Museos Sin Salir de Casa

 

Durante el encierro en nuestras casas, la realidad virtual nos permitió acceder a la cultura y al arte sin salir a la calle.

A principios del siglo pasado, en su ensayo «La obra de arte en la era de su reproducibilidad tecnológica», el filósofo, crítico y sociólogo alemán Walter Benjamin presentó una visión excepcionalmente clara y sin precedentes del concepto de reproducibilidad. Sugería que el arte con un público más amplio quizás disminuya su aura de objeto; esto se debe a la reproducción mecánica de las obras. Si observamos este concepto a la luz de nuestra experiencia actual en el encierro, nos damos cuenta de que es posible superar la distancia entre la cultura y el público. Galerías y lugares que siempre han simbolizado el pináculo de la cultura, como el Louvre, los Museos Vaticanos y Pompeya (por nombrar solo algunos), han permitido que el arte salga de su entorno habitual y entre con pleno derecho en nuestras casas. Esta solución de larga distancia ha establecido una relación inusual entre el arte y el observador, una difusión más uniforme de la cultura en la que cada persona involucra también a los demás (redes sociales).

Algunos de los mejores espacios de exposiciones del mundo del arte, de la historia, la ciencia, etcétera, han redireccionado esta nueva conexión con fines admirables, como es el caso del MoMA. A partir de una asociación con la plataforma Coursera, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, esa gran institución estadounidense sin ánimo de lucro con ingresos de 145 millones de dólares al año, ha impartido cursos sobre arte contemporáneo, diseño y fotografía. Coursera es una empresa con unos 450 trabajadores, fundada por Andrew Ng y Daphne Koller, ambos profesores de informática en la universidad de Stanford. Ng es un experto en inteligencia artificial en  plataformas como Google y Baidu. La experiencia de Koller radica en la inferencia, el aprendizaje, el proceso de decisión, la visión por ordenador y la biología computacional.

La plataforma ofrece cursos en línea masivos abiertos o MOOC (cursos para enseñar a una gran cantidad de usuarios a larga distancia) sobre diversas disciplinas: humanidades, ciencias sociales, negocios, medicina, biología, matemáticas, física e informática. En 2013, Coursera firmó asociaciones con la Universidad La Sapienza en Roma y la Universidad Bocconi en Milán. Sus cursos se pueden tomar en árabe, chino, inglés, francés, alemán, italiano, japonés, portugués, ruso, español, turco y ucraniano. Hasta ahora se han realizado nueve cursos con el MoMA, uno de ellos en chino. Estos cursos varían mucho: «Moda como diseño» (175.000 usuarios), «En el estudio: pintura abstracta de posguerra» (casi 75.000), «¿Qué es el arte contemporáneo?» (113.000), «Arte e ideas: Enseñar con temas» (30.000), «Ver a través de fotografías» (335.000), etcétera. El trabajo del MoMA muestra claramente que este es el momento de alentar la creatividad en las ofertas culturales con el apoyo de la creación de asociaciones.

Otra iniciativa digna de mención está desarrollándose en los Museos Vaticanos. Las grandes Murallas Leoninas cerraron sus puertas al público el 9 de marzo, pero si visitas el sitio web de los museos, podrás realizar un recorrido virtual por la Capilla Sixtina, la Basílica de San Pedro, la Plaza de San Pedro y salas como el Salón de los Papiros, los museos profanos: Pio-Clementino y Chiaramonti, la Nueva Ala, las Habitaciones de Rafael, la Capilla Niccolina, la Habitación de Chiaroscuri, etcétera.

El canal de noticias del Vaticano te explica que las imágenes están en alta definición y te permitirán concentrarte al máximo en todas las obras de arte que pone a tu disposición. La página de Instagram también muestra imágenes regulares hasta de los detalles casi imperceptibles. El esfuerzo de los museos para realizar visitas virtuales de tal impacto, y sin cargo para el usuario, es admirable, y puede apreciarse no solo en el arte sino también en la ciencia. La experiencia del usuario puede ser altamente personalizada y señala el camino hacia un posible enfoque futuro para los museos en general. Visitas virtuales y ad hoc combinadas con visitas reales: las primeras, permiten que más personas disfruten del arte; las segundas, brindan la increíble vivencia de que ya solo estar allí en persona supone una experiencia fascinante.

Los amantes del espacio, que también tienen derecho a disfrutar de su pasión durante el encierro, pueden entrar en órbita – sin necesidad de hacer una visita a la licorería – con «NASA at Home«. La agencia espacial ha publicado en su sitio web simulaciones de lanzamientos, unidades espaciales y programas de resolución de problemas de matemáticas e ingeniería aplicados a la exploración espacial, con acciones diarias, contenido sobre seis temas y libros electrónicos. También existen recorridos virtuales y aplicaciones -con el apoyo de varios vídeos -, como la visita simulada «Next Stop: The Stratosphere«, o el podcast «Nasa Explorers: Apollo«, para celebrar el aniversario del aterrizaje del hombre en la Luna.

Siguiendo en los Estados Unidos, pero esta vez dentro del mundo académico, la Universidad de Harvard, en la prestigiosa Ivy League, ha establecido una serie de cursos en línea, con diversos grados de dificultad y en varios campos. Uno bastante interesante y valioso es el de «Ciencia y cocina: de la alta cocina a la ciencia de la materia», que reúne dos grandes pasiones que muchas personas comparten, la cocina y la química. Los ingredientes son simplemente productos y reactivos que se convierten en excelentes platos. El objetivo del curso es revelar esas conexiones ocultas. Está vinculado a un título en química, dura 16 semanas – con dos o tres horas a la semana, y en inglés – y otorga un certificado de asistencia al final. Lo imparten profesores de Harvard y la plataforma de e-learning edX del MIT, que hoy por hoy cuenta ya con 120.000 usuarios.

En un momento como este, la afirmación de Donne de que «ningún hombre es una isla» resulta más cierta que nunca. El mundo se ha unido en un impulso incesante por difundir la cultura a través de cualquier medio. Todo ello es el resultado de una transformación digital que ha convertido los átomos en bits y ha cambiado la relación entre el espacio y el tiempo para siempre.

Recurso bibliográfico:

Maria Pia Rossignaud (2029). The museum at home. Eni Scientific Research. https://www.eni.com/en-IT/scientific-research/museum-home.html


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras. Si no te llega tu confirmación de suscripción podría estar archivada en tu carpeta de spam.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.