Museos y Amor

“Quizá la vida sea solo eso, miedo y sueños…”. Josep Conrad

731049b0ca95c384845b1e78f3738a2d_NfCrH4kx_lFoto: Kate T. Parker

Nos comentaba una buena amiga que nos estamos poniendo un poco serios. Qué cada día que pasa el academicismo nos come la partida y que echa de menos alguna de las tribulaciones metafísicas que daban color a nuestras entradas, siempre según su punto de vista y así lo manifiesta. Es curioso esto de construir un blog en el día a día, entrada a entrada. post a post, ver como evoluciona y, lo mejor de todo, como responden las personas que tienen a bien seguir los estímulos o vacíos que vamos dejando en el día a día en forma de opinión. Comienza un nuevo ejercicio después de las vacaciones (que no hemos tenido). Son casi ya 300 entradas las que llevamos escritas y puede ser un buen momento para hacer una valoración de lo que se ha hecho hasta ahora mirando al retrovisor.

202551485843_o63ilQvO_lFoto: Meat America

El blog nació al poco tiempo de una boda, siendo una criatura buscada, nada de penalties. La necesidad de abrir nuevo mercado contrajo matrimonio con la necesidad de contar cosas relacionadas con los museos y de ahí, una vez consumada la unión nacida del amor, vio la luz esto que estáis leyendo, o que podéis leer todos los días de la semana, si nos seguís regularmente. Con una alta dosis de cabezonería, voluntad, inocencia, inexperiencia y amor, pudo cuidarse al recién nacido, se le pudo alimentar y educar. El bebé, ahora con un añito, está aprendiendo de sus tíos, un montón por cierto, en el aumento de la familia y en más tenemos mucha suerte. Todas las opiniones nos enseñan y los ánimos que recibimos en forma de seguimiento de nuestros compañeros, compañeras y amigos, nos hacen cada vez más fuertes. Es un estímulo que se convierte en energía pura y que va acompañado de una enorme sonrisa.

4eb38fdf2a243bbdcdf34cab2f231e2d_gz3KZ3VN_lFoto: Kate T. Parker

Escribir todos los días es una práctica dura, requiere disciplina y saber cazar ideas, porque escribir es narrar ideas. Cuando elegimos los temas, pensamos en todos y cada una de las personas que nos leen y lo hacemos como si les quisiéramos hablar de lo nuestro – os queremos hablar de lo nuestro -. En ocasiones, se nos escapa la voz en vez de la palabra escrita y eso puede que resulte raro porque lo que nos ocupa es escribir, y nada más, pero el sentimiento se desata, y es cuando sentimos que necesitamos nuestra voz y hablar. Es cierto nuestra querida amiga, a veces se nos “va la olla” y nos ponemos quizá un poco demasiado trascendentales. Inevitable, todo ha sido porque ahora somos serios profesores también; estamos dando clases y se desata una involuntaria deformación profesional.

dandy3Foto: Dissecting the dandy

Nos gusta hablar de todo un poco, intentando ser variados. Escribir todos los días deforma un tanto el criterio sobre lo que consideramos que os gusta y que no, lo que os puede ser util y lo que no, aunque nos repetimos a nosotros mismos que no podemos contentar a todos. También nos decimos que no debemos hacerlo, ya que no queremos desnaturalizarnos y convertirnos en algo que no somos. Hay contradicción y un tanto de inseguridad producida porque queremos contar cosas que os interesen y dudamos continuamente. Si nos leéis es porque decimos cosas que os interesan y punto, no le demos más vueltas.

3174640211977_YJk60mGW_lArchivo EVE

Nuestra amiga ha propiciado la reflexión que se ha convertido en entrada. Nos ha venido bien a modo de revisión para concluir que vamos a seguir siendo espontáneos y que queremos evitar cualquier tipo de condicionamiento. Un día tocará una cosa, y al otro, otra, siempre a partir del amor que sentimos por los museos y que coincide también con nuestro trabajo. Es un amor que nos nos dejará nunca solos.

Gracias de corazón a todos los que nos leéis.

2 Respuestas a “Museos y Amor

Tus comentarios son muy importantes para nosotros