Museo como Organización Inteligente

Old-Museum-1Aun hoy, hay quien entiende los museos como organismos institucionales decimonónicos, burocratizados al máximo con una gran tradición de inercia “anti-cambios”. En otras palabras, la típica percepción de una institución subida a un inalcanzable pedestal construida por gente sapientísima subida, a su vez, a otro pedestal. Algunos opinarán que esta forma de gestión no ha ido tan mal a lo largo del tiempo, porque ahí siguen. Es un entorno donde se puede encontrar técnicos que reivindican que lo que funciona no se debe cambiar, y así no se complica uno la vida. Nosotros opinamos que si se pretende aspirar a tener una institución mucho más eficaz y mucho más inteligente, se deben tomar medidas y muchas precauciones. Ha habido especialistas como es el caso de Carlos Obseso, que en su libro Homo Faber, homo Sapiens, propone algunas pautas que nosotros suscribimos al efecto. Se repiten ciertas obviedades, pero conviene recordarlas de todas formas de vez en cuando, suele ser útil hacerlo ¿no os parece?. Vamos allá.

Volunteers-document-the-collection-Oct-2010

Hay que introducir modificaciones en el lenguaje del museo; director, jefe, conserje, guía, son palabras propias de una burocracia administrativa que se ha quedado anacrónica, y no solo porque son denominaciones masculinas. Muchas de estas palabras, además, nos remiten a cosas muy aburridas: vitrina, sala, conservador… Debemosimplicarnos en la modernización del lenguaje del museo, es muy importante.

207911

Debemos enfatizar lo colectivo sobre lo individual. La investigación es colectiva; la exposición es el resultado de muchos esfuerzos, la tarea de difundir una exposición, de movilizar a un público, es también tarea de un grupo de personas. Evidentemente, somos individuos, pero debemos trabajar coordinadamente , cada uno en su correspondiente área de responsabilidad o su espacio profesional, pero siempre enfocando a un objetivo colectivo.

museum_of_liverpool2

Tener como objetivo la promoción del aprendizaje no a través de “lo que soy” sino de “lo que hago”. Se aprende no por el hecho de “ser museólogo” o “ser museógrafo”, sino porque “hago proyectos de museología” o “hago proyectos de museografía”; lo que más valoramos los profesionales por serlo, es participar en proyectos activamente. También es importante que en vez de “mandar”, se debe “apoyar” en el desarrollo profesional ajeno. El museólogo y/o museógrafo responsables de un equipo debe estar al tanto de que capacidades y competencias tienen los integrantes de su equipo, que dificultades profesionales o personales se presentan, etc.

San-Isidro-95-FO-0196_2

Disponer de memoria histórica. Puede tenderse a “usar” a un técnico o a un asesor mientras sea útil y abandonarlo cuando ya no lo es – no sabe nformática, no tiene carnet de conducir… -, lo que puede ser rentable a corto plazo acaba reforzando la famosa cultura del “desprecio profesional” que es totalmente inaceptable. Quien se mantenga en esa dinámica de desprecio, además de ser un estúpido, provocará su propia tumba profesional. Es hecho probado.

BJ8G4829

Es muy importante ser coherente entre lo que se predica y lo que se hace. La incoherencia es un enemigo mortal para una comunidad que pretende ser inteligente. Funciona como un virus letal.  Se debe aprender en grupo de nuestros éxitos y también de los fracasos. Los fracasos nos ayudan a comprender mejor las dificultades. En un equipo, todos han de aprender del fracaso y no simplemente echarle la culpa al eslabón más débil, es una responsabilidad colectiva y sirve para que aprendamos, no para pisarle la cabeza a alguien.

Nefertiti Bust in Old Museum Berlin 2009 - 87

Para poder transferir conocimiento hay que tenerlo primero. No se puede transferir a otros lo que no se tiene. En el equipo, lo que más debemos valorar es la posesión del conocimiento. Y la transmisión de esos conocimientos al equipo, es más efectiva si se hace cara a cara. Los informes escritos, los emails y no digamos los whastapps, nunca superarán el valor del cara a cara como manera de transmisión del conocimiento. Por eso, no basta con saber, hay que saber transmitir ese conocimiento también, es fundamental. La transmisión concreta y directa supera con creces a la abstracta multimedia. Si el conocimiento que queremos transmitir, además, lo conectamos con experiencias de la vida que podamos aportar, esta transmisión será mucho más eficaz, será amablemente contundente.

Prinz Charles und Camilla besuchen das Neue Museum

Esperamos que estas reflexiones – obviedades os hayan sido útiles.

 

Imagen utilizada en redes sociales: Campaña Museo del Juguete de Sintra (Portugal), realizada por la agencia TBWA Portugal

4 Respuestas a “Museo como Organización Inteligente

  1. Interesantes reflexiones sobre el “entendimiento y la organización” dentro de un museo. Cuando planteáis un proyecto museográfico ¿es muy largo el recorrido jerárquico hasta llegar a los últimos responsables? Supongo que muchas veces dichos proyectos se quedan en el camino sin ni siquiera ese “cara a cara ” del que habláis, como también habrá ocasiones en las que se abren proyectos a concurso y uno se lleva un simple “no aceptado” por repuesta.

    Una vez aprobado un trabajo, en general, habéis escrito en varias ocasiones que, lo ideal, es recurrir a equipos locales, pero ¿se dan muchos casos en que dicho equipo es elegido a dedo, tratándose de gente poco conocedora y relacionada con el entorno? Muchas gracias, un saludo. Pedro.

    • Hola Pedro, gracias por tu comentario. Sobre lo que nos preguntas en relación al recorrido jerárquico, depende mucho del proyecto. Nosotros hemos tenido de todo: desde una sola persona, hasta todo un comité de expertos (el peor escenario posible). Nosotros no nos presentamos a concursos ya desde hace tiempo. Tuvimos muy malas experiencias con los concursos y decidimos no volver a participar. Es un enorme trabajo y una mala costumbre de la administración y particulares convocarlos. Los concursos que tiene rigor, que son serios en su convocatoria, deben estar remunerados, es decir, si te invitan a participar y no ganas, te tienen que pagar los gastos de esa participación. Aunque ya te decimos que estas cosas en España, concretamente, suenan a chino mandarín. Podemos trabajar durante dos meses y medio a tope para presentar nuestra propuesta para el proyecto del Museo Nacional de la Energía de España, un trabajo inmenso para el estudio. Nos enteramos que no lo íbamos hacer nosotros a través de una llamada de 30 segundos y me sobran 20″: “No habéis ganado, lo sentimos” clik. Ante eso, como podrás ver, no se puede hacer más el primo. El dedo en este país nuestro funciona de cine, nosotros llamamos a esta mala costumbre la “administración digital”, ya me entiendes. Un abrazo Pedro.

  2. He marcado mentalmente algunos palabras que encierran conceptos que las trascienden: organización inteligente, equipo, coherencia, aprendizaje del fracaso y esta expresión – que me encantó – “amablemente contundente”.

    • Gracias Victoria, ya sabes que, en ocasiones, nos vienen ideas o pensamientos a la mente que cuando necesitamos compartirlas con otros con cierto ritmo, se expresan a su manera, según vienen, a su aire. Algunas veces se hace con fortuna y otras, las más en nuestro caso, es mejor pasar página. Ese ha sido el caso. Abrazos.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros