Arte e Iluminación

“Cuando enciendes una vela, estás creando una sombra”.― Ursula K. Le Guin

Los humanos siempre hemos combatido la oscuridad buscando soluciones que nos permiten ver donde no hay luz. El fuego fue la primera herramienta que facilitó que el humano se despreocupara de las limitaciones que imponía la noche, haciendo posible, entre otras muchas cosas, pintar y observar la pintura en el interior de las cavernas y cuevas. La llegada de la electricidad cambió de forma radical la manera en que las personas percibimos nuestro entorno cuando no existe luz natural, y entonces las sombras dejaron de temblar. Hoy, siglo XXI, las personas peleamos con la luz artificial para conseguir la atmósfera adecuada, una iluminación que sea lo más natural posible, que se aproxime a la luz natural del día. No resulta nada fácil. Recordamos el día en que en una galería de arte de Copenhague observamos como las obras estaban iluminadas por 5 focos distintos entre si, y a cada cual más raro que el anterior. Las esculturas, en esa misma galería, no proyectaban sombras, algo nada fácil siendo además móviles. Pero no es tanto saber iluminar bien una obra de arte, es sobre todo evitar los daños producidos por la iluminación artificial. “No hagan fotografías usando el flash por favor”, ¿en realidad sabemos el porqué de esta prohibición?

136958341782_zWVhwwqS_lMark Garry,  “The permanent present”

Para el control de la luz en una exposición de arte hay que tener en cuenta tres principios fundamentales:

1. Debemos limitar la intensidad de la luz.

2. Debemos erradicar la emisión de radiación ultravioleta (la que más daña la pintura).

3. Controlar el tiempo en que las obras están expuestas a la luz.

YOY-Peel-Light-1-500x333Sgustok Design, “Peel the light”

Si hemos eliminado la radiación ultravioleta, la limitación de la intensidad de luz es el primer punto más importante en el control de daños producidos por la luz: la decoloración o empalecimiento de los colores. Si se trata de la iluminación de obras antiguas que tienen un largo curriculum de exposición a la luz, la mala luz, la radiación ultravioleta, la sensibilidad se dispara. Los daños que se producen por la mala luz se suelen establecer en cuatro niveles: ninguna sensibilidad, sensibilidad débil, sensibilidad media y sensibilidad elevada. Anteriormente había tres categorías de sensibilidad de los objetos a la luz: 50 lux para los más sensibles, 150-200 lux para los menos sensibles y hasta 300 lux para los insensibles. El establecimiento de estos niveles no determina en realidad nada, sino el saber cuantos millones de lux por hora puede soportar una obra de arte antes de comience a degradarse su coloración. Los daños están, como os comentábamos, relacionados siempre con el tiempo de exposición a la luz. Si iluminamos la obra usando 50 lux constantemente, sin pausa, la obra se decoloraría totalmente en 600 años, no importa el soporte no el material usado en su creación.

NYC48208Al Pacino by Cristopher Anderson

La eliminación de la radiación ultravioleta es otro caballo de batalla importante. Este tipo de rayos son los de onda más corta del espectro de luz, no formando parte de la luz visible. Tienen una enorme capacidad de penetración en los objetos – siendo destructivas también con nuestro cuerpo -. No pintan nada en la iluminación de un cuadro, están de más totalmente, sobran también en nuestra vida. La proporción de la radiación ultravioleta sobre las fuentes de luz es la siguiente:

– Lámparas incandescentes: 1%.

– Lámparas halógenas y fluorescentes: 1 a 2%.

– La luz del día: 6%.

03Piergiorno Branzi, “La famiglia”

La fibra óptica no transmite este tipo de radiación. La radiación ultravioleta procedente de la luz natural se puede eliminar con el uso de claraboyas y ventanas aplicando filtros especiales, además de persianas, cortinas o lamas brise-soleil. El cristal por si mismo no deja pasar parte de las ondas más cortas, pero no pude eliminar las más intensas (en algunos museos no nos dejan usar el flash pero las obras están expuestas a la luz natural directa (?)). Hoy por hoy, la tecnología también ha avanzado muchísimo con la llegada de lámparas fluorescentes y halógenas que eliminan en su espectro de luz la mayor parte de radiación ultravioleta y también con el uso de filtros transparentes. La luz natural sigue siendo la mejor fuente de luz para iluminar una obra de arte y siempre que no genere sombras, pero erradicando previamente la radiación. Con relación a tiempo de exposición, decir que el uso de células de movimiento que encienden o apagan las luces en función de si hay personas o no en la sala, es una solución casi obligatoria para los museos de arte. El Neues Museum de Berlín expone papiros que se guardan en bandejas que solo se abren si el visitante lo solicita.

tumblr_ndgrcjl7ZX1qb9zxko2_1280Dirtycartunes

De la temperatura y humedad hablaremos en otro post. Nos queda decir que, aunque el modo de iluminación de una obra para que pueda ser observada con la mayor naturalidad posible es un objetivo importante, lo es más que la obra no se vea dañada por una iluminación nociva. Los cuadros que están detrás de un cristal de protección, si queremos respetar la natural observación de la obra, no es una solución, además produce reflejos que desvirtúa totalmente el cromatismo. Las obras que se desplacen en explosiones itinerantes deben llevar, individualmente, su “receta” lumínica: tiempo y naturaleza de exposición que pueden soportar. En la política de préstamos este es un factor fundamental que no siempre se tiene en cuenta.

Fotografía principal y para redes sociales: Brock Davis

4 Respuestas a “Arte e Iluminación

  1. Tema candente y sensible donde los haya. Voy a convertirme en abogado del diablo ahora, y me posiciono en favor de los artistas que defienden la mortalidad del arte y la degradación de una obra como un completo “proceso existencialista”: la obra nace, vive y también muere. Por huevos tiene que morir, el Arte no es divino. Desde este punto de vista, yo personalmente soy totalmente contrario a prohibir las fotografías en los museos, porque rompen con ese proceso de degradación que hacen a la obra sentirse “viva” (aunque suene antagónico), y no tanto un producto en maceración dentro una especie de “envoltorio de formol”, que de alguna forma intenta alargar en lo posible ese proceso de destrucción. Soy de los que piensa que sin fotos no hay promoción, transmisión, contagio ni socialización, todo ello a mi entender parte indivisible del Arte en los tiempos de hoy.
    (..¿Que la foto se haga con flash o sin flash?, bueno pues ahí seguro que encontramos un punto de encuentro muy rápido). Y de forma paralela comparto, no obstante, el enfoque de conservación de la obra que entiendo que se le da al post de hoy, y que es admirable en su precisión. Abrazos!.

    • Querido Jorge, estamos de acuerdo contigo al 100% cuando dices que el artista tiene todo el derecho del mundo a reivindicar la naturaleza existencial de su obra, su nacimiento, su vida y su muerte. Pero no todos los artistas lo hacen o lo quieren así. Nuestro punto de vista es que el artista debe pronunciarse sobre su obra como un ser o como objeto artístico. El artista puede pedir que su obra se exponga bajo las más estrictas condiciones de preservación o bajo la lluvia. Es una opción del artista. La obra de los artistas que ya no están entre nosotros son patrimonio de la humanidad, si se encuentran expuestas en un museo, entonces deberemos salvaguardar ese legado para nosotros y la generaciones que nos sigan de la mejor manera posible. Si el artista ha dejado un testamento y pide que la obra se consuma a si misma al pairo de cero cuidados, pues habrá que cumplir con sus deseos. En cuanto a lo de las fotografías, creemos que los catálogos tanto impresos como digitales en internet hacen que no sea necesario para nada usar cámaras en los museos, salvo que uno quiera hacerse uno de esos selfies “con decorado”. Ahí ya no entramos. Resumiendo, defendemos la conservación de la obra si el artista así lo quiere o hablamos del patrimonio de la humanidad. Respetamos que el artista desee que su obra se mantenga viva y sin cuidados, si esa forma de envejecer forma parte de la obra en si. Un abrazo Jorge.

  2. Estimados,

    el texto menciona incorrectamente que la radiación UV Tiene una enorme capacidad de penetración en los objetos

    Esta capacidad es propia a los rayos IR que se encuentran al otro lado del espectro, tal vez hubiera sido útil haber hecho mención de ellos.

    Cordialmente

    Piet De Vuyst

Tus comentarios son muy importantes para nosotros