Aproximación al Lenguaje Museográfico Total

La representación de la realidad es un aspecto insustituible en un museo, una herramienta imprescindible. Podríamos ir más lejos: En los museos se concentra la realidad. Tal vez esto es lo único que distingue a la museografía, a partir del proyecto museológico, de otras formas de comunicación científica.

33a23dd9569bea06ab75d9e981238a0fCJWHO

Una conferencia puede celebrarse sin el apoyo de diapositivas, diagramas, o expresión visual. Pero no puede desarrollarse sin el uso de las palabras. Existen películas mudas, pero ninguna  sin imágenes; la radio no se concibe sin sonido. En un museo, no tenemos límite en cuanto al empleo de simulaciones, maquetas, imágenes gráficas, o  nuevas tecnologías, pero sí respecto al uso de las normas de la aplicación del sentido común y la creatividad universal, es decir, que hay recursos que sólo deben utilizarse como accesorios para mostrar la realidad, sin pretender sustituir esa realidad por otra cosa, por un sucedáneo. Cuando se produce esa sustitución, se comete el error de utilizar un lenguaje propio de otras formas de comunicación, no las que se usan en museología moderna, y se da la espalda al uso de un lenguaje adaptado a la comunicación en el museo. La realidad es, pues, la “palabra clave” en el desarrollo de la “museografía total”.

0b20f3a370d0f2f3abd4578a2c2c1418Fast coexist

Por supuesto, muchas realidades no son visibles al ojo humano, bien porque resultan demasiado pequeñas (átomos y moléculas), o demasiado grandes (planeta tierra), o están demasiado lejos (estrellas y galaxias), o son demasiado lentas (el crecimiento de un árbol), o muy rápidas (una bala), o demasiado transparentes (un gas)…. o bien por ser opacas (el cuerpo humano), o demasiado complejas (la mente humana). El lenguaje de la “museografía total” incluye también el concepto de “metáfora museográfica”, algo que facilita al museo el modo de conseguir que los humanos podamos visualizar una realidad invisible. La “gramática museográfica” de la realidad, con el uso de ese tipo de metáforas, nos permite narrar historias y proporcionar al visitante del museo el conocimiento científico, combinando objetos, simulaciones y reproducción de fenómenos.

0648e3c648f1514bc3c19329d5838714Payload

La museología total se hace más evidente en los museos de ciencias modernos. Un ejemplo, es el caso de una exposición llamada “El muro de la geología”, en la que se presentan diferentes fragmentos de roca que muestran la estructura interna de la misma. Se  apoya, además, con experimentos del tipo “se prohíbe no tocar”, y se utilizan granos de arena de diferentes tamaños y colores que nos muestran los procesos geológicos que generaron esas rocas. En otra exposición ,”La selva inundada”, se recrea la visita a una selva amazónica de Brasil y los visitantes pueden observar, por ejemplo, cómo diferentes especies nadan utilizando una estructura reticulada de pies que convergen, lo que constituye una forma de nadar que es también típica de los cocodrilos, tortugas, patos y capibaras. La reproducción del bosque está conseguida a base de interacciones inmersivas y colecciones de objetos que explican los fenómenos que ocurren de forma natural en el interior del bosque. Así mismo, se explica la interacción entre la forma y la función, la hidrodinámica, y la evolución de los tetrápodos.

8728eccb24aac4636bbf1842323fd328Archivo EVE

Hay exposiciones en las que se aplica la “museografía total”, recurriendo, por ejemplo, a tres maneras de hacer visible un fenómeno invisible, como es el caso del movimiento browniano (visualizar el movimiento aleatorio de las partículas suspendidas en un líquido o un gas, como resultado de las colisiones con las moléculas en el líquido que las rodea). Para ello utilizan la observación natural a través de un microscopio, una simulación realizada en una computadora, y una comparación museográfica, recurriendo a un conjunto de bolas de metal que se mueven de una manera prefijada y chocan con un disco de color rojo sobre una superficie sin fricción(esto hace que el disco se mueva de acuerdo al movimiento browniano).

f54a8d2a6d5101b0855a5b172a375f2fPresent and correct

Actualmente se están desarrollando nuevos conceptos museográficos. Un museo-observatorio tiene como objetivo fomentar el conocimiento y la apreciación de un área natural mediante la combinación específica del concepto de la museología total y del diseño arquitectónico. Por ejemplo, en un supuesto “Museo del Bosque”, el edificio se integraría en el entorno natural y la topografía de la tierra. La exposición podría consistir en un estanque al aire libre con animales y plantas vivas. Los visitantes pueden observar el estanque, en el interior del museo, desde diferentes localizaciones: desde arriba, desde el nivel del suelo, bajo el agua, con el uso de microscopios, e incluso desde el subsuelo (haciéndose una sección transversal de los sedimentos del estanque).

174acfda77e2a8c75ccf1310b4675254Web Sourcing

A lo largo de este paisaje natural, la instalación de una variedad de experimentos interactivos ayuda a explicar conceptos tales como la tensión superficial, la flotabilidad, la capilaridad, la radiación y la fotosíntesis. El éxito en el desarrollo de la idea de un museo-observatorio requiere, desde el principio de su diseño, de un buen entendimiento entre los profesionales museólogos que conceptúan el contenido, los museógrafos que diseñan, y los arquitectos que crean el edificio y otras estructuras, algo que es muy poco frecuente – normalmente se diseña el edificio, se construye y, una vez ya terminado, se llama a los especialistas museólogos y museógrafos -. Nunca entenderemos esa forma de hacer mal las cosas.

0dd79997706894c76c7ba4effeb6c6b4Archivo EVE

Necesitamos realidad, dadnos realidad

¿Qué es lo que los museos hacen mejor que cualquier otra institución? Los museos tienen la capacidad de crear la diferencia del antes y después para los visitantes, y el uso de la museología total es la forma ideal para lograr esta diferencia. El museo es algo”único” para explicar y mostrar la etapa más importante del proceso cognitivo: El principio. Cuando pretendemos que las personas se trasladen desde la indiferencia hacia las ganas de aprender, no hay nada como la realidad para proporcionar ese estímulo. La realidad estimula más que cualquiera de sus representaciones, como pueden ser los videos, libros, simulaciones, las imágenes y las palabras.

b376d034712e4cb95cb0ab99ab50d9e8Nicholas di Genova

Y aquí llegamos a la colosal contradicción que marca nuestra época: La humanidad ha conquistado el mundo con el conocimiento científico, pero le falta el estímulo para consolidarla. Tenemos un problema muy serio, incluso en las sociedades más desarrolladas. Todos los votos tienen el mismo valor en una democracia, y sin embargo, la ciencia, que es la forma de conocimiento más relevante para tomar decisiones fundamentales sobre cuestiones que afectan a nuestras vidas (por ejemplo, la energía, la higiene, la salud, la ética de la ciencia, el medio ambiente, y la tecnología ), está fuera del alcance de la gran mayoría de las personas. Un museo de la ciencia, que utiliza la realidad en su lenguaje museográfico, es particularmente importante a la hora de influir positivamente en este punto.

8f785589782b140de2448999d82b8c68Ian Claridge

Evaluando los procesos

¿Cómo evaluamos si las exposiciones realmente ofrecen a los visitantes un estímulo para captar el conocimiento científico, el método científico y la opinión científica? Los museos generalmente se esfuerzan por mostrar sus cifras de visitantes. Este es un mal hábito, como siempre hemos dicho. El número de visitantes debe preocuparnos, especialmente si no hay ninguno, o muy pocos, pero no aporta ideas de cambio en la audiencia. Lo verdaderamente importante es que un museo estimule a la gente a leer libros, hacer preguntas, a tomar decisiones diferentes y, sobre todo, a tener conversaciones. Basándonos en nuestra experiencia, sabemos que un museo que utiliza la realidad en su lenguaje museográfico, crea una atmósfera especial de credibilidad entre los visitantes del museo(al igual que la atmósfera que se necesita para generar conversaciones y discusiones), y plantea temas cruciales como el de la energía, la contaminación, la biodiversidad y la conservación. Sin embargo, en esta línea, queda mucho trabajo por hacer, muchísimo.

83997ad85784a01c2afc9e2b5ab73c85Jared Erickson

La museología total ya está en el aire como una tendencia en los museos de hoy en día, principalmente en los de ciencias, sin eliminar los objetos expuestos, ofreciendo cada vez más piezas originales y también siendo cada vez más y más interactivos. Para consolidar estas tendencias, sugerimos que los museos se esfuercen en ofrecer a los visitantes la comprensión del mundo a través de la realidad mostrada a partir del uso de la museografía total.

f4291414980e78048617528165a38987Dropular

Los museos en 11 aforismos

En los museos, nos encontramos con la palabra escrita, la palabra hablada, sonidos, imágenes y simulaciones, pero sólo una cosa es específica y vital para el lenguaje museográfico: la realidad.

  1. Un museo es un espacio de encuentro dedicado a proporcionar el estímulo para conseguir conocimiento, los métodos utilizados para adquirirlo, y las opiniones que surgen al tenerlo.
  2. La realidad se proyecta sobre los objetos que se extienden a través del espacio y de los fenómenos que ocurren a través del tiempo.
  3. La realidad en museografía tiene varios grados: Un pez nadando en la naturaleza es más real que un pez nadando en un acuario, que es más real que un pez fosilizado, que es más real que la escultura de un pez.
  4. Una copia puede ser 100% real… ¡Como copia!
  5. Una pieza de museo real no puede ser reducida a cualquiera de sus representaciones.
  6. Los museos presentan la realidad, todo lo demás (libros, películas, conferencias, etcétera.) se representa a sí mismo.
  7. El lenguaje museográfico combina tres clases de conceptos: los objetos, los fenómenos y las  metáforas (con todas sus combinaciones).
  8. Colocar una pantalla que pretenda sustituir una parte de la realidad es admitir el fracaso de un proyecto museográfico.
  9. La tecnología tiene fecha de caducidad (su validez se mide en años); la realidad no (su validez se mide en millones de años).
  10. El mejor estímulo para el conocimiento es la contradicción que se da entre lo que se ve en la realidad y la comprensión que uno tiene de ella. Un buen museo no elude las paradojas, sino que las propone.
  11. El lenguaje museográfico debe basarse en el estímulo y, un buen museo, al igual que un bosque lleno de vida, ha de ofrecer una gran cantidad de estímulos que cada visitante encontrará por su propia cuenta.

d63b20867034c9309dfe0b15a7b5c559Toko

Para nosotros es muy importante saber qué piensas sobre nuestro blog; cualquier comentario que nos dejes es muy valioso para que podamos mejorar sin tirar de intuición, que normalmente falla. Os lo agradeceremos.

RECURSO:

Jorge Wagensberg, “La revolución del lenguaje museográfico”

http://www.espacociencia.pe.gov.br/wp-content/uploads/2016/08/16.-Thema.pdf

Foto principal y para redes sociales: National Museum of Science and Technology (Suecia)

Recursos: SciFlo Brasil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s