La niña que miraba el mar

IMG_1654 El otro día estábamos paseando por el muro de San Lorenzo en Gijón, cuando nos llamó la atención ver a una niña al lado de su madre (o parecía que lo era), mirando tranquilamente el mar mientras su madre leía tranquilamente un libro. Es curioso como algo aparentemente tan simple como es una niña mirando el mar que acompaña a su madre mientras ésta lee su libro, nos pueda llamar tanto la atención. Creo que fue una escena que nos conmovió y por eso robamos una foto disimuladamente, espero que no se molesten por ello.

En cualquier caso, no podemos dejar de analizar el hecho de que nos toque el corazón algo tan sencillo. Aspiramos a que el entorno de los peques sea propicio para su desarrollo como buenas personas en el futuro y que ese tipo de escenas se conviertan en algo cotidiano. Si la niña estuviera mirando el mar con un libro para niños en las manos (y no el móvil de su madre), nos hubiéramos desmayado directamente. Una imagen que bien pudiera convertirse en el comienzo de un guión.

Trabajamos activamente en nuestro campo, y en la medida de lo posible, para que estas escenas no nos sorprendan, sean cada vez frecuentes, pero… Hay que felicitar también a esos padres por el esfuerzo que hacen, por educar a sus hijos en el respeto al prójimo, a las libertades de los demás, que crezcan sin tener prejuicios y siempre rodeados de estímulos para acercarse a la cultura. Desgraciadamente, sin querer meternos en políticas, el entorno y la conyuntura se muestran cada vez más hostiles para conseguirlo. España, un país presumiblemente avanzado y moderno, tiene un umbral de pobreza que cada vez alcanza a más personas. Un país donde el hecho de alimentarse ya es una aventura diaria para muchos, solo hay que leer las noticias sobre los comedores escolares. Así es imposible crear el clima adecuado para que la cultura ocupe su sitio en la sociedad. Un niño con hambre tiene como objetivo único la supervivencia, y eso es una auténtica aberración en una sociedad como la nuestra.

niños-andalucia

Dejando al margen el lumpen y volviendo al tema que nos ocupa, la relación entre los museos y los niños es cada vez mas estrecha. Mucha culpa de esto la tenemos los museólogos y los museógrafos, tenemos que decirlo, aun con peligro de parecer prepotentes, pero es verdad. Nos preocupa mucho la gestión del conocimiento, la forma en la que recibimos/reciben la información, la forma de interactuar con la información para facilitar su aprendizaje. Un nuevo museo debe ser divertido y ameno. Los antiguos deben mejorar en la medida de lo posible, aunque ahora no podemos exigirles porque no tienen presupuesto. Hay museos, como aquellos dedicados al arte, que son lo que son y eso solo se puede cambiar complementando las exposiciones con actividades como las que hace el Thyssen, que además de supermercado (delicathyssen y tienda gran superficie de mercado chino), organiza un montón de actividades – http://www.museothyssen.org/thyssen/ficha_actividad/305 -. Hay museos inclasificables y muy valiosos en la difusión del conocimiento, como es el Jardín Botánico Atlántico de Gijón, con un muchas actividades para escolares – http://botanico.gijon.es/noticias/show/20896-actividades-escolares-en-el-botanico-para-el-curso-2013-2014 -. Cuando se busca se encuentra, en todas las ciudad hay algo, es un tópico pero verdadero, en la mayoría de estas instituciones hay que pasar por caja, ya sabéis…

jardin-botanico-gijon3

También podemos encontrar extrañas curiosidades para niños, como es el caso la Casa Museo del Ratón Pérez – http://www.casamuseoratonperez.es/ -, donde, de manera un tanto extraña, nos avisan que los niños deben tener más de tres años para hacer la visita (¿da miedo?). Son muchas y muy variadas las posibilidades, y nos hacemos eco de esto porque vemos que os preocupa que hacer y a donde ir con los peques. Nosotros, dentro de nuestro ámbito os intentaremos aconsejar siempre.

NOTA ACLARATORIA DEL AUTOR:

En la entrada de ayer referida a la Real Sociedad Geográfica de Londres (RGS), se entendió que dejábamos a un lado las conquistas de las mujeres en la época vitoriana. Creemos que fue una mala explicación por nuestra parte, una manera incorrecta de relatar la realidad la que ha dado lugar a esa queja. Lo que queríamos decir es que mujeres como: Lady Hester Stanhope, Annie Smith Peck, Harriet Chalmers Adams, Freya Stark, Nellie Bly, Louise Boyd, Mary Kingsley, Gertrude Bell, etc., etc.,la RGS nos las tenía en consideración porque aquella era una sociedad machista. A la mujer no se la tenía en cuenta salvo en el espectro social. No hay mujeres que formaran parte en esa época (1800 – 1900 y pico) de la RGS, y eso es lo que intentábamos relatar. Pedimos disculpas por habernos explicado tan mal, intentaremos que no vuelva a ocurrir.

Añadir que suscribimos lo que dice un artículo del Telegraph donde se menciona que si no hubiera sido por las mujeres, ni Sackleton ni Scott se hubieran embarcado en sus respectivas aventuras – http://www.telegraph.co.uk/culture/culturenews/10237058/The-women-who-inspired-polar-explorers-Shackleton-and-Scott.html – En el caso de Sackleton parece ser que lo hizo para impresionar a su amada, y en el de Scott, no hacía emprendía nada sin la ayuda de su mujer, Kathleen. En este último caso creemos que a su mujer se le fue la mano.

3 Respuestas a “La niña que miraba el mar

  1. Estupendo toque de atención.Luego nos quejamos de la juventud,pero no es ni más ni menos , como nosotros la hemos creado.Enhorabuena por vuestra página, con vuestras ideas sois de gran ayuda para los padres.Un saludo .Carlos

  2. Hola.No me extraña nada que imágenes aparentemente tan “sencillas” como ésa nos parezcan hasta raras.Vivimos en una sociedad en la que el ritmo vertiginoso hace que pasemos por alto sensaciones y momentos agradables.Siempre con prisas y tratando de hacer mil cosas a la vez ,y lo peor es que ,en el caso de los que somos padres, son nuestros hijos los que pagan el pato ,resignándose a un tipo de actividades demasiado cómodas para nosotros.Estamos faltos de tiempo ,pero sobre todo de imaginación.Recomendaciones como las vuestras o “llamadas de atención” como la de hoy serían necesarias a diario para recordarnos cuáles son realmente nuestras “obligaciones ” como padres.Muchas gracias,un saludo Alexia

Tus comentarios son muy importantes para nosotros