Museo como Soporte Publicitario

¿Qué pueden ofrecer los museos para interesar a potenciales patrocinadores? Y, ¿qué deberían exigir los museos por su colaboración interesada?. Los museos puede ofrecer, en primer lugar, notoriedad y, sobre todo, imagen positiva. Que una empresa ceda una obra, colabore en una actividad cultural o ayude en la restauración de un producto patrimonial es algo socialmente bien visto. Lo que conlleva que cualquier empresa o producto comercial, por el simple hecho de asociar su imagen a la de un museo, aumente su reputación pública, consiguiendo una imagen socialmente positiva.

sambosmallPublicidad de supermercados sobre el Puente Vecchio de Florencia / Archivo EVE

En segundo lugar, y en muchos casos, son un soporte publicitario privilegiado. Más allá de la típica placa que se coloca como colofón protocolario al finalizar las obras de restauración de una obra o monumento, o la presencia de la marca corporativa en la página de bienvenida de un portal web de un museo, diseñado gracias al patrocinio de una empresa, existen soportes muy atractivos para que la colaboración sea visible de cara a la opinión pública.

3Archivo EVE

Pero, como todo en esta vida, los excesos son muy peligrosos. Y en este caso los son tanto para los gestores de esos productos patrimoniales patrocinados como para las empresas patrocinadoras. Las obras de restauración de la fachada de un museo pueden entenderse como un engorro para muchos visitantes, y además mostrando una lona con un anuncio de una empresa privada. Hay visitantes que se frustran por encontrase el museo envuelto en lonas si el edificio además es un patrimonio histórico artístico. Para paliar este choque visual negativo, últimamente se ha optado por reproducir en las lonas el propio edificio del museo oculto, permitiendo al menos una imagen aproximada sobre como es el edificio real.

drop-in-southern-museum-of-flightArchivo EVE

Como comentamos, la presencia de lonas es algo que el visitante percibe en un primer momento como algo negativo (luego se va relativizando y se acaba valorando positivamente, al tomar conciencia que la restauración es el peaje previo a una mejora sustancial del museo). Si a esta percepción negativa se le añade la transformación de las lonas en soporte de publicidad pura y dura (el famoso poster domination), la imagen se vuelve definitivamente negativa. Ha habido muchos ejemplos de respuesta airada de la población a este tipo de prácticas publicitarias utilizando un museo como soporte.

jilee03day3-759959Archivo EVE

En cuestiones de museos, la sutileza es la base que deberían tener siempre muy presentes las empresas interesadas en ejercerlo. Transformar los productos patrimoniales en la imagen de marca en la camiseta de un crack del fútbol, por poner un ejemplo extremo pero posible, es hacerle un penalti, roja y expulsión al museo. Al menos es algo que aun no nos ha tocado ver, aunque ahora a los del petróleo les ha dado por tener museos; toquemos madera…

NEWSLETTER EVE:

Todos aquellos que no lo recibís y que os puede interesar que os lo enviemos, solo tenéis que facilitarnos vuestra dirección de email rellenando el formulario de abajo. Ya sabéis que os podréis borrar de la lista en cualquier momento. Gracias por vuestro apoyo.

Ilustración principal y para redes sociales: Anuncio del Museo de Arte Moderno de Sao Paulo

Tus comentarios son muy importantes para nosotros