Creación de Narrativas On Line para Museos

 

La narrativa de un museo aporta una explicación acerca de la relación que tiene lugar entre un conjunto de objetos, de acuerdo con las historias subyacentes (eventos) y las tramas (relaciones entre los eventos) que los relacionan. Ambas pueden transmitirse sutilmente a través de la agrupación y ubicación de objetos en un espacio físico, o más explícitamente, recurriendo al uso de una explicación escrita, como la que podría aparecer en un catálogo del museo. Otros ejemplos de narraciones de museos incluyen visitas guiadas, audioguías, actividades educativas y folletos informativos. Es importante tener en cuenta que la historia subyacente sigue siendo la misma en todos los casos.

Storyscope es un entorno web en el cual los profesionales de los museos pueden crear narraciones para museos. Admite la creación de múltiples resultados narrativos a partir de una única historia, lo que reduce la necesidad de volver a tener que escribirla cada vez que se requiera una salida narrativa diferente. Esta solución es similar al enfoque del portal de PoliCulture (Campione, Di Blas, Franciolli, Negrini y Paolini, 2011; Di Blas, Paolini y Spagnolo, 2012). Además de capturar los objetos y temas de las historias, Storyscope modela las narraciones acorde con los eventos individuales, que están relacionados entre sí a través de una trama. Asimismo, donde PoliCulture añade diversas facetas a las historias para explorar una gran cantidad de narraciones, Storyscope utiliza propiedades y valores para describir los eventos individuales, brindando opciones adicionales para explorar y visualizar partes de las historias.

Mediante el uso de Storyscope, los profesionales de los museos- en sus diferentes roles- pueden compartir los mismos materiales de trabajo sin dejar de aportar su propia interpretación. El discurso creativo (Mulholland, Wolff y Collins, 2012) modela formalmente la historia, la trama y la narrativa de manera que refleja la estructura dentro del entorno creativo de Storyscope. Esta perspectiva sobre la distinción entre historia, trama y narrativa coincide con las visiones estructuralistas sobre la narrativa -como las descritas por Chatman (1980)-.

Dado que el enfoque de Storyscope está planteado para poder captar historias que se puedan contar sobre los objetos, el proceso de organización y ubicación de contenido adicional se basa en los principios de la narración y la construcción de esas historias. Esto contrasta con otros enfoques, que comúnmente buscan y secuencian el contenido del museo en base a las similitudes de metadatos, como el artista, el tiempo o el lugar. De esta forma, los usuarios no solo se benefician al poder buscar historias de exposiciones que abarquen determinados elementos -como pueden ser los objetos individuales-, sino que el enfoque de Storyscope también les ayuda a observar la historia subyacente de una exposición, como un replanteamiento narrativo (perspectiva) según su propio interés.

El espacio de trabajo principal en Storyscope se denomina dossier, y en él los autores recopilan los objetos que desean que formen parte de su narrativa. Cada objeto en este dossier tendrá una o más historias asociadas, cada una de las cuales observa el objeto desde una perspectiva diferente. Por ejemplo, la historia podría referirse a cuándo y cómo se creó, qué inspiró esa creación o qué se representa directamente en ella. A medida que se añaden objetos al dossier, pueden aparecer relaciones entre los eventos de un objeto y los de otro. Estas relaciones forman la base de las historias que abarcan múltiples objetos y se formalizan dentro de la trama de la historia.

Las tramas son subjetivas: diferentes autores pueden entender las conexiones entre eventos de diversas maneras. La solución para el razonamiento de Storyscope es apoyar al autor durante las distintas etapas del desarrollo narrativo. Las áreas clave donde está disponible el soporte de razonamiento son:

  • Soporte para la trama: el razonamiento puede proponer relaciones de trama entre los eventos existentes en el dossier, o plantear otros nuevos (eventos) que se ajusten al alcance actual de la historia. Este viene definido por la configuración (hora y lugar) y por el tema de la historia actual. Al identificar los temas emergentes, se puede usar el razonamiento para detectar patrones en eventos de objetos agregados al dossier, que de otro modo podrían ser difíciles de distinguir entre la gran cantidad de información allí contenida. Todo esto se puede utilizar para plantear nuevas direcciones en las que desarrollar la historia.
  • Soporte para la narrativa: el razonamiento propone cómo se debe organizar la información de la trama para producir diferentes efectos dramáticos, a fin de encontrar la mejor manera de explotar dicha información  potencialmente conflictiva de los eventos. La narrativa final consiste en una serie de elementos ordenados cuyo contenido está basado en los eventos, en el tema y en la trama de la historia subyacente.

La trama de una historia define los grupos de eventos y las relaciones que se producen entre ellos. Hasta el elemento más simple de la parcela se halla relacionado. Un elemento de trama relacionado es un conjunto único de eventos relacionados. Las relaciones que se establecen entre dos grupos de eventos pueden ser influídas, motivadas, en reacción e inspiradas. Cada una de estas relaciones tiene un componente «fuente» y un componente «consecuencia». Para ilustrarlo mejor, diremos que un elemento de trama influenciado posee una fuente de influencia -que contiene uno o más eventos- y una consecuencia de influencia- que también contiene uno o más eventos-.

De la misma manera que una historia puede asociarse a objetos individuales o contenidos, también lo puede hacer una narración. Una narrativa de museo cuenta con una estructura que informa sobre cómo deben organizarse los elementos dentro de la misma. Por ejemplo, una estructura narrativa para una exposición podría agrupar y organizar objetos para colocarlos en diferentes salas, con la misma estructura traducida de los encabezados de las secciones en un folleto. En cuanto al tema principal, esta estructura narrativa se representa como un conjunto de componentes narrativos, cada uno de los cuales especifica su ubicación dentro de la narrativa en función de su historia subyacente y de las características de la trama. Un componente narrativo también puede contener subcomponentes- uno o más elementos narrativos-, creando así una jerarquía narrativa que debe ordenarse y organizarse.

Una historia posee configuraciones (cuándo y dónde tiene lugar) y temas, que se reflejan en los eventos de la misma, y cuyo número puede variar mucho para una historia determinada. Cuando ese número es elevado, generalmente se trata de limitar la cantidad de elementos que deben considerarse en cualquier nivel particular de la historia. Por ejemplo, si los eventos de un libro transcurren en un día, la historia podría dividirse en el espacio temporal de la mañana, el mediodía y la noche. Posteriormente, dentro de cada una de estos espacios, comenzaremos a entender lo que sucedió en cada hora. Si en el libro aparece más de un siglo, los espacios pueden ser de principios, mediados y finales del siglo, y cada uno se dividirá en décadas, que luego se considerarán por año. El propósito es mantener la coherencia: si se presenta demasiada información desde el principio, la historia resulta difícil de seguir.

Estos principios se pueden aplicar cuando se utiliza un soporte de razonamiento para proponer nuevos eventos a un autor durante la construcción de historias en Storyscope. Los valores de propiedad de los eventos en el dossier proporcionan información que se puede usar para construir una historia de manera creciente, al encontrar eventos externos que son relevantes para los temas y/o configuraciones de dicha historia. Es poco probable que los eventos que no se ajustan a la configuración o al fondo sean significativos. Estos nuevos eventos pueden cambiar sutilmente el enfoque para una nueva iteración, o de lo contrario podrían consolidar un patrón existente. Lo importante es que el desarrollo de la historia se produzca a partir de una serie de pequeños pasos, a fin de evitar grandes cambios en el tiempo, la ubicación o el tema. Además, es posible hacer crecer la historia desde diferentes niveles: desde el nivel más alto (que abarca todos los eventos de la historia) hasta el nivel de un elemento de trama individual (que contiene un subconjunto enfocado de eventos). Las configuraciones y los temas se derivan agrupando las propiedades del evento. Los valores resultantes se pueden utilizar para buscar fuentes de datos históricos externos que sugieran un nuevo contexto para la historia.

Cuando una historia está completa, se puede mostrar en forma de narrativa. Una narración posee una estructura que determina cómo se presenta la información de la historia -la trama y el tema- ante la audiencia, y eso determina la organización de los objetos dentro de esa presentación narrativa. El razonamiento para dicha narrativa puede ayudar al autor a estructurar su historia, consiguiendo diferentes efectos dramáticos y resolviendo conflictos entre áreas temáticas «relacionadas» y otros tipos de información de la trama. Son problemas que pueden aparecer con cierta frecuencia, ya que el autor puede especificar el número de elementos de la trama en la historia, utilizando potencialmente el mismo evento para todos ellos.

Mientras que en un espacio en línea existe la posibilidad de usar hipervínculos, o hacer que un evento (y un objeto vinculado) aparezcan más de una vez, en la mayoría de los casos será necesario presentar la narrativa de manera lineal y con una restricción: que un objeto solo puede aparecer una vez. El razonamiento narrativo propone qué principios deben usarse para agrupar los eventos de la historia y cómo deben organizarse dentro de este esquema. Dado que algunos se derivan de las historias de objetos individuales, este hecho se puede utilizar para proponer la organización de estos dentro de la narrativa.

Por otro lado, el razonamiento narrativo sugiere un principio de organización primario basado en la trama, categorizando los eventos entre un conjunto seleccionado de elementos de la misma. Esto genera una agrupación inicial de eventos , donde se propone cómo deben ordenarse los elementos de la trama entre sí, y cuál ha de ser su organización interna. Por ejemplo, es posible organizar los elementos de la trama y sus eventos constituyentes para que sigan un orden cronológico. Alternativamente, se pueden alinear los elementos del trazado con otras propiedades del evento, como la ubicación o el tipo de actividad que tuvo lugar. Este principio de organización secundaria refuerza la organización inicial, y puede reflejarse, a su vez, en la organización narrativa -utilizando, por ejemplo, una línea de tiempo o un mapa junto a las agrupaciones temáticas de objetos y eventos asociados-. El proceso se puede repetir sistemáticamente con los subcomponentes de la narrativa.

Las relaciones de la trama de dos partes (influenciadas, motivadas, en reacción e inspiradas) tienen cada una su fuente y su consecuencia. Una forma de organizar la narrativa es tomar las relaciones de la trama de dos partes y presentar primero todos los eventos de origen (y objetos relacionados), seguidos de todos los eventos de consecuencia. Un principio de organización secundario puede determinar la agrupación/ordenación de eventos/objetos dentro del grupo de origen y del de consecuencias. Esta organización narrativa aumenta la tensión al introducir muchos elementos de la trama, para «averiguar qué sucedió» antes de que se resuelvan. A la inversa, si cada elemento del trazado se completa en su totalidad antes de que comience el siguiente, se minimiza la tensión.

Un tercer enfoque para la organización de la historia basada en la trama, es escalar o disminuir la tensión en el tiempo a partir de la elección del tipo de relación trama-elemento. Se basa en una jerarquía de relaciones de trama, con un motivo al que se le asigna un valor de «bajo drama» influenciado por uno de «alto drama». Si todos los elementos de la trama motivados se presentan primero y, posteriormente, lo hacen los de la trama de influencia, la tensión aumenta con el tiempo. Como en el caso anterior, se puede sugerir un principio de organización secundaria para complementar esta trama de organización. Los diferentes tipos de áreas también pueden presentarse -como en el caso de máxima tensión- introduciendo primero todas las fuentes de motivación, a continuación todas las consecuencias y, por último, todas las fuentes de influencia y todas las consecuencias de influencia. También se puede introducir cada elemento de la trama individual para que más tarde sea completado. El primer caso sería considerado más dramático que el segundo.

Los elementos de la trama relacionados pueden usarse como el comienzo de organización principal. Un elemento de trama relacionado puede contener muchas sub-áreas, ya sean otros elementos de trama relacionados más específicos, o elementos de área de dos partes que especifican una influencia o motivación a través de dos conjuntos de eventos. En este último caso, una organización narrativa adicional dentro del componente podría determinar la mejor presentación dramática de estas sub-áreas, de acuerdo con los principios descritos anteriormente. Sin embargo, en muchos casos las áreas se superpondrán.

La forma de la narrativa final puede ser variada. De manera similar, la medida en que los eventos y la trama de la historia subyacente se transmiten explícitamente junto con los objetos puede diferir: por ejemplo, un caso en el que los objetos se presentan por su cuenta -sin ninguna información relacionada con la historia-, pero aún están organizados según los principios de la historia subyacente; o un caso donde la historia y la trama se escriben en su totalidad. En cualquiera de ellos, el objetivo clave de Storyscope es permitir la creación de narraciones que puedan vincularse a su historia y dossier originales, incluso cuando ya no existe una conexión física. Para este fin, los contenidos de un dossier se pueden publicar junto con una narrativa, con los materiales de referencia, con los objetos no utilizados y con los eventos. Incluso es posible que los usuarios puedan crear sus propias versiones de un dossier en el que poder cambiar, reducir y desarrollar la historia publicada, y a partir del cual puedan producir su propia narrativa. Los usuarios finales tienen acceso al mismo soporte de razonamiento que los autores originales. Por lo tanto, al elegir una perspectiva diferente (por ejemplo, al filtrar objetos en los que no están interesados ​​actualmente), el tema y la configuración de la historia pueden cambiar, alterando así los eventos sugeridos externamente y las relaciones de la trama.

Recursos:

A. Wolff, P. Mulholland y T. Collins (2013): Modelando el significado de las historias de museos. En Museos y la Web, 2013, N. Proctor y R. Cherry (eds). Silver Spring, MD: Museos y la Web. https://mw2013.museumsandtheweb.com/paper/modelling-the-meaning-of-museum- stories/

Campione, P., N. Di Blas, M. Franciolli, M. Negrini, y P. Paolini. (2011): Una herramienta “inteligente” de creación y distribución para la comunicación multicanal. ”Museums and the Web 2011. Philadelphia, PA.

Chatman, S. (1980): Cuento y discurso: estructura narrativa en la ficción y el cine. Universidad de Cornell.

Di Blas, N., P. Paolini, y L. Spagnolo (2012): PoliCultura Portal: 17,000 estudiantes cuentan sus historias sobre el patrimonio cultural». Museums and Web 2012. San Diego, CA.

Exner, P., y P. Nugues (2011): Usar el etiquetado de roles semánticos para extraer eventos de Wikipedia. ”En Actas del Taller sobre Detección, Representación y Explotación de Eventos en la Web Semántica (DeRiVE 2011). Taller en conjunto con la 10ª Conferencia Internacional de Web Semántica, 2011, Bonn, Alemania.

Hienert, D., y F. Luciano (2012): Extracción de eventos históricos de Wikipedia. En las actas del primer taller internacional sobre descubrimiento de conocimiento y minería de datos se relacionan con datos abiertos vinculados, Heraklion, Creta.

Mulholland, P., A. Wolff, A., y T. Collins (2012): Curate and storyspace: An ontology and web-based environment for describing curatorial narratives. En: 9th Extended Semantic Web Conference (ESWC, 2012), Heraklion, Grecia.


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.