Líderes Culturales Vislumbran un Mundo Post-COVID-19

 

“Durante este período de confinamiento, el público se ha acostumbrado a participar más… [y] a involucrarse realmente. Ha habido más acción colectiva».

Esta es la evaluación de Es Devlin, un artista y escenógrafo afincado en Londres, quien analiza cómo la pandemia del COVID-19 puede haber cambiado para siempre la forma en que el público se involucra con la cultura. Las declaraciones de Devlin se produjeron durante una reunión virtual de la Red Global de Solidaridad Artística y Cultural del Foro Económico Mundial el 28 de mayo, centrada en «lo que podemos hacer ahora que antes no hacíamos».

Puesta en marcha el pasado marzo, la Red de Solidaridad Global de Arte y Cultura ha conectado a artistas, instituciones culturales y a un ecosistema cultural más amplio, a fin de compartir las lecciones aprendidas y encarar mejor la crisis del coronavirus como un sector global, uniéndose para dar forma a las narrativas del mundo post-COVID-19 en el que todos queremos vivir. Como la mayoría de las políticas artísticas y culturales, estas son también de perfil nacional y no tienen necesariamente relación con las de los países vecinos, si bien el flujo de información y datos a nivel internacional ha sido clave. Hasta la fecha, más de 100 instituciones culturales alineadas con la misión de todo el mundo se han sumado a esta red.

Hoy, a medida que los países de todo el mundo comienzan a aliviar las restricciones de cierre (ayer, día 9 de junio se abrieron los museos nacionales en España), los museos y las instituciones culturales deberán adaptarse una vez más a una nueva realidad – nosotros diremos que a una Nueva Era -. Uno de los primeros en reabrir fue el Centro Ullens de Arte Contemporáneo en Beijing, que dio la bienvenida al público el 21 de mayo, después de casi cuatro meses de cierre.

Philip Tinari, Director del Centro de Arte Contemporáneo de Ullens, comentó lo siguiente acerca de los desafíos de reabrir y salvar las divisiones virtuales y físicas:

“No se trata necesariamente de poner una exposición completa en línea, sino de pensar cómo podemos usar las tecnologías para instalar piezas en tiempo real, en un tiempo y espacio para todo el mundo sin necesariamente ir allí físicamente».

Con el cierre de museos, teatros y otros lugares para encontrarse con la cultura – incluidas las bibliotecas -, la forma en que el público piensa ahora en los espacios culturales se ha transformado totalmente. «Se nos ha dado acceso en línea a espacios que de otra manera sería imposible visitar… [y] por lo que ya hemos cambiado nuestra conciencia sobre la accesibilidad», comentaba Carol Becker, decana de la Escuela de Artes de la Universidad de Columbia en Nueva York.

El cambio de perspectiva deja a los museos y a los ecosistemas culturales en una situación adecuada para ser más inclusivos y accesibles, pensando en un público más amplio. Hans Ulrich Obrist, director artístico de Serpentine Galleries, en Londres, señaló que, aunque ahora «es un momento en el que todos pensamos en cómo reabrir las instituciones», puede resultar interesante preguntarnos cómo acercar nuestras instituciones a la sociedad». La baronesa Deborah Bull del King’s College de Londres añadía al respecto: «La inclusión no solo significa atraer a la gente. También significa llevar el arte donde está la gente».

En este contexto, las instituciones culturales deben conducir a la audiencia hacia la vanguardia e innovación en la reinvención de nuevas experiencias colectivas. «Es una renovación sobre la atracción, una reactivación del contrato entre el público y el artista…  ] donde el público tiene su papel que desempeñar como protagonistas y participantes», explicaba Devlin. Al ver las medidas de distanciamiento físico como una oportunidad creativa en lugar de una restricción, las experiencias colectivas pueden tomar una forma completamente nueva: «Vamos a sumergirnos en esto con imaginación, en lugar de responder únicamente a una necesidad».

Dado que las tecnologías digitales tienen también un papel destacado en las experiencias culturales, es posible crear momentos únicos para la participación del público. «¿Cómo podemos pensar en la capacidad de lo que estamos haciendo en Zoom pero a una escala más grande y creativa?» planteaba Amar Bakshi, fundador y director creativo de Shared Studios, que reúne a diversas comunidades en portales inmersivos para interactuar entre sí como si estuvieran en la misma habitación.

Hoy más que nunca, los artistas, las instituciones culturales y la sociedad civil están forjando nuevas conexiones, uniéndose entre sí para obtener apoyo. Ha quedado claro que para poder preservar nuestro sector cultural, el motor que ha moldeado nuestra imaginación y las narrativas de nuestras vidas, debemos cultivar un sentido de solidaridad.

Como comentó el fotógrafo Platon de The People’s Studio en Nueva York: «Este es un momento en que todos nos sentimos honrados porque nos damos cuenta de que nuestros éxitos anteriores no eran tan relevantes como pensábamos». Lo que nos queda es la compasión entre nosotros y nuestra capacidad para narrar historias… [y] tal vez sea como artistas y líderes culturales que podamos ser fundamentalmente útiles para corregir los desafíos que los niños pequeños se encontrarán en el futuro».

Recurso bibliográfico:

Olivia De Dreuzy (2020): Cultural leaders envision a post-COVID world. Programa, Arte y Cultura, Foro Económico Mundial.


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras. Si no te llega tu confirmación de suscripción podría estar archivada en tu carpeta de spam.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.