Las 10 Cosas Que NOS GUSTAN de los Museos

18_bbbcollagesImagen: Brest

La entrada de hoy es obvia y mucho más grata que la de ayer. Existen muchas cosas que nos gustan de los museos, muchas. Las malas, son muy malas, pero las buenas son realmente muy buenas. Las buenas permanecen porque algunas trascienden a la gestión formal del museo, es muy difícil que se puedan estropear, o que las puedan estropear, y con eso nos quedamos. Todo lo bueno, lo que es correcto, lo que apela a la buena educación de las personas es universal. Buscar la belleza, intentar mantenerla a nuestro lado el mayor tiempo posible es un derecho universal. Las buenas personas, las que contribuyen a que este mundo sea realmente un lugar mejor para vivir tendrán una entrada, hoy deberemos sobreentender que la bondad es intrínseca a aquello que más nos gusta. Comencemos entonces enumerando lo que más nos gusta de una lista que es mucho más larga de lo que se muestra aquí hoy.

558c4e3c50d5a744c34cd5041968570d1. MUSEOS AMIGOS DE LOS NIÑOS. Nos produce una alegría infinita observar a niños que se lo están pasando bien en un museo. Nos produce una alegría infinita y una enorme curiosidad ver a niños que se lo pasan bien en un museo de arte.Como os contábamos en una ocasión sobre la niña de no más de tres años que sentada en la playa observaba tranquilamente el mar, mientras su madre leía una novela a su lado, las dos en una paz absoluta, es la misma sensación. Es una gran alegría ver a niños que están bien educados y que están motivados. Nos encanta ver a niños que ya desde pequeñitos saben valorar la belleza. Los museos deben y deberían asumir una libre responsabilidad fomentando ese tipo de conocimiento del mundo relacionado con la sensibilidad que no se enseña en otro sitio más que en una casa de personas humanas.

Screen-Shot-2012-09-04-at-11.23.37-AM2. LOS MUSEOS QUE NARRAN HISTORIAS. Siempre hemos dicho que los museos deben ser parecidos al cine: que muestren un principio, un desarrollo y una conclusión. Es la forma en que todos podamos salir del museo habiendo aprendido algo. Da igual el tipo de museo que sea, hay que hacer un esfuerzo para crear argumentos que se puedan contar pensando en todos, en la diversas capacidades personales para entender la realidad y su historia. Podemos crear historias para niños y para adultos, pero historias en definitiva. No todo el mundo es capaz de imaginar historias a partir de una vasija, o trasladarse en el tiempo visionando en el cerebro los modos de vida del Neolítico o del Paleolítico a partir de un vestigio de 15 centímetros de largo colocado en una vitrina. ¿Sabe alguien como mezclaba Velázquez los colores en su paleta? ¿Alguien ha visto la forma de los pinceles con los que pintaba? ¿Sabemos como se fabricaban los colores que usaba? ¿Y Goya? ¿Y cómo se comienza a esculpir un bloque de mármol que acabará siendo un tesoro de la humanidad? Y, y, y…

reader_cars_8a3. LOS MUSEOS LUGAR DE ENCUENTRO. Se nos ocurre que los museos son lugares donde se demuestra  con claridad que el ser humano puede vivir perfectamente en armonía con sus semejantes. No importa la raza, las creencias religiosas, las ideologías, en los museos todos somos iguales. E cierto que en ocasiones se desmanda alguien que quiere demostrar que sus conocimientos están por encima de los demás, lo mismo que su tono de voz, pero no son tantos en realidad. También hay quien se empeña en demostrar que no están hechos para ser padres, pero hoy vamos a obviarlo. Lo importante, en cualquier caso que se nos ocurre ahora, es que es un placer observar como la obra del hombre puede convocar a tanta diversidad. Y si además somos testigos de algún buen gesto entre personas, pues nos pone muy felices. La belleza no responde a prejuicios, eso está claro.

h-andmovies0310-640x9044. MUSEOS DE CINCO SENTIDOS. Enhorabuena a esos museos que se han dado cuenta que las personas estamos dotadas de cinco sentidos y que también saben que, desgraciadamente, existen personas que están mermadas en alguna forma de percepción. No por ello estas personas con alguna dificultad (o muchas) deben dejar de visitar museos, no por ello deben sentirse discriminadas. Eso sí, hay museos que son respetuosos con estas personas y otros que no lo son en absoluto. Responsables de museos, sepan que existen personas ciegas, sordas, de movilidad reducida, sordomudos, ciegos y sordos, etcétera. Programen para ellos también, forman parte de nuestra sociedad. El más sincero agradecimiento a los museos que son conscientes de la existencia de estas personas. Gracias en todos los idiomas.

