El Rayo Verde

Santorini1 Un par de cientos de personas se reunían al atardecer en el pueblo de Ia, juntos en donde el pueblo mira hacia la caldera de Santorini – donde la leyenda dice que está sumergida la Atlántida -. Casi todos los días a esa hora del verano todos los foráneos se dan cita allí sin excepción. La gente que se encontraba allí – la mayoría turistas y viajeros -, observaba como el gran sol iba bajando muy lentamente al encuentro del horizonte del mar; había un silencio absoluto. A los ojos de un extraño recién llegado y despistado, le hubiera parecido que se trataba de un ceremonial en el que estaría colándose sin ser invitado. Si aquella reunión multitudinaria fuese en realidad una ceremonia, sería sin duda la de rendir honores (con vítores) a la belleza natural más absoluta. Mirando al horizonte, recordando la obra de Verne, íbamos a aprovechar la ocasión, como imaginábamos que todos los que allí se encontraban, para presenciar la última luz del ocaso; la luz del rayo verde.

RayVerde El último destello del sol antes de desaparecer en el horizonte del mar es un rayo verde. Lo sabemos porque lo hemos leído en el libro de Verne

Verde es el color de la esperanza y la luz del Mediterráneo puede iluminar un futuro que se espera sea bueno con todos; que el mal nos de una tregua. Queremos seguir observando el rayo verde, aunque sea muy difícil de ver. Nunca quisimos hacer de esta plataforma, que tan amablemente seguís, un “speaker’s corner”, pero… Es muy difícil callarse, tan difícil como ver el rayo verde. En estos años hemos aprendido que la política neoliberal no funciona, aunque los interesados, los propios políticos se empeñen en hacernos creer que no se dan cuenta. Para lo que a nosotros nos preocupa: la difusión de la cultura; forma parte de nuestro trabajo y es nuestra vocación, es sin duda el peor momento que recordamos. Para la cultura la situación es nefasta. Verdad es que hay otros gravísimos problemas que necesitan soluciones urgentes y que hay otros ámbitos también muy importantes pero que tendrán que esperar. Pero es que da mucha pena. El arco Mediterráneo es la cuna de la civilización occidental, pero a los que están al norte de ese arco, parece importarles poco. Para nosotros Grecia, actualmente, es la imagen de la devastación a la que está sometido un país al que le es imposible remontar los intereses de una deuda que no es del pueblo. Lo único que beneficia esta situación es a los movimientos radicales que han nacido del odio. Odio no es cultura. Ambos combinan muy mal.

Greek Communist parthenon Grecia es el paradigma del abandono, de la ausencia de preocupación de gobiernos que están alejados de las verdaderas raíces de occidente

Algún día, todo esto será un mal recuerdo. Por ahora nuestra medicina es la ensoñación, aspirando a que podamos vivir en un mundo mejor. No queremos pensar que estando en las manos en las que estamos en Europa, ese mundo mejor va a tardar mucho en llegar. Es muy preocupante para los jóvenes. Hablamos a los jóvenes de cultura cuando solo quieren oír hablar de trabajo; con el enorme esfuerzo que están haciendo para salir adelante, para tener una oportunidad en la vida. No hay tiempo para la cultura, no quedan momentos para la paz.

paro La demanda cultural se hunde en el mar de un IVA desmedido y un paro que no da margen para la relajación

Pero…

La combinación del azul del mar y las fachadas griegas caladas en blanco convierten el paisaje en una imagen bellísima, para nosotros mágica al atardecer. Además, es tierra de múltiples leyendas e infinitos tesoros, unos están a la vista de todos y otros, los más, se diseminan por todas partes en un caos inabarcable que, como diría Mafalda cuando estudiaba las ruinas de la Acrópolis en el cole: “es como si Dios hubiera estornudado encima del país”. A lo mejor es eso lo que necesitamos: un poco más de humor como el de Quino en la amarga Argentina, cuando ha sido y es amarga. Pero volvamos al Mediterráneo. La historia de Grecia se convierte en una búsqueda amable y divertida porque resulta una exploración inspiradora que nos aleja de la cruda realidad (siempre que no n s encontremos en la Grecia de Sintagma). Combina perfectamente tierra y mar, quizás la tierra un tanto árida, pero el Egeo azul rotundo contrarresta la monotonía del color pardo. Es una tierra bella, tierra de musas, la patria del Parnaso que tanto ha dado a aquellos que hacen de la imaginación una forma de comunicarse con los demás. Gracias imaginación por ayudarnos a que los momentos ásperos se iluminen de verde.

Mediterraneo Sonríe: http://www.filmaffinity.com/es/film936223.html

2 Respuestas a “El Rayo Verde

  1. Una entrada interesante, la de ayer y la de hoy. Por partes :Los libros, el refugio de muchos, un mundo accesible a casi todos del que, lamentablemente, apenas unos pocos hacen uso. Se echa de menos esas librerías con “sabor”, y con el olor que acumula el papel año tras año.Y la figura del librero, que casi era ya nuestro amigo, compañero de historias.
    Me genera curiosidad el proyecto Booklet del que habláis, pero permitidme que desconfíe, aunque sea un poco. ¿Realmente con unos cuantos datos escritos se es capaz de llegar al alma del lector, a su estado anímico…? ¿nos hallamos ante un “librero robotizado”?. Ojalá me equivoque, la idea es buena. ¿Por qué esa restricción ante los libros de autoayuda ? En cuanto a la entrada de hoy(preciosas fotografías), gracias por hablarnos de cosas bonitas a los que no lo vemos tan bonito. Seamos optimistas, ojalá veamos pronto ese “rayo verde” (por cierto, me habéis recordado una interesante película de Rohmer que lleva el mismo título).Un saludo. Gustavo.

    • Gracias Gustavo por tu comentario. Decirte que todo es posible hoy en día gracias a la tecnología combinada con los algoritmos matemáticos, y sino que se lo pregunten a los creadores de Google, Facebook, Amazon, etc. Es una idea en gestación de la que tenemos el enunciado de como debe ser y como debe funcionar, por el momento. Se trataría básicamente de generar un motor de búsqueda en el que las palabras, las que sean necesarias, correspondan a emociones, y esas emociones correspondan a determinada poesía y prosa. Una especie de bibliotecari@ digital pero que solo recomienda libros/literatura en castellano atendiendo al estado de ánimo de las personas (podría usarse en varios idiomas). La premisa en nuestro buscador es que con un número determinado de palabras con las que seas capaz de describir tu estado de ánimo en ese momento, el buscador te proporcione la lectura adecuada para hacerte un poco más feliz. Hemos excluido los libros de auto-ayuda porque la literatura tradicional se basta y sobra para ayudar de mil maneras diferentes a quien lo necesite. La única premisa para que funcione y se útil, es que al usuario de nuestro cacharro digital le guste leer. Lo hemos bautizado “Booklet” pero no es el nombre definitivo, es como lo denominamos para andar por casa.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros