Museos y Transformación Digital

 

Los museos albergan siglos de historia, muchos de ellos disponen de colecciones de gran trascendencia cultural para la sociedad. Por lo tanto, no es de extrañar que algunos estén recurriendo a la digitalización para poder administrar sus colecciones y salvaguardar así su conocimiento. Por otro lado, esta transformación digital puede adoptar muchas otras formas: desde permitir que los visitantes del museo usen sus teléfonos inteligentes y/o tabletas, hasta digitalizar las colecciones para colgarlas en línea, poniéndolas así a disposición de todos, e incluso interactuando con los visitantes, antes o después de sus visitas, con el uso de canales en línea.

Information is beautiful

Cambiando un poco de tercio, decir que los museos de hoy necesitan crearse un futuro sostenible. Esto significa cuidar sus activos y colecciones principales; pero también es necesario que la misión del museo siga siendo relevante y valiosa para las generaciones futuras. Por lo tanto, la tecnología tiene un papel vital que desempeñar para llegar al potencial visitante o investigador que esté conectado. Las instituciones culturales, como museos, bibliotecas y archivos, pueden almacenar grandes cantidades de información y, de acuerdo con la Asociación Americana de Museos, se ha realizado un gran trabajo, durante esta última década, para que los datos del patrimonio cultural estén disponibles digitalmente para todos.

Sin embargo, la digitalización puede ser un proceso costoso. El informe Eumerate , basado en una encuesta realizada a instituciones relacionadas con el patrimonio cultural, muestra que estas entidades solo se planteaban digitalizar el 60% de sus colecciones, debido a sus costos. Otra encuesta reciente revela que el 60% de los encuestados están esperando a posibles soluciones futuras que resulten más baratas. El 20% de estas entidades manifestó que su estrategia digital o bien no era una prioridad o había quedado olvidada en un cajón. Es necesario que la importancia de generar estrategias digitales sea ampliamente comprendida por las entidades culturales.

Styria Digital

Los museos deben cambiar radicalmente su forma de entender el futuro que les viene, para poder valorar el papel que jugará en él lo digital. El museo debe impactar en la sociedad, pero no para convertirse en un simple “museo social”, sino en una entidad que se posicione usando la programación digital y con espíritu participativo. Los museos pueden fijarse en los beneficios que se obtienen con el uso de la tecnología, pero su objetivo principal es preservar el patrimonio en su forma física. Eso significa que se debe generar equilibrio entre el empleo de la tecnología para servir a la comunidad, y mantener su existencia y atracción como tal.

John Russick, del Museo Field de Historia de Chicago, en su obra “A Place for Everything”, imagina colecciones reorganizadas en términos geoespaciales, con todos los objetos de un lugar mapeados en múltiples ubicaciones, con el fin de conectar a las personas con los objetos y los lugares, haciéndolos así más significativos. Su ideas es que cuantas más personas sientan estas conexiones, el ciclo de atención del visitante hacia los contenidos se alargará. En cualquier caso, pasar a lo digital no es solo instalar una aplicación móvil para un servicio o producto, ni digitalizar una colección en un museo. Se trata de un proceso integral que debe gestionar toda posible relación con los visitantes.

Un museo sin visitantes es como una representación teatral sin público. Los museos deben interactuar con ellos y prestarles servicios de valor, ya sea estando dentro o fuera de sus instalaciones. Para lograr esto de manera efectiva, es importante comprender los intereses y deseos del público y conocer los canales de comunicación que normalmente utiliza. Datos interesantes nos muestran que el 86% de los museos creen que es mejor interactuar con los visitantes en el plano real. Pero lo virtual también desempeña un papel importante, pues un 44% de opiniones destacan la efectividad de la participación en línea con el uso de webs y de redes sociales. De hecho, el 50% de los museos ha visto un aumento en el número de visitantes a sus sitios web, y un 82% en la actividad en sus canales de redes sociales.

Cargo Collective

Según Museums on the Web, las redes sociales han transformado y seguirán transformando radicalmente la forma de conectarse e interactuar las personas entre sí, por lo que las estadísticas no nos llaman la atención. Al hilo de esto, el Pew Research Center declara que casi el 65% de los adultos estadounidenses están en las redes sociales diez veces más que hace 10 años.

Con el aumento de visitantes a las redes  y sitios web, no nos sorprende comprobar que alrededor de un 49% de los museos han tenido un aumento del número de visitas. Solo el 12% de todos los museos encuestados dijeron que su público había disminuido o permanecía estancado, lo que sugiere que la combinación de interacción en línea, social y en persona es ideal para generar un compromiso real con los visitantes. Los museos deberían prestar atención a la forma más real de interactuar con ellos, evaluando constantemente qué canales son los más efectivos.

Pew Research Center llevó a cabo el estudio titulado “A Week in the Life” con relación a los usuarios de teléfonos inteligentes, para obtener así una idea de cómo los propietarios usan sus dispositivos a diario. Cuatro modos de los teléfonos inteligentes (mensajes de texto, llamadas de voz y video, uso de correo electrónico y uso de Internet) se destacan como los más utilizados de las once aplicaciones y funciones evaluadas en su estudio. Casi todos los propietarios de teléfonos inteligentes encuestados (89%) usan Internet, por lo que los museos se alejan de un gran público potencial si no establecen sitios web en soportes móviles y de comunicación digital como parte de sus estrategias digitales.

