Museos, Centros de Interpretación y de Visitantes

Definir de una manera sencilla las diferencias que hay entre un centro de visitantes y un centro de interpretación patrimonial (en lo sucesivo los denominaremos centros, a menos que se indique lo contrario), e incluso entre centros y algunos museos, es complicada, ya que existe una superposición de conceptos que se producen a medida que estos centros van evolucionando hacia el futuro. Los centros de visitantes y los de patrimonio son principalmente “atracciones”, mientras que los museos “conservan objetos y artefactos para el bien público”. Una institución puede guardar archivos, pero no necesariamente han de ser objetos de museo. En cualquier “centro”, el público espera contar con personal bien informado, un área de ventas, instalaciones sanitarias y posiblemente cafetería y/o restaurante interior o exterior. 

CJWHO

El término “centro de visitantes” posee la definición más amplia. Puede aunar aspectos de los centros de patrimonio y también de los museos. Un centro puede contener algunos objetos y artefactos, pero su función principal es ofrecer al público información sobre la situación actual, el historial y los planes futuros de algo en concreto. Proporciona los mejores medios para recaudar fondos, especialmente si cuenta con personal para ello, normalmente voluntarios. Los centros del patrimonio, por lo general, representan una excelente oportunidad para promover un proyecto de restauración, ofreciendo una información basada en la utilización de maquetas, textos, imágenes y mapas para narrar su historia. Sus exposiciones pueden instalarse en un área pequeña, reservando un espacio adicional para las ventas y otras actividades de recaudación de fondos.

Design Boom

El tema principal de las exposiciones en los centros patrimoniales está centrado en la historia, aunque podría promover el futuro de un proyecto de restauración. Se pueden exhibir objetos reales, réplicas o copias de objetos históricos para narrar su historia. El término “centro” a veces se emplea para “suavizar” las expectativas por el hecho de que no estamos visitando un museo, es por esta sencilla razón por lo que se utiliza en lugar de “museo”. Así mismo, se hace referencia a la palabra “patrimonio” para quedar fuera de la influencia de los verdaderos deberes de un museo. Si una organización pretende que se la tome en serio, no debe hacer uso de la palabra “museo” a la ligera. Si el centro no está registrado y homologado como museo, no deberíamos tener un alto nivel de exigencia con relación a los objetos utilizados en sus exposiciones. También cabe mencionar que es poco probable que un centro patrimonial obtenga las mismas ganancias que un centro de visitantes, debido a su compromiso adicional con la investigación histórica y la probabilidad de que se ocupe de la restauración de algunos objetos y artefactos, con el correspondiente gasto que ello supone. Los centros de patrimonio, por otro lado, pueden convertirse en museos durante su desarrollo.

Yatzer

El nombre “museo” implica un grado de compromiso diferente al de un visitante o centro de patrimonio. La definición de la Asociación de Museos dice: “Un museo permite a las personas explorar colecciones para inspirarse, aprender y divertirse. Es una institución que recolecta, protege y hace accesibles los objetos, artefactos y especímenes, los que mantiene en confianza para la sociedad”.

El compromiso de ser museo no debe tomarse a la ligera. Su misión está orientada al cuidado y preservación de su colección para siempre. Del museo se espera que: solicite su registro de la Comisión de Museos y Galerías (MGC); opere dentro de las pautas éticas, publicadas por la Asociación de Museos e ICOM; cree políticas para la recolección y conservación de objetos artefactos; y mantenga registros en un estándar aceptable para la comunidad del museo. Estas reglas pueden parecer convencionales, pero actúan como una salvaguardia. Impiden que las personas u organizaciones establezcan “museos” a la ligera (a menudo se exponen objetos donados o encontrados) que, más tarde, acaban cerrando cuando se pierde el interés o no son financieramente viables. En este último caso las colecciones a menudo se venden al mejor postor (las organizaciones registradas no pueden hacer esto). Los museos normalmente no obtienen ganancias; de hecho, son siempre una responsabilidad sin ánimo de lucro. Sin embargo, pueden atraer fondos que no se consiguen con las entradas de los visitantes o los centros patrimoniales. La red de apoyo para museos ahora es extensa y de fácil acceso. Los museos registrados son el único vehículo adecuado para la preservación de una colección de objetos y artefactos, que son los elementos esenciales de dicho museo, la base de su colección. Para establecer un museo, se necesita una colección, o al menos la promesa de llegar a recopilar una cantidad sustancial de objetos y artefactos. Los objetos históricos de interés no son fáciles de conseguir, algunos se muestran incluso mejor en su situación original. Es más fácil configurar un museo sin depender de una colección, porque los objetos se pueden recopilar según una política de adquisición fija y documentarse después adecuadamente. Almacenar y cuidar objetos que no se exhiben resulta muy costoso.

CJWHO

Independientemente de si el centro acaba transformándose en museo o no, cualquier objeto histórico expuesto dentro de él se puede considerar como parte de “una colección”. Las colecciones necesitan un cuidado apropiado. Requieren profesionales especializados para su exposición, cuidado y mantenimiento y las condiciones ambientales necesarias, pero la recolección y la atención deben ir más allá.

  • Algunos objetos no deberían ser recogidos, por ejemplo, si han sido robados, importados ilegalmente, o contienen materiales peligrosos. La recolección de especímenes de la vida silvestre, particularmente animales disecados y huevos, está estrictamente regulada en la mayoría de los países y se deben tomar consejos antes de se agregados a la colección.
  • Cuando se recolecta un objeto, ha de considerarse su cuidado apropiado, ¿se podrá preservar o se deteriorará? Se deben seguir los consejos de un conservador sobre la condición del objeto y lo que es necesario para preservarlo.
  • Nunca debemos restaurar un objeto sin una cuidadosa consideración y consejo profesional; una restauración incorrecta puede destruir información histórica importante. La restauración debe ser reversible y visible, para que pueda distinguirse lo viejo de lo nuevo.
  • ¿Hay alguna información que mejore el objeto, como, dónde, cuándo y quién lo usó? ¿Hay documentos relacionados, libros de registro o cartas vinculadas al objeto? Debemos intentar, en lo posible, recopilar todos los documentos apropiados sobre el objeto y evitar la separación de la información de los mismos ya que esa información es una parte importante del historial del objeto.
  • ¿Se usará en las exposiciones o será necesario almacenarlo? ¿Se puede almacenar de forma segura? El almacenamiento cuesta dinero y si el objeto se deja en el almacén y no se utiliza ¿no sería mejor que estuviera en otro lugar?
  • Todos los días, el manejo y la limpieza son, en última instancia, muy perjudiciales para un objeto: ¿se mostrará abiertamente al público o se debe proteger? ¿Será necesario guardarlo en una caja (vitrina) de vidrio sellada? El cuidado de colecciones es un tema lo suficientemente importante como para llenar varios volúmenes, por lo que el personal debe estar debidamente capacitado en esta parte del “trabajo” o , al menos, saber pedir consejo a alguien que sepa más que ellos cuando lo necesiten.

Design Boom

La seguridad de la colección, el personal y el inventario de la colección son muy importantes. Siempre se debe consultar a un representante de la compañía de seguros y al oficial local de prevención del delito para que nos asesoren. La mayor amenaza es probablemente el vandalismo, pero muchos pequeños museos con antigüedades han sido blanco de robos. Los museos que exponen y/o almacenan objetos valiosos deben adoptar un alto nivel de seguridad física e instalar una alarma ruidosa para asustar a los que pretendan atentar contra las colecciones. La alarma, a su vez, debería conectada a un botón de pánico para uso del personal. La política de los sitios donde se exponen objetos es que la seguridad del personal sea lo primordial. Las alarmas silenciosas remotas pueden ser más efectivas y adecuadas cuando la policía puede ofrecer un nivel de respuesta rápido.

Random International

Al margen de lo que decimos sobre los museos, la creación de un centro requiere mucha experiencia profesional. Se debe siempre considerar la contratación de un museógrafo profesional, pero hay que asegurarse de que éste, o un equipo de profesionales, comprenda las limitaciones de su presupuesto. Los centros que funcionan con un presupuesto mínimo aún pueden aspirar a tener un encanto propio. El público responde más generosamente a una exposición que obviamente se ha realizado con un costo limitado pero con un gran esfuerzo.

Design Boom

Las condiciones ambientales deben ser adecuadas para todos los tipos de centros. Si el edificio está demasiado húmedo o seco, podría arruinar costosos esfuerzos en poco tiempo, o incluso destruir un valioso objeto que esté en exposición. Si hay demasiada luz las condiciones óptimas para cualquier objeto desaparecerán rápidamente. En muchos países, la mayoría de los servicios de museos del área local ofrecen jornadas de capacitación sobre este tema a un costo modesto o incluso gratis para sus miembros. La calefacción y la humedad relativa también deben equilibrarse para el beneficio del buen cuidado de los objetos.

Las vitrinas y los mostradores de las tiendas resultan demasiado caras como para comprar unas nuevas; se puede intentar contactar con instaladores de tiendas locales que, a menudo, cuentan con unidades usadas y quieren deshacerse de ellas. El vidrio instalado en los armarios de segunda mano puede ser un peligro. Probablemente no se trate de un cristal de seguridad y deberá ser reemplazado o cubierto con una película de seguridad.

Dezeen

El personal también ha de estar muy atento pues hay cierta tendencia, de una minoría de visitantes, a robar o dañar pantallas o existencias, o a ser poco cuidadosos con sus movimientos. Tened cuidado con las distracciones, hecho que los visitantes aprovechan para cometer delitos durante el horario de apertura. Se recomienda impedir el acceso a niños sin compañía. La mayoría se comporta excepcionalmente bien pero, si no es así , pueden surgir dificultades para tratar de expulsarlos: a los ojos de los padres son completamente inocentes; a veces son los adultos la causa de la mayoría de los problemas. Si a un niño se le pide que no toque, generalmente no lo hace, sin embargo, los adultos asumen que esa llamada de atención no se les debe aplicar a ellos. En general, la gran mayoría de los visitantes no son en absoluto problemáticos. Existe la tendencia creciente a que los visitantes acudan al museo con sus perros: no debería haber ningún problema con su admisión: generalmente son menos problemáticos que las personas, y al llevar correa están bajo mayor control que los niños.


RECURSO:

Michael G. Beech, Curador del Foxton Canal Museum: Museum, Visitor and Heritage Centres. Artículo para The Foxton Inclined Plane Trust (FIPT) (Inglaterra).

Fotografía principal: CJWHO



Si estás interesado en recibir nuestro newsletter, y/o la bibliografía y recursos asociados al artículo de hoy, rellena y envía el boletín adjunto, por favor. Si quieres recibir los artículos por correo electrónico completa el campo correspondiente en la página principal del blog.

 

 

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.