Ideas para el Museo Local – IXX

No hay que empeñarse en sorprender; debemos impulsar el pensamiento generando emociones.

Una famoso teórico al que admiramos especialmente comentaba en una ocasión haber oído decir a “un predicador de museos”, que a él le gustaba que sus creaciones museográficas sorprendan al visitante al museo. En efecto existen soluciones en las artes escénicas que lo que buscan es sorprender al espectador, causar un impacto visual; pero en estos tiempos que corren, sorprender resulta difícil corriendo el riesgo además de distorsionar el mensaje museológico, hacer que el mensaje del contenido del museo hacia el visitante se difumine, hasta que se disperse totalmente en la nada del conocimiento. Cuándo asistimos a espectáculos de ópera, sentados ya en nuestra butaca, a punto de que comience el espectáculo, estaremos deseando que cuando se abra el telón la escenografía nos sorprenda, nos fascine. En la ópera, como en el teatro, la sorpresa, lo sorprendente, es un factor muy valorado por el espectador. El visitante a un museo no es solo un mero espectador; con el museo esto no funciona así.

selection-du-weekend-37-45Imagen: UFunk Net (esta niña va a tener la suerte de odiar la comida basura el resto de su vida)

En el mundo del conocimiento, de la cultura, de la ciencia, de la educación, la sorpresa no es lo que mejor funciona, no es su ámbito de acción, resulta efímera; lo realmente importante es la propia generación y difusión sencilla de ese conocimiento. El museo local es una institución científica y educativa en proporción a su capacidad, por lo que no puede renunciar a ser lo que es y desviarse de esa tarea. Cuando el museo tiene un objetivo único: sorprender al visitante, es que no ha entendido cual es su principal función, aquella que justifica su existencia, alejándose de sus parámetros naturales, el museo estará herido de muerte. La sorpresa ocurre una vez y es fugaz, es volátil. Una vez visto, puede llegar a olvidarse fácilmente.

david-jeans1Archivo EVE, campaña carteles Levi’s

¿Qué hay detrás del telón de una sorpresa? Existe ese efecto sorpresa / shocking effect; en el museo no tiene sentido alguno. Además, sorprender es increíblemente caro. Le podéis preguntar a un escenógrafo que monte óperas, a ver que os contesta, por poner solo un ejemplo. En las portadas de muchas revistas que podemos ver en los kioscos de nuestras ciudades, comprobamos que las portadas buscan sorprender, es una lucha para captar la atención del espectador-lector. La revista TIME es la decana de las sorpresas editoriales en portada, dejando al margen a Playboy, ya que representa la quintaesencia de lo que es la búsqueda de la sorpresa visual: la portada de una madre amamantando a su hijo de 7 años (el hijo sentado en una silla al lado de su madre) y el titular: “Are you mom enough?” (21 de mayo de 2012) Puro impacto visual, una provocación en toda regla. Así de simple resulta.

1101120521_600Archivo EVE. TIME magazine, (issue may 21st, 20012).

Lo importante y más difícil es trasmitir conocimiento, un conocimiento que no nos resulta fácil de olvidar. Para que esto sea así, hay que recurrir a las emociones. El museo está obligado a generar “emociones didácticas” en los visitantes. Si algo nos hace reír resultará mucho más fácil de recordar; lo mismo ocurre con lo emotivo, las emociones que se generan a partir de sensaciones, apoyándonos en que los humanos estamos dotados con cinco sentidos: vista, olfato, tacto, gusto y oído. Aquello que nos llega al corazón, que nos emociona, será recordado, incluso el miedo. Las emociones son el instrumento fundamental para que el conocimiento sea difundido en el museo de una manera sólida, sin ruidos, obviando la sorpresa. Para conseguirlo, se requieren museógrafos y profesionales de los museos que, entre esas herramientas para construir emociones dispongan de una sensibilidad universal extraordinaria, y que la sepan compartir; pero esa capacidad no se aprende desgraciadamente, se tiene o no se tiene, se lleva dentro o no. Hay que saber acudir a la persona adecuada.

2291480124510_IHzI5LKW_lLección de anatomía de Coloraxia

IDEAS QUE CUESTAN POCO DINERO:

En los teatros de todas las ciudades, tarde o temprano, temporada a temporada, acude al menos una compañía para representar su función. Nos ponemos en contacto con el representante de la compañía para que, cuando lleguen a la ciudad, presenten la obra y el elenco en nuestro museo. El trueque consiste en que trabajaremos para conseguir la correspondiente resonancia en la opinión pública local con la convocatoria de la prensa, a cambio los actores deberán a su vez improvisar un sketch teatral sobre el contenido del museo y que lo podamos grabar en vídeo para la exclusiva difusión en el museo – con un par de minutos es más que suficiente -, de manera que la presentación y representación teatral se convierta en un pequeño homenaje al museo local. También se puede hacer con las compañías de ópera u otras expresiones artísticas que lleguen a estar a nuestra alcance.

 

2 Respuestas a “Ideas para el Museo Local – IXX

  1. Buenos días.Excelentes artículos , excelentes ideas.Vengo siguiendo vuestra inagotable fuente de ingenio y creatividad y sólo puedo quitarme el sombrero ante la profesionalidad y el trabajo bien hecho.
    Enhorabuena por todas y cada una de vuestras entradas , que nos acercan cada día un poco más a la cultura.Un saludo.Álvaro

    • Muchísimas gracias Alvaro. Se nos hace cada vez más difícil dar con ideas innovadoras o con sentido común. Hemos sido un poco demasiado optimistas pero las 25 ideas saldrán, lo prometemos. Menos mal que el viernes tenemos el respiro del Agendas Mundi, que si no… Un fuerte abrazo Álvaro.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros