Top 10 Bases para la Interpretación del Patrimonio

11149006164562_dpjeP32v_l “Lo único nuevo en el mundo es la historia que no sabemos.” H.S. Truman

Todo el entorno humano está repleto de objetos de todo tipo y condición. Los museos no son una excepción; normalmente contienen y exhiben objetos cuya existencia y exposición necesita que nos sea explicada adecuadamente. Para cada uno de nosotros los objetos tienen un sentido u otro, nos resultan familiares o no, los tenemos asociados a unos sentimientos u emociones muy nuestras, y por lo tanto nos pueden resultar útiles, agradables, tristes, evocadores. En ocasiones, los objetos nos hacen viajar a algún lugar del pasado, de nuestro pasado o al pasado de otros. Lo que queremos decir es que los objetos tienen un significado para todo el mundo. Es como si los objetos dispusieran de un lenguaje y lo utilizaran para hablarnos. En realidad, cuando hablamos de objetos expuestos en un museo, debemos tener muy en cuenta que a cada objeto le acompaña un triple significado que hay que tener en cuenta en todo proceso de interpretación del patrimonio:

1. Significado funcional, que responde a la pregunta: ¿para qué y cómo se usa?

2. Significado simbólico, que responde a la pregunta: ¿qué valor tiene para mí?

3. Significado contextual, que responde a la pregunta: ¿en qué situación o escenario se halla?

cleo1Archivo EVE

Contestar bien, de una forma adecuada al alcance de todos los públicos a estas cuestiones a la hora de proyectar museográficamente una exposición, es básico y fundamental. Pero ante un objeto en el museo pueden dispararse en nuestra mente otras muchas preguntas: ¿cómo es? ¿Porqué es así? ¿Para qué sirve? ¿Cómo se usa? ¿De qué material está hecho? ¿Qué me recuerda? ¿De dónde viene? ¿Quién lo fabricó? ¿Cuándo? Todas estas preguntas nos envían directamente a diversas fórmulas que se plantean para exponer objetos en un museo respondiendo a todos. En toda exposición de objetos hay que tener en cuenta el triple significado de los objetos y proceder en consecuencia. Si al conjunto de objetos lo denominamos patrimonio, obra que debe ser interpretada para que el público alcance a obtener una significación coherente. Entonces, debemos tener en cuenta que hay otras variables (ideas) que se plantean en su conjunto:

1. Para interpretar hay que relacionar el objeto de interpretación con las ideas previas del usuario.

2. Informar no es interpretar.

3. Interpretar implica el uso de recursos museográficos.

4. El objetivo de la interpretación no es informar ni instruir: es emocionar, motivar el acto de pensar o provocar.

5. La interpretación deje ser global; no existen interpretaciones parciales.

6. Para interpretar bien hay que tener en cuenta los segmentos de edad.

7. La interpretación debe ser entretenida.

8. La interpretación debe ser relevante.

9. La interpretación debe ser organizada.

10. La interpretación debe responder a un guión; debe tener un tema.

phpThumb_generated_thumbnailjpgArchivo EVE

Este enunciado en 10 reglas básicas de la interpretación de los objetos, pequeños y gigantes, es la museografía de la nueva generación que es la nuestra, debe ser concebida de forma que introduzca al visitante en un espectáculo de calidad. Sin olvidar que los mensajes que mostremos son el eje central de cualquier museo. Los visitantes, por esta razón, deben hacer descubrimientos estéticos, históricos, científicos, en su visita al museo. El museógrafo debe entonces construir escenarios capaces de transmitir los mensajes con orden y concierto. La museografía moderna, la museografía didáctica, no concibe el museo como una exposición estética y agradable a la vista, con objetos colocados uno al lado el otro en inmaculado orden y bien iluminados. Todo tiene que estar planteado con un guión argumental, de no ser así la exposición no llegará al nivel de excelencia que los visitantes deben exigir. Otro día hablaremos de como construir un guión museográfico.

Una respuesta a “Top 10 Bases para la Interpretación del Patrimonio

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.