Paramuseos

Microsoft-Visitor-CenterNo son pocas las personas que encuentran los museos convencionales como muy aburridos. No hemos visto encuestas relacionadas con este tema últimamente, pero mucho nos tememos que la masa social crítica hacía los mausoleos de la cultura podríamos encontrarla más crítica que nunca. Museos grandes, museos aburridos. Y no es que esa masa crítica de personas no disfruten de su tiempo libre de forma lúdica, creativa, original, maneras de concebir el ocio que se encuentran alejadas del concepto tradicional de museo. Sobre esta insalvable realidad del ocio popular, haremos un punto y aparte, crearemos un hueco, fijando nuestra atención en lo que vamos a denominar a partir de ahora: paramuseos. No se trata de insistir en la introducción de nuevos palabros que os acabaran volviendo locos, pero estamos viendo y viviendo transformaciones, por lo que creemos que estos cambios hay que bautizarlos poniéndoles algún nombre que les haga justicia. Ya os adelantamos que no es una palabra acuñada por nosotros; quedó registrada en un charla entre profesionales.

visitor_centers.Par.53441.Image.550.347.1El paramuseo es el equivalente de los Visitor’s Centers americanos

Todo parte de la derivación que hemos hechos del concepto de parafarmacia. Una parafarmacia es una farmacia que en realidad no es farmacia. La falta de concesión de licencias para abrir nuevos establecimientos de venta de medicamentos con receta, obligó a los farmacéuticos a buscar una salida dentro de un marco legislativo menos severo y donde se pueden vender producto farmacéuticos sin receta. Pues bien, el caso de los centros de interpretación es idéntico. Los centros de interpretación son equipamientos culturales, para los cuales no existen normativas claras, ni definiciones, ni catálogos, ni clasificaciones, extendiéndose de una manera mucho más rápida, aquí y allá, sin normativa ni planificación que los contemple. Desde el año 2000, más o menos, hasta 2010, más o menos, han sido años de verdadero baby-boom del equipamiento pequeño, aunque ese boom, coincidente con el de la burbuja inmobiliaria, ya se ha volatilizado por completo. El territorio se ve plagado de docenas y docenas de estos pequeños equipamientos, muchos de ellos ya en ruinas; otros no tanto y nos alegramos mucho por ello.

inside-coe-visitor-centerUn importante número de paramuseos que aun permanecen abiertos, están dedicados al entorno natural

¿Porqué se dio el fenómeno de los centros de interpretación? El objetivo de lo que llamamos ahora paramuseos era noble: responder a las necesidades de un público que no entra fácilmente a un museo tradicional. Un pequeño equipamiento cultural ofrece una alternativa al lento y costoso parto de un nuevo museo. Los museos necesitan colecciones que mostrar, añadiendo el trabajo exhaustivo de costosos equipos de investigación y que necesitará personal: conservadores, restauradores, gabinetes didácticos y auxiliares, etc. Pero el paramuseo, más conocido como centro de interpretación, no necesita colecciones que mostrar y por tanto no requiere de equipos multidisciplinares que velen por ellos. Tampoco se les aplica la dura y restrictiva legislación que sufre el museo convencional. Como sede puede servir cualquier edificio*, la investigación requiere mucho menos esfuerzo, la ausencia de piezas para exponer puede suplirse mediante réplicas o facsímiles, y finalmente, el mantenimiento es mucho más sencillo. Ante tantas facilidades las administraciones locales vivieron un auténtico desenfreno a la hora de montar estos equipamientos. Algunos se convirtieron en una fenomenal herramienta educativa, ofreciendo a sus visitantes las claves para que se pueda interpretar correctamente el patrimonio en su más amplio sentido de la palabra. Ahora bien, la creación y gestión de la mayoría de estos equipamientos deja mucho que desear.

pannonhalma_visitors_center_r231110_1El paramuseo es el hermano pequeño de los museos convencionales

Nosotros, cuando nos enfrentábamos a un proyecto de estas características, la creación de un paramuseo, siempre insistíamos para recordar a los responsables del futuro equipamiento, la misma canción: una vez que lo inauguren tendrán que seguir trabajando en él, cuidarlo, mantenerlo vivo… Como si fuéramos padres hacia nuestros hijos, ser testigos de como “nuestros ecomuseos” se iban deteriorando, ver como iban sufriendo uno a uno esa terrible enfermedad que es la vejez prematura, hasta el abandono. Es una verdadera lástima. A pesar de esa realidad, nosotros desde aquí queremos rendir un pequeño homenaje a todas esas personas de los ayuntamientos, generalmente responsables de lo que son las agencia de desarrollo local, que siguen luchando contra viento y marea para mantener a flote estos pequeños equipamientos culturales. Muchas de estas mujeres y hombres de los ayuntamientos se han enfrentado incluso a los propios alcaldes para que el centro de interpretación no se desintegraran sobre el olvido y la dejadez de los políticos. Políticos, ya conocemos esa casta, que una vez echa la foto del día de la inauguración de “su paramuseo”, si te he visto, no me acuerdo. Esto es un homenaje a las personas que, con sus propios recursos, con sus manos, con un esfuerzo que no era su obligación, han seguido manteniendo vivos estos centros que son muy importantes, como ya hemos mencionado, para que los visitantes que no van a museos convencionales, se acerquen a los que es un equipamiento cultural cercano y amable con todos.

(*) “La distribución de los centros no es planificada, sino que suelen responder a oportunidades de rehabilitación de edificios (constructores encantados), a la posesión de fincas por parte de la Administración o de particulares que venden, pero, sobre todo ello, a los programas de desarrollo europeos que posibilitaban fuertes inversiones económicas y que, al día de hoy, son historia.

Imagen principal en redes sociales:Ice Station Antartica / London Museum of Natural History

 

2 Respuestas a “Paramuseos

  1. Muy Bueno el contenido y es una lastima saber que muchos de estos centros de interpretación están abandonados. Por un momento pensé que el tema era de los falsos Museos que tanto han avanzado y que no tenemos que permitir que se engañe a tanta gente.

    • Gracias Carlos por tu comentario. Seguiremos hablando de estos centros porque hay mucho que contar. Sobre lo que comentas de los falsos museos, vamos a dedicar al tema una entrada si te parece, la idea ha sido tuya. Tenemos que denunciar los engaños, está claro. Un abrazo Carlos.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros