El Parque de la Ciencia y Tecnología de La Villette

parc_de_la_VilletteEl “pequeño pueblo” de la ciencia y tecnología de La Villette (http://www.villette.com/fr/), se encuentra situado en lo que era un viejo matadero y mercado de ganado de París, y es enorme (la ironía francesa del nombre). La Villette es un complejo de usos múltiples, formado por edificios rojos de distintas formas llamados Folies, que aportan una nota de color al parque ofreciendo numerosos servicios, como guardería, cafetería, talleres y por supuesto, un museo. El canal de l’Ourcq divide al parque en dos, y para conectar estas dos partes existen dos pasarelas peatonales. Además, en el parque podemos encontrar edificios que acogen la Cité des Sciences et de l’Industrie o la Cité de la Musique. Las numerosas atracciones de las que dispone, hacen de él un lugar de paseo muy agradable, ideal para familias que quieran pasar un día haciendo todo tipo de actividades didácticas. Uno de los edificios fue diseñado por el catalán Óscar Tusquets.

Personalmente (ya he abandonado definitivamente la primera persona del plural, os ruego que me disculpéis), lo que más me llamó la atención fué la “Geodé”, una sala de cine circular con visibilidad de pantalla de casi 360º. Disfrutar como un niño de una película sobre un vuelo en globo, por ejemplo, es impresionante. Fue una sensación verdaderamente vertiginosa. Merece la pena visitar La Villette ya sólo por ver una película en la Geodé. Fue diseñada y construida en 1985 por Adrian Fainsilber y Gérard Chamayou, haciendo de la “Geodé” una resplandeciente y plateada esfera que mide 36 metros de diámetro y está formada por 6.433 triángulos de acero inoxidable.

El parque en realidad está diseñado para los niños y para el regocijo de los padres. El museo de la ciencia y de la tecnología de La Villette es un claro ejemplo de este tipo de planteamiento familiar. Cuando se inauguró, en 1986, si no recuerdo mal, tenían muy claro que la mejor forma de difundir una idea es integrando a las personas activamente en ella. Eso en realidad es la esencia de la museografía didáctica, y se convierte en un referente de lo que se debe hacer en un museo moderno para que tenga éxito. También hay que decir que, en este caso, había barra libre presupuestaria , pues estaban volcados en conseguir otro elemento emblemático urbano de renombre internacional, otro Centro Pompidou, pero en plan difusión de la ciencia y de la tecnología. Un “aquí estoy yo” muy del gusto francés, como lo es también el Futuroscope de Tours. No creo que lo hayan conseguido del todo, considero que La Villette pasa desapercibida, engullida por otras maravillas parisienses.

THE SCIENCE AND TECHNOLOGY PARK OF LA VILLETTE

The science and technology “little village of La Villette (http://www.villette.com/fr/), is located in what was an old slaughterhouse and livestock market in Paris, and let me tell you something, it is really huge (the ironic French name). La Villette is a multipurpose complex made by a group of red buildings with different shapes called Folies, giving a touch of color to the park offering numerous services, such as children playground, cafeteria, shops and of course, a museum. The Canal de l’Ourcq divides the park into two, and to connect the two parts of the park there are two footbridges. In addition, the park have several buildings housing the Cité des Sciences et de l’Industrie and the Cité de la Musique. The numerous attractions that has made it a very pleasant place to stroll and ideal for families who want to spend a day doing all kinds of educational activities. One of the buildings was designed by the Catalan Oscar Tusquets.

Personally (I have definitely abandoned the first person of plural, I beg your pardon), what struck me most was the “Geode”, a movie theater with a circular screen visibility of almost 360°. I enjoyed as a child watching a film about a balloon flight for example, it is really impressive. It felt really dizzy. Worth visiting La Villette just to see a movie in the Geode. It was designed and built in 1985 by Adrian Fainsilber and Gérard Chamayou, making the Geode a shimmering, silvery sphere measuring 36 meters in diameter, consisting of 6,433 stainless steel triangles.

The park is actually designed for children and to their parents delight. The Museum of Science and Technology of La Villette is a clear example of this type of approach for families. When it opened in 1986, if I remember correctly, were clear that the best way to spread an idea was actively integrating people into it. That really is the essence of didactic museography, becoming a benchmark of what should be done in a modern museum to succeed. We must also say that in this case, there was an open bar as they were dumped budget to get another item internationally renowned urban landmark, but another plan Pompidou Centre dissemination of science and technology. A “here I am” very French taste, as is also the Futuroscope of Tours. I do not think they have fully achieved, I think La Villette goes unnoticed, engulfed by other wonders of Paris.

4 Respuestas a “El Parque de la Ciencia y Tecnología de La Villette

  1. Totalmente de acuerdo en tus apreciaciones sobre este parque.Estando en viaje de trabajo en París,y “cargando con toda la family”,decidí buscar un hueco en mi jornada laboral para entretener a los pequeños,pero como eran bastante pequeños la cosa no estaba fácil.Un amigo, desde Madrid, me informó de la existencia de este parque que para mi era totalmente desconocido.Acertó por entero .Nos divertimos todos,creo que yo disfruté incluso más que ellos,soy arquitecto y siento debilidad por cosas como éstaFue una pena no poder acceder a la sala de cine , creo que por falta de tiempo,pero queda pendiente para otra vez.Creo que tu reseña ha sido muy interesante , sobre todo para los que viajan a Paris en familia.
    En Madrid acudí una vez al museo de ciencias Cosmo Caixa,pero nada que ver.Había multitud de gente y cierto descontrol con los niños.No sé si habrá cambiado en algo ,hablo de hace más de 10 años.Una pena que , como casi siempre, tengamos las ideas pero no las desarrollemos adecuadamente,aún nos falta un poco .
    Enhorabuena por el blog, se agradecen ideas “frescas” como la tuya.

    De cualquier modo, enhorabuena por el blog, es muy interesante

    • Hola de nuevo Macarena. Comentarte que no hay mejor regalo que nuestros comentarios os sean útiles. Las ciudades en general son “hostiles” hacia el mundo pequeño y no es fácil que los niños empaticen con la urbe. Los únicos oasis (en ocasiones) donde pueden estar muy a gusto y divertirse aprendiendo es en los museos de ciencias, por ejemplo. Hay casos como el NEMO en Amsterdam -http://www.e-nemo.nl/en/-, del que hablaremos un día de estos, en el que puedes llevar a los niños por la mañana y dejarlos allí hasta el mediodía y puedes estar segura de que se olvidarán de ti durante todo ese tiempo (creo que a veces eso es bueno para todos). Y hay otros casos como este en países europeos, sobre todo hacia el norte, donde hay una gran sensibilidad hacia el mundo infantil. No les queda otra, tienen un montón de niños y hay que entretenerlos. Gracias de nuevo por tu comentario Macarena.

  2. Gracias Federico por tu comentario. Yo no soy padre, pero entiendo perfectamente que a la hora de viajar con los enanos te encuentres con el problema de que es lo que puedes programar para entretenerlos, que nunca es fácil. Aprender jugando es la clave, incluso para los adultos. En relación a lo que mencionas del museo CosmoCaixa, yo estuve hace tiempo en el que hay en Alcobendas y me gustó, no tanto el del paseo del Prado en Madrid. Es cierto que el de Alcobendas, no se si porque era invierno y un martes, estaba casi vacío. Pasa con todos los museos, es totalmente distinto visitarlos con gente que sin gente, la percepción sobre las cosas cambia totalmente. Te recomiendo, si no lo haces ya, que lleves a los nanos de visita por las exposiciones itinerantes patrocinadas por La Caixa si te tocan cerca, son francamente buenas. Ahora en Gijón, por ejemplo, hay una sobre la magia. Un saludo para ti y tu tropa.

  3. Paris, que es una ciudad preciosa,no resulta lo mismo para un niño, lo digo por experiencia.Por mucho que me he empeñado en ” venderle “la torre Eiffel y la catedral del “Jorobado de Notre Dame “, siempre acaban pidiendo el “Parque de Atracciones “.Ets vez, tuve la suerte de entrar en vuestra página poco antes de marchar para allá y recordé el museo delo que hablábais y que no conocía.Me ha parecido un sitio “diferente” y a mis hijos les ha encantado,no había quien nos echara.Era como estar en un centro lúdico, más que en un museo,montado con mucha imaginación y dirigido tanto a adultos como a niños.Esta vez me habéis salvado de EuroDisney, gracias.Gracias además por vuestra empatía con el mundo infantil .Maca.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros