Museo Real vs. Museo Virtual vs. Museo en Línea

 

Trabajamos con los museos para mejorar su uso de la tecnología, poner en valor sus colecciones, atraer más visitantes y construir mejores relaciones con ellos. Pero, en general, la discusión más centrada es la que se refiere al impacto de la tecnología sobre los contenidos museológicos. ¿Cómo puede el contenido en línea de un museo contribuir a su misión e incluirse dentro de una definición más amplia de «museo»? Solemos plantearnos muchas preguntas que no siempre somos capaces de responder. ¿Puede un museo mostrarse únicamente en línea? ¿Puede el contenido en línea mejorar los trabajos de conservación? ¿La visita a un museo en línea es un reemplazo aceptable para una visita física?

Cuando hablamos de «museo en línea», antes deberíamos tener muy claro lo que «realmente» es un museo. Es por esta razón por lo que deberíamos comenzar por plantearnos lo más importante de todo: «¿cómo se define un museo?» Y, como siempre, es lógico que cuantas más preguntas nos hagamos, más complejas y diversas sean las respuestas.

¿Es un museo en línea realmente un museo?

Para el diccionario Collins, la definición de museo es breve y sencilla: «Un museo es un edificio donde se guarda, conserva, estudia y exhibe al público una gran cantidad de objetos interesantes y valiosos, como son las obras de arte u objetos históricos» – y punto… -.

La Asociación de Museos del Reino Unido propone una visión un poco más precisa: «Los museos permiten a las personas explorar sus colecciones para inspirarse, aprender y disfrutar. Son instituciones que recogen, protegen y hacen accesibles los artefactos y especímenes, que confían en la sociedad. Esta definición incluye a las galerías con colecciones de obras de arte, así como museos con colecciones históricas de objetos».

Aparentemente, no encontramos gran diferencia entre estas dos explicaciones, sin embargo, hay » algo» que consideramos relevante y que podría dar con el quid de la cuestión. Según el diccionario, «Un museo es un edificio», pero hay muchas instituciones de aprendizaje, colecciones de artefactos y depósitos de objetos valiosos e interesantes que no requieren un espacio físico. Aunque ambas definiciones se ajustan a criterios parecidos, lo cierto es que el concepto de museo no exige realmente un espacio físico.

Como menciona la Asociación de Museos del Reino Unido, estamos buscando «instituciones que recopilen, protejan y hagan accesibles»… Sin embargo, un edificio a veces puede limitar la accesibilidad. Un museo en línea en realidad podría mejorar ese acceso a las colecciones que el museo custodia, haciendo llegar a un público más amplio exposiciones que les «hablen»- independientemente de su ubicación -, y estableciendo vínculos entre objetos y galerías en lados opuestos del mundo.

Dejemos, pues, de lado la definición del diccionario – que hace referencia a un espacio físico- y veamos qué se puede lograr si estamos abiertos a proporcionar contenidos museísticos en línea además de las colecciones físicas – o los servicios geo-localizados – que ofrecen los museos.

¿Podrían los museos en línea ayudar a preservar mejor nuestros artefactos?

El museo más visitado del mundo en 2018 fue el Louvre, París, que registró 10,2 millones de visitantes, un aumento del 25% desde 2017. Podríamos decir que la ubicación del Louvre tiene sus ventajas. Se encuentra en un edificio emblemático, en el centro de una de las ciudades más visitadas de Europa; apareció, además, en un video musical bien documentado para el single de Beyoncé y Jay-Z, Apeshit, en el que se utilizaba el espacio físico y la colección como telón de fondo para sus bailarines contemporáneos. En este caso, el espacio sí contribuye enormemente a su condición de museo más visitado, y es difícil creer que un museo en línea pueda llegar algún día a contar con una asistencia que crece un 25% año tras año.

Pero este alto crecimiento en el volumen de visitantes puede no ser sostenible en ciertos casos y, si bien muchos museos aún no han «padecido» un exceso de público, en los últimos años se ha hablado mucho sobre el alto grado de audiencia de alguno de ellos, por lo que acaban limitando el acceso a las masas. Estos lugares turísticos con un número tan grande de visitas se han visto obligados a cambiar las formas de operar para mantener su integridad y salvaguardar objetos y artefactos que deben preservar para las generaciones futuras.

En 2018, Machupicchu, patrimonio mundial de la UNESCO, en Perú, introdujo un sistema de emisión de boletos cronometrado que trataba de paliar la destrucción provocada por los altísimos niveles de visitas no controladas – a veces el doble del límite recomendado por la UNESCO -. Si bien su impacto aún está siendo monitoreado,  se espera que «el boleto cronometrado» reduzca el desgaste del entorno histórico. Ya veremos qué ocurre cuando se abra el nuevo aeropuerto en su base.

Con algunos de los objetos más valiosos del mundo, el mero acto de su exhibición puede llegar a ser una cuestión de ética. Tanto si se trata de la luz, como de la humedad o la temperatura, controlar el medio ambiente para algunos artefactos históricos es primordial y no siempre compatible con el deseo de querer mostrarlo al público.

El V&A en Londres, es el hogar de la alfombra Ardabil, que se ilumina únicamente 10 minutos cada hora a fin de que los visitantes puedan contemplarla sin que sus colores intensos y sus delicadas texturas se vean amenazados. La inclusión de la alfombra en la colección del museo en línea nos permite observar la alfombra, al milímetro, todo el tiempo que deseemos, algo que nunca sería viable en el museo «real». Gracias a la iluminación limitada para los visitantes físicos y a su presencia en línea, es posible preservar la alfombra para que puedan disfrutar de ella tanto las generaciones presentes como las futuras.

A medida que la población mundial siga creciendo, probablemente necesitemos buscar alternativas a viajar a un determinado lugar para contemplar colecciones históricas, artefactos y obras de arte. Si un museo en línea es capaz de permitir que su contenido se comparta con todo el mundo, al tiempo que se mantiene el original en perfectas condiciones, ¿qué impacto podría tener esto sobre otras actividades de nuestros museos?

Contenido para todos, y en todas partes.

Según las estadísticas más recientes de Internet World Statistics (abril del 2019), el 56,1% de la población mundial tiene acceso a Internet. Si bien algunos países se quedan atrás en esa conectividad, o limitan el acceso a través de la censura, la cantidad de visitantes potenciales a museos en línea supera los 4.300 millones. Por otro lado, gracias a la mejora que ha experimentado la realidad virtual en los últimos años, no es tan descabellado pensar que, en un futuro no muy lejano, los niños que utilicen equipos adecuados realizarán viajes virtuales en sus escuelas, pudiendo construir un museo virtual e incluir sus obras de arte y artefactos favoritos- de diferentes colecciones incluso -, en un único lugar, con la sensación de estar caminando por el museo, imaginado o no, y en tiempo real.

Pero no necesitamos adelantarnos demasiado en el tiempo para ver cómo el museo en línea puede brindar contenido, aprendizaje y comprensión a los visitantes virtuales. Bien a través de eventos de Facebook con preguntas y respuestas en vivo, de visitas a galerías virtuales organizadas por comisarios de exposiciones, o de entrevistas en YouTube con los propios artistas, podemos encontrar numerosas formas de conectar un museo con sus seguidores mediante contenido en línea.

En 2013, el Museo Nacional de Australia ensayó una visita virtual que permitía a los visitantes en línea controlar un robot equipado con cámara, altavoz y micrófono, además de seguir a los guías a su propio ritmo. Esta forma tan innovadora de «visita» demostró ser especialmente popular entre los escolares de toda Australia. El acceso al museo físico habría supuesto un vuelo de 4 horas a través del país, y , sin embargo, ahora podían participar en un recorrido por su patrimonio cultural sin salir de clase. Para estos alumnos, con pocas probabilidades de desplazarse, utilizar un robot para acceder al museo resultó ser todo un éxito y les permitió participar de una manera que hubiera sido inimaginable para las generaciones anteriores.

Incluso sin recurrir a robots, los dispositivos de alta tecnología y los museos dotados de equipos especializados pueden convertir sus colecciones físicas en contenido en línea con resultados fantásticos. Nicholas Cullinan, director de la National Portrait Gallery de Londres, declaró al Art Newspaper que el número de visitantes al sitio físico del  museo solo era una parte del total a la hora de interpretar su impacto en el público. Afirmó, asimismo, que la mitad de sus 1,2 millones de seguidores en las redes sociales y el 42% de los cinco millones de visitas anuales a la web provienen de fuera del Reino Unido; se trata de personas que es poco probable que hagan una visita física, pero que pueden interactuar con el contenido que comparten – una reciente transmisión en vivo de Facebook de su exposición sobre Gainsborough obtuvo 30.000 visitas; facilitó el acceso a una experiencia curatorial a muchas más personas de las que, de otra manera, se hubiera podido conseguir -.

Cuando Facebook y otras plataformas de redes sociales facilitan contenido para un museo en línea, no necesariamente necesitan invertir demasiado en nueva tecnología; pueden focalizarse, por ejemplo, en hacer que el contenido que comparten sea tan importante como las colecciones físicas. Si volvemos a la definición de «museo» «, comprobamos que el propósito de éste, en general, se cumple mejor si traslada sus colecciones, arte, objetos y artefactos allí donde está la gente. El mensaje es abrumador, estamos cada vez más «en línea», y para comunicarse con nosotros, los museos habrán de trabajar más en las colecciones en línea. Si quieren que el público acceda, estudie y aproveche al máximo los contenidos, tienen el deber de compartir sus objetos, tanto si la visita es física como si no .

¿Podría un museo estar completamente en línea?

Puede sorprendernos saber que hay una serie de recursos en línea que se consideran museos, con misiones similares a lo que la mayoría de la gente contemplaría como un museo convencional. Y lo más importante, se ajustan, sin duda, a la definición de la Asociación de Museos.

Con sede en Arizona, EE. UU., El Museo LGBTQ de Tucson es un museo exclusivamente en línea. Si bien puede que no se trate del recurso digital más avanzado tecnológicamente, el museo ha estado recopilando, curando y cuidando objetos y artefactos LGBTQ desde 1967, y hoy muestra la historia del movimiento LGBTQ a través de un espacio en línea que recopila ideas, organiza exposiciones y proporciona contenido histórico para estudiantes de investigación. Si lo que buscamos es un espacio comunitario donde se guarden, cuiden y exhiban objetos y artefactos importantes, definitivamente ésto encaja perfectamente, sin la necesidad de que exista un edificio.

Como ejemplo de museo en línea más avanzado tecnológicamente encontramos el Museo de Internet, que se inauguró en 2014 en Suecia. Diseñado para poner en valor y documentar la historia del Internet sueco, este recurso completamente en línea tiene como objetivo hacer de Internet un lugar mejor, curar el historial histórico específico de Internet y preservar el patrimonio digital de Suecia. El museo se contempla, obviamente, como un recurso vital para un mundo cada vez más virtual, a medida que se va trazando la historia de lo que probablemente será el cambio más grande en nuestra forma de vida.

Existen también algunos museos donde, a pesar de que el edificio físico acabó siendo un fracaso, su contenido continúa siendo históricamente importante para la comunidad a la que servía. El Museo de San Jorge se cerró en la década de 1950 con la colección de John Ruskin, actualmente almacenada. Con la esperanza de recorrer la exhibición de esta colección en una única ubicación, el museo en línea fue creado para mostrar la colección original, sus contenidos y su importancia histórica. El proyecto del museo en línea continúa el trabajo de su fundador y ofrece la colección a través de imágenes del museo físico, tal como fue curado originalmente.

Nos gustaría creer que con los avances tecnológicos los museos lograrán aumentar sus visitas en línea y que, en algún momento, pondrán tanto esfuerzo en su contenido virtual como lo hacen en los edificios físicos y en sus exposiciones. Con la promesa de obtener más visitantes potenciales, colaboradores y simpatizantes, todo esto adquiere sentido, pero también le brinda un espacio ilimitado para seleccionar, crear y educar sin restricciones en cuanto a la audiencia, a la accesibilidad de su edificio y a los cuidados necesarios para sus objetos más delicados.

Podemos imaginar que en un futuro cercano será posible visitar virtualmente cualquier museo en línea desde la comodidad del hogar, almacenando nuestros contenidos favoritos en una colección personal de museos en línea, o realizando un recorrido guiado por un curador con amigos de todo el mundo. Nosotros creemos que el museo en línea será pronto una parte vital del ecosistema del museo convencional.

Recurso:

Carly Straughan (2019)Is the future of museums online and what might a virtual museum look like? Museum Next – The Future of museums. Digital Summit – Ámsterdam, Holanda. Link: https://www.museumnext.com/article/is-the-future-of-museums-online/


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.