Museos: Recursos Materiales – Maquetas

Cuando queremos exponer correctamente las características arquitectónicas, técnicas y artísticas de un determinado elemento patrimonial, las maquetas nos son muy útiles. Es una forma muy interesante de contextualizar e interactuar con estas réplicas a escala de elementos patrimoniales, y más aún si cuentan con estructuras manipulables, que se puedan tocar. Además, a los niños y niñas les encantan las maquetas, sobre todo si se las acompañamos de figuras humanas y animales, tipo belén, especialmente cuando se trata de maquetas de territorios, réplicas urbanas o edificios. Pero las maquetas también pueden reproducir cualquier clase de objeto, fenómenos meteorológicos, acciones químicas y/o físicas, estructuras moleculares, facsímiles, etcétera.

17aa42404977d4734ecceec277449b69Kalle Gustafsson

Las maquetas tienen la peculiaridad de que ayudan al visitante a tener una clara concepción espacial del contenido expuesto respondiendo a su tridimensionalidad. De la misma forma que ocurre con los recursos que venimos explicando en las entradas de la semana pasada, la maqueta debe estar diseñada para hacer comprender un determinado contenido espacial, además ha de ir acompañada de otro tipo de información complementaria que facilite y ayude a la transmisión correcta en la exposición del contenido.

ab54bd6f830e95537b1599be69d10dccConejo en la séptima avenida de NY

Por lo tanto, si asociamos la maqueta tradicional a la tecnología y a la interactividad, el efecto que resulta de esta combinación es verdaderamente impactante y útil en su proyección didáctica. Con ello contribuímos a potenciar y reforzar el poder de atracción y motivación de este recurso, así como a la activación de emociones y sensaciones intelectuales en los visitantes. Las maquetas no son baratas, pero si nos las podemos permitir, sabemos con seguridad que van a tener una enorme repercusión positiva en el visitante.

027f6d2c2139bd4783962413954b0856William Kass

En función de la escala que empleemos para la reproducción de la maqueta, podemos llegar a comprender e interpretar un amplio territorio o una pieza de pequeñas dimensiones, de manera contextualizada e interactiva, máxime si contamos con una escenografía que la acompañe o añadimos la capacidad de manipulación y articulación del recurso. El recurso aún se puede volver más impactante si lo combinamos con luz y sonido especiales. Otra forma de potenciar el recurso de la maqueta es que el visitante pueda interactuar con ella de la mano de la realidad aumentada.

b1531f921433400a0ae169f9c654fda9Solomon Voyager de Rik Allen

Una variante de las maquetas convencionales es la mera reconstrucción de elementos singulares, como los que mencionábamos al comienzo de la entrada a escala real (1:1), con piezas originales que complementen la maqueta y ayuden a mejorar la comprensión y contextualización: temporal, espacial, funcional, social, etcétera, de las piezas o elementos patrimoniales expuestos. Las variantes son múltiples, pero no hay que perder el norte pensando que la maqueta es más importante que el propio contenido a exponer. Tampoco podemos añadir complejidad a la reproducción ya que entonces se perdería todo su potencial didáctico. Menos es más.

1b46935d86e7a1a766d001c799eb8d0aEsqueleto de T-Rex escala real en acero inoxidable, Phillipe Pasqua

Foto principal y para redes sociales: 1959 Aston Martin DBR1 1:1 escala Le Mans replica de Evanta Motors

Recursos: SABATÉ NAVARRO, Miguel y GORT RIERA, Roser. Museo y Comunidad. Un museo para todos. TREA Ediciones, Gijón (2012).

 

 

Tus comentarios son muy importantes para nosotros