Ideas para el Museo Local – IV

El museo no se posee: es de todos nosotros

Una idea fundamental es que el museólogo piense que el museo no le pertenece a él ni al personal que trabaja en él; los museos son de las personas y para las personas, nosotros todos en grupo. Si esta idea se tuviera más en cuenta, nos ahorraríamos bastantes disgustos. Todos tenemos opinión sobre todo, sobre lo bello y lo feo, lo útil y lo inútil; y estas ideas que proyectamos en nuestra vida cotidiana y, con frecuencia, sobre nuestra actividad, nuestro trabajo – quien tiene la suerte de tener uno -. El responsable del museo, sin embargo, debe tener muy claro que él trabaja para una comunidad de visitantes a quienes interesan cosas muy variadas, que tiene otras prioridades y una forma de ver la realidad distinta a la suya.

tumblr_mu5yzhG06W1qzd1nwo5_500Foto: Kai Ziehl

El museo debería ser un lugar donde se dieran cita todas nuestras inquietudes sobre el saber, el conocimiento y preocupaciones sobre aquello que no sabemos sobre todo tipo de patrimonio: histórico, artístico, científico, técnico, etcétera. Así pues, en el museo local, cuyo terreno es una ciudad, una villa, una región, como institución debe promover todas las iniciativas posibles que potencian el desarrollo cultural local, ya sea a través del uso de campañas, organización de exposiciones colectivas, recuperación de la memoria oral, gráfica, testimonial, etcétera.

med_vivian-maier-press-kit-7-jpgFotografía: Vivian Maier, en Perú

Son demasiadas las ocasiones en las que las preocupaciones de los ciudadanos se distancian de  las de los trabajadores de los museos locales, nos costa que sus intereses difieren con frecuencia. Muchas veces visitamos exposiciones programadas por alguien que parece no saber que esa muestra no le interesa a nadie salvo a él. Hay demasiados profesionales crecidos que piensan que los ciudadanos estamos perfectamente informados de las últimas tendencias artísticas de Lituania. Señoras y señores, promotores/as avanzados, nos interesa un pito con perdón ese tipo de exposiciones. Así no van a conseguir que las personas se acerquen a los museos. Si quieren ver lo que les interesa solo a ustedes se alquilan un espacio colectivo restringido a ustedes mismos y las salas de los museos las dejan libres para exponer lo que el resto del mundo quiere/necesita ver. Y ya no mencionemos aquello dirigido a un público más joven o a personas mayores, no captan ustedes su interés, lo sentimos. A lo mejor nos interesa mucho más ver una exposición sobre arte infantil.

alephant-sortie-rr-1El multitudinario elefante de Nantes (Les Machines d’Ile) (Bretaña francesa)

Podemos proponer ideas, hay mucho donde elegir y siempre pensando en la generalidad. Nosotros nos hemos encontrado con pueblos que llevan el nombre de una persona que era totalmente desconocida para los vecinos de la localidad. Eso es imperdonable; el museo de la localidad debería hacer algo. Hay muchas personas que han hecho grandes cosas por su comunidad y que son totalmente anónimas. No es justo. Hagan exposiciones sobre esas personas, seguro que hay material para exponer si se pone uno en contacto con sus familiares. Hay muchos equipos de fútbol que no tiene un museo decente, no vale con poner una copa en una repisa. El fútbol moviliza a las masas, hay que aprovechar esas tendencias. El museo del F.C. Barcelona es el tercero más visitado de Barcelona.

b4s_mosi091611_191622a_8colExposición sobre el efecto de las drogas, archivo EVE

Los acontecimientos que han sido hitos en las ciudades deberían ser el fondo de una exposición y sacarles partido. El re-enactment, la recreación de un hecho histórico por parte de los propios vecinos de la ciudad, es una manera excelente de dar relieve a un hecho histórico, por pequeño que sea, y establecer así con él una conexión interesante con el museo local. El futuro de la ciudad, los emigrantes, los problemas urbanísticos o del pasado inmediato, ¿no son dignos de exposición en un museo local? Hay una infinidad de temas que nos interesan a todos y que nosotros, al ser protagonistas de nuestra propia historia, podríamos explicar muy bien. Para convertir al museo en portavoz del patrimonio material e inmaterial que interesa verdaderamente a las personas, no se requieren grandes inversiones de dinero, lo podemos asegurar y demostrar. Todo lo que se necesita es trabajo de colaboración.

7016_51999_849_JanetCarsonGallery_2_rArchivo EVE

IDEAS QUE NO CUESTAN DINERO:

Sorpresas en el interior de las vitrinas.

¿Por qué no colocar una vitrina con falsificaciones o copias malas de objetos conocidos allí por todos en alguna zona del museo, con el fin de que el visitante descubra y las contraste con las originales? Descubrir lo falso o el plagio agudiza la mente y produce un cierto placer en los visitantes del museo. Una propuesta que puede funcionar muy bien.

Imagen principal y para redes sociales: Kie Ziehl

 

Una respuesta a “Ideas para el Museo Local – IV

Tus comentarios son muy importantes para nosotros