No Habrá Paz para los Malvados

Pantocrator Hoy nos hemos apropiado del título de la gran película protagonizada por José Coronado – http://www.filmaffinity.com/es/film546051.html -, porque para nosotros expresa con claridad el enunciado sobre la idea del castigo que se merecen los “bárbaros” desaprensivos. Un poco fuerte el tema, lo sabemos, pero son ya muchos los momentos de indignación que sentimos cuando vemos determinado tipo de cosas y necesitamos expresar públicamente nuestra indignación. El vandalismo, en todas sus expresiones que son muchas desgraciadamente, es inexplicable. El vandalismo sobre el patrimonio artístico de la humanidad es inadmisible porque tiene solución, pero no se aplica en muchos casos por las autoridades que son responsables de salvaguardar nuestras joyas. El Arte universal, aquel que se encuentra en sitios predispuestos al deterioro, se acabarán perdiendo para siempre. Podemos poner algún ejemplo, hablar de algún hecho en concreto.

santaSofia La belleza de Santa Sofía (Santa Sabiduría) en el atardecer de un día sin nubes, se graba en la memoria para siempre

Estambul, antigua Costantinopla, refugio de disfrute y descanso para los que necesitamos apartarnos, aunque sea durante unos días, de la globalización que lo invade todo. Europa se ha convertido en el campo abonado para que las multinacionales con sus establecimientos omnipresentes, que conviertan el carácter de las ciudades milenarias en valor perdido. Por ello, si aun podemos permitírnoslo en los tiempos que corren, huimos hacia los lugares que mantienen viva esa esencia para disfrutar de lo verdadero. Corriendo antes de que desaparezcan. Estambul es uno de esos lugares maravillosos que se mantienen alejados del neón como seña de identidad. Pero, en ocasiones, esa realidad verdadera que toda la humanidad debería disfrutar, paga peaje.

PantocratorDeteriorado Hay lugares maravillosos en el mundo donde el abandono y la dejadez de sus responsables provocará que desaparezcan para siempre jamás

Hoy mencionamos Estambul porque consideramos que es un buen ejemplo de la belleza obra del hombre, pero abandonado por la más absoluta dejadez. Sí hace unas semanas hablábamos acerca de que el patrimonio artístico-cultural de todos los países del mundo deben quedarse en esos países, hoy nos asaltan de nuevo las dudas. Con Estambul nos preguntamos sí esta premisa: “lo tuyo es tuyo”, se pueda aplicar universalmente. Y hay otros muchos sitios. Hay muchas otras dudas. Son ya muchas, demasiadas, las veces en las que nos preguntamos que hace el gobierno de los países que tienen su patrimonio cultural tan deteriorado. Pero esto es un grano de arena en el desierto comparado con otros dramas universales que también están relacionados, de una manera u otra, con el patrimonio cultural universal. La respuesta obvia es: no hay resultados visibles ante lo que se está haciendo desde las instituciones de ámbito universal. ¿Pero porqué? Otra de las preguntas que nos vienen a la mente es: ¿Cuál es la reacción de la UNESCO – http://www.unesco.org/new/es – ante tantos casos de destrucción del patrimonio de la humanidad? Recordemos lo que la UNESCO dice de sí misma: “La UNESCO se dedica a combatir la guerra en “la mente de los hombres” y tiene también la labor de preservar y proteger el patrimonio cultural, el cual es mencionado en su Constitución “universal”. El patrimonio cultural representa lo que tenemos derecho a heredar de nuestros predecesores y nuestra obligación de conservarlo a su vez para las generaciones futuras”*. Señores y señoras de la UNESCO, no lo están haciendo. Estambul, Santa Sofía, los mosaicos que están desapareciendo, son uno de los muchísimos desastres que están ocurriendo en el mundo contra el patrimonio de la humanidad. Es cierto que el mundo tiene muchos problemas inmensamente graves: el hambre, el fanatismo, la ignorancia, la política de los políticos actuales… Pero sí existe un organismo para intentar paliar cada uno de los desastres a los que está abocado este mundo nuestro en el que vivimos, que lo haga, que trabajen.

Señores de la UNESCO, organismo dependiente de la ONU, ¿Y sí hablamos del genocidio cultural o del genocidio a secas? Señores de la ONU, ¿Para qué sirven ustedes? Señor John W. Ashe, ¿está usted ahí?

Matses Tribus enteras de la Amazonia están desapareciendo. El drama humano es terrible,; no son sólo los seres humanos los que desaparecerán para siempre

Sí nadie hace nada para evitar el drama absoluto que está ocurriendo hoy en el Amazonas, no podemos pretender que los organismos universales eviten que el Pantocrátor de Santa Sofía acabe desapareciendo. ¿Cómo podemos pedir que se salvaguarde la cultura como tal cuándo hay tribus enteras que están desapareciendo? Nuestros “responsables” bastante tienen con mantener su lucha por el poder (¿Para qué?), como para que se preocupen de asuntos gravísimos. La defensa del sillón les obliga a tener dedicación absoluta y no hay tiempo para más. Los anónimos, los héroes que están luchando en una guerra perdida de antemano, poco pueden hacer por ellos mismos. Solo gritar: “no habrá paz para los malvados”.

Todo este deterioro es un grito. Toda acción de abandono es un grito. Es un grito desgarrador que ya no cesa. Es un grito desgarrador de absoluta impotencia.

NiñosTribu Estos niños viven en un país, donde se encuentra la selva amazónica. El Amazonas “pertenece” a un país donde se van a celebrar unos juegos olímpicos y un mundial de fútbol

NOTA: No queremos convertir este blog en una plataforma de protesta, para protestar existen otros foros que tienen todo nuestro respeto. Sí gritamos es porque no lo podemos evitar.

(*) Lema de la UNESCO: “Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres”

Una respuesta a “No Habrá Paz para los Malvados

  1. Hola,”tremenda” entrada.Leyendo cosas como ésta , se nos ponen los pelos de punta.Lamentablemente vivimos en una especie de burbuja donde los problemas más urgentes nos pasan a veces desapercibidos,donde nos hemos vuelto unos auténticos egoístas,donde el “Yo” y el “Nosotros” parece que sea lo único que nos importe.Gracias por recordarnos los miles de millones de individuos-personas que habitamos en este planeta ,y gracias por hacernos sentir un poquito culpables.Comparto con vostros lo que decís de la belleza de Estambul,me da mucha pena que algo tan bello pueda estar sufriendo un deterioro “evitable”.Un saludo.Óscar.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros