Educación y Big Data

La educación, tanto en la escuela como en la universidad, es ahora complementada y soportada dentro y fuera del aula por una serie de tecnologías que ayudan a fomentar y mejorar el proceso de aprendizaje. Los estudiantes ya pueden tener acceso a los materiales didácticos del aula, ven vídeos de formación, comentan las actividades de la clase, colaboran unos con otros, completan la tarea y se examinan en línea.

93fd0aa7e70c923ded55e80d6c11072aEVE

Las herramientas y plataformas educativas basadas en la tecnología ofrecen nuevas capacidades a destacar para estudiantes y profesores. Después de sólo unas pocas generaciones de evolución, estas herramientas proporcionan una evaluación en tiempo real para que el material pueda presentarse basándose en la rapidez con la que un estudiante aprende. Las tecnologías educativas también se pueden escalar para llegar a un público amplio, permitiendo la mejora continua del contenido de los programas didácticos y aumentando así el compromiso de los estudiantes con su educación.

513202f6308d41169176d5c21cfa8927s.m.w.

Más allá de la personalización de dicha educación, la disponibilidad de nuevos tipos de datos mejora profundamente la capacidad de los investigadores para profundizar sobre la acción del aprendizaje. Los datos referentes a la experiencia de un estudiante en los ya masivos cursos en línea funcionando en MOOCs, u otras plataformas de aprendizaje basadas en tecnología, pueden ser rastreados con precisión, abriendo la puerta a la comprensión del modo en que los estudiantes se mueven a través de una trayectoria de aprendizaje con una fidelidad mayor, y a mayor escala, que la investigación educativa tradicional es capaz de lograr. Esto incluye obtener información sobre el acceso de los estudiantes a las actividades de aprendizaje, medir los periodos óptimos de práctica para cumplir con los diferentes objetivos del mismo, crear vías a través del material para ofrecer diferentes enfoques de aprendizaje y usar esa información para ayudar a los estudiantes en todo momento. Algunas agencias de educación estatal internacional ya han estudiado cómo aprovechar estas tecnologías, comenzando a integrar en sus planes de incorporación de la tecnología a la educación( quien los tenga), el uso de los datos de la educación en línea, con el fin de crear un laboratorio virtual de aprendizaje (señores del ministerio de educación, pónganse las pilas pero ya…) convirtiéndose así en pioneros en cuanto a las herramientas metodológicas para esta investigación.

8ab2cd551e76f795706093d9a69d00c2Universidad Tecnológica de Munich

La gran revolución del “big data” en la educación también plantea serias dudas sobre la mejor manera de proteger la privacidad de los estudiantes a medida que la tecnología vaya más allá del aula real. Aunque los estados y las comunidades locales desempeñan tradicionalmente el papel dominante en la organización del sistema educativo, gran parte del software y herramientas digitales que soportan los cursos de aprendizaje en línea son proporcionadas por firmas con ánimo de lucro. Esto plantea complejas preguntas sobre quién posee los flujos de datos que salen de las plataformas de educación en línea y cómo se pueden utilizar, o cómo se están ya utilizando. La aplicación de ser salvaguardas de la privacidad de los estudiantes, se lleva a cabo con iniciativas que están poniendo en marcha algunos países, tales como el modelo de Ley de los Derechos Educativos y Privacidad de la Familia, la Ley de Protección de los Derechos de los Estudiantes o la Ley de Protección de la Privacidad de Niños y Niñas en línea (repetimos: señores del ministerio de educación, pónganse las pilas pero ya…), con el fin de blindar los expedientes educativos de los estudiantes, y ésto es algo que puede crear desafíos únicos para los estados.

e649a66d56469388c5d2e6a4c0d9fc20Dragan Marjanovic

Al igual que con el cuidado de la salud, parte de la información revelada cuando un usuario interactúa con una plataforma de educación digital puede ser muy íntima y personal, además de incluir la aptitud para determinados tipos de aprendizaje y rendimiento en relación con otros estudiantes. Incluso es posible discernir si los estudiantes tienen dificultades de aprendizaje o presentan problemas para concentrarse durante largos períodos. A qué hora del día y por cuánto tiempo los estudiantes se conectan a las herramientas en línea revela hábitos de estilo de vida. ¿Qué deben hacer las instituciones educativas con estos datos para mejorar las oportunidades de aprendizaje de los estudiantes? ¿Cómo pueden los estudiantes que utilizan estas plataformas, especialmente aquellos en período escolar, estar seguros de que sus datos son seguros?

af98a978b2ce6d3f0a1c65cdefcf59f9Tumblr

Para ayudar a responder a preguntas como éstas sobre la propiedad y el uso adecuado de los datos, el Departamento de Educación de EE.UU. publicó en febrero del 2014 una guía dirigida a los servicios de educación en línea. Esta guía deja claro que las escuelas y los distritos educativos pueden tener acuerdos con terceros. Se cumplen así los requisitos de la Ley de Derechos Educativos y Privacidad de la Familia y Protección de los Derechos de los Estudiantes. A medida que una mayor cantidad de herramientas y servicios de aprendizaje en línea estén disponibles para los niños y niñas, los estados y los gobiernos locales de Estados Unidos también estarán observando estas cuestiones de cerca. Las escuelas y los distritos educativos sólo pueden compartir información protegida de los estudiantes para promover intereses educativos legítimos, y deben mantener el “control directo” sobre esa información. Incluso con esta nueva orientación, la cuestión sobre cómo proteger mejor la privacidad de los estudiantes en un el “universo big data” debe ser revisada de manera continua.

54944a12c28246ef04dff03d4ecf7389ICAI

Siguiendo con el ejemplo de Estados Unidos, que nos lleva un buen trecho de ventaja si Trump no lo desbarata, la administración, por el momento, está comprometida a seguir haciendo un seguimiento de estas cuestiones trabajando mano a mano con el Departamento de Educación, para que todos los estudiantes se puedan beneficiar de las grandes innovaciones tecnológicas aplicadas a la enseñanza y el aprendizaje y estén protegidos de posibles daños. Como secretaria de educación en la administración Obama, Arne Duncan dixit: “Los datos de los estudiantes deben ser seguros, y tratados como preciosos, no importa dónde se almacenen. No son mercancía”. Esto significa que la información personal y la actividad en línea de los estudiantes deberán estar protegidos contra usos inapropiados, especialmente cuando se recopilan en un contexto educativo.

c1d157eacb2e3b502bcd46da28fd1878Identity Designed

Proteger a los más pequeños en la Era del Big Data.

Los niños de hoy son la primera generación que crece jugando con dispositivos digitales incluso antes de aprender a leer. En nuestro mundo occidental, los niños y adolescentes son usuarios activos de aplicaciones móviles y plataformas conectadas a las redes sociales. A medida que utilizan estas tecnologías, los datos sobre ellos – algunos muy  sensibles – se almacenan y procesan en línea. Dichos datos tienen el potencial de mejorar exponencialmente los resultados del aprendizaje y abrir nuevas oportunidades para los niños, sin embargo, podrían ser usados para construir un perfil de consumidor invasivo una vez que se convierten en adultos, algo que podría plantear problemas e inconvenientes más adelante en sus vidas. Los jóvenes son, en muchos casos, conscientes del uso comercial y gubernamental que pueden generar sus datos. Son incluso más conscientes del problema que los adultos, ya que a menudo se enfrentan al escrutinio de padres, maestros, admisiones universitarias, reclutadores, empresas de contratación, etcétera. Los jóvenes, incluidos los niños, son muy vulnerables ya que, por lo general, suelen recibir poca orientación de los adultos, siendo también particularmente susceptibles al uso indebido de datos y al robo de identidades. Luchando por encontrar cierta privacidad frente a una supervisión rigurosa, muchos jóvenes experimentan diversas maneras de ocultar el significado de lo que comparten, excepto cuando se ponen en contacto y comparten datos con otros de perfil semejante,  más aún cuando no disponen de permiso para acceder a un determinado contenido.

d30edbb7024f05ce451da0d1a4f8f291EVE

Debido a que los jóvenes son exactamente eso – jóvenes – necesitan acceder a libertades creadas y orientadas a su medida para explorar y experimentar con seguridad y sin el espectro de ser perseguidos en el futuro por errores que hayan podido dejar rastro. Una Ley de Protección de la Privacidad en Línea de los Niños debería requerir que los operadores de los sitios web y los desarrolladores de aplicaciones dispusieran, siempre y sin excepción, del consentimiento de un padre o tutor antes de recopilar y almacenar información personal de los menores. Y se deben además poner en valor marcos de políticas adicionales , necesarios para asegurar que el crecimiento con la tecnología sea un activo para todos, y no un pasivo con peajes.

d72211fc9081cf31e2d424cfab2d04a7Maan Ali

Foto principal y para redes sociales: Data Visualization

RECURSOS: 

Executive Office of the President Obama, White House.

President’s Council of Advisors on Science & Technology, Realizing the Full Potential Of Health Information Technology to Improve Health Care for Americans: The Path Forward, The White House, December 2010, http://www.whitehouse.gov/sites/default/files/microsites/ostp/pcast-health-it-report.pdf.

President’s Council of Advisors on Science & Technology, Harnessing Technology for Higher Education, The White House, December 2013, http://www.whitehouse.gov/sites/default/files/microsites/ostp/PCAST/pcast_edit_dec-2013.pdf.

Department of Education, Enhancing Teaching and Learning Through Educational Data Mining and Learning Analytics: An Issue Brief, October 2012, http://www.ed.gov/edblogs/technology/files/2012/03/edm- la-brief.pdf. 

Danah boyd, It’s Complicated: The Social Lives of Networked Teens, (Yale University Press, 2014), http://www.danah.org/books/ItsComplicated.pdf.

Department of Education, Protecting Student Privacy While Using Online Educational Services: Require- ment and Best Practices, February 2014, http://ptac.ed.gov/sites/default/files/Student%20Privacy%20and%20Online%20Educational%20Services%20%28February%202014%29.pdf.

Department of Education Blog, http://www.ed.gov/blog/2014/04/how-can-the-department-of-education-increase-innovation- transparency-and-access-to-data/.

Department of Education, Technology in Education: Privacy and Progress, Remarks of U.S. Secretary of Education Arne Duncan at the Common Sense Media Privacy Zone Conference, February 24, 2014, https://www.ed.gov/news/speeches/technology-education-privacy-and-progress.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s