Museografía de lo Cotidiano

Podríamos reconocer que todo espacio cultural y natural puede ser experimentado como una vivencia en un museo, por el hecho de estar haciendo un recorrido ante la presencia simultánea (real y/o virtual) de dimensiones educativas y lúdicas en la exposición real, natural o ficticia de una realidad histórica, natural o científica. Dicho de otra manera menos enrevesada, podemos disfrutar de la experiencia de recorrer, de una manera ordenada, un espacio didáctico al que consideramos experiencia museográfica, siendo esa “nuestra vivencia” en el museo, como mencionábamos en el artículo de ayer.

pieza_4_ingles_aotwConsejo Norte Cultura

Es importante que señalemos que los elementos concretos y específicos de toda experiencia museográfica en el recorrido (elementos rituales, lúdicos y didácticos) constituyen, en su conjunto, los elementos diferenciadores (paradigmáticos) de la experiencia museográfica. La experiencia de recorrer un espacio cualquiera puede (debe) ser ordenada en términos narrativos, como parte de una secuencia cronológica con un principio, una desarrollo y un final. Las unidades de esta secuencia son, entonces, los elementos base de comprensión, entretenimiento y aprendizaje en la experiencia museográfica.

teatro_mae_de_deus_-_anuncio_gringo-03_2400Teatro Madre de Dios

Podemos destacar una visita ritual, centrada en la experiencia propia del museo como tal, templo de las musas, organizada alrededor de los espacios y los objetos o contenidos. Otro área a destacar es el relacionado con la dimensión didáctica del museo, la parcela educativa, centrada en la experiencia de convertirnos en mejores personas – perdonad que lo expresemos así, pero es que nos gusta mucho pensar en esa dimensión de mejora personal a partir del aprendizaje dentro el museo -, adquiriendo nuevas perspectivas, y organizada a partir de conceptos, emociones y sensaciones – incluso sobre planos afectivos -. Y, para finalizar, continuaremos dentro de la dimensión lúdica, centrada en la experiencia de jugar con las posibilidades que nos brinda el mundo imaginario, lo deseable apelando a nuestra capacidad de volver a ser niños y niñas.

lord_raevskiy_aotwDepartamento de Arte y Cultura del Ayuntamiento de Moscú

Estas dimensiones dentro del museo que os mencionamos, tienen como objetivo mostrar los alcances que forman parte de algunos de los conceptos fundamentales de la teoría museográfica moderna, en la relación entre lo que es el espacio museográfico y la propia experiencia museográfica. Estos conceptos tienen una influencia que rebasa el terreno de lo que hasta hace muy poco era considerado como el objetivo de los estudios de museografía, y la razón no es otra que ahora nos centramos en fusionar los elementos diferenciados (contextualizadores) y los contenidos (objetos de la exposición) en una única experiencia en la visita cotidiana al museo.

the_ultra_asian_1Yoshida Hideo Memorial Foundation

Considerando que todo espacio en el museo puede ser recorrido como parte de una experiencia museográfica, integramos en un solo elemento las diferentes dimensiones fundamentales de toda la experiencia en la visita al museo. Debemos simplificar intentando ofrecer al visitante todo el saber y el conocimiento que contiene el museo, en una visita-experiencia personal reconfortante en lo agradable, fluido, sencillo, impactante y sorpresivo. Los puristas podríamos denominar estas dimensiones como historiográficas, sociológicas, efectivas y rituales (nada menos). Estas dimensiones corresponden a las mismas que se dan en cualquier otro campo del ámbito de la lectura cultural, como puede ser una película, una obra de teatro, incluso la admiración de un  paisaje.

craftsmanMCEL MFW

Actualmente, los estudios museográficos han adquirido un alto grado de especialización, y eso es en lo que ha ganado la experiencia en el museo, pues hoy en día se ha podido aplicar esa experiencia. La teoría museográfica ha dejado de ser una especialización desordenada y dispersa para convertirse en una técnica organizada al servicio de la cultura contemporánea, expandiéndose para ajustarse a una teoría general del espacio del museo.

internationalPúblico

Actualmente, los museos tienden una fuerte tendencia a abrirse a toda clase de público, ya no se fijan exclusivamente en los eruditos, y los estudios de museográfia son cada vez más interdisciplinares y especializados en lo universal de la cultura de los museos, potenciando al máximo la fuerza y posibilidades de la experiencia cultural de todos y cada uno de nosotros, sin prejuicios. Los espacios deben esforzarse por atraer la atención de los visitantes. Si un espacio vacío puede competir en riqueza y diversidad al convertirse en un espacio museográfico actualizado y profesional, le habrá llegado el reto de mantener y ofrecer ese potencial didáctico para toda clase de visitantes exigentes, algunos muy distraídos y poco confiados. La diferencia ya no sólo radica en la naturaleza de los museos sino en la experiencia memorable que cada unos de ellos puede ofrecer a sus visitantes.

LeMadBotticelliLe Soir / Le Mad: Boticelli

Nos gustaría que nos dijeras qué piensas en relación a nuestro blog; cualquier comentario que nos dejes es muy valioso para que podamos mejorar sin tirar de intuición, que normalmente falla. Os lo agradeceremos.

Foto principal y para redes sociales: Süddeutsche Zeitung

 

 

 

Anuncios

3 Respuestas a “Museografía de lo Cotidiano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s