Museos e Intuición

“Una exposición es la acción o efecto de presentar una cosa para que sea vista, poniéndola de manifiesto ante una o más personas”. Joan Santacana, Museografía Didáctica, Editorial Ariel (2005).

2WEDN_Faun_600Archivo EVE

Hasta ahí estamos todos de acuerdo. La exposición es el núcleo central de todo museo. Es la exposición el pilar en el que el museo se apoya para mostrar su contenido, los fondos que guarda y conserva, siendo así a lo largo de la historia de los museos. Durante años y años, el visitante se enfrentaba a las exposiciones de manera pasiva, era un mero observador. Sigue siéndolo en la mayoría de los casos. Un museo debería tener la obligación de componer sus exposiciones como un entorno amable repleto de estímulos para el aprendizaje. Al día de hoy, hay museos que se consideran a sí mismos espacios “semisagrados”, en los que los visitantes deben poseer multitud de requerimientos previos y una gigantesca intuición para acercarse a los contenidos de su exposición. Nos encontramos demasiado frecuentemente con piezas museológicas que carecen de todo elemento de referencia y mediación para su interpretación. Siguen existiendo muchos museos donde se da por sentado que el visitante posee la erudición de aquel que ha montado la exposición de contenidos. El 95%, de los visitantes a los museos no es erudito.

1071136742474_sRas2BYS_lZag

La exposición, generalmente, es una suma de objetos ordenados bajo algún criterio de análisis que se nos suele escapar, alejados de lo que puede ser una experiencia de aprendizaje y diversión. ¿Nos extraña que la gente no vaya a los museos? Este desequilibrio entre lo que el museo ofrece y la capacidad de entendimiento ajeno, es uno de los puntos importantes del desencuentro entre el público y los museos. Las exposiciones no están siendo consideradas como acciones didácticas, sino como manifestaciones eruditas en una organización del saber que se escapa a la comprensión de la mayoría de los visitantes. El sentido común considera necesario concebir las exposiciones como espacios didácticos que el museo pone a disposición de los visitantes, para ayudar en la difusión del conocimiento y atendiendo a todos los públicos. La exposición es la acción macro-didáctica por excelencia, con la que el museo debe captar la atención del visitante, impactando, emocionando. El visitante es lo primero.

616480275335_xZcWGpGA_lArchivo EVE

La concepción tradicional de museo ya no funciona, lo aburrido no funciona. Los espacios de muestreo de objetos descontextualizados, carentes de interés para el gran público, están totalmente desfasados. Las visiones restrictivas que se apoyan en la intuición ajena, ya no se justifican si alguna vez lo hicieron. Los museos, sin  hacer referencia a las instituciones blockbusters, deben apoyarse en la didáctica y olvidarse que tenemos intuición. La intuición es una herramienta para la supervivencia, nunca para el disfrute de la vida. Tengan todo esto muy en cuenta señores y señoras responsables de los museos, los que nos hacen recordar que el cansancio y el aburrimiento existen.

yoskay1Yoskay Yamamoto

 

3 Respuestas a “Museos e Intuición

  1. Hola, me encanta vuestra página. No soy muy de museos, quiero decir que no suelo quedar muy satisfecha cuando visito alguno. Lo hago más bien cuando busco una obra determinada y es, en ese espacio concreto, donde me recreo, independientemente de lo que ofrece el resto del museo.Comparto casi todo lo que decís en cuanto al formato que actualmente recogen muchos de ellos.Tiene gracia vuestra constante referencia al penoso trabajo de los eruditos pero es que creo que es cierto. Falta imaginación, empatía con el visitante, y, en general ,buena gestión, porque a veces medios hay , lo que no hay es gente capaz de manejarlos.
    Ojalá vuestra voz se pudiera oír mucho más alta, la museografía necesita gente como vosotros si es que quiere sobrevivir… Excelente como siempre el Agendas Mundi de esta semana.Destino muy atractivo.Increíble la labor de documentación que hacéis y que nos proporciona tan valiosa información. Un saludo Lola.

    • Muchísimas gracias Lola por tu comentario. Hacemos lo que podemos pero sí que lo hacemos contentos y felices. No sabemos si ayudará a cambiar alguna cosa que otra, pero al menos insistiremos para que se nos oiga. Intentaremos no ponernos pesados. A los eruditos los tenemos en la mira siempre porque hemos tenido muy malas experiencias. No entendemos la soberbia. Es algo que nos puede y si encima esa soberbia hace que nos obliguen a bajar la cabeza y comulgar con ruedas de molino, pues imagínate. Además nos han hecho perder mucho dinero, y ahí también duele. Se nos salta el piloto automático anti erudito, disculpas por la vehemencia. Lo bueno de todo esto es que hay mucho trabajo que hacer, muchos museos que actualizar pero pocos que se lo puedan permitir. Lástima l, no se puede tener todo en la vida, ¿no crees? Abrazos fuertes.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.