Ideas para el Museo Local – XV

El museo debe vender autenticidad: es el referente de la verdad.

Son tiempos en los que la cultura de lo falso, de lo aparente, de lo virtual han realizado notables avances, de tal forma que nos es difícil distinguir lo real de lo aparente. Este fenómeno de la sustitución de lo real por lo aparente ha invadido todos los ámbitos de nuestra sociedad, desde la política hasta los productos que se conservan en nuestro refrigerador. Nos vemos bombardeados a diario por mensajes publicitarios que, al margen de que parezca que están hechos para imbéciles, nos hablan de mundos que no existen en realidad, aunque se lleguen a percibir como muy reales. Solo tenemos que escuchar las ocurrencias de los locutores y locutoras de la radio con el ruido de fondo de aplausos que proceden de un público inexistente en el estudio, o las risas enlatadas que se escuchan en las series “cómicas” que se emiten en la caja tonta. El café con leche huele a café y sabe casi a café con leche pero no es café 100%, como tampoco lo es la leche, y una densa mata de pelo puede ser una extensión artificial que da perfectamente el pego. Manejamos dinero virtual con el uso de las tarjetas trampa, cuya transacción se acaba convirtiendo en una anotación en el ciberespacio; nuestros recuerdos gráficos se guardan en una “nube”, y así hasta el infinito y más allá.

GeoffreyCottenceau_RomainRousset_01Imagen: Geoffrey Cottenceau y Romain Rousset

La sustitución de la realidad por la ficción y virtualidad es hoy tan eficaz que nos resulta complicado distinguir lo verdadero de lo falso; dónde se funden sin ruido la realidad con la ficción. Nos perdemos en el bosque de la irrealidad cuando tomemos la decisión de votar un programa político “real”, de un partido político “real”. Ante esta sustitución de valores el museo no puede dejarse vencer, porque tiene la obligación y el deber de que funcionen como la referencia de lo que es una verdad incuestionable para todos y de lo que no lo es, ser defensores de la verdad universal; el museo debe seguir siendo el defensor de lo incuestionable. No hay nada más auténtico que un fósil que ha emergido de las entrañas de la tierra, mostrándonos como era la realidad de la tierra hace millones de años; es tan real como un pergamino sobre el que, habiéndose transcrito la voluntad de alguien de un pasado muy lejano, nos muestra la intimidad de su alma y de su vida. No hay nada más real que los vestigios que nos muestran la Historia tal y como fue. Todas las cosas que hemos heredado del pasado forman parte de esa historia, son embajadoras de nuestro pasado real que nos permiten revivir un tiempo que ya no existe. Es ese mantenimiento de nuestra verdad histórica lo que provoca el miedo si pensamos en el cambio al museo moderno, que los museos se renueven, se mejoren. Es ese miedo al cambio en el que los eruditos viven abstraídos y alejados de la realidad. Hemos comprobado que el conservacionismo a ultranza e irracional no cuenta bien la historia.

Huang_Qingjun_01Imagen: Family Stuff, de Huang Qingjun y Ma Hongjie.

Pues aunque parezca una enorme contradicción, nosotros defendemos y defenderemos el uso de réplicas en las exposiciones de los museos. La razón no es otra que la de observar que los niños y niñas, los visitantes del museo, por ejemplo, aprendan lo que es un fósil a partir de un facsímil de antes de ayer, y que no observando una fotografía, siempre que el fósil real no esté a nuestro alcance. La verdad reside en explicarles que es una copia, no intentar venderles que es real cuando no lo es en absoluto. Hemos encargado trajes de matrona del siglo XI a un especialista en moda medieval de Italia para ser expuestos en un museo de manera permanente, porque entendemos que es la mejor manera posible de mostrar didácticamente como era la vida de la gente de la calle del siglo XI a los visitantes. Por supuesto los dibujos de la época existen, que también serán copias o no – (hablamos siempre de museos locales) -, pero siempre dejando claro que son copias y que están ahí para que apoyen el relato de la verdadera historia. Lo auténtico es contar esa historia desde la verdad, mostrando el conocimiento humano desde lo cierto sin desviarnos nunca de lo real por crudo que sea. Y si para ello usamos réplicas, hay que decir que lo son.

3177212877858_hf8gLfDk_lImagen: Orson Wells, documental “F” de Fake, la vida y obra del falsificador de arte Elmyr de Hory

Por lo tanto, el museo, desde nuestro punto de vista, puede y debe – si no hay más remedio por no disponer de los originales -, exponer copias del pasado para narrar la historia hoy. Mostraremos las copias (realizadas por excelentes artistas profesionales; algunos son científicos) explicando las razones por las que se expongan copias y no originales, incluso mostrando con detalle cómo se han realizado, que no deja de tener mucho interés. Los responsables de los museos locales tienen el deber ineludible de mantener la autenticidad de todo lo que exponemos en el museo, sin intentar vender lo que no es, ya que el museo constituye la reserva de aquello que es verdadero contra las verdaderas falsificaciones. A veces el copista del museo de arte, pintando con su caballete al lado del cuadro real, atrae más interés siendo así más didáctico que el propio original. La verdad siempre residirá en la forma de contar la verdad si es honrada y clara, que no venda humo.

IDEAS QUE CUESTAN POCO DINERO:

Invitad a las cadenas de radio locales a que hagan programas desde el museo. Ayudadles a que los profesionales de la radio tengan la infraestructura suficiente para instalar una unidad móvil en vuestro museo, a veces solo se necesita un par de enchufes. Que hagan un programa especial sobre la cultural local y que el museo se convierta en el centro de atracción aunque solo sea por un par de horas de emisión. Es una forma de dar a conocer el museo desde una perspectiva diferente a la gente local, a aquellos que normalmente no van a visitarlo nunca.

EVE FORMACIÓN – CURSOS MUSEOLOGÍA Y MUSEOGRAFÍA 2015

Captura de pantalla 2015-02-07 a la(s) 13.27.32

___________________________________________________________

Imagen principal y para redes sociales: Fake Holidays de Reiner Riedler

 

2 Respuestas a “Ideas para el Museo Local – XV

Tus comentarios son muy importantes para nosotros