Museos y sus Fantasmas

Todos hemos visitado algunos lugares que prometían la aparición de al menos un fantasma: catacumbas, museos de los horrores, castillos, casas abandonadas con áticos y pasadizos ocultos, pero no los hemos visto. Y, sin esperarlo, nos damos de narices con ellos en lugares en los que realmente no cuadran demasiado, como es el caso de las impolutas galerías de un museo. Sin embargo, hemos de decir que hay fantasmas que viven en los diez museos que os vamos a nombrar, y están allí por razones que nosotros, simples mortales, solo podemos adivinar.

Deadly Art

  1. EDIFICIO DE LA INSTITUCION SMITHSONIAN.

La Institución Smithsonian abrió sus puertas en 1855, y durante sus 150 años de historia ha acumulado unas cuantas historias sobre fantasmas. Se rumorea que el “Castillo” Smithsonian, la sede administrativa y de información del museo, alberga a muchos de estos residentes espectrales. incluído el fundador James Smithson, cuyo restos están enterrados en el museo desde 1904 (justo entrando en el castillo en la habitación de la izquierda).

El señor Smithson fue desenterrado en 1973 con el fin de comprobar las afirmaciones de que su fantasma vagaba por el museo durante la noche. La apertura de su tumba reveló que el esqueleto estaba, de hecho, todavía en su lugar dentro del ataúd, lo cual no descarta la posibilidad de que su espíritu aún viva en las galerías. (Los científicos del museo tenían otros motivos para desenterrarlo, además de las investigaciones paranormales, pensaban que había unos documentos muy importantes que se habían ido a la tumba con él).

En 2009, Richard Stamm, el curador del castillo, declaraba a la Revista Smithsonian que nunca había visto un fantasma en los pasillos del museo. Pero los avistamientos datan de 1900, cuando el El Washington Post describía el fantasma de Spencer Fullerton Baird, el primer curador del museo, que seguía después de muerto caminando por las galerías. El paleontólogo Fielding B. Meek también se apareció en ocasiones. Este pobre señor murió en 1876, en una de las torres del castillo donde había residido con su gato.

Entre otros fantasmas aparecidos alguna vez se incluyen al explorador Emil Bessels y al secretario Joseph Henry, quienes dedicaron sus vidas al museo. Tiene sentido que sus espíritus permanezcan en el sitio, vigilando que su legado siga intacto.

Deadly Art

2. EL MUSEO DE ARTE DE CLEVELAND.

Claude Monet, uno de los padres del impresionismo francés, fue quizás unos de los pintores más reconocibles en su época, con su larga barba estilo hipster y sus sombreros de bombín. Estos fueron los rasgos que reconoció el personal del Museo de Arte de Cleveland, donde supuestamente fotografiaron al fantasma de Monet inspeccionando el lugar de una nueva exposición: “Painting the Modern Garden: Monet to Matisse“.

“¿Cuáles son las posibilidades de ver a alguien con esa facha y que esté en el museo el día que terminemos la exposición?”, escribió Caroline Guscott, directora de comunicaciones del museo, en un correo electrónico al Cleveland Plain Dealer. En la foto captada por el director de diseño y arquitectura del museo, Jeffrey Strean, el fantasma de Monet aparece en un balcón con vistas al espacio de exposición, directamente encima de una imagen vintage del propio artista. Podría ser simplemente un truco diseñado para llamar la atención sobre la exposición, o podría ser el espectro de Claude Monet supervisando el montaje. El Museo de Arte de Cleveland parece ser un lugar muy atractivo para residentes fantasmales de todo tipo y condición. Este museo tiene varios registros de supuestos eventos paranormales, e incluso ha publicado una entrada en su blog en el año 2010, detallando los encuentros más importantes.