616480275335_xZcWGpGA_l5. LOS MUSEOS CON ESCENARIO. Esto tiene relación con lo que mencionábamos en el punto 2. Los museos que han sido capaces de contextualizar el contenido son un placer para los sentidos y una manera amable para aprender muchas cosas.. En  ocasiones, se produce de forma espontánea sin construir nada nuevo, como por ejemplo el caso del Atelier de Cézzane en Aix, donde podemos ver los objetos que el maestro usaba para pintar, la luz del bosque, la bata llena de pintura, el olor a trementina… El tiempo quedó parado cuando Cézzane salió del estudio por última vez. Gracias a la familia de Cézzane que, generación en generación, a preservado ese monumento al conocimiento del arte sin mover un pincel. ¡Y gratis! Un punto para los franceses después de haberles quitado ayer unos cuantos. Lo justo es justo.

3174639892188_ZzJbBNa1_l6. MUSEOS COMO TEATROS DE LA VIDA. Se ven muchas cosas en los museos que trascienden al propio museo como tal. Nos sentamos, observamos a las personas, y veremos muchas cosas increíbles. Es un escaparate gigante que normalmente muestra cosas muy buenas. Los museos han dado lugar a toda clase de historias, muchas protagonizadas por personas sencillas y corrientes. Los museos han sido el lugar donde han comenzado historias de amor, donde ha habido reencuentros, donde se ofrecen uno y mil perdones. Los museos humanizan. Siempre hemos pensado que las personas al salir del museo son mejores personas. La cultura es el camino a la libertad.

andrews_37. MUSEOS QUE NO SON SOLO VITRINAS. Entendemos que las vitrinas son románticas. Son más románticas dependiendo de lo que muestren, es obvio. Los museos arqueológicos con vitrinas de madera son románticos, ya lo decimos y lo reconocemos. Nos gustan mucho las películas de Indiana Jones. Cuando ya hemos visto la segunda vitrina con doscientos jarrones de la dinastía Ming, como que ya cansa. Si además cada jarrón va acompañado de su correspondiente tarjetita explicando lo poquito que pueda explicarse en una tarjetita, pues mucho peor, el dolor de cabeza estará asegurado a la tercera vitrina. ¿Qué razón hay para que los responsables no muestran una pieza o dos de lo más característico de cada etapa? ¿No han oído eso de que visto uno visto todos? Los eruditos pondrán el grito en el cielo, pero… Los museos no están hechos solo para los eruditos; los museos están hechos para las personas normales que no tienen  ninguna gana de someterse a maratones intelectuales. Solo desean disfrutar aprendiendo. Una pieza y una historia, esa es la combinación perfecta.

482504393685_SQNFlQ8M_l8. MUSEOS QUE NOS AYUDAN. Que nos ayudan a comprender y a enriquecernos culturalmente sobre temas peliagudos. Por ejemplo: muy pocas personas son capaces de entender la abstracción en el arte, muy pocas. vamos con buen talante a los grandes museos de arte moderno o contemporáneo y salimos con esa extraña sensación de estar solos en el mundo. Todos lo entienden menos nosotros. No es cierto, muy pocos lo entienden. Hay quien se puede aproximar pensando: “no es lo que vemos, es lo que sentimos, no te pongas nervioso”. Nos encantaría que Richard Serra, por poner uno de los doscientos mil ejemplos, nos contara que es lo que le ha llevado a crear su obra, su inspiración. Hemos puesto a Serra de ejemplo porque es uno de los artistas más vistos y menos comprendidos de largo. Los museos de arte deben ayudarnos a entender, enseñarnos para que aprendamos a mirar, a valorar. Por favor, ayuden los que aun no lo hacen. 027419. MUSEOS QUE TIENEN MEMORIA. Y no es reivindicativa. Admiramos los museos que muestran la historia de una manera amena y neutra. Hay muchos buenos ejemplos. En Inglaterra se encuentran algunos como son la red de museos del Imperial War, por decir uno. Además de ser un excelente ejemplo de los que puede ser un museo en red, puede que desde el punto de vista museográfico sean los más modernos. Cuentan con presupuesto, eso sí, pero lo dedican a hacer cosas muy buenas. Los chinos, en lo opuesto, tienen mucho más presupuesto y se dedican a hacer cosas muy horteras e incomprensibles. Vamos a pensar que con la museografía se nace y no se hace. ¿O es que nunca se verá un Saville Row en Pekín? Pues claro que no. El Cabinet of War de Whitehall, otro ejemplo, hace justicia a la memoria de Churchill sin aspavientos chauvinistas. Ponemos ejemplos relacionados con la guerra porque son temas muy delicados. Los norteamericanos son más suyos para este tipo de museos.

facebook-ad-20100806-19545410. LOS MUSEOS QUE NO SON SOLO MUSEOS. Nos gustan los museos que están descentralizados. Nos gustan los que tienen una buena presencia en la red y en las redes. Nos gustan los museos que se salen de sí mismos y se ofrecen. Los que dan cursos para todos, ofrecen charlas, programan exposiciones temporales, salen de paseo, etcétera. Sabemos que el dinero ayuda, pero hay quien lo tiene sin hacer gran cosa. hay quien suple la falta de presupuesto con ideas. Todo pesas por que el museo disponía de profesionales implicados y que amen su trabajo y los que no. Por eso hay que poner un monumento a esos profesionales comprometidos que a cambio de muy poco nos dan mucho. Hay personas que no conocemos, que no vemos, que han sido capaces de construir mucho en favor de la cultura de la mano del soporte donde desarrollan su ingente labor: los museos. Gracias a todos ellos pidiéndoles solo una cosa: ánimo que estáis haciendo mucho bien. Muchos de estos trabajos trascienden lo cultural y se convierten en una obra benéfica, además. Gracias.

3174640148981_pVKHmLPQ_l

Bueno, hasta aquí hemos llegado hoy. Mañana volveremos al academicismo que nunca hemos tenido y que jamás tendremos. Toda una entelequia indescifrable que llevamos más o menos bien.

3 Respuestas a “Las 10 Cosas Que NOS GUSTAN de los Museos

  1. Hola,me parecen acertadísimas todas vuestras observaciones,también me sumo a las quejas que planteabais en la entrada anterior.Me gustaría saber si un museo está obligado a tener libro de reclamaciones, o buzón de sugerencias(tanto para las buenas como para las malas), y si os consta que no caen en saco roto.Alguna vez nos hemos encotrado con la necesidad de hacernos oír en un museo y no nos lo han puesto demasiado fácil , bueno ,más bien han “pasado”.Y por último , y sin ningún tipo de maldad, me interesa saber qué es lo que busca un invidente en un museo , ¿existe alguno pensado para ellos ? ¿interactúan de algún modo ,manual por ejemplo ?.Un saludo y enhorabuena.Angel.

    • Hola Ángel, gracias por tu apoyo y comentario. Los museos son instituciones no regladas comercialmente y bajo el régimen “sin ánimo de lucro”, por lo que no están sometidos a las leyes de comercio (esto no incluye las tiendas y cafeterías de los museos que sí están bajo el control de estás leyes).También puedes presentar queja a la asociación de consumidores correspondiente si la reclamación está relacionada con el consumo (cafetería) o compra de producto dentro del museo. Como mero visitante, si quieres presentar una queja por alguna mala experiencia relacionada exclusivamente con el museo como institución, deberás hacerlo en el ministerio de cultura si es un museo estatal, a una fundación si el museo está bajo la dirección de un patronato o al propietario si es un museo privado.

      En relación a lo que nos comentas sobre las personas que no pueden ver y los museos. Como bien sabes, son personas como nosotros, tienen las mismas inquietudes culturales como es obvio pero no pueden ver. Están deseando hacer el recorrido de un museo que esté adaptado a sus necesidades. Lo primero que necesitan es una persona de apoyo que les indique el recorrido y les ayude a salvar obstáculos. Los siguiente es que la persona invidente disfrute de la experiencia del museo. Si es un museo relacionado con el arte, estas personas deberían poder “tocar” esculturas con unos guantes especiales y también reproducciones de cuadros más representativos a escala y con pinceladas en relieve. Para el resto de los museos, el conocimiento para este tipo de personas se debe apoyar en sus capacidades, fundamentalmente audio y tacto. Hay recursos que se podrían desarrollar para que puedan tener la experiencia de un museo. No inventamos nada nuevo Ángel, hay museos conocidos como “tiflológicos” que ya están preparados para la visita de personas invidentes, como es el caso del Museo del Oro de Bogotá. Te dejamos un link por si quieres echar un vistazo: http://www.banrepcultural.org/sites/default/files/bmo55colmenares.pdf
      Un saludo Ángel.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros