El Museo del Aprendizaje

El Museo del Aprendizaje es la denominación que le hemos dado a una idea, un posible proyecto de colaboración dirigido a todo tipo de museos (historia cultural, museos de ciencias y arte, etcétera) y a centros de formación educativa y profesional: escuelas, universidades, facultades, asociaciones culturales, etcétera. El objetivo de este proyecto es fortalecer la colaboración en el plano educativo entre los museos, los centros de formación y las escuelas primarias. Creemos que también sería importante la participación de los visitantes de los museos, en una acción en la que los profesores asumirían el rol de especialistas activos en colaboración con los departamentos de educación de los museos (si existen, y si no, ellos los crearían). La visibilidad, la comunicación y el intercambio de conocimientos entre todos los participante en este proyecto son elementos esenciales para garantizar la sostenibilidad y la utilidad de las iniciativas que se pongan en marcha para la creación del Museo del Aprendizaje.

The daily revolution

Visibilidad, comunicación e intercambio de conocimientos.

Generar mucha visibilidad es uno de los objetivos del proyecto. Esa es la clave de todo el proceso. Los resultados, productos, artículos, conclusiones, estrategias de educación y procesos de evaluación, son las bases del proyecto Museo del Aprendizaje. La organización de reuniones, talleres y seminarios abiertos creará también oportunidades para el intercambio de los conocimientos y experiencias que se obtengan durante el desarrollo del proyecto, tanto interna como externamente. Ese intercambio de saberes activará y motivará a los participantes en el proyecto.

The daily revolution

El proceso es el objetivo.

Si tuviéramos ocasión de poner en marcha el proyecto de Museo del Aprendizaje, primero deberíamos definir claramente cuál es nuestro objetivo. Y objetivos puede haber muchos: el hecho de generar contacto entre centros educativos y museos ya es un objetivo muy importante. Hay otros, por supuesto, como puede ser la creación de una oferta educativa para adultos, generar pasantías académicas, crear un capítulo sobre las experiencias didácticas generadas que puedan publicarse en el sitio web del museo y en el centro educativo, la redacción de un boletín de noticias académicas abierto. Los resultados que se hacen visibles a la sociedad son muy importantes, aquí no importa para nada el tamaño, todas las acciones son fuertes factores de motivación para todos. El conocimiento compartido crea sostenibilidad en la evolución de las diversas etapas del posible proyecto – antes, durante y después de que las conclusiones se hayan materializado -. Esta idea puede aplicarse tanto a las personas que han conceptualizado y concebido el proyecto, como a los socios que han colaborado en su desarrollo de manera puntual. Todos los participantes deberán formar parte de la creación de procesos de reflexión crítica, cada uno en su disciplina y/o ámbito de actuación. Podríamos denominar “Formación Permanente” al objetivo final y único de todo el proyecto del Museo del Aprendizaje.

The daily revolution

Una disciplina que no es Fórmula 1.

la implantación del proyecto y el proceso que demande necesitan su tiempo. Evitar las carreras es una condición fundamental para poder trabajar de manera colaborativa con calidad, por eso, dedicarle tiempo al proyecto suele ser el desafío más grande. Un tiempo que ayudará a establecer relaciones más cercanas y una comprensión más profunda sobre la finalidad del esfuerzo. Un procedimiento reflexivo aportará herramientas que nos ayuden a afrontar esos otros desafíos que puedan aparecer durante el proceso: aprender a entender las disciplinas del otro (museos vs. centros de formación); atreverse a salir a un mundo nuevo y desconocido; confiar en que todo el esfuerzo tiene su recompensa, etcétera. Después de todo, estaremos inmersos en un proceso que requiere dedicación y trabajo; no es algo que se haga en dos días, plis, plas, y a otra cosa mariposa. De eso nada.

Archivo EVE

La complejidad del proyecto Museo del Aprendizaje parte de la base de que los participantes deberán enfrentarse a una gama muy amplia de posibles tareas, relacionándose con otros perfiles profesionales, individuales y disciplinas de todo tipo. Por ello, los objetivos de las partes (museos e instituciones de formación) podrán variar de unos a otros sustancialmente. Para poner orden a este posible maremágnum de ideas y objetivos diversos, lo importante es establecer unas bases claras en la colaboración entre las partes implicadas. Una colaboración ordenada y simplificada lo es todo para el futuro éxito del proyecto. Es en este crisol (colaboración) donde la mezcla de muchos ingredientes y nuevas ideas se combinan para llegar a conseguir la sustancia perfecta. Y en el resultado de dicha combinación reside el concepto único que permite el establecimiento, el desarrollo, el mantenimiento de contactos y la creación de oportunidades de valor para que el proyecto tenga un éxito aplicable a cada caso.

The teacher’s travel blog

Comunicación y evaluación desde el kilómetro cero.

La estrategia de comunicación y evaluación del proyecto es un elemento crucial en la aplicación y mantenimiento de todos los procesos y esfuerzos para crear la propia sostenibilidad de dicho proyecto. La clave radica en que éste sea percibido como algo que puede ser mensurable en sus resultados de forma clara y sencilla, para poder, así mismo, sacar conclusiones simples y directas con las que todos podamos obtener experiencias prácticas. La consecución de los objetivos no sólo será valiosa para los alumnos y personas que participen en el proyecto individualmente, sino también  para cada centro de formación que colabore, para los museos y para los maestros y profesores. Para apoyar la consecución de los objetivos del proyecto, es muy útil publicar una web pública del proyecto, así como un boletín de noticias y un grupo abierto en Facebook (desaconsejamos el uso de Whatsapp u otra aplicación móvil). Con la puesta en marcha de estas diferentes plataformas on line, cualquier persona interesada puede encontrar herramientas, artículos, foros de debate, información de seguimiento y opiniones sobre el proyecto por parte de los participantes, ya sean personas individuales, estudiantes o profesores. Resulta sencillo obtener información actualizada con la implantación de estas plataformas. La visibilidad pública y un enfoque consciente en el intercambio de conocimientos hace que todos los participantes del proyecto sean objetivos y se sientan motivados a transferir sus experiencias para generar conclusiones finales muy útiles y accesibles para todos. A lo largo del proyecto se pueden aplicar las evaluaciones. La ejecución de un plan de evaluación continuo es muy interesante, ya que consolida los objetivos de los diversos procesos del proyecto, y mantiene continuamente el enfoque de todas las partes sobre el desarrollo de los trabajos.

Open buildings

Todos los objetivos que se hayan conseguido fruto de la colaboración entre los participantes, ya sea entre los estudiantes docentes, individuales o museos, deben ser sometidos a una evaluación continua. Todo es evaluable, incluso aquellas áreas “dispersas” que sin duda aparecerán, normalmente generadas por haber aplicado limitaciones de tiempo (las prisas) y de comunicación interna. Lo que sí es más que recomendable es que todo se filtre a través de un solo equipo evaluador, puede ser incluso una única persona. Esta forma de evaluar ayuda a generar métodos constructivos y análisis de áreas en las que podrían aparecer dificultades si no se observa todo desde una única perspectiva. La aplicación del orden y la visibilidad, como ya hemos mencionado anteriormente, ayuda a obtener la sostenibilidad del proyecto y el mantenimiento de las expectativas de todos sobre las conclusiones finales (la creación de un producto educativo, por ejemplo), en lugar de generar un frío informe que no le será de utilidad a nadie.


Weand the color

¿Es tan importante quién controle el proyecto, la comunicación y la visibilidad? El Museo del Aprendizaje no es realmente una idea nueva y revolucionaria. Se trata más bien de generar un marco para el desarrollo de asociaciones y redes de colaboración entre museos e instituciones educativas, un proyecto que no se suele establecer por si mismo, de forma espontánea. Consiste en generar una mecánica organizada que lo convierta en un modelo de colaboración estandarizado, sencillo y útil para todas las partes que lleguen a integrarlo. Muy bien, pero, ¿cuál es el valor añadido de desarrollar acciones colaborativamente? El proyecto del Museo del Aprendizaje se basa en la participación de usuarios conectados a socios colaboradores con el fin de establecer marcos de colaboración que sean de valor para todos y para el futuro. Aquí, los estudiantes, profesores, individuales, visitantes, etcétera, son los “usuarios” y el eje central de la colaboración es el trabajo educativo en los museos. Los recursos clave del proyecto son aquellas personas que contribuirán activamente al desarrollo de los departamentos de educación de los museos. Al mismo tiempo que se desarrollen conocimientos y aptitudes con relación al uso de los entornos de aprendizaje en los museos, podrán replantearse los malos hábitos y las prácticas excesivamente tradicionales de un trabajo educativo ya desfasado.

Noah Money

Es importante que los museos sean capaces de dejar de pensar en lo buenos que son para la sociedad solo por existir, e incorporar a su práctica diaria el conocimiento creativo e innovador, de ahí la importancia y el valor de las ideas que puedan ser aportadas por profesores y estudiantes. Haciéndolo, se generarán nuevas y diferentes formas de encuentro entre el museo y sus visitantes, lo que permitirá disfrutar de innovadores y variados escenarios de enseñanza. Si un educador de museo es capaz de ver su práctica docente bajo una nueva perspectiva, como resultado, los futuros maestros de escuela (entre otros profesionales de la enseñanza) utilizarán los museos como espacios de aprendizaje mucho más activamente. Esto, a su vez, producirá grandes beneficios para los alumnos de las escuelas primarias. Es una situación en la que ganan todos, con implicaciones de largo alcance. Los estudiantes tendrán la oportunidad de utilizar el museo para transformar la teoría en la práctica, algo inviable en un entorno de aula. Al reunirse de forma colaborativa con colegas de otras disciplinas mediante un enfoque mutuo de la “didáctica museística”, los educadores también descubrirán un nuevo potencial dentro del ejercicio de multidisciplinariedad. Este es un proyecto que puede desarrollarse a varios niveles simultáneamente: a un nivel local, dentro de la institución individual; a un nivel regional, entre las diversas instituciones, y a nivel nacional, donde todos contribuyen al intercambio de conocimiento generando una comunidad de “saber universal”.

It is nice that

El enfoque en la participación de los usuarios es aplicable a todo tipo de grupos sociales (estudiantes, padres, abuelos, profesionales, curiosos, etcétera), de modo que  puedan beneficiarse de la colaboración intercultural e interdisciplinar. No existen límites de colaboración, ya que se puede llevar a cabo con escuelas primarias, centros de enseñanza, colegios de formación, asociaciones, clubes o con los propios museos. 

Design Boom

Los museos, los centros de enseñanza y las escuelas primarias no tienen necesariamente que construir nuevas redes, ni buscar nuevos socios de colaboración sino trabajar con los ya existentes. ¿Significa esto que el posible participante simplemente encuentra una red y que el resto se ocupa de sí mismo? Ciertamente no. Independientemente de la experiencia que pueda tener una institución en la construcción de relaciones de colaboración, las redes y los procesos colaborativos exigen un mantenimiento y un seguimiento constantes. Cuando la visibilidad, la comunicación y el proceso sean los vehículos primarios para la sostenibilidad del proyecto, todo éstos elementos necesitarán igualmente de un apoyo constante que sea capaz de producir estímulos (evitar el desánimo). Tal vez sea esta la razón principal por la que tan a menudo fracasan los proyectos de establecimiento de redes. Siempre debe haber alguien que mantenga las ruedas en movimiento y que genere un marco específico alrededor del cual los esfuerzos del trabajo en red produzca resultados mesurables y útiles.

CJWHO

Como objetivo final, es muy importante darle valor a la idea de crear un Museo del Aprendizaje facilitando la posibilidad de comunicar experiencias basadas en conceptos que puedan dar respuesta a las siguientes cuestiones: ¿cómo se hace? ¿Cómo se planifican las sesiones educativas? ¿Cómo debería establecerse la relación entre profesores, alumnos y museo? ¿Cómo se crean enlaces entre programas formativos de los institutos de formación y los museos? ¿Cuándo y cómo deberían encontrarse los participantes? Por esta razón, el primer paso del proyecto debería ser la edición de un manual (en línea) con recomendaciones sobre la colaboración, la construcción de redes y la recopilación de experiencias ya conocidas. También sería fundamental incorporar al manual un cuestionario de evaluación que ayudara a examinar las estructuras colaborativas, las nuevas ideas, los productos finales, las pasantías académicas y todo lo demás. Estos pueden llegar a convertirse en documentos y herramientas fundamentales en la futura implementación de los programas educativos de los museos en el ámbito local, regional, y nacional.

Mind’s Park LeMag

Foto principal y para redes sociales: Toykyo

 

Tus comentarios son muy importantes para nosotros