Museos Líquidos = Públicos Líquidos

La nueva puerta creada por Internet, antes inexistente, ha permitido que un nuevo perfil de visitante visite los museos: el visitante virtual o e-visitante. Si un visitante físico se asemeja a un paseante, el visitante virtual es como el símbolo de EVE: un astronauta.

2595227037796_fli5rZOZ_lEinkarf, “The future is here”

Que las webs de los museos son cada vez más importantes en la comunicación de estas instituciones y productos patrimoniales es algo que no es nuevo para nosotros; cada vez son más visitadas por los navegantes y estos cada vez permanecen más tiempo en ellas – las estadísticas de visitas que pueden consultarse a tiempo real no engañan -. Pero para que esto ocurra, esa otra cara de los museos, la virtual, debe tener en cuenta tres variables que son fundamentales si se hacen las cosas bien: deben ofrecer información de valor, servicios y contenidos de valor (punto de vista cuantitativo) y que sea una experiencia enriquecedora para el internauta (punto de vista cualitativo).

1251624671286_hzagjyks_lPermafried, “Neon”

La primera variable es la que siempre se ha tenido en cuenta, al disponer sobre información práctica del museo: localización, horarios, precios si no es gratuito, etcétera. Más allá de la información básica, los museos deberían aprovechar la oportunidad de “hablarle” al visitante para ofrecerle el máximo de información posible sobre el perfil del museo: desde su misión hasta información puramente institucional, estructura organizativa, datos de visitantes, etcétera, lo que genera una imagen de transparencia muy positiva. Un estudio reciente sobre el grado de transparencia de los museos en España concretamente, en sus páginas web, concluía que muy pocos eran los que ofrecían información relevante relacionada con su gestión, siendo la mejor valorada la del Teatro del Museo Dalí de Figueras (Gerona), que obtenía en la tabla una transparencia de 11 puntos sobre un máximo de 14.

418327618_640Pleix

La segunda variable, los servicios, incluye las tiendas de e-shopping. Si la vocación del museo es de servicio, no debería nunca olvidarse que el visitante virtual puede estar interesado en las publicaciones y objetos relacionados con el museo, o comercializados directamente por la institución. Eso obliga a disponer de una tienda virtual donde ese visitante virtual pueda acudir y comprar productos reales y que lleguen a su domicilio rápido, con portes baratos y sin problemas.

1438116752587_CKqtERdQ_lToday and Tomorrow, “Open internet”

Por último, en lo relacionado con los contenidos culturales, un muelo debe ofrecer al visitante virtual una mejora constante en su sede de Internet. Se debe aplicar constantemente loas herramientas que hacen de las páginas web lugares verdaderamente entretenidos, con catálogos de obras u objetos que podamos visualizar en todo su esplendor, incluso ofrecer la posibilidad de que se puedan visualizar vídeos interactivos, algo que está relacionado directamente con el posible aumento potencial de visitas a la web del museo. Debemos pensar también que la web del museo debe atender a todos los públicos, desde niños y niñas, pasando por personas mayores con dificultades de visión, posibles mecenas o patrocinadores, medios de comunicación, etcétera. Hay que disponer de una sala de prensa virtual y un histórico además de información actualizada constantemente. Si además ofrecemos recursos documentales on line, es que estaremos haciendo las cosas muy bien.

d18e8d894e27a93d6fdab0ab5a89c85e_KT2NZU2w_lShallow.com, W3G T-shirt

Cuando el mundo de los museos se va acomodando lentamente a esta realidad, dotándose de su sede virtual, la fulgurante evolución de Internet plantea un nuevo desafío: la recién denominada Web 3.0, que aporta nuevas aplicaciones que potencian la participación y la colaboración on line. De los estático y unidireccional pasamos a lo a los dinámico y multidireccional. Para ponerse al día, está claro que los h¡gestores de los museos deben cambiar su manera d entender la relación del museo con sus públicos. Si comprenden que el museo puede ser una plataforma que hable y deje de hablar, alejándose de su bajo perfil tradicional anclado exclusivamente en lo tangible, su sede virtual funcionará – El Museo Picasso de Barcelona es un buen ejemplo de lo que apuntamos hoy aquí -.

NEWSLETTER EVE:

Todos aquellos que no lo recibís y que os puede interesar que os lo enviemos, solo tenéis que facilitarnos vuestra dirección de email rellenando el formulario de abajo. Ya sabéis que os podréis borrar de la lista en cualquier momento. Gracias por vuestro apoyo.

Ilustración principal y para redes sociales: Shallow.com

BIBLIOGRAFÍA:

SANTOS, M
Manual de Comunicación para Museos y Atractivos Patrimoniales
Ediciones TREA, 2012 (Gijón).

4 Respuestas a “Museos Líquidos = Públicos Líquidos

  1. Me ha gustado mucho este post.
    En la mayoría de los museos se están olvidando de este apunte. Sí, están dando importancia a las redes sociales y todo ese rollo, pero no se están interesando en potenciar sus webs, que es donde finalmente el usuario actual acudirá a buscarlos, ¿no? Me he fijado que en la mayoría de ellos es muy difícil navegar por sus webs, a veces los caminos que te llevan de un lado al otro son incomprensibles. ¡Muchas gracias por escribir sobre ello!

    • Muchas gracias por dejarnos tu comentario Angélica. Es así, nuestro mundo tiene dos dimensiones conocidas y que forman ya parte de nuestra vida, de nuestros hábitos, ocio y acción: el mundo analógico y el virtual. Ambos deben convivir en armonía, y el “recién llegado” hay que saber utilizarlo para bien, para unir, para atraer, para enseñar y mostrar al mundo quien se es y que ofrecer al resto del mundo. Los museos no se pueden abstraerse de utilizar esta herramienta para todo eso y mucho más. no es caro, solo necesita ideas y trabajo. Un abrazo Angélica.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros