Amor por los Museos

Natural History Diorama 015No me queda más remedio que hablar en primera persona, porque se trata de mis recuerdos. Cuando era pequeño, no me gustaba nada ver polvo en las vitrinas de los museos. Recuerdo que el Museo de Ciencias de Madrid, cuando teníamos la suerte de que el abuelo nos llevara, era un sitio que daba mucho miedo. Oscuro, sucio, descuidado, con unos vigilantes que parecía que te iban a dar una torta en cualquier momento, y todo lleno de papelitos mecanografiados. Un museo que era la viva imagen de aquellos tiempos en los que  la cultura era un bien más bien escaso y, sobre todo, poco fomentado desde las altas instancias (hablamos de finales de los 60). En España era así en aquellos años, pero en la mayoría de países pasaba algo parecido. Recuerdo haber visto la momia despelurciada del pobre caballo de Napoleón, metida en una urna en el Museo de los Inválidos de París, y también aquellos enormes cajones que se tenían que sacar si querías ver las mariposas del museo de Historia Natural de Londres.

A los 18 años, tuve la suerte de visitar el Museo de Historia de Nueva York, y todo cambió para mi. Observé el polvo con buenos ojos, porque todo estaba justificado allí, hasta la mugre. Los dioramas eran impresionantes , y la sección dedicada a los indios de la llanuras del oeste americano, me dejaron un recuerdo para siempre. El museo,ahora, ha sido popularizado en el resto del mundo, “gracias” a la  infumable película “Una noche en el museo”. Para mi fue la puerta a mi vocación profesional. Fue un amor a primera vista, y en ese momento quise ser… Bueno, no sabía qué se podía ser profesionalmente relacionado con los museos, pero yo quería quitarle el polvo a todas las vitrinas de los museos del mundo.

Allí, en Estados Unidos, ya como alumno feliz encaminado “a hacer algo relacionado con los museos”, descubrí el instituto Smithsonian de Washington D.C., que, desde mi humilde punto de vista, empezaba a estar a la vanguardia de la museología y museografía modernas. Un museo era lo que debía ser si pasaba por las manos de esa institución en aquellos tiempos. Mi segundo gran amor fue el Museo Aeroespacial de Washington D.C., aún sigo con la boca abierta después de más de 25 años. El día que lo visité me tuvieron que echar (ya me había pasado algo parecido en Disneyworld de Orlando). Y a partir de ahí, fue surgiendo un variado conjunto de museos a lo largo de todo el mundo, que siguieron la línea museológica y museográfica del Smithsonian. Si tuviera que resumir esa línea de trabajo, diría que se trata de convertir a los museos en lugares divertidos, donde se aprenden muchas cosas a través de los sentidos y se fomentan las buenas emociones. Aprender debe ser una tarea divertida y sobre todo dirigida a los más jóvenes, y esa es una responsabilidad que tienen los museólogos y museógrafos de todo el mundo, con la ayuda , naturalmente , de más presupuesto para el fomento de la cultura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s