Qué es el Valor Museológico

 

Hoy queremos hacer una reflexión sobre una serie de conceptos para los profesionales de museos con el fin de ayudarles a concretar elementos de discusión relacionados con propuestas de gran valor cultural. El uso del término «discusión del valor museológico» permite a los profesionales enfrentarse a problemas que afectan sustancialmente a su trabajo cotidiano en el museo. También indica la necesidad de que contemplen su rol como mediadores, a quienes la sociedad en general les ha dado el poder de transferir la tradición del pasado al futuro.

Los museos deben actuar como formuladores de propuestas dirigidas a una sociedad abierta, y hacerlo con absoluta credibilidad. Desde el comienzo del nuevo milenio, ha habido un creciente interés por estudiar el valor de los museos y examinar a las diversas audiencias para quienes son realmente significativos (Weil, 2002; Knell, 2004; Holden, 2006; Scott, 2013). Estos estudios muestran la necesidad de generar una perspectiva más amplia, pero a menudo se limitan a considerar ese aspecto con carácter diario y para el público actual. Temas como «¿Los museos todavía necesitan objetos?» (Conn, 2010) o «Reinventar el museo» (Anderson, 2004) son algunos de los focos de discusión. Actualmente, se producen propuestas para usar las colecciones de manera más efectiva y para invitar a los museos a que actúen como enfants terribles (Museums 2020, 2012, pp.19–20). Por otro lado, las estrecheces económicas les han obligado a  centrarse en su significado, mensaje e importancia. Por lo tanto, la discusión del valor ha entrado en el discurso del museo y se ha convertido en una parte esencial de cualquier práctica museística (Holden, 2006; Porter y Kramer, 2011; Piekkola y Suojanen y Vaino, 2013; Scott, 2013). Está claro que nuestro mundo considera un abierto espectro de cosas, buscando su sentido desde múltiples perspectivas: filosófica, estética, moralmente ligada, ética y económica. Sin embargo, la significancia en este punto rara vez se valora como una característica acumulativa y potencial a largo plazo (a 5-10 años vista).

Recordemos que los valores se entienden como pautas culturales, estéticas y morales, bajo las cuales los profesionales de los museos realizan su trabajo, cuyo objetivo es señalar el potencial a largo plazo de la discusión sobre dichos valores y centrarse en la aplicación práctica de éstos, enfocándolos hacia el lado profesional, más que en sus tradiciones filosóficas (Danto, 1964; Dickie, 1974; Wollheim, 1980; Haapala, 2010) o en las soluciones generales orientadas al mercado. Esa tradición filosófica de los valores sirve de base para estas aplicaciones prácticas. Esto se evidencia, como ejemplo, en la discusión actual sobre la evaluación de la importancia del patrimonio cultural. Disponemos de estudios, declaraciones, encuestas y opiniones orientadas hacia las colecciones, que reconocen el significado acumulativo de los objetos y su potencial interpretativo. En la literatura museológica contemporánea, estos esfuerzos a menudo se basan en la idea de «hacer que los museos importen», «analizar el significado», «señalar biografías culturales» o «seleccionar objetos clave» (Weil, 2002; Mensch (van) y Meijer-van Mensch, 2011; Lehto-Vahtera, 2018). Además, cabe mencionar el método de análisis de significancia «finlandesa» (Häyhä & Jantunen & Paaskoski, 2015), una herramienta diseñada para que las colecciones de museos determinen su nivel de importancia y el valor museológico. El método está diseñado para enriquecer la identidad de los museos y se basa en sus contrapartes internacionales, como el Australian Significance 2.0 (Russell & Winkworth, 2009) o la Evaluación Holandesa de Colecciones de Museos en seis pasos (2014). Centrarse en temas como la importancia o las biografías culturales de manera más integral se ha convertido en un punto clave para definir la legitimidad en el campo del patrimonio cultural, en un momento en que los recursos financieros se encuentran cada vez más en entredicho.

