Museos y Sostenibilidad: Economía, Cultura y Comunidad

 

En las últimas dos décadas, los profesionales de los museos hemos visto y experimentado muchos cambios, entre ellos:

  • Auges y caídas económicas.
  • Cambios en las políticas gubernamentales sobre financiación cultural.
  • Transformación de sociedades homogéneas a multiculturales.
  • Transición a economías basadas en la información.
  • Aumento de dos a tres veces en el número de personas con mayor nivel educativo, especialmente mujeres.
  • Incremento dramático en el número de museos.
  • Aumento de la asistencia total a los museos en el mundo.

Los museos representan uno de los grandes éxitos institucionales de los últimos 250 años. Estamos viendo cómo personas de todo el mundo, que aspiran a trabajar para construir y consolidar una sociedad civil, quieren crear museos. Con el término «sociedad civil» nos referimos a una idea de comunidad en la que los ciudadanos disfrutan de igualdad de oportunidades para participar en la vida pública y en la cultura. Es significativo que en estos tiempos se considere que los museos encarnan valores de la sociedad civil, como la apertura y el acceso universal, o la confianza y la libertad de expresión y debate. Una encuesta realizada para la Asociación Americana de Museos recoge que los museos se encuentran entre las instituciones más confiables para el pueblo estadounidense.

Sin embargo, dentro de la historia de éxito de los museos, hay algunos que, al parecer, otean el horizonte del declive. Ciertas opiniones se centran en el hecho de que, si bien la asistencia general a los museos ha aumentado, también lo ha hecho el número de éstos y, como resultado, disminuyen los visitantes en cada uno. Nos encontramos con ganadores y perdedores a un tiempo. También hay quien considera las limitaciones de la financiación pública y denuncia que algunos museos se han preocupado menos por sus colecciones que por el acceso público y la «equidad social». Otros, observan una evidente bajada en el nivel intelectual de los museos, como resultado de una atención prioritaria a intereses comerciales relacionados con el patrocinio y el turismo.

Profesionales de los museos, como nosotros, vivimos al menos una parte de nuestras vidas fuera del entorno museológico , por lo que sabemos que todos esas dificultades no se limitan a los museos; afectan a muchos aspectos del ámbito público. Quizás sea más útil considerar los problemas en profundidad- ya que tienen un impacto en la sostenibilidad del museo a largo plazo – y pensar en qué estrategias podrían aplicarse de manera útil, dejando de verlos únicamente como «cosas malas» (que por supuesto lo son).

A continuación te ofrecemos una definición de sostenibilidad ampliamente aplicable y útil para los museos:

La capacidad de un sistema para funcionar en el futuro, sin verse obligado a declinar debido a la sobrecarga de los recursos clave de los que depende.

Podríamos proponer cinco recursos clave de los que dependen los museos:

  1. Colecciones: los productos de la naturaleza, el trabajo humano y la creatividad.
  2. Ideas – vida intelectual
  3. Apoyo comunitario.
  4. Energía – como en edificios, calor, iluminación, trabajo.
  5. Dinero.

Probablemente estemos de acuerdo en que cada uno de estos cinco recursos clave está actualmente bajo presión debido a la sobrecarga, lo que podría conducir a una «caída». Pero la situación es bastante diferente en función de cada museo. Algunos disponen de colecciones muy valiosas, pero son pobres en ideas: el personal puede ser aislado; no es que resulte poco profesional, simplemente está «obsoleto». Otros son ricos en fondos de capital para nuevas exposiciones pero pobres en ideas y apoyo de su comunidad, por lo que recurren al entretenimiento, en lugar de utilizar creativamente sus colecciones e historias auténticas para involucrar al público. Existen museos ricos en energía – cuentan con un nuevo edificio -, pero amenazan la «ecología» de los sistemas de museos existentes al drenar el apoyo de la comunidad; o puede que no dispongan de fondos operativos adecuados para mantener el edificio. Podríamos describir numerosos escenarios, muchos de ellos nos resultarán muy familiares. Lo que es evidente es que estos cinco recursos clave son interdependientes, por lo que un aumento en uno, o dos, de ellos (incluso dinero) no consigue evitar la sobrecarga del resto… No previene completamente la caída.

Afortunadamente, hay dos procesos que las personas que trabajan con y en los museos pueden utilizar para mejorar los cinco recursos clave mencionados, lo que ayuda a aumentar la sostenibilidad:  unos es la colaboración y el otro la planificación.

La colaboración es un proceso poderoso para reducir la necesidad de recursos. Mediante la colaboración del personal de varios museos y otras organizaciones es posible reducir costos y estimular la generación de ideas; el intercambio de colecciones aumenta el uso de un recurso de colección. La fusión de dos museos en uno podría potenciar el servicio público y el apoyo de la comunidad a la nueva institución, así como disminuir los gastos y la energía. La desventaja de la colaboración es que, inicialmente, requiere mucha mano de obra; pero el resultado en términos de sostenibilidad futura puede ser muy significativo.

Suele decirse que el futuro es lo único que podemos controlar; así que la planificación es el proceso que usamos para controlar el futuro (o para crearnos esa ilusión). Se trata de una estrategia efectiva para la sostenibilidad del museo porque le ayuda a anticipar sus necesidades y a asignar recursos de manera más eficiente.

Finalmente, nos gustaría mencionar cuatro aspectos de la planificación que resultan particularmente efectivos a la hora de abordar los problemas de sostenibilidad de los museos:

  • Responsabilidad económica.
  • Planificación Financiera.
  • Cuidado del medio ambiente.
  • Diversidad cultural.

