Uso de la Realidad Virtual en Museos: Mejores Ejemplos

 

Está claro que la tecnología juega un papel importante en la experiencia moderna de la visita a un museo. Pongamos el ejemplo del Instituto Franklin de Filadelfia. Lanzaron una variedad de experiencias de realidad virtual en 2016. Como parte de la instalación, los visitantes podían utilizar la realidad virtual para viajar a las profundidades del océano, a las fronteras lejanas del espacio exterior o, incluso, caminar dentro del cuerpo humano. Esta tecnología permite a las personas sumergirse completamente en una aventura interactiva. El Instituto Franklin afirma que este tipo de exposiciones transformarán la visión del mundo de sus visitantes.

No es coincidencia que el Instituto Franklin lanzara sus experiencias de realidad virtual en 2016, año en el que tanto ésta como la realidad aumentada experimentaron un gran despegue. Hubo un considerable aumento en el interés de los medios y aparecieron muchas noticias al respecto. Fue denominado por algunos como «El año de la realidad virtual». Incluso aquellos con menos conocimientos técnicos no quisieron perderse el lanzamiento del juego AR Pokemon Go.

Pero, ¿por qué la realidad virtual se ha convertido en un tema tan relevante en los últimos años? En parte, puede deberse a que la tecnología, finalmente, se está volviendo más accesible para todos. Lo que durante décadas fue una idea futurista emocionante ahora se halla fácilmente a nuestro alcance. Una nueva gama de dispositivos con sistemas de realidad virtual está disponible para que las consumidores los compren.

Pero, volviendo a los museos – cuyo objetivo es dar vida a las colecciones -, la realidad virtual es una excelente herramienta para ellos. Ofrece una experiencia diferente: la inmersión total en una exposición. Son muchos los museos de todo el mundo que ya están aprovechando su potencial.

Sin embargo, el tema puede resultar en ocasiones algo desalentador debido a su complejidad. Es fácil confundirse con el lenguaje técnico y los nuevos dispositivos, aunque el concepto en sí no es tan rebuscado. En pocas palabras, la realidad virtual coloca al usuario dentro de una experiencia; puede ser interactiva o adquirir la forma de un video de 360 grados. Se está utilizando para generar visitas al museo, producir exposiciones interactivas y dar vida a la museografía. Puede, a su vez, ayudar a los museólogos/as a situar objetos en un determinado contexto y mostrar su verdadera escala.

A continuación, os presentamos algunos excelentes ejemplos de museos que han adoptado el auge de la realidad virtual. Todos ellos han utilizado esta tecnología para aportar una dimensión extra a sus colecciones.

Museo Petersen del Automóvil (Los Ángeles).

El Peterson Automotive Museum en Los Ángeles trabajó con Microsoft HoloLens en 2017 para crear una nueva exposición. El resultado fue una emocionante experiencia de realidad virtual. Los visitantes pudieron interactuar con un clásico deportivo estadounidense, el Ford GT40. (Ver video).

Este superdeportivo es una pieza fascinante de la historia del automóvil, ganador de varias carreras de Le Mans en la década de 1960 (Ferrari aún lo recuerda con amargura). El HoloLens permitió a los visitantes contemplar el automóvil de cerca, junto con un moderno Ford GT 2017, para compararlos. La exposición tenía como objetivo narrar una historia, combinando el espacio real y el virtual. Los visitantes se sintieron más atraídos por la experiencia gracias al aporte de un audio espacial con sonido envolvente. Mientras aprendían sobre la historia de esos coches, podían escuchar el rugido de los motores y el sonido de los neumáticos quemándose sobre la pista.

Terry Karges, director ejecutivo del museo, declaró que la exposición fue una adición maravillosa. El museo tiene como objetivo futuro utilizar exposiciones más interactivas como ésta para mejorar su potencial narrativo.

Museo Nacional de Finlandia.

El Museo Nacional de Finlandia en Helsinki abrió una nueva exposición de realidad virtual en 2018. En ella, el publico puede viajar en el tiempo al año1863, mientras explora la pintura de R. W. Ekman: «La apertura de la dieta en 1863 de Alexander II».

Los auriculares de RV permiten al visitante adentrarse en la pintura; se sitúa dentro de la escena y puede contemplar el Salón de los Espejos desde una perspectiva 3D. Incluso es posible hablar con el emperador ruso y otros personajes representados en la pintura. Forma parte de una exposición que detalla la vida y la política finlandesa en la década de 1860, bajo el Imperio ruso.

Instituto Smithsonian.

También en 2018 la Institución Smithsonian incluyó un componente de realidad virtual junto a su nueva exposición «No Spectators: The Art of Burning Man», que se instaló en la Galería Renwick hasta enero de 2019.

El legendario evento Burning Man se lleva a cabo todos los años en el desierto de Nevada. Una comunidad-pueblo temporal de artistas y juerguistas emerge del desierto cada agosto. Es, a la vez, un evento de arte y un movimiento cultural. En el transcurso del festival se alzan enormes instalaciones artísticas que luego son quemadas hasta sus cimientos, como Las Fallas en Valencia. La colección del Smithsonian exhibió algunas de estas increíbles esculturas a gran escala, y los visitantes pudieron aprender acerca del espíritu y los orígenes de este acontecimiento.

Aunque la exposición se cerró en enero de 2019, la experiencia de realidad virtual aún está disponible. Se puede seguir disfrutando de la exposición a pesar de que la colección física ya no existe. Esta es una de las ventajas de la realidad virtual, es posible crear registros duraderos de experiencias temporales.

Tate Modern.

En el Reino Unido, la Tate Modern de Londres también ha adoptado la tendencia de la realidad virtual. Junto a su retrospectiva «Modigliani en 2017/18», crearon una fascinante exhibición de realidad virtual. Los visitantes pudieron experimentar una inmersión completa en un modelo 3D del estudio del artista en París (ver video).

