El Libro Perfecto

lello-bookstore-porto Recordábamos ayer – después de haber leído un artículo en la prensa sobre la anunciada muerte, lenta pero inevitable, de las librerías tradicionales -, pues eso, recordábamos una historia que se nos ocurrió cuando divagábamos sobre lo difícil que a veces resulta encontrar el libro adecuado, en el momento adecuado; el libro que nos ofrezca una lectura que se ajuste al momento de emoción y sensibilidad que podemos estar atravesando durante un día, una semana, un mes… Hoy, queremos compartir esta historia con vosotros, aunque no esté tan relacionada con el mundo museográfico, pero sí creemos que lo está con el mundo del conocimiento en general por lo que no ponemos tanta distancia con nuestro tema principal; la razón por la que estemos aquí todos los días.

libro2 Nuestra librería

Jugábamos con la idea de entrar en la típica librería de toda la vida, en nuestra ciudad. Entrar en esa librería a la que acudimos normalmente, nos situamos en el centro de ella, esté donde esté su centro, da igual. Lo importante es que tengamos una visión general de todas las estanterías. Obviamente, las que queden a nuestra espalda no estarán a primera vista, pero si girásemos el cuello, sin mucho esfuerzo, podríamos alcanzar a ver las estanterías que nos quedan detrás sin problemas – si la vuestra tiene más pisos, imaginad entonces la nuestra que solo tiene uno -. Pues bien, nos quedamos quietos en el centro de la librería, el librero ha salido a tomar un café, y, en soledad, rodeados de todos esos libros, esperamos muy en silencio.

libro3 En algunas librería encontrar un libro es toda una aventura o incluso un juego de habilidad

Al cabo de unos minutos, una vez que nosotros hayamos dejado la mente tranquila, sin ruidos, ni interferencias ni perturbaciones, percibiremos un sonido suave en el aire, casi imperceptible, el sonido que surge cuando las tapas de los libros se rozan. Este es un momento clave ya que deberemos descubrir de donde viene el sonido. Si somos lo suficientemente hábiles, si tenemos el oído fino, podremos observar como uno de los libros de la gran estantería se desliza hacia afuera quedándose en precario equilibrio, incluso bamboleándose un poco para llamar tu atención y pedirte que te acerques hasta él y lo cojas con mimo antes de que pueda caerse al suelo. Una vez que lo tengas en tus manos, ese será el libro que debas leer en ese momento de tu vida, ese y no otro, ese: el libro perfecto.

libro4 Si vuestra librería es muy grande o está llena de recovecos, ir hacia la zona donde os encontréis más a gusto, es el único consejo que se nos ocurre

Después de jugar con los amigos y esa pequeña historia del libro, ya hace muchos años, nos encontrábamos dando un paseo por Seattle. Es una ciudad difícil, de grandes cuestas y, normalmente, con muy mal tiempo, es gris y llueve muchísimo. Creemos que por eso y por la influencia de Microsoft, la gente, la mayoría de esa triste ciudad, se ha vuelto muy melancólica allí. Es una ciudad de tecnócratas informáticos y de gente relacionada con Boeing, la aeronáutica. También fue en su día la capital del grunge, de Nirvana, del bit, del neo-hippismo flower power, del desacuerdo hacia el “establishment”, de lanzarse pelotas de tenis en el mercado de altos puestos de pescado, abiertas en el centro para meter el dinero y lazárselo al pescadero, etc. En definitiva, ahora se respira modernidad tecnológica por todas partes, bajo aquella tenaz lluvia. Pero no nos vamos a desviar del tema. Sigamos con los nuestro: Uno de aquellos lluviosos días, dando un paseo tranquilamente sin rumbo fijo, nos encontramos una librería muy vieja con una fachada llena de hiedra. Nos sorprendió porque en Seattle todo es muy nuevo, como ya os decíamos, y no es muy normal encontrarse con “viejas” tiendas, “viejos” negocios y, mucho menos, con viejas librerías en muy viejos edificios llenos de hiedra. Pero lo más curioso, cuando miramos a través de su pequeño escaparate, nos fijamos en que todos los libros que allí se veían, llevaban un papelito dentro, que no era el precio, entre las páginas de todos y cada uno de ellos.

libro5 Muchas de las viejas librerías están desapareciendo para dejar paso a las grandes franquicias y a la compra de libros y ebooks online

Entramos en la librería para saber que razón había detrás de los papelitos que estaban metidos entre las páginas de todos los libros. Tampoco en esta había librero. Extraño. Cogimos un libro al azar, sacamos el papelito y vimos que estaba escrito a mano. Se podía leer un mensaje:”Si eres aventurero pero de los que te emocionas con hazañas antiguas de otros, en la conquista de nuevos territorios atravesando mares, las islas con sus montañas, sus ríos sus gentes, o el amor de una mujer o el de un hombre…, debes leerme. Seguimos abriendo libros al azar y encontrando notas en todos y cada uno de ellos. Quisimos saber más, conocer a quien estaba detrás de todo aquel enorme trabajo de colocar cientos de notitas, por no decir miles y parecer exagerados, que las eran, pero la librería seguía estando vacía. No había librero o librera; no había nadie en aquella vieja librería.

libro6 Quizá las única forma que nos quede para salvar a las viejas librerías sea convertirlas en museos a salvo de la especulación inmobiliaria y del comercio de franquicia global

Hemos visto en Madrid algunas librerías que se transforman en cafés. En el barrio de Malasaña y en la zona de Chueca hay alguna. Es una iniciativa fantástica para que la pequeña librería de barrio no desaparezca y además fomentan la lectura entre sus clientes. Todo estos pequeños negocios están en manos de personas que aman los libros: organizan debates literarios, hay grupos de lectura, clases de redacción y hasta se puede acudir para oír conciertos de pequeños grupos musicales. Son personas admirables que confían en que el viejo negocio se mantenga a pesar de las amenazas que son muchas y la absoluta falta de ayuda institucional. Entre las ausencias de ayuda está el que se fomente lo suficiente la lectura entre los pequeños; que los libros siguen resultando muy caros y, ahora, la amenaza de los libros electrónicos. Lo único que hay de bueno en todo esto, si finalmente el bit gana al papel, es que los árboles lo agradecerán.

libro7 Se impone un nuevo modelo de negocio que está sustituyendo a la librería de toda la vida (y si no, que se lo digan a Meg Ryan)

Nosotros, por si acaso, estamos trabajando en el proyecto BookfromHeart.com que ahora es solo una idea, un esbozo, el concepto de un enorme buscador de libros online que, con el manejo de algoritmos muy complejos, encuentra los libros adecuados para su lectura en relación a las emociones, sentimientos, estados de ánimo, deseos del corazón, etc. Explícanos como te sientes y el buscador te dirá el libro que deberías leer si quieres disfrutar o aprender. Eso sí, no habrá libros de auto-ayuda en el resultado de las búsquedas. Lo sentimos.

Una respuesta a “El Libro Perfecto

  1. Hola, me encanta vuestra página, se agradece que alguien rinda un pequeño homenaje al mundo de los libros. Ánimo con vuestro nuevo proyecto, parece interesante, y enhorabuena por el trabajo que hacéis. Beatriz.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros