Museos y Arquitectura (ICOM)

Referencias: André Desvallées y François Mairesse (Eds.). Key Concepts of Museology. 2010. Disponible en 9 idiomas en: http://icom.museum/professional-standards/key-concepts-of-museology/

Alguien muy cercano a nosotros nos comenta que nuestras entradas se están desviando desde hace un tiempo hacia lo muy técnico, y que ya no dejamos apenas espacio al romanticismo, a la espontaneidad, a la visión nostálgica, a la descripción recreada y literada sobre los museos y a las reflexiones muy personales sobre lo divino y lo humano. Es muy difícil averiguar qué es lo qué realmente os interesa saber o conocer sobre el mundo de los museos que no sepáis, y sobre aquello que nosotros seamos capaces de hablar. Sabemos que los que nos seguís sois mayoría relacionada, de una forma u otra, con el mundo museal, por lo que no habría entonces duda a que dirección editorial debemos apuntar. En cualquier caso, creemos que es útil desarrollar esta labor, aunque modesta, de difusión y conocimiento, evolucionando por épocas – a lo largo de semanas, días y horas (500 entradas llevamos escritas hasta el momento) -, y en ocasiones por puros estados de ánimo. Comenzar ahora con el diccionario imprescindible de los términos museológicos nos parece fundamental para todos los que améis los museos tanto como lo hacemos nosotros. Si os parece un rollo nos lo decís e intentaremos resolverlo al gusto de todos. En cualquier caso, os agradecemos de corazón que nos leáis, para nosotros contar con vosotros es un orgullo y un enorme placer. ¡Gracias a todos!

royal_ontario_museum_daniellibeskind010507_4Museo Real de Ontario (Canadá)

ARQUITECTURA DE MUSEOS

s. f. Equivalente ing.: architecture; fr.: architecture; al.: Architektur; it.: architettura; port.: arquitectura; br.: arquitetura.

La arquitectura museal se define como el arte de concebir y adecuar o construir un espacio destinado a abrigar las funciones específicas de un museo, en particular las de exposición, conservación preventiva y activa, estudio, gestión y recepción.

artscience-museum-2Museo de las Artes y Ciencias de Singapur

Desde la invención del museo moderno, hacia fines del siglo XVIII y principios del XIX, paralelamente a la reconversión de antiguos edificios patrimoniales, se desarrolla una arquitectura específica que, a través de exposiciones temporarias o permanentes, se vincula con las condiciones de preservación, investigación y comunicación de las colecciones. Dan testimonio de ello las primeras construcciones, tanto como otras obras más contemporáneas. Precisamente, es el vocabulario arquitectónico el que condiciona el desarrollo de la noción de museo. De este modo, la estructura del templo con cúpula, fachada porticada y columnata se impone al mismo tiempo que la galería, concebida como uno de los principales modelos para los museos de bellas artes. La misma da lugar, por extensión, a la denominación Galleria en Italia, Galerie en Alemania y Gallery en los países anglo-americanos.

1200006570_largeMuseo de Arte de Denver (EEUU)

Si bien las construcciones museales están siempre orientadas hacia la conservación de las colecciones, evolucionan a medida que los museos van desarrollando nuevas funciones. Es así como después de buscar soluciones para una mejor iluminación de los objetos expuestos (Soufflot, Brébion, 1778; J.-B. Le Brun, 1787) a fin de otorgarles una adecuada distribución dentro del conjunto del edificio (Mechel, 1778-84) para estructurar mejor el espacio de exposición (Leo von Klenze, 1816-30), se cobra conciencia, hacia comienzos del siglo XX, de la necesidad de aligerar las exposiciones permanentes. A tal efecto, se crean las reservas, ya sea sacrificando salas de exposición, acondicionando espacios en subsuelos o construyendo nuevos edificios. Por otra parte, se procura neutralizar, de la mejor manera posible, el entorno de los objetos expuestos, aún a costa de resignar una parte o la totalidad de la ornamentación histórica existente. Estas mejoras son facilitadas por el advenimiento de la electricidad que permite reconsiderar completamente las formas de iluminación.

dezeen_Danish-National-Maritime-Museum-by-BIG_11sqMuseo Nacional de la Navegación de Dinamarca