Dribbble

Invitar a las personas a visitar los museos es solo parte de un enfoque de misión. Una vez que estas cruzan sus puertas físicas, comienza la verdadera aventura, y es entonces cuando los museos pueden tener la oportunidad de mejorar la experiencia de cada visitante. Un visitante feliz no solo recomendará el lugar a otros, sino que también lo visitará de nuevo. Hablemos del Museo de la Ciencia de Londres, que es el destino más popular del Reino Unido dedicado a la ciencia, la tecnología, la ingeniería y la medicina. Tiene alrededor de tres millones de visitantes al año; el 83% dice que volvería a visitarlo y, casi todos (el 97%), que lo recomendarían a un amigo. Pero, ¿cómo se valora el compromiso de los visitantes hacia un museo? Hay investigaciones que nos muestran que el uso de los teléfonos inteligentes y las tabletas deben formar parte urgentemente en las estrategias de los museos. Actualmente, los visitantes pueden usar su propio dispositivo como una guía completa en el 34% de los grandes museos, y el 40% de esos grandes museos encuestados afirma que están aumentando la inversión para garantizar que los visitantes puedan hacer uso de sus propios dispositivos en las instalaciones. Si bien un 25% de los museos encuestados manifestó que aún no había comenzado a utilizar tecnología tipo “teléfonos inteligentes y tabletas” para interactuar con los visitantes, el 7% consideró que estaban satisfechos con sus sistemas convencionales y no veían necesidad de desarrollo. Con todo, el uso de dispositivos móviles en los museos continúa aumentando. En el último año, el 91% de los visitantes a la Tate Modern y el 86% en la Tate Britain usaron un teléfono inteligente y/o tableta durante su visita a las galerías. Aproximadamente el 9% de estos visitantes se conectaron a su conexión Wi-Fi gratuita. Las principales razones por las que las personas emplean sus dispositivos en estos museos son para tomar fotos y compartir su experiencia en las redes sociales. A continuación, le siguen en número las personas que buscan información sobre un artista o una obra de arte en el sitio web de la Tate u otras plataformas. Solo una pequeña proporción de los visitantes usan sus dispositivos móviles para descargar las aplicaciones o usar los recorridos web móviles.

Grace Tung, Asociada en el departamento de Medios Digitales y Desarrollo Creativo del Museo Met en Nueva York, nos explica por qué el audio es tan importante entre su audiencia y por qué ha trasladado sus archivos de audio a una plataforma web, a la que los visitantes pueden acceder desde cualquier dispositivo móvil. El artículo “Mejorando la guía de audio: Una mirada a nuestros visitantes”, muestra lo que se descubrió entre sus visitantes en un período de siete días para concluir cómo de importantes y eficientes eran las guías de audio para ellos/ellas.

Behance

Siempre resulta tentador pensar en una guía de audio como algo anticuado que los visitantes pueden guardar y llevar por todo el museo si les da la gana; pero esta perspectiva es demasiado limitada. La guía de audio debe verse como un servicio que es parte crucial de la experiencia del museo y que combina lo digital y lo no digital dentro del espacio físico del mismo. Esta perspectiva, popularmente conocida como “diseño de servicios”, es una forma de crear y mejorar vivencias (en lugar de ser productos independientes) con el fin de satisfacer más adecuadamente las necesidades de los visitantes dentro de un contexto específico. Requiere una comprensión de la experiencia completa del usuario (también conocida como “viaje del usuario”) de una manera sólida y contrastada, desde el conocimiento inicial de la operación hasta el impacto completo de la propuesta en el usuario.

Que un museo tenga más tráfico en línea sin duda se debe al volumen de páginas dedicadas a sus colecciones, archivos y recursos educativos, contenido que tiene una vida útil más larga y atrae el tráfico de búsqueda orgánica. La resultante de esta actividad es la creación de una sólida “capa base” de visitas, con tráfico relacionado con eventos y exposiciones que proporcionan un nivel superior de tráfico. Por comparación, los centros de artes escénicas tienden a tener un porcentaje mucho mayor de páginas dedicadas a un contenido volátil (sus páginas de programaciones). El interés sobre este contenido tiende a disminuir muy velozmente y, en algunos casos, esas páginas pueden incluso ser eliminadas cada día.

Old Skull

La comprensión de los estándares para metadatos puede resulta útil no solo para los museos, sino también para otras instituciones con las que comparten datos. En Europa, existe la norma EN 15907, un estándar europeo para la catalogación de archivos que sigue un modelo lineal, y que recoge las mejores prácticas para estructurar metadatos relacionados con dicho modelo. La característica clave de tener estos estándares para la creación de metadatos es que se puede compartir, con lo cual otros pueden acceder a ese contenido, convirtiéndose en un sistema especialmente interesante para las instituciones vinculadas con la educación. Compartir contenido para el beneficio educativo se recoge en el artículo de Merete Sanderho, “¿Quieres jugar?” que nos habla de tender puentes entre el contenido abierto de los museos y el aprendizaje digital en las escuelas públicas: “demandamos que las colecciones de museos digitalizadas sean un gigantesco patio de recreo para que los niños de la escuela jueguen”.



Si quieres recibir nuestro newsletter, y/o la bibliografía y recursos asociados al artículo de hoy, rellena y envía el boletín adjunto, por favor. Si quieres recibir los artículos por correo electrónico completa el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás en la cabecera de esta página. Tu dirección de correo electrónico será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Fotografía principal: Daily Inspiration

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.