La exposición utilizó el espacio real del estudio como modelo. La habitación, como tal, todavía existe, pero no como entonces, ni mucho menos. Después de una minuciosa investigación, el museo llevó a cabo una fiel reproducción del estudio final del artista, tal y  como existió hace 100 años.

Hilary Knight, directora de contenido digital de Tate, considera que la realidad virtual es una herramienta valiosa: » una forma de transmitir sentimientos, ayudar a las personas a sentir una conexión con un artista. Es una forma diferente de absorber esa información, y hace del artista una persona viva».

Museo Nacional de Historia Natural de Francia (París).

El Museo Nacional de Historia Natural abrió su primera exposición permanente con el uso de realidad virtual en 2018. La instalación aborda la evolución de las especies, como parte de una visión más amplia del museo (ver video).

Cuando los visitantes acceden al «Gabinete de Realidad Virtual» y se colocan el visor y los auriculares de RV, se sumergen completamente en un viaje de descubrimiento. Pueden explorar los vínculos entre especies, observando una gran variedad de criaturas de cerca y a escala.

El museo recurrió a esta tecnología para ayudar a los visitantes a entender mejor la colección. Su objetivo es hacer que los conceptos que en ella se barajan sean más accesibles y desarrollar una colección permanente de realidad virtual en el futuro.

Los ejemplos anteriores muestran que la realidad virtual posee el potencial necesario para mejorar las exposiciones de los museos. Permite a los museólogos/as dar vida a los sujetos y cambiar la perspectiva del visitante. Pero, como ocurre con cualquier otra nueva tecnología, también supone grandes desafíos.

En el MuseumNext de Australia en febrero de 2017, se planteó el tema en un panel de discusión. Nils Pokel, del Museo Aukland War Memorial, habló sobre la experiencia con la realidad virtual en el espacio de su museo y sobre su esperanza de que continúe aportando valor mediante un uso conjunto con las herramientas existentes de un museólogo/a. Señaló que la RV tiene algunos rasgos únicos, como, por ejemplo, la capacidad de crear una verdadera perspectiva en primera persona. Esto podría suponer un atractivo extra al diseñar una nueva exposición. Por otro lado, aunque considera que la realidad virtual es útil, reconoce que presenta algunas desventajas.

Actualmente, uno de los factores más limitantes es el costo. Un equipo de realidad virtual no es barato. Además, el diseño y la gestión, así como los programas de realidad virtual, pueden resultar muy caros. Dependiendo del tamaño del proyecto, los costos se pueden disparar rápidamente. Hay muchos otros elementos a tener en cuenta, desde pagar por el diseño de contenido a medida, hasta reemplazar los auriculares rotos. Pokel explicó que su exposición en el Museo Aukland War Memorial se había encontrado con problemas de hardware. De hecho, tenían alrededor de 15 auriculares defectuosos tras solo un par de semanas.

La higiene es otro tema a tener en cuenta. Los auriculares son utilizados por varias personas en el transcurso de un día. La piel, el cabello y la grasa pueden acumularse fácilmente, con la consiguiente posibilidad de provocar infecciones. Muchos museos han optado por tener personal o voluntarios disponibles para limpiar los dispositivos entre uso y uso. Máscaras de higiene desechables también están a su disposición.

Pokel tocó el tema de la «enfermedad de simulación». Algunos usuarios encuentran su primera experiencia de realidad virtual inquietante o, incluso, les provoca náuseas. Esto se debe a la desconexión entre el cuerpo físico y el mundo virtual en el que está inmersa la mente. Entre otros síntomas, aparecen dolores de cabeza, fatiga visual, desorientación, vértigo e incluso vómitos.

El Museo Kremer ha ido aún más lejos que los anteriores. De hecho, no existe como un  museo físico al uso . Muestra las obras de más de 70 antiguos maestros holandeses y flamencos del siglo XVII. Solo pueden visitarse a través de la experiencia de realidad virtual y no existen como una colección física (ver video).

Proyectos como este contribuyen en gran medida a hacer que la experiencia moderna del museo sea más accesible. Pueden ayudar, por ejemplo, a que personas con problemas de movilidad disfruten de exposiciones desde la comodidad de sus propios hogares. La realidad virtual transporta a los visitantes a colecciones ubicadas al otro lado del mundo, sin tener que subir a un avión.

Hay quien teme que la realidad virtual suponga el fin de las visitas físicas a los museos. Sin embargo, a pesar de proyectos como el del Museo Kremer, parece poco probable que las experiencias de realidad virtual se impongan por completo.

Al compartir con el New York Times el tema de la realidad virtual en los museos, Bruno David, presidente del Museo Nacional de Historia Natural de París, declaró: «la gente viene a un museo para ver objetos reales, porque los objetos reales son emocionales». Las exposiciones que utilizan realidad virtual no pretenden reemplazar el modelo existente, sino mejorar y complementar lo que ya está allí.

Puede existir la posibilidad de que se utilice la realidad virtual como si de un «truco» se tratara, o por parecer más modernos. Pero cuando se implementa cuidadosamente, realmente puede dar mucha vida a las colecciones. Los ejemplos anteriores muestran cómo la realidad virtual es capaz de mejorar la experiencia del museo. Estas instituciones han desarrollado exhibiciones innovadoras que generan una conexión genuina con los visitantes, algo que está totalmente comprobado.

Recurso:

Charlotte Coates (2019): Virtual Reality is a big trend in museums, but what are the best examples of museums using VR? Museum Next – artículo on line: https://www.museumnext.com/article/how-museums-are-using-virtual-reality/


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.