Museos Versus Museo

“Los verdaderos museos son aquellos que convierten el tiempo en espacio”. Orhan Pamuk, The Museum of Innocence
2149359767039_IWvNWwaE_lArchivo EVE

Todos los días de la semana hacemos un hueco para analizar los nuevos proyectos de museos recién inaugurados o en fase de construcción en todo el mundo. Los que nos seguís por Facebook – mil gracias – podéis ver publicados al menos cuatro es estos museos cada día en nuestra página. Se trata de estar al día en lo relacionado con las nuevas aportaciones al mundo museístico y celebrarlo. Cada nuevo museo que se inaugura abre un poco más la puerta a la esperanza de que, con la promoción y difusión del conocimiento y la cultura, haremos de este mundo un lugar mejor para vivir como se diría en Silicon Valley. Un lugar donde se vaya imponiendo el sentido común. Es posible que así nos convirtamos en los promotores del nuevo museo de los sueños perdidos, pero aun así, aunque parezca más una utopía que algo real, no perderemos la esperanza.

Dirty health jobs - the ones that require a strong stomachArchivo EVE 

La cuestión que nos ronda la cabeza en este repaso diario a los nuevos museos del mundo es casi siempre lo mismo. Se impone el edificio. Somos capaces de tener noticias de la existencia de los proyectos de estas nuevas instituciones, pero nunca acabamos de saber nada del proyecto relacionado con el contenido. El museo se inaugura y ¡tachán! entonces aparece lo realmente importante, y que a la vista está que no lo ha sido para los promotores. ¿Mejor eso qué nada? El edificio del museo es un contenedor, y la fiebre mundial generalizada es hacer fantásticos contenedores. No nos acostumbramos a ver que se hacen inversiones multimillonarias para que luego entremos en un espacio diáfano y pulcro que parece estar hecho solo para que los niños corran sin chocar con obstáculos. Puede que seamos demasiado insistentes con este tema, pero es que no lo podemos evitar, es nuestra vida. ¿Es lógico que el paquete sea más valioso que el regalo que contiene? Pues en esas estamos.

1033192847130_tbQ1g0Tj_lArchivo EVE

Esta semana nos hemos dado de bruces con un proyecto que aun es más triste si cabe que lo de la macro inversión en forma de paquete lleno de aire. Nos revuelve, no lo podemos evitar. Es una vez más aquello del “querer y no poder”, que comienza a ser frecuente porque lo que faltan son buenas ideas ejecutadas por profesionales. No hay nada más triste que invertir una enorme fortuna en un contenedor bodrio con pretensiones de emblemático. Nosotros observamos detenidamente el proceso, atónitos, y no nos acabamos de creer que haya alguien que tenga capacidad de decisión para dilapidar esas fortunas en horror. Ayer hablábamos del turismo cultural donde se impone el low-cost y lo que ese turismo fagocita. No se desplazan para comer piedras, se lo podemos asegurar señores responsables de los bodrios multimillonarios que solo ustedes llaman museos. El low es una marabunta que no viaja miles de kilómetros – aunque les resulte baratísimo, que tampoco – para ver un edificio feo con muchas pretensiones y con una vitrina aquí y otra allá, totalmente inconexas; porque para esta clase de hormiguita eso son cajas con piedras, señores de los dineros, que no se están enterando. De todas formas es tomar el sol en Groenlandia, no hay nada más terrible que la ignorancia asumida como sabiduría y que encima nos lo quieran vender. Disculpad la vehemencia pero nos duele ver como se tira el dinero, sobre todo cuando nuestras mentes están imaginando las cosas maravillosas que se podrían hacer con él. Para ver estas cosas horrendas, sería preferible que se pusiera de moda construir hospitales de diseño, pero eso sí, con camas dentro.

1033192950136_mTQnG9uc_lArchivo EVE

2 Respuestas a “Museos Versus Museo

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.