Museo: Conceptos Clave – Autores

El objetivo de los autores del diccionario de los Conceptos Clave de Museología no ha sido realizar un tratado “definitivo” sobre el mundo del museo, sistema teórico ideal pero separado de la realidad. Se ha elegido la fórmula relativamente modesta de veintiún términos con el objeto de marcar los hitos de una reflexión continua sobre el campo museal. No os sorprenderá encontrar aquí un cierto número de términos de uso común: museo, colección, patrimonio, público, etcétera. entre los cuales esperamos que descubráis sentidos o reflexiones que os resulten menos familiares. Os extrañará quizá, no ver figurar algunos, como por ejemplo la palabra “conservación” que es retomada en el artículo sobre “preservación”. Con respecto a este último término, no se han seguido todos los desarrollos que pudieron haber hecho los miembros del Comité de Conservación (ICOM-CC), cuyos trabajos se extienden mucho más allá de nuestras pretensiones en este dominio. Algunos otros términos, más teóricos, parecerán a priori exóticos al práctico: museal, musealización, museología, etc. Es un objetivo que apunta a presentar, en lo posible, una visión amplia de lo que se observa en el mundo de los museos, incluido un cierto número de experiencias no siempre habituales, susceptibles de influir de manera considerable en el devenir de los museos. En particular, el caso del museo virtual y el del cibermuseo.

420a700ad88eb34ff1925cd4aa5e75f0“Todos los días que os enseño”, Isabel Muñoz

Comencemos por indicar los límites de este trabajo. Se trata de proponer una reflexión teórica y crítica acerca del mundo de los museos en un sentido amplio, que va más allá de los museos clásicos. Seguramente, es posible partir del museo para intentar definirlo. En la definición del ICOM se dice que se trata de una institución al servicio de la sociedad y de su desarrollo. ¿Qué significan esos dos términos fundamentales? Pero sobre todo, ¿por qué hay museos? Las definiciones no aportan una respuesta inmediata a esta pregunta. Se sabe que el mundo de los museos está vinculado a la noción de patrimonio, pero también que es mucho más vasto. ¿Cómo evocar este contexto más amplio? A través del concepto de lo museal (o del campo museal) que es el campo teórico que trata del tema en cuestión, del mismo modo que la política es el campo de la reflexión política, etcétera. Los cuestionamientos críticos y teóricos vinculados al campo museal constituyen la museología, mientras que su aspecto práctico está representado por la museografía. Para cada uno de estos términos existen, a menudo, varias definiciones que han ido fluctuando a lo largo del tiempo; se evocan aquí sus diferentes aspectos.

7437dd6f4cf4f07944b9cb0314078184Archivo EVE

El mundo de los museos ha evolucionado ampliamente a lo largo del tiempo, tanto desde el punto de vista de sus funciones como a través de su materialidad y la de los principales elementos sobre los cuales descansa su trabajo. En concreto, el museo trabaja con los objetos que forman las colecciones. Evidentemente, el factor humano es fundamental para comprender el funcionamiento museal, tanto en lo que concierne al personal que trabaja en el seno del museo – las profesiones y su relación con la ética – como al público o los públicos a los cuales el museo está destinado. ¿Cuáles son las funciones del museo? Opera una actividad que se puede describir como un proceso de musealización y de visualización. En general, se habla de funciones museales que han sido descriptas de muchas maneras diferentes en el curso del tiempo. Nos basamos en uno de los modelos más conocidos, elaborado a fines de la década del ‘80 por la Reinwardt Academie de Ámsterdam. Distingue tres funciones: la preservación (que comprende la adquisición, la conservación y la gestión de colecciones), