El Museo Local Produce sus Películas

No les obliguemos a leer, enseña la historia con el uso de audiovisuales.

Tal y como están las cosas, debemos acostumbrarnos a solucionar problemas y satisfacer las necesidades del museo por nosotros mismos, aquellos que trabajamos para lograr su supervivencia, nos implicaremos en toda clase de tareas. Hemos comentado en alguna ocasión, lo importante que es narrar y mostrar la historia sin necesidad de acudir a los consabidos paneles llenos de texto que aburren a todo el mundo. En este camino hacia la modernización y actualización de las exposiciones del museo local, la incorporación de los medios audiovisuales para explicar esas historias es muy importante, es fundamental y si nos lo permitís, es ya obligatorio. Pero os preguntaréis, si no somos profesionales de la producción audiovisual, ¿cómo podremos hacer esto que nos decís que es obligatorio? Vayamos por partes; lo primero es disponer de un guión, es decir, saber que es lo que les vamos a contar a nuestros visitantes sustituyendo paneles por vídeos, teniendo en cuenta que tenemos visitantes de todas las edades, de diferentes perfiles sociales, e incluso es posible que algún extranjero se deje caer de vez en cuando. No dispondremos de muchos monitores o pantallas para que los visitantes puedan visualizar los vídeos, deberemos seleccionar que es lo más importante que deben saber y ajustar ese conocimiento a dos o tres vídeos a lo sumo.

Icons002-600x600Silence Television

Nosotros pensamos que la atención del visitante de un museo hacia un audiovisual decae hacia el minuto 3, y menos en el caso de los más pequeños. La duración por tanto de la película/audiovisual no debería exceder ese tiempo. Consideramos que un vídeo de entrada, explicando lo que nos vamos a encontrar en el museo a nivel general, es muy importante; como si fuera un trailer del museo en vez de una peli. Ya tenemos uno de los tres audiovisuales. Los otros dos o tres que nos quedan deberían dedicarse a explicar las piezas más importantes del museo, o el significado de una sala completa – esta es una muy buena opción -. Aquellos paneles enormes que habíamos usado para explicar generalidades ahora que sean sustituidos por los vídeos. Bien, llegados a este punto y suponiendo que hemos escrito los guiones de los tres vídeos de tres minutos de duración, llega la hora de producir los audiovisuales. Deberemos hacer un ejercicio de abstracción y pensar que somos George Lucas o Steven Spielberg, pero no os preocupéis porque en realidad esto no es necesario en absoluto.

4po3-550x478X Ray Objects, FuBiz

Lo primero es hacerse con las herramientas de producción audiovisual. Un smartphone de los modernos puede ser perfectamente una cámara de vídeo, muy fácil de usar. Necesitaremos también un ordenador que no sea una patata y que tenga instalado un programa de producción y retoque audiovisual. Si no lo tenemos, podemos bajar uno gratis desde internet. Dependiendo de si trabajamos con Windows o con Mac, hay unos programas u otros. En el caso de Windows PC, va bien el programa Windows Movie Maker y con el sistema Mac va muy bien el programa iMovie que viene de serie también en los ordenadores de Apple. Pues bien, estas son las herramientas básicas que harán posible que nuestro museo local muestre al menos tres vídeos formativos, siempre y cuando encontremos al equipo creativos, es decir, a los “cineastas”.

 Ver lo que hacen los grandes museos nos puede inspirar y enseñar

Si ya disponemos del guión de cada vídeo, debemos comenzar a filmar película. Una buena forma de guiarse en cómo se debe hacer un audiovisual corto y formativo, está en la red, todo está en la red. Existen sitios web de museos que disponen de vídeos y de tutoriales de como usar esos programas de edición audiovisual; echemos un vistazo a esos vídeos y analicemos como están hechos, que cuentan y como lo cuentan. La experiencia en combinación con nuestra imaginación más un poco de técnica pueden dar resultados espectaculares. La realización de los documentos audiovisuales, en general, se resume en 5 puntos:

1. Debemos crear documentos audiovisuales de libre configuración, es decir, utilizar todas aquellas fuentes históricas susceptibles de ser usadas (vídeos y fotografías de archivo) y ponedles vuestra propia voz en off; vosotros mismos podéis narrar la historia que queráis contar.

2. Mezclad todas aquellas fuentes históricas susceptibles de ser usadas y subtituladlas; el reportaje aquí podría ser música o con sonido de fondo, musical o efectos de sonido. El recurso de usar títulos y subtítulos es importante porque existen personas con dificultades auditivas.

3. Podemos aprovechar las imágenes de librerías audiovisuales libres de derechos de reproducción y acoplarlas a nuestra historia audiovisual. Lo mismo ocurre con la música de las librerías de sonido con derechos de libre reproducción.

4. Podéis reproducir voces y sonidos que provengan de otras fuentes y en mp3 para enriquecer vuestro audiovisual: un trozo de discurso, el ruido de una batalla, sonidos de una calle, etcétera.Todo aquello que refuerce la idea del guión.

5. Filmad objetos, ya sean originales o replicas e incorporarlos a la producción audiovisual. También se pueden hacer fotografías y añadirles barrido de movimiento, los propios programas de edición de vídeo facilitan estos efectos. Así podremos explicar lo que estos objetos son y su contenido histórico o mecánico para reforzar su comprensión.

1177459817659_SsZTu0Rt_lA Day with Mickey Mouse Club, Retronaut

Ahora solo quedaría ir a una gran superficie y comprar tres pantaletas con sus reproductores de dvd para colocarlos en los sitios estratégicos del museo y que se puedan visualizar en bucle. Es posible que tengáis que reforzar el sonido con un par de altavoces por monitor, pero no os asustéis porque los hay muy baratos, como también hay monitores y reproductores a muy buen precio también. Pues ya sabéis, ánimo y a producir vuestras propias películas, vuestros visitantes os lo agradecerán.

 Foto de portada y redes sociales: Outdoor Cinema for sale

Tus comentarios son muy importantes para nosotros