Hablamos de teorías que nos ofrecen conceptos de uso para definir la identidad y el impacto del museo en la sociedad. Es importante inspirar a sus profesionales para que participen activamente y se desafíen a sí mismos en las discusiones relacionadas con el valor antes mencionadas. Resulta esencial que estén completamente preparados para justificar la repercusión de su trabajo, tanto ahora como en el futuro. Investigaciones previas nos muestran que para que las discusiones de valor den como resultado herramientas prácticas de la vida real, es importante lograr una comprensión coherente de la red de valor que está detrás de cualquier acción (Scott, 2013; Holden, 2006). Una vez que el enfoque de esta red de valor activo del propio museo se muestre claro, los profesionales se hallarán mejor equipados para responder a las fluctuaciones a corto plazo en su trabajo diario. Como resultado, habrá una comprensión más coherente y centrada sobre los valores entre las distintas partes, ya sean profesionales de museos, políticos, estudiantes o visitantes.

Todas estas ideas tienen que estar valoradas desde un punto de vista integral, buscando sus raíces en la historia. No se trata solo de objetos individuales o de su importancia y roles clave como parte de un museo actual. También tiene que ver con el proceso por el cual un objeto del museo debe valorarse en cuanto a integrante de una mayor reserva patrimonial. Es importante, además, que valoremos las colecciones que existen como reserva, independientemente de a qué propiedad pertenezcan en un momento dado de la historia. El papel de los museos es señalar la importancia en esta reserva. Existen herramientas conceptuales para lograr este fin que se centran en el aspecto museológico de la discusión de valores. Por esta razón, se introduce el término «discusión del valor museológico» como una parte fundamental de las prácticas cotidianas en los museos.

La discusión sobre el valor museológico tiene en cuenta de manera integral todo el alcance de las prácticas cotidianas del museo y aborda la necesidad de considerar enfoques tanto filosóficos como prácticos. Esta discusión da como resultado una red de subvalores, aquellos seleccionados como específicos para un museo u organización patrimonial determinada. Esta red no se basa solo en nuestra idea actual de valores o identidad, sino también en las que se han acumulado siglo tras siglo. Esto se observa, por ejemplo, en la existencia, el cuidado y la investigación de colecciones a lo largo de la historia y en los objetos clave obvios de nuestra cultura. El estudio de estas redes y grupos de objetos clave, específicos de cada museo, permite obtener información sobre los valores mutuos entre los museos para poder alcanzar una voz común. Esta voz común es necesaria a la hora de considerar los aspectos patrimoniales significativos de la sociedad como algo más que la posesión de valores orientados al mercado o a las ganancias para nuestro consumo actual.

Para alcanzar este objetivo, deberemos ampliar la discusión, con el fin de incluir las capas de la tradición donde los valores se acumulan siglo tras siglo. No es una comprensión que se limite únicamente a nuestro tiempo y lugar actuales, ni a los museos como instituciones, sino que alcanza una perspectiva más amplia y comprende todos los fenómenos museológicamente significativos de la sociedad pertenecientes al ámbito del patrimonio (Hudson, 1993; Šola, 2004; Mensch, 2011). Esto nos permitirá comprender objetos históricamente significativos.

Integralmente, los museos como instituciones son solo una parte de la ecuación. Su papel es señalar aspectos de la sociedad patrimonialmente significativos, investigarlos, darlos a conocer al público actual y preservarlos para las generaciones futuras. A través de esta comprensión, los museos no existen solo en un pasado aislado, ni tienen significado exclusivamente en nuestra sociedad actual, sino que se contemplan desde el pasado al presente y al futuro. En este proceso, el punto de vista patrimonial es esencial porque nos permite observar los valores desde una perspectiva más duradera y amplia, lo que implica señalar la red de valores significativos para los museos y transmitir el significado de las generaciones pasadas y hacia el futuro. En este discurso, necesitamos una evaluación museológico y que los profesionales del museo entiendan su papel como mediadores. Son enlaces importantes para determinar el valor de las obras de generaciones pasadas, y además son responsables de investigar y transmitir dicha información. El profesor de Museología de la Universidad Jyväskylä ve la situación de la siguiente manera: «el profesionalismo relacionado con el trabajo de investigación y preservación de la generación actual del museo determinará en gran medida qué tipo de pasado tendremos en el futuro» (Vilkuna, 2003, p. 10).

Es importante que los profesionales de los museos comprendan su papel como mediadores dentro del sector patrimonial de la sociedad, y no se vean a sí mismos como meros intérpretes contemporáneos. En última instancia, se puede abordar este problema formulando la siguiente pregunta: ¿hasta qué punto los museos han tenido éxito en su trabajo como mediadores? Una forma de medirlo es observar el factor de impacto de los objetos con significado histórico en la sociedad. Las colecciones de museos y su valor patrimonial son elementos que no poseen muchas otras instituciones de la sociedad. Esta realidad no debe pasarse por alto en el tiempo y el lugar, donde el impacto de uno mismo es efectivamente un factor importante. El hecho de que existan sociedades en el mundo que consideren la relevancia de los museos es un indicador directo de que efectivamente existe un factor de impacto. La continua existencia de un patrimonio reconocido y significativo a lo largo de los siglos es una prueba evidente de esto.

Recursos bibliográficos:

Anderson, Gail (Ed.) (2004): Reinventar el museo: perspectivas históricas y contemporáneas sobre el cambio de paradigma. Lanham, EE. UU .: Altamira Press.

Evaluación de colecciones de museos: valoración de colecciones en seis pasos (2014) Amersfoort: Agencia del Patrimonio Cultural. http://www.cultureelerfgoed.nl/sites/default/files/publications/assessing- museum-collections.pdf

Conn, Steven (2010): ¿Los museos todavía necesitan objetos? Filadelfia, EE. UU .: University of Pennsylvania Press.

Danto, Arthur (1964): “El mundo del arte. Journal of Philosophy 61, págs. 571–584. http://www.georgetown.edu/faculty/irvinem/visualarts/danto-artworld.pdf

Dickie, George (1974): Arte y estética: un análisis institucional. Nueva York, EE. UU.: Cornell University Press.

Haapala, Arto (2010): «Arvot, arvostukset ja taidekokoelmien kartuttaminen». En Teijamari Jyrkkiö y Eija Liukkonen (Eds.), Kokoelmalla on tekijänsä (págs. 65-79). Helsinki, SF: Valtion taidemuseo KEHYS.

Holden, John (2006): Valor cultural y la crisis de la legitimidad. Londres, Reino Unido: DEMOS.

Hudson, Kenneth (1993): El gran museo europeo. Nordisk Museologi 1993/2. Umeå, SE: Umeå Universitet, págs. 51–60.

Häyhä, Heikki y Jantunen, Sari y Paaskoski, Leena (2015): Merkitysanalyysimenetelmä. Helsinki, SF: Suomen Museoliitto.

Lehto-Vahtera, Johanna (Ed.) (2018): Kokoelmien avaimet – Museokokoelmien tunnisteobjekteja. Turku, SF: Aboa Vetus y Ars Nova.

Mensch (van), Peter y Meijer-van Mensch, Léontine (2011): Nuevas tendencias en museología. Celje, SI: Museo de Historia Reciente Celje.

Documento de debate de los museos 2020 (2012): La Asociación de Museos. http://www.museumsassociation.org/museums2020

Piekkola, Hannu y Suojanen, Otto y Vaino, Arttu (2013): Museoiden taloudellinen vaikuttavuus. Vaasa, SF: Vaasan yliopisto Levón-instituutti.

Russell, Roslyn y Winkworth, Kylie (2009): Significado 2.0: una guía para evaluar la importancia de las colecciones. Publicaciones patrimoniales. http://www.environment.gov.au/heritage/publications/significance2-0/part-1/index.html

Scott, Carol (Ed.) (2013): Museos y valor público. Burlington, Estados Unidos: Ashgate.

Šola, Tomislav (2004): Redifinando la recolección. En Knell, Simon J. (Ed.), Museos y el futuro de coleccionar. Burlington, EE. UU.: Ashgate, págs. 250–260.

Vilkuna, Janne (2003): Täytetyn tiikerin äärellä. Museologia, mitä se on? http://www.tieteessatapahtuu.fi/037/vilkuna.pdf

Weil, Stephen (2002): Hacer que los museos importen. Washington, EE. UU .: Smithsonian Books.

Wollheim, Richard (1980): El arte y sus objetos. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press.


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras. Si no te llega tu confirmación de suscripción podría estar archivada en tu carpeta de spam.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.