Responsabilidad económica.

En el pasado, e incluso hoy en día, los museos han adoptado un enfoque académico que puede ser hostil para la práctica de la rendición de cuentas; es como si hubiera aspectos arcanos y chamánicos en sus prácticas que no pudieran ser sometidos al escrutinio público. Las contribuciones del gobierno y de los sectores de benefactores y fundacionales son componentes críticos para la financiación de los museos. Estos, se consideran entidades privilegiadas dentro del sector cultural en la mayoría de los países, ya que reciben un mayor nivel de apoyo público que el teatro, la música, la danza o el cine, por ejemplo. Creemos que es un hecho totalmente justificable, ya que los museos recolectan y preservan sus colecciones para las generaciones futuras (a perpetuidad). Es por ello que no sería realista esperar que las entradas paguen actualmente el 70%, en promedio, de los costos del museo que pueden atribuirse al gasto de coleccionar. Los gastos vinculados a la colección ascienden a alrededor del 70% de los costos de funcionamiento de los museos. En la mayoría de los países, la combinación de ingresos gubernamentales y filantrópicos está en el rango del 70% de los ingresos del museo (y el saldo proviene de una variedad de fuentes obtenidas). Sin embargo, cuando los museos hacen que menos del 10% de sus colecciones sean accesibles al público, o sean totalmente responsables, es muy difícil defender la financiación pública y filantrópica. Así pues, tanto las estrategias de responsabilidad sobre la colección, como los estándares de cuidado de la misma, la colaboración entre museos para compartir colecciones y el almacenamiento abierto, o el almacenamiento visible, ayudan al museo a defender mejor la financiación sostenible para esta misión central única y fundamental.

Por otro lado, las comunidades apoyan a los museos de muchas maneras no monetarias: edificios, condonación de impuestos y servicios en especie. A cambio, esperan que el museo sea responsable- o al menos transparente- al informar sobre el uso de los recursos económicos. Los sectores privado y filantrópico pueden proporcionarles financiación, liderazgo, voluntarios y otras formas de apoyo en especie. Una vez más, o tiene lugar la expectativa de responsabilidad cristalina, o este apoyo no se mantendrá indefinidamente. Los estrategas económicos especializados en museos ayudan a evaluar las necesidades de la comunidad para desarrollar estrategias relevantes y significativas. Esto es especialmente importante cuando los museos presentan proyectos a cinco años vista – planificando nuevos edificios y exposiciones – y el modo de cumplir esos objetivos. Los gobiernos y otros financiadores necesitan también asesoramiento especializado sobre las medidas o criterios significativos a los que los museos deben rendir cuentas. El número de visitantes es importante, pero no es el único elemento a considerar.

Planificación Financiera.

Es fundamental tener un plan de negocios activo para los años operativos – de 1 a 5 -. No caigamos en la trampa de mostrar continuos aumentos en los ingresos; probablemente habrá una disminución al tercer año (tengámoslo en cuenta). Planifiquemos cambios en las instalaciones para atender a los visitantes que repiten. No nos dejemos engañar por el viejo dicho «no podemos serlo todo para todas las personas». Nuestra sostenibilidad dependerá, la mayor parte del tiempo, de «ser muchas cosas» para la mayoría de las personas. Existen especialistas en el desarrollo de planes operativos que integran edificios, programas y personas. En 20 años, hemos visto que la mayoría de las expansiones de museos mejoran la experiencia del visitante y aumentan su afluencia. En todos se incrementa el costo de las operaciones, más que los ingresos por parte de los visitantes. Consideremos una donación, o más fondos públicos, como parte del plan para la actualización física del museo. A esto lo denominamos Plan de Sostenibilidad Financiera.

Cuidado del medio ambiente.

Los museos pueden reducir su dependencia energética. También aumentan la sostenibilidad reutilizando los edificios existentes, revitalizando los vecindarios, promoviendo el uso del transporte público, combatiendo la expansión urbana y creando incentivos para un crecimiento inteligente. La sosteniblidad va desde la creación de estrategias para reciclar, reutilizar energía y materiales, hasta poner en marcha planes detallados para la zonificación de edificios.

Diversidad cultural.

Actualmente, la cultura es el aire que respiramos. Nuestro futuro es un futuro de interdependencia cultural. Los museos, tanto por sus colecciones como por su papel como lugares de reunión comunitaria, pueden convertirse en fuerzas para la comunicación y la comprensión interculturales. Existen algunos estudios de casos notables que demuestran cómo los museos de ciencia, naturaleza, historia y arte han creado exposiciones extraordinarias capaces de atraer nuevas voces y enfoque para las colecciones y las narrativas. Abrazando la diversidad cultural, los museos estarán haciendo mucho para evitar quedar marginados en comunidades y países cada vez más multiculturales en su composición. Asimismo, estarán contribuyendo tanto a su propia sostenibilidad como a la de la sociedad civil.

Recursos bibliográficos:

Museums and Sustainability: Economy, Culture and Community. LORD Cultural Resources Planning & Management Inc.

Gail Dexter Lord and Barry Lord (2002): Manual of Museum Exhibitions, edd. Alta Mira Press.

Barry Lord, Gail Dexter Lord y John Nicks (1989): El costo de coleccionar. HMSO.

Barry Lord y Gail Dexter Lord (1999), edd., The Manual of Museum Planning 2nd Edition (Londres, The Stationery Office, y Alta Mira Press, California, 1999).

Barry Lord y Gail Dexter Lord (1997): The Manual of Museum Management. The Stationery Office.


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.