En una de las galerías del museo se apagan las luces al azar y el ex director del museo William Mathewson Milliken ha sido visto vagando por el espacio original del museo, conocido como el Edificio de 1916. Milliken llegó al museo en 1919 y fue ascendido a director en 1930, cargo que ocupó hasta su retiro en 1958. Murió en 1978. Milliken se aparece vestido con una chaqueta de tweed y una carpeta debajo del brazo. Jacques André Joseph Aved, autor del retrato de Jean-Gabriel du Theil en la firma del Tratado de Viena, una pintura al óleo, también ha sido visto observando el cuadro. Y aunque el espacio de la galería donde antes colgaba la pintura ha sido a menudo presa de problemas eléctricos y mecánicos, ahora que no está expuesta, los problemas se han solucionado.

Deadly Art

3. MUSEO DE ALBEMARLE // ELIZABETH CITY, CAROLINA DEL NORTE.

El nuevo edificio del museo no es el que aloja habitantes de otro mundo. Sí lo es Jackson House, la casa donde estaba el museo original y donde vive un fantasma, según el investigador paranormal Mark Anderson de North Carolina Paranormal Research. El museo posee objetos que una vez pertenecieron a una joven que fue asesinada en Elizabeth City (el crimen nunca fue resuelto). Anderson sospechó que podría haber indicios de que los rumores de lo oculto en el área tuvieran algún viso de ser ciertos.

Anderson explicó que la casa de Jackson fue construida en el siglo XVIII por una familia de Carolina del Norte de apellido Jackson. Fue desmantelada y trasladada al museo de Albemarle, y ahí es donde ocurrió lo que Anderson describió como el “evento principal” de su investigación. Durante un recorrido en 2013, una de sus investigadoras sintió una ligera presión en el hombro. Cuando se volvió y vio que no había nadie, pero consciente de que estaba ante un fantasma, preguntó al espíritu si podía hacer algo para ayudarle; la respuesta le llegó en un tono grave y profundo de un hombre que le dijo: “Lárgate”.

Deadly Art

4. MUSEO MERCHANT’S HOUSE. CIUDAD DE NUEVA YORK.

El museo Merchant’s House está encajado entre dos edificios residenciales, en una manzana sin pretensiones justo al este de Lafayette Street. Hay que tocar el timbre para poder acceder a la casa, todavía está poblada por las posesiones – y quizás también por los espíritus – de la familia Tredwell, que vivió allí desde 1835 y 1933.

“La mayoría de los museos de casas históricas tienen que reproducir muebles apropiados para que se ajusten al período histórico, y que en realidad no pertenecen a la casa”, explicó Emily Wright, gerente de comunicaciones y programas del museo. (Wright nunca tuvo una experiencia paranormal, pero dice que ha escuchado informes “convincentes” de otros miembros del personal, voluntarios y visitantes por igual). Sin embargo, la mayoría de los objetos en la casa del comerciante han estado siempre allí y por más de 100 años. Algunos dicen que el hecho de guardar muebles muy antiguos hace que el museo se convierta en un hogar particularmente apto para los espíritus de aquellos que una vez residieron allí.

Cada año, el investigador paranormal Dan Sturges visita el museo para documentar la actividad fantasmal a través de fotografías y grabaciones de audio. “Pudiera parecer que estamos obsesionados con la presencia de fantasmas”, dijo Wright. Sin embargo, los visitantes han tenido avistamientos  que han sido fotografiados y en los que aparecen  miembros de la familia Tredwell, incluída Gertrude, la hija más joven, que murió en 1933; Seabury, el padre; Elizabeth, la hermana mayor; y Samuel, el hermano menor, así como varios sirvientes no identificados.

Deadly Art

5. PENANG WAR MUSEUM // PULAU PINANG, MALAISIA.

El edificio que ahora es el Museo de la Guerra de Penang originalmente fue un fuerte británico construido en el 1930, emplazado encima del Bukit Batu Maung en Malasia, lugar que cayó en una ofensiva japonesa durante la Segunda Guerra Mundial. Los japoneses ocuparon el sitio en los años siguientes, y los lugareños comenzaron a llamarlo “Bukit Hantu” – Ghost Hill, La Colina de los Fantasmas – debido al gran número de prisioneros torturados y decapitados en aquella guarnición.

Aunque restaurado y abierto al público en 2002, los lugares oscuros de su pasado todavía persisten recordando la Guerra de Penang. Bukit Hantu apareció en el episodio 2013 de la serie National Geographic Channel: “Yo no entraría allí”, que lo nombró como uno de los 10 lugares encantados más importantes en Asia.

Deadly Art

6. MUSEO DE CIENCIA E HISTORIA DE FORT WORTH (TEXAS, EE.UU.).

Hace muy poco tiempo una imagen misteriosa apareció recorriendo el museo, algo parecido a un duende, acechando desde el fondo de un área de juegos del Museo de Ciencia e Historia de Fort Worth. Sin embargo, el ex empleado del museo Jim Miller, se apresuró a descartar la autenticidad de la imagen que se había incluso colgado en Reddit. Miller notó que la postura de la figura parecía bastante rara: “tiene una posición demasiado familiar, como de estar guardando los juguetes, algo que nosotros como empleados o incluso algún padre haría”. Aunque hay algunas otras explicaciones que intentan justificar la realidad de la imagen, Miller, que trabajó en el museo durante dos años, también mencionó que había escuchado informes de inquietantes eventos alrededor de la exposición “Titanic”, en la que se habían visto sombras moviéndose que quedaron grabadas en las imágenes de las cámaras de seguridad del museo.

Deadly Art

7. MUSEO FREDERIC REMINGTON. OGDENSBRUG, ESTADO DE NUEVA YORK (EE.UU.).

Al igual que muchas casas históricas que han sido convertidas en museos, el Museo Frederic Remington pudiera dar cobijo a varios habitantes del otro mundo. La mitología reinante del museo, según la directora Laura Foster, es la historia de Madame Ameriga Vespucci, una mujer que viajó a los Estados Unidos en el siglo XIX y que tenía fama de ser “muy famosa” en la zona. Los periódicos comenzaron a informar sobre apariciones en el museo en la década de 1940, dijo Foster, aunque las noticias pudieran haber sido publicadas para aumentar el interés por el museo.

Pero, en marzo de 2015, Freda Gladle, una médium psíquica local, realizó un recorrido por el museo para corroborar los informes sobre fantasmas, acompañada de la voluntaria del museo Donna Wright. La investigación fue simultánea a un estudio de la Clarkson University sobre la calidad del aire en la mansión. Varios estudiantes de pregrado, bajo la supervisión de Shane Rogers, profesor asociado de ingeniería civil y ambiental, investigaron si era cierto que algunos organismos suspendidos en el aire podían provocar experiencias paranormales.

Wright explicó que no había espíritus a tiempo completo residiendo en el museo principal, pero ella y Gladdle encontraron cierta energía residual. (Como describió Mark Anderson, quien investigó el museo Albemarle, la energía residual es “energía que se manifiesta en un área en concreto”). Después de sus investigaciones, aseguraron que existían razones sólidas por las cuales se podría afirmar que un espíritu de mujer habitaba la casa – probablemente Vespucci -. Pero que también existía un antiguo propietario “desagradable” que estaba en el museo, según una transcripción durante el recorrido. Se consiguió fotografiar una imagen que pretende mostrar un fantasma superpuesto en el museo,  posteriormente desacreditada y catalagoda de engaño, aunque este hecho no oscurece la relevancia de ciertos informes sobre otras apariciones sobrenaturales en el museo.

Deadly Art

8. MUSEO DE LA SOCIEDAD FERROVIARIA MAD RIVER & NKP // BELLEVUE, OHIO (EE.UU.).

Estados Unidos parece llevarse la palma en el ranking de fantasmas habitando museos. El Railroad Society Museum, fundado en 1972, se encuentra en una propiedad en Bellevue, Ohio. En 2010, los investigadores de fenómenos paranormales de Ohio realizaron una encuesta en el lugar en respuesta a los rumores de que había actividad paranormal dentro de sus paredes, más concretamente en un tren abandonado allí mismo. El grupo se unió a Deedee Runkle, gerente de la tienda de regalos del museo e hija de su fundador ya muerto. Todos juntos descubrieron que el padre de Mrs. Runkle todavía residía en las instalaciones, “vigilando los terrenos”. También aseguraron ver a otros dos espíritus, posiblemente a la madre de Desde y a un vagabundo fallecido llamado Steam Train Maury Graham, quien alguna vez frecuentó aquellos trenes, y que fue fotografiado de pie en la parte trasera de uno de los furgones.

“No creo que antes se hayan captado y grabado unas psicofonías con tanta claridad [fenómenos electrónicos de la voz] o algún tipo de voz incorpórea o algún tipo de imagen o video”, explicó el investigador paranormal Karlo Zuzic, gerente de proyecto del grupo paranormal. “Los espíritus pueden quedarse pegados a ciertos objetos, es decir, los museos son especialmente muy buenos lugares para que haya apariciones debido a la alta concentración de artefactos alojados dentro de sus paredes”, asegura Zuzic.

Deadly Art

9. MUSEO TORQUAY. TORQUAY, REINO UNIDO.

Los investigadores paranormales tienen dudas acerca de una foto reciente que se hizo en el Torquay Museo en Devon, Reino Unido, en la que se puede ver a una mujer rubia flotando en una exposición. La imagen de la mujer flotando fue capturada en fotografía durante una investigación realizada por los Investigadores Reales de lo Paranormal en mayo, según el Huffington Post, pero incluso estos mismos investigadores han expresado dudas sobre la legitimidad de la imagen.

Ben Radford, un investigador y editor adjunto de la revista Skeptical Inquirer, trasmitió  al Huffington Post la sospecha de que “puede haber algunos trucos aplicados a la imagen”. En cualquier caso, los aterrorizados empleados del museo que viven en un sin vivir, esperan ansiosos las pruebas que demuestren que lo paranormal es real o que se encuentren pruebas de que se trata tan solo de un fraude accidental.

El Museo de Torquay fue fundado en 1844 y posee una densa colección de objetos antiguos. “Hemos tenido mucha actividad espeluznante en el museo. Los libros salen volando de los estantes de la tienda y la gente ha dicho que vio a una dama victoriana con un vestido azul “, dijo Carl Smith, el gerente del museo, al Daily Mail.

Deadly Art

10. INSTITUTE OF TEXAN CULTURES. SAN ANTONIO, TEXAS (EE.UU.).

Aunque el museo nunca confirma o niega la naturaleza de sus sospechas, dos empleados actuales del Instituto, Willie Méndez y Troy Simchak, tuvieron cada uno experiencias increíbles caminando por los pasillos del museo. Méndez parece ser que, de los dos, es quién más claro tiene que se trata de experiencias paranormales: ¿de qué otra manera se puede explicar la “aparición de cuerpo completo” de un fantasma en una de las exposiciones? Fue una mujer nativa americana, probablemente del Caddo, la que se le apareció una vez; también sintió que le tiraba de la camisa, escuchó como pronunciaba su nombre y vio sombras que se movían delante de él. Simchak también se hizo eco de este comentario y, aunque dijo que llegó al museo con una postura escéptica, asegura que escuchó conversaciones entre dientes en tonos apagados sin una explicación razonable.

El museo está ubicado en San Antonio, Texas, cuya historia colonial se extiende hasta el siglo XVIII (es allí donde se encuentra El Alamo). Méndez dijo que las apariciones espeluznantes podrían estar conectadas a la historia enterrada debajo del museo, o a la naturaleza de los objetos antiguos que alberga. Y, además de los sonidos extraños o de aquella aparición ocasional, Méndez manifestó que los dos primeros directores del museo todavía podrían vagar por el tercer piso donde una vez trabajaron. ¿De qué otra manera se puede explicar el olor a tabaco de cereza que a veces impregna los pasillos del museo?

Deadly Art

Nosotros llevamos años visitando museos antiguos, castillos, palacios, catacumbas, cementerios y lugares fantasmagóricos de todo tipo, incluso algunos de los mencionados hoy aquí, pero nunca hemos tenido la suerte de tropezarnos con fantasma alguno. Qué lástima…



Fotografía principal: Deadly Art


Si quieres recibir nuestro newsletter, y/o la bibliografía asociada al artículo, rellena y envía el boletín adjunto, por favor. Si quieres recibir los artículos por correo electrónico completa el campo correspondiente en la página principal del blog.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros