25 Ideas para el Museo Local | Idea 6

El museo es un servicio público: ¡mima a tus visitantes!

Cuando abandonamos un museo después de haber permanecido un tiempo dentro, al salir lo que nos llevamos, lo que guardamos en nuestro interior son sensaciones, emociones, impresiones y conocimiento. El museo al no ser un supermercado, no salimos con runa cesta cargada de cosas, del museo no nos llevamos nada. Todo lo que se puede adquirir en el museo lo llevamos en nuestras mentes. Por eso es fundamental que el visitante tenga una experiencia agradable dentro del museo. Ese trato al cliente para que se lleve a sus casa una sensación positiva es que se la haya tratado bien y la limpieza, esos son los dos factores primordiales.

13621635700900_xcgCeDIN_lIlustración: Heads de Dan Jazzia

El museo también es un servicio; si fuese una peluquería, nos abrirían la puerta con una sonrisa, nos cogerían el abrigo y el paraguas, nos guardarían nuestros paquetes si los llevásemos. Nos facilitan con cordialidad donde dejar nuestras cosas. Nos preguntan qué queremos, cómo lo queremos con una sonrisa, ofreciéndonos un lugar para sentarnos, lectura u otra clase de entreteniendo, en el ambiente se oye una música agradable. Nos explicarán como atender nuestra demanda de servicio de una manera agradable. Cuando terminan con nosotros, nos devuelven todo lo nuestro con delicadeza y nos despiden deseándonos un buen día con una sonrisa después de habernos acompañado hasta la puerta. Pero este último no es el caso de un museo, ya que en el museo – no hablamos de las tiendas de los museos -, no adquirimos nada material. Por lo tanto, el museo local no dispone de grandes recursos pero siempre puede ser amable con los visitantes; el museo puede ofrecer buen trato, mimar a sus visitantes.

13621635693078_vlwoZLpg_lIlustración: People de Dan Jazzia

Si somos profesores que acompañamos a un grupo escolar al museo, y allí nos esperan con alegría, nos acogen cordialmente, lo agradeceremos mucho. Imaginad si vamos a un museo y cuando llegamos nos ofrecen algo de beber ¿no sería fantástico? Pero esto no es suficiente; si el museo no tiene mucho público en sede momento, es importante que nos ofrezcamos a explicarles aquello que pueda tener alguna dificultad de comprensión o que requiere una explicación especial.

tumblr_mrxjiaEhoE1qzwuhxo6_1280Imagen: In frienship we trust de Design Made in Germany

El museo no debería jugar al escondite con las zonas de descanso, pensando especialmente en las personas mayores. Se puede transformar el museo para acoger al visitante como si fuera un huésped deseado. En definitiva, ese huésped, el visitante, es la razón de ser del museo; no es el objeto metido en una vitrina, ni tan siquiera es el edificio que acoge la colección, y en cuya entrada se puede leer la palabra MUSEO bien grande, en mármol sobre la fachada. No, la razón de ser del museo es el visitante. Sin el visitante el museo es nada. Y ser amable no cuesta dinero, es lo más barato del mundo. Solo se requiere tener delicadez hacia los demás, educación y sentido común. Si lo sois, conseguiréis tener más visitantes que colocando en las salas de vuestro museo vitrinas de última generación.

Color_02_0013Imagen: Triangular Love

IDEAS QUE NO CUESTAN DINERO:

Una buena práctica que suele funcionar en algunos museos es colocar en una zona expositiva una serie de objetos cuyos posibles usos o funciones, bien por su estado fragmentado, bien por su rareza, resultan difíciles de analizar. En este caso se trata de saber qué eran, para qué se usaban, cómo funcionaban, etcétera.. Para hallar las respuestas hay que ir al final del museo y descubrir las claves que nos ofrecerá toda la información que buscamos, debidamente enumerada.

Foto principal y redes sociales: Viktor Hertz

 

6 Respuestas a “25 Ideas para el Museo Local | Idea 6

  1. Hola.Me parece muy interesante esta idea.Los museos, en general , son espacios un tanto fríos,donde la “temperatura” la marca el visitante , más que el propio museo.Estaría bien ,a la salida, alguien que nos consultara, amablemente, ( o un stand específico) cuáles han sido nuestras impresiones, la percepción del museo , y que nos invitaran a volver.Es cierto que existen hojas de sugerencias , pero como yo ,la inmensa mayoría pasa de ponerse a rellenar un cuestionario o algo parecido.A mis hijos , por ejemplo, estoy segura que les entusiasmaría, a la salida , recibir algún pequeño obsequio , como una gran piruleta de caramelo , con un envoltorio con el logo o diseño del museo , o alguna pegatina (ésto casi mejor, en un libro , o en una carpeta , o en un cristal , la imagen del museo perdura aún más).Como bien decís , un “gesto amable “cuesta muy poco y en cambio aporta mucho a la imagen el museo.Enhorabuena por vuestra excelente página .Un saludo.María.

    • Muchas gracias María por tu comentario y pedirte disculpas: nuestro sistema leyó tu comentario como “spam”, no es la primera vez que ocurre y es una lástima. Aprovechamos para pedir disculpas a aquellos que no se les ha publicado su comentario porque no hemos ido nosotros quien no lo ha hecho, el sistema. En relación a lo que nos interesa, creemos que falta imaginación en los museos locales. Hay muchos buenos profesionales pero hay que darle un poco más a la imaginación. No hacemos más que visitar museos tediosos y por eso están vacíos. Sentimos ser tan duros pero es lo cierto. Nos da coraje porque los museos deben ser fuentes de enseñanza, de regalar conocimiento y sensibilidad, de diversión didáctica que tanta falta le hace a nuestra sociedad smartphone. En fin, nosotros lo decimos y no cansaremos de repetirlo y pedimos disculpas por lo cansinos, pero se ha convertido en cruzada y no hay lugar para el desaliento. Un fuerte abrazo María.

    • Gracias de nuevo María por dejarnos tu opinión. Los museos no solo los hace el objeto expuesto, también el tono humano de acercamiento entre el museo y el visitante que le queramos dar a todo el conjunto. eso es cosa de los profesionales responsables de la entidad. Nosotros insistimos en el uso de la imaginación que muchas veces pasa por que estos buenos profesionales que tenemos en los museos se metan en una habitación y hablen entre ellos, se comuniquen, hagan tormentas de ideas, se tomen un güisqui si eso les ayuda a crear. La cosa es que aparezcan las ideas que, como venimos diciendo todos estos días, no tienen inversión, solo se necesita soltar la mente un poquito y actuar en consecuencia. Es cierto que la situación precaria en la que se vive hoy no es demasiado motivadora, pero es la pescadilla que se muerde la cola: sin visitantes no hay museos… Un fuerte abrazo María.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros