El Futuro de la Museología

El mundo de los museos se encuentra en una encrucijada. Después de unos años en los que notábamos cierto crecimiento continuo en el número de visitantes, ahora nos surgen algunas dudas sobre el futuro de la institución como tal. Por supuesto, se supone que el museo Británico va a sobrevivir, pero el porvenir de los museos más pequeños parece más bien incierto.

La crisis económica que sufrimos, sobre todo en Europa desde aquel fatídico 2007 (el de la famosa “deceleración progresiva de la economía”), ha dado lugar a cambios dramáticos en la financiación de muchos museos occidentales. Por primera vez en muchos años, los museos en estos países se enfrentaron a importantes recortes presupuestarios. Varios informes apuntan al hecho de que estas medidas no son transitorias sino que ya forman parte de una tendencia estructural. En paralelo, el mundo de los museos también se ve transformado, fundamentalmente por dos tendencias. La primera está relacionada con la globalización y el aumento de los flujos comerciales o transacciones cuya finalidad es la de intentar aumentar el número de visitas en todo el mundo, fomentando el turismo. La segunda tendencia, tiene que ver con el desarrollo de tecnologías digitales, algo que está transformando todo el panorama de las comunicaciones e, indirectamente, influye en el devenir de los museos.

Oliver Munday

Por otra parte, los museos parecen cada vez más divididos en dos grupos marcadamente separados. El primero es el de las instituciones importantes – los famosos museos estrella que dan la bienvenida a millones de visitantes y desarrollan su Marca- y el segundo el formado por centenares de museos pequeños que luchan a brazo partido para atraer al público y financiar proyectos de exposiciones, e incluso para evitar la bancarrota. Ha habido reacciones constructivas ante las adversidades, particularmente en Gran Bretaña, con la aparición del museo participativo y comunitario, enfocado a públicos específicos, basados, en gran parte, ​​en grupos de iniciativa local, y no tanto ​​en sus colecciones permanentes. En este contexto podría desarrollarse la idea de un museo sin objetos – de hecho, sin colección permanente-. Así pues, las colecciones parecen resultar cada vez menos importantes con relación al público, y son las personas las que se están convirtiendo en la principal preocupación de los museos.

Oliver Munday

En este contexto, resulta apropiado examinar las perspectivas de futuro de los museos. También deberíamos revisar la definición dada al término “museo”, ya que se trata de un concepto cambiante y ha de estar en consonancia con los tiempos que corren. El mundo de los museos parece haberse vuelto muy susceptible a los cambios, pero ¿qué hay de la museología?, ¿está evolucionando también esta disciplina? y, de ser así, ¿en qué dirección? Se trata de una pregunta fundamental que podríamos abordar para intentar llegar a una conclusión.

Design your way

Existe un Centro para el Futuro de los Museos, pero no un Centro para el Futuro de la Museología, aunque sería una idea muy interesante de explorar. El Centro para el Futuro de los Museos, establecido en los Estados Unidos desde 2007, se centra en tres tendencias que influyen en el mundo de los museos: la demografía, la educación y la evolución de las tecnologías móviles. Ciertamente podríamos discutir sobre ellas como fuentes que influyen en la museología, considerando a una población mucho más pequeña de pensadores sobre museos, pero estas tres tendencias afectan de manera muy similar a todo el sistema académico. Están surgiendo nuevas generaciones muy activas, concebidas desde otros puntos de vista y desarrollando nuevos temas de investigación. La educación de los nuevos profesionales de los museos difiere de la de sus “padres”: la esfera universitaria ha cambiado considerablemente con las dos revoluciones masivas universitarias de los años 60 y 80, que influyeron mucho en las formas de pensar, enseñar y evaluar. La tecnología de la información y la comunicación permiten ahora el rápido desarrollo de los métodos de educación global a través de los MOOC (cursos masivos  y abiertos en línea) y otras formas de aprendizaje.

Pero existen dos tendencias importantes que contribuyen quizás más a la transformación de la forma de pensar dentro del campo de los museos. La primera es el lenguaje, y la segunda, el peso de la economía de mercado que influye en el funcionamiento de los museos.

Design your way

Más que el lenguaje, la economía probablemente sea el factor que más repercute en la evolución de la museología. La influencia del creciente modelo capitalista anglosajón sobre el resto del mundo se refleja, sobre todo, en la preponderancia de la economía liberal de mercado, absolutamente alejada de la cultura, como la que se desarrolla en América del Norte y en algunos países europeos como España. De alguna manera, la imposición de ese modelo económico obliga a que los museos también revisen sus formas de gestión, adoptando cada vez más soluciones comerciales que inducen a su acoplamiento progresivo con el comportamiento del consumidor. Por otro lado, la creciente popularidad del fenómeno museístico, como el denominado “Efecto Guggenheim” de Bilbao, produjo una división definitiva del mundo de los museos en dos partes: una formada por los “museos millonarios” (en número de visitantes y también por los ingresos generados con su intensa actividad comercial) y la otra por el resto: los pobres. La crisis económica remarcó enormemente esa diferenciación en los museos en los países occidentales, ya que quien no tenía “éxito” sufría recortes salvajes en su financiación.

FFFFOUND!

Desde la perspectiva del futuro, podríamos identificar dos formas de definir los museos y la museología. La primera la encontramos en un gran número de publicaciones basadas en el rol social de los museos. La institución del museo se valora como un medio para movilizar a la comunidad local y pensar en su identidad y desarrollo. Esta idea no es nueva, e incluye la Nouvelle Muséologie francesa de la década de 1970, e incluso una serie de iniciativas que datan desde el siglo XIX. Lo podemos observar particularmente en MINOM (Mouvement International pour la Nouvelle Muséologie), en Cuadernos de Sociomuseologia y Museología Crítica. También se están adoptando contribuciones anglosajonas asociadas con el trabajo social de museos (Silverman), la inclusión social (Sandell) o la participación (Simon). Esta tendencia está siendo cada vez más popular (tal vez como resultado de un ciclo), y constituye la principal forma de pensar sobre el sector de los museos. La idea que hay detrás de los museos participativos es que no es el Estado quien apoya al museo de manera sostenible sino su propia comunidad.

Maan Ali

La sociomuseología (o la museología social, comunitaria o participativa) se basa en una corriente adscrita a la museología. Pero, gran parte del papel y el concepto de los museos se están viendo influidos en gran medida por un lenguaje no académico que se viene estableciendo a partir de una perspectiva turística, económica y urbana. El hecho de que el museo genere importantes ingresos indirectos, beneficios que afectan a la economía o a la calidad de la vida de una región en particular, es relativamente un viejo principio que se remonta al menos al siglo XVIII y del que frecuentemente encontramos referencias a lo largo del siglo XIX. Rara vez, sin embargo, los museos se han creado y organizado principalmente para este fin. Sin embargo, en cierto modo, es más de la opinión de economistas, arquitectos, planificadores urbanos y diplomáticos que el camino para diseñar y administrar el museo parte de esas consideraciones “más liberales”. En general, esta “museología” plantea el museo desde unos aspectos más externos: una visión relativamente convencional del museo (no realmente participativo), pero potenciando su imagen (una arquitectura “emblemática”), la calidad de sus exposiciones y con gran asistencia (de ahí su impacto económico). Las funciones básicas del museo – preservación e investigación, administración general o asuntos de educación – quedan relegadas a un segundo plano. Sobre este planteamiento, el museo se debe a la economía para ser administrado y subsidiado. Ya no volveremos a usar la frase: “un museo que no adquiere colecciones es un museo muerto” (viejo refrán), y la sustituiremos por: “un museo que no atrae visitantes no merece ser subvencionado”.

Fancy

En cualquier caso, independientemente del enfoque del término “museología”, el campo del museo es un pensamiento de facto sobre una amplia gama de disciplinas, tales como la sociología, economía, historia del arte, arquitectura, ciencias de la información, etcétera. En la mayoría de los países, la enseñanza de esta disciplina se basa, en parte, en una visión fundamentalmente condicionada por el museo de los años 90, si bien incorpora importantes cuestiones sociales (sociomuseología).

Art Cocktail

Si uno se pregunta sobre el futuro de los museos, está claro que resulta apropiado reflexionar sobre las formas futuras de los museos y, por lo tanto, sobre los futuros soportes del conocimiento. Éstos, definitivamente seguirán basándose en las colecciones de objetos, pero también cabría esperar nuevos tipos de colecciones más complejas, como las micro-partículas o kilobytes de información, con bases de datos vinculadas a unas tecnologías cada vez más complejas (nanotecnologías, tecnologías digitales). Esta visión de la realidad podría constituir el desafío de los museos del siglo XXI y de otras muchas instituciones relacionadas con el desarrollo del conocimiento. Así pues, es importante que la museología confíe en todos estos enfoques, tanto en lo analógico (el mundo real) como en lo digital (Internet), para poder desarrollarse plenamente en los próximos años.



RECURSO:

François Mairesse (2015): Museology at a crossroads. Revista Museologica Brunesian – Podzim | Otoño 2015/2.

Fotografía principal: Art Cocktail


Si quieres recibir nuestro newsletter, y/o la bibliografía asociada al artículo, rellena y envía el boletín adjunto, por favor. Si quieres recibir los artículos por correo electrónico completa el campo correspondiente en la página principal del blog. Gracias.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros