Narrativa en Exposiciones Inmersivas y Discursivas

 

Las narrativas construyen nuestra identidad (o identidades) y realidad, y como señalan Oliver Sacks y otros neurólogos, son las que la definen. Paul John Eakin va un paso más allá, afirmando que creamos nuestra identidad a través de la auto-narración. Young y Saver refuerzan este argumento; para ellos, la memoria, el yo y las narraciones están intrínsecamente vinculados. Asimismo, según Bruner, «parece que no tenemos otra forma de describir nuestro tiempo vivido, salvo en forma de narrativa». Considera que existen criterios para la auto-narración, aunque inestables, lo que «hace que las historias de vida sean altamente susceptibles a las influencias culturales, interpersonales y lingüísticas». Es toda nuestra realidad la que se basa en narrativas, y en «La construcción narrativa de la realidad», intenta demostrar que entendemos esa realidad a través de las historias, pero que creamos sentido y conocimiento, precisamente, a partir de ellas. Todo esto puede llegar a tener un significado particular en cuanto a la forma de considerar las exposiciones inmersivas y discursivas y el impacto que provoca en los visitantes de nuestros museos.

Existen varias cuestiones relacionadas con la narrativa personal: qué pensamos, en qué y a partir de qué, qué recordamos y cómo hacemos para que esas historias personales sean la base para la construcción de nuestra realidad e identidad. Queremos tratar de establecer una conexión pensando en las consecuencias que todo esto provoca cuando observamos el impacto de las exposiciones en nuestro público.

La primera de esas consecuencias es que las exposiciones, como experiencias humanas, son percibidas como narrativas, tanto si el equipo museológico o educativo lo ha planeado así como si no. Según Roppola: «ya sea consciente o inconscientemente, las exposiciones expresan materialmente una postura discursiva. Es decir, expresan la ‘realidad’ desde una perspectiva particular y tienen intereses bien definidos en su núcleo».

Esta teoría cuestiona los enfoques constructivistas para el diseño de exposiciones. Aquellas en las que se invita al visitante a circular libremente no implican que éste no construya narrativa alguna. Independientemente de «estar allí», siempre se genera algún tipo de narrativa que repercute sobre el proceso de creación de significado y en la difusión del conocimiento. En su trabajo sobre inteligencia artificial, Schank afirma que «la narración y la comprensión son funcionalmente la misma cosa». Este vínculo entre la narrativa, la creación de significado y la comprensión conlleva que los patrones de la trama intervengan en la percepción de la exposición y el proceso de generar significados – hacer, comprender y recordar, siendo éstos pasos clave en el proceso de aprendizaje -.

La segunda consecuencia es que, según la teoría de la narrativa, los tipos de exposiciones inmersivas y discursivas producen impactos muy diferentes en los visitantes. La diferencia es muy similar a la que existe entre la narrativa no revelada y la del «rendimiento»: las historias pueden mostrarse abiertamente como tales, o pueden ocultarse. Cuando elegimos estar acompañados de una historia – leyendo una novela o viendo una película -, ésta se presenta como una narración, no como parte de nuestras vidas; nos relacionamos con ella como audiencia en su «desempeño» como trabajo estético. Sin embargo, la narración de historias que experimentamos en forma de evento, puede perder su apariencia narrativa en virtud de nuestra integración personal.

Esto confirmaría nuestra suposición, basada en los estudios de Bruner, de que una experiencia inmersiva en una visita al museo entra a formar parte de la narración autobiográfica del visitante; se convierte en algo que le ha sucedido como individuo. Y esa integración no le dará la oportunidad de establecer una distancia crítica, o un compromiso analítico, con la experiencia de la exposición inmersiva. El impacto de la visita está en un nivel afectivo más que cognitivo. Incluso, yendo algo más lejos, podemos afirmar que una exposición inmersiva genera una narrativa más que una «actuación», convirtiéndose en una ficción, que Bal define como «un relato de eventos inventados, preguntando por el lector [o en este caso el visitante] por la ‘suspensión voluntaria de sus creencias’ «, mientras que la experiencia discursiva muestra una narración, «un relato, […] inventado o no, presentado desde una perspectiva particular y que sugiere que el lector [o visitante] respalda [o no] esa perspectiva». En las exposiciones discursivas, las narrativas que ofrece el museo se experimentan simultáneamente con la propia narrativa del visitante, como una historia que se puede evaluar críticamente, como un discurso que se puede analizar. La exhibición discursiva crea un espacio para la reflexión pero disminuye el compromiso afectivo del visitante, ya que las narraciones no son parte de su historia autobiográfica. El visitante experimenta una experiencia discursiva como una narración externa sobre la cual puede tener una visión crítica o buscar patrones existentes.

Hemos establecido que las narrativas son una estrategia de comunicación ampliamente utilizada por los museos. También hemos comprobado que la teoría narrativa nos enseña que dichas narrativas provocan un impacto sobre nuestra forma de pensar, recordar y de percibirnos a nosotros mismos y al mundo. En base a esa teoría , observamos que los visitantes en los museos siempre reconstruyen una narrativa, y que ésta es esencial en el proceso de creación de significado, comprensión y recuerdo del material del museo (que se encuentra en cada paso del proceso de aprendizaje). Por lo tanto, concluimos que los modelos de exhibición inmersivos y discursivos provocan un impacto muy diferente en la percepción narrativa y en la creación del visitante.

¿Cuáles son entronces las consecuencias de estos hallazgos sobre el aprendizaje en los museos?

Recursos:

Author: Emilie Sitzia (2016): «Narrative Theories and Learning in Contemporary Art Museums: A Theoretical Exploration.» First published inStedelijk Studies4 (2016). Accessible at: https://stedelijkstudies.com/journal/narrative-theories-learning-contemporary-art-museums-theoretical-exploration/.

Roland Barthes, «Una introducción al análisis estructural de la narrativa», New Literary History 6, no. 2 (1975): 237.

Reesa Greenberg, Bruce W. Ferguson y Sandy Nairne, eds., Thinking about Exhibitions (Londres / New York: Routledge, 1996).

George Hein (1998): Aprendizaje en el museo. (Londres / Nueva York: Routledge, 1998), o Eilean Hooper Greenhill, Museum and Education: Purpose, Pedagogy, Performance (Londres / Nueva York: Routledge, 2007), o Caroline Lang, John Reeve y Vicky Woollard, The Responsive Museum : Trabajando con el público en el siglo XXI (Aldershot, Inglaterra y Burlington, VT: Ashgate, 2006).

John Falk (2004): Director’s Cut: Towards a Better Understanding of Learning in Museums,» Science Education 88 (2004): 83–96; ver también John Falk, Lynn Dierking y Marianna Adams, «Vivir en una sociedad de aprendizaje: museos y aprendizaje de libre elección», en A Companion to Museum Studies, ed. Sharon McDonald (Oxford: Blackwell Publishing, 2008), 323–339.

John Falk y Lynn Dierking (1992): The Museum Experience. Washington, DC: Whalesback Books.

Jana Macalik, John Fraser y Kelly Mckinley (2015): Discursive Space. Curator the Museum Journal nº 58 (2015): 1.

Andrea Witcom (2003): Re-Imagining the Museum: Beyond the Mausoleum. Londres: Routledge, 89–90.

Jean Davallon (1999): L’exposition à l’œuvre: estrategias de comunicación y mediación simbólica. París: L’Harmattan.

Jerome Bruner (1986): Mentes reales, mundos posibles. Cambridge, MA: Harvard University Press.

Bruner (2004): La vida como narrativa. Social Research 71, nº. 3: 691–710.

Bruner (1991(2012): La construcción narrativa de la realidad. Investigación crítica 18, nº. 1 1–21.

Tiina Roppola (2012): Diseñando para la experiencia del visitante del museo. Nueva York: Routledge, 5.

Horace Porter Abbott (2002): The Cambridge Introduction to Narrative. Cambridge: Cambridge University Press.

David Herman, James Phelan, Peter J. Rabinowitz, Brian Richardson y Robyn Warhol (2012): Teoría narrativa: conceptos básicos y debates críticos (Columbus: Ohio State University Press.

Vladimir Propp (1968): Morfología del cuento popular. Austin: University of Texas Press.

Emilie Sitzia (2015): Más allá del libro en el ataúd de cristal. Musealización de los cuentos de hadas: ¿de parques temáticos a museos? Interférences littéraires / Literaire interferenties 16, 125–138.

Kay Young y Jeffrey Saver (2001): The Neurology of Narrative. SubStance 30: 72–84.

John Falk y Lynn Dierking (2000): Aprendiendo de los museos: visitante. Experiencias y la creación de significado. Lanham, MD: Altamira Press, 51.

Oliver Sacks (1985): El marinero perdido. El hombre que confundió a su esposa con un sombrero y otros cuentos clínicos. Nueva York: Summit Books, 22–41.

Paul John Eakin (2008): Viviendo autobiográficamente: cómo creamos identidad en la narrativa. Ithaca: Cornell University Pres.

Paul Ricœur (1991): La vida en busca de la narrativa. Narrativa e interpretación, ed. David Wood. Londres / Nueva York: Routledge, 21–22.


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.