Durante la segunda mitad del siglo XX surgen nuevas funciones que conducen a la realización de modificaciones arquitectónicas de mayor envergadura, como ser la multiplicación de exposiciones tempo- rarias que permite una distribución diferente de las colecciones entre los espacios de exposición permanente y aquellos de las reservas; la creación de talleres pedagógicos; el desarrollo de estructuras de recepción y descanso concebidos como grandes espacios ad hoc y el incremento de bibliotecas, restaurantes y tiendas destinadas a la venta de productos derivados. Paralelamente, la descentralización debida al reagrupamiento y la desviación a terceros de ciertas funciones, exigen la construcción o replanteamiento de algunos edificios autónomos específicos: en primer lugar, los talleres de restauración y los laboratorios especializados al servicio de varios museos; más adelante, las reservas instaladas fuera de los espacios de exposición.

dezeen_Stedelijk-Museum-Amsterdam-by-Benthem-Crouwel-Architects_ss_1Museo Stedelijk de Amsterdam (Holanda)

El arquitecto es quien concibe y diseña el proyecto de un edificio y luego dirige su ejecución. Dicho de manera más amplia, es quien dispone la envoltura que alberga a las colecciones, al personal y al público. Desde esta perspectiva, la arquitectura aborda, en el seno del museo, el conjunto de elementos vinculados al espacio y a la luz. Estos aspectos, en apariencia secundarios, son determinantes en lo referente a la significación requerida (ordenamiento cronológico, visibilidad para todos, neutralidad del fondo, etcétera). Por lo tanto, los edificios de los museos deben ser concebidos y construidos de acuerdo con el programa arquitectónico establecido por los responsables científicos y administrativos del mismo. Sin embargo, las decisiones concernientes a la definición de dicho programa y a los límites de intervención del arquitecto no siempre se distribuyen de esta manera. Como arte o como técnica de la construcción y de la refuncionalización de un museo, la arquitectura puede presentarse como una obra total, capaz de integrar el conjunto del dispositivo museal. Esta perspectiva, reivindicada por algunos profesionales, sólo puede ser encarada en la medida en que los mismos incorporen la reflexión museográfica, lo que aún está lejos de suceder. Los programas solicitados a los arquitectos suelen incluir los equipamientos interiores, dándoles la posibilidad – si no se hace ninguna distinción entre los componentes generales y la museografía – de dar libre curso a su “creatividad”, a veces en detrimento del museo. Algunos se especializan en la realización de exposiciones, convertidos así en escenógrafos o “expógrafos”. Son pocos los que pueden reivindicar el título de museógrafos, a menos que sus estudios incluyan esta competencia específica.

exterior-wide-angle-high-resMuseo Salvador Dalí de San Petersburg (Florida, EEUU)

Las posturas actuales de la arquitectura de museos descansan en el conflicto existente entre los intereses del arquitecto (valorizado hoy por la visibilidad internacional de este tipo de construcciones) y los de quienes están vinculados con la preservación y la puesta en valor de la colección y también con la consideración del bienestar de los diferentes públicos. Esta cuestión ya había sido puesta en evidencia por el arquitecto Auguste Perret al decir: “un navío para que pueda flotar, ¿no debe ser concebido de manera muy diferente a una locomotora? La especificidad del edificio del museo incumbe al arquitecto, quien creará el órgano inspirándose en la función” (Perret, 1931). Una mirada sobre las creaciones arquitectónicas actuales permite advertir que, si bien la mayoría de los arquitectos tienen en cuenta las exigencias de un programa, muchos continúan privilegiando la estética visible del objeto por encima de sus bondades intrínsecas.

NEWSLETTER EVE:

Todos aquellos que no recibís y que os puede interesar recibir nuestro newsletter, solo tenéis que facilitarnos vuestra dirección de e-mail rellenando el formulario de abajo. Ya sabéis que os podréis borrar de la lista en cualquier momento. Gracias por vuestro apoyo.

BannerCursosJunio2015 2

Fotografía principal y para redes sociales: Boceto de Renzo Piano para el Museo de Arte Americano Whitney (NY, EEUU)

8 Respuestas a “Museos y Arquitectura (ICOM)

  1. No sé si ha habido un error en el servidor , por lo que intentaré reescribir mi comentario.
    Buenas tardes,no sé si el estar de acuerdo con ese alguien que os susurra al oído es bueno o no , desde luego malo no , ha dicho cosas muy bellas sobre lo que contais.
    Es cierto que , de un tiempo a esta parte , no os sigo tan asiduamente, os ojeo ,por encima, porque me pierdo entre tanta terminología.
    Creo que sois excelentes profesionales y que vuestra didáctica es de elevadísimo nivel , y que , por supuesto el público que os sigue está super satisfecho.Ignoro si los 5000 seguidores pertenecen todos al gremio museográfico o no , no obstante echo de menos esos otros
    artículos donde hablabais del del museo como algo con “vida” .
    Entiendo que os traeis entre manos entradas que necesitan ser explicadas suficientemente , empleando varios días en ello .Quizás , pues , ahora no es el momento , pero igual más adelante , encontrais espacio para ese otro tipo de artículo con algo más de ensoñación .Espero que vuestros miles de seguidores no se me echen encima por este comentario , pero es lo que pienso.úLTIMAMENTE tengo la sensación de asistir más bien a cursos de formación , porque el contenido es tan bueno y completo que así lo parece.En este caso , una suerte para todos aquellos que se van a formar exhaustivamente con tan sólo teclear el nombre de vuestra página.

    Enhorabuena por vuestro impecable trabajo.
    Un abrazo.Jorge.

    • Hola Jorge, gracias de corazón por tu opinión. El fondo de la cuestión es encontrar la inspiración día tras día para saber qué escribir cuando nos ponemos al teclado, listos para publicar una nueva entrada – ya son 700 -. Hubo un tiempo en el que nos encontrábamos especialmente sensibles por razones personales y eso nos llevaba a “descargar” tensión emocional compartiendo pensamientos y emociones con las personas desconocidas que nos leen como tu, que iban aumentando en número progresivamente y que nos aportaban la necesidad de ser responsables en todo aquello que queríamos y queremos compartir con vosotros relacionado con los museos y su mundo. Ahora seguimos sensibles pero de otra manera quizás. También es cierto que ciando abrimos el capítulo de la formación nos volvemos, queramos o no, profesores. Tenemos la suerte de que nos consultan cosas desde muchos países del mundo y eso influye a la hora de direccionar la temática de nuestras entradas. Hoy hemos tenido una idea y es que, lo mismo que los viernes publicamos viajes alrededor del mundo para visitar museos (Agendas Mundi), otro día de la semana nos abandonaremos a la ensoñación y a las emociones para escribir lo que surja, sin didactismo ni términos complejos. Creemos que va a ser lo mejor. Al menos a nosotros nos va a dar la oportunidad de sentirnos satisfechos con el reencuentro de las sensaciones que se van convirtiendo en palabras. Gracias Jorge por habernos hecho reflexionar un poco más sobre todo esto. Un abrazo.

  2. Hola.Desde hace meses,sigo a diario vuestras entradas,me parecen muy buenas, de gran altura profesional.Estoy ligada profesionalmente al mundo de la museología y sólo puedo felicitaros por vuestro trabajo, me aporta cosas interesantes.
    Sin embargo,hoy, después de leer un comentario que os han hecho, he sentido curiosidad por entradas vuestras de hace tiempo(animo a ojearlas a quien no las conozca) , a las que no había accedido y tengo que reconocer que tienen un “algo” especial,lo que supone un plus, ya que además de entendidos en la materia, sabeis escribir bonitas historias.Egoistamente podría decir que prefiero la línea que seguis actualmente,por lo que me aporta,pero entiendo ese comentario.Supongo que es difícil contentar a todos.Lo que sí quería añadir es mi admiración por los “susurradores amigos”, esos que desde la segunda línea, casi en la sombra y con discreción, nos “advierten” de cosas.Nos susurran cosas que ni nosotros, ni los que están en nuestro grupo de trabajo detectamos.Lo digo por experiencia.Nos sugieren con cariño y a veces a riesgo de grangearse un mal comentario por nuestro ego herido.Siempre tendremos cerca al pelota que nos aplaude indiscriminadamente,sin mucho criterio,para tenernos contento, o quien sabe para qué,pero tener un “susurrador amigo”no tiene precio.Son ellos, con su peculiar punto de vista , los que nos permiten ver las cosas de otra forma y eso siempre enriquece.No sé si os sirve de algo mi comentario.
    Con todo, como decía al principio, yo estoy encantada con vuestras entradas actuales , asi que enhorabuena.
    Un saludo .Elena.

    • Querida Elena, muchísimas gracias por tu comentario, gracias de corazón. Como le decíamos a Jorge, es complicado elegir los temas después de 700 entradas -tenemos 200 no publicadas -. Cuando hablas de las bonitas historias nos da una punzada de nostalgia recordando en qué condiciones escribimos lo más íntimo, las entradas más personales, lo que está más relacionado con nuestras emociones y no tanto con nuestro saber y experiencia profesional. Es cierto que hemos escrito entradas verdaderamente personales, compartiendo pensamientos y experiencias muy nuestras, casi impublicables, no sin cierto pudor, o bajo mucho pudor mejor dicho, pero necesitábamos escribirlas como un ejercicio de liberación. Ahora, hoy, no tenemos esa necesidad porque nos ha cambiado mucho la vida después de cientos de entradas. Se nos ha cambiado la existencia totalmente, y eso está influyendo absolutamente en el tono de lo que escribimos. Ahora nos hemos mudado a un país absolutamente extrovertido, en dónde casi no tenemos tiempo a hacer ejercicios de abstracción. Resulta ser un contrasentido curioso; miramos por la ventana y nos distraemos muy preocupados por la llegada del próximo huracán y que no se nos inunde la casa – como ya ha ocurrido -, siendo necesidades que nos vuelven más mecánicos en alerta que poetas. Es así de sencillo y complejo a la vez. Al final del camino creemos que, como le decíamos también a Jorge en su comentario, no debemos perder nuestra inocencia haya huracanes o no, por lo que no vamos a dejar ya nunca de abrir nuestra alma y corazón de vez en cuando, a todos los que lo queráis compartir con nosotros un momento de intimidad siempre relacionado con los museos, eso no va a cambiar. Un fuerte abrazo Elena.

  3. Felicidades a ese “alguien cercano” por recordarnos-recordaros , la belleza de cosas que escribisteis.Felicidades por ,sin afán de protagonismo ,haberoslo dicho” bajito”pero ,seguro, con mucho cariño.Gracias “alguien cercano” .
    Me hace sentir incómodo por no haberme atrevido a exponeroslo si lo pensaba igual que el , intentando ser políticamente correcto.
    Queda claro que vuestra línea actual es la que es , y lo entiendo , una página se debe a su público masivo, y os agradezco ese espacio que destinareis a reencontraros con la poesía.Ojalá las nuevas circunstancias y el continuado ejercicio de la didáctica al más puro estilo tradicional no os hayan cambiado a la hora de” percibir” ,creo que teniais entradas de auténtica belleza ,y eso nos emociona a todos ,independientemente de los intereses personales de cada uno
    Un saludo.

    • Gracias Ernesto por tu comentario. Los apuntes al oído de alguien que nos quiere siempre hay que tenerse en cuenta, se escuchan para aprender y mejorar siempre. Como ya comentábamos anteriormente, es muy complicado elegir temas de forma espontánea sobre todo cuando se escribe desde el corazón, cuando los sentimientos brotan para convertirse en palabras. Aquí nos ha “traicionado” nuestra dedicación didáctica real ya que somos profesores además de museólogos y eso a veces predomina sobre todo lo demás. Son muchas las preguntas “entre bambalinas” que nos hacen sobre el mundo de los museos, fundamentalmente alumnos y trabajadores relacionados con la museología y por eso ese cambio de rumbo editorial que vamos a reorientar. Intentaremos satisfacer a todos escribiendo desde el corazón si surge al menos una vez a la semana y si no surge pues intentaremos hablar de forma desenfadada dejando aparcada por momentos la didáctica museológica. Nos aterra aburrir, eso es cierto, pero también nos da miedo que lo que decimos no sea útil, no tenga un fondo de conocimiento, de expresión de un conocimiento aunque éste no sea extenso. De cualquier forma, vamos a ver que surge y vosotros opinaréis si es para bien o no. Te enviamos un fuerte abrazo Ernesto.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros