Pero ya se sabe, a los del sillón no se les puede exigir que hagan un esfuerzo creativo. Una narrativa inmersiva eficaz no solo da forma al diseño de la exposición, sino que proporciona un puente entre las propias experiencias de vida del visitante y los objetos que representan otro tiempo y lugar. Quizás lo más significativo de todo esto sea que esa conexión personal hace que los visitantes se preocupen, razonen, aprendan, reflexionen y se dispare su imaginación.

EVE Museos e Innovación

La narración inmersiva en un ambiente de museo depende del mismo concepto de “suspensión de la incredulidad”, como ocurre con una buena película. Atrae a la audiencia con una narrativa de otro tiempo y lugar, y nos sumerge en un mundo alternativo en el que nos olvidamos de las preocupaciones de nuestra vida cotidiana. Nos quedamos absortos sobre el quehacer y el estilo de vida de ese otro mundo; nos convertimos en parte de ese mundo alternativo. “Con el uso de las imágenes adecuadas, nuestra mente puede entrar empáticamente en la pantalla y, si lo hace, la experiencia resultante es profundamente inmersiva” (Coulter-Smith, 2006). En el caso de las exposiciones culturales, una historia significativa mejorada con la aplicación de la inmersión multisensorial puede activar la imaginación de los visitantes, transportándolos a la vida y a los tiempos de las culturas antiguas y de eventos históricos.

Inspiration.de

Los visitantes pueden llegar a aportar sus propias experiencias de vida a estas narrativas y, a través de un elevado estado de inmersión, participar en una exploración visceral de relevancia y significados personales. “… el impacto de los museos se comprende mejor a través de los significados que los visitantes hacen y negocian a largo plazo. Esto proporciona una visión crítica de lo que significa una visita al museo y cómo se negocia su impacto en el tiempo y el espacio” (Schorch, 2009). Además, las historias inmersivas más memorables trascienden las diferencias culturales generando un sentido de humanidad común, universal y cercano para todos nosotros.



Fotografía principal: Ian Claridge

Si quieres recibir nuestro newsletter, y/o la bibliografía y recursos asociados al artículo de hoy, rellena y envía el boletín adjunto, por favor. Si quieres recibir los artículos por correo electrónico completa el campo correspondiente en la página principal del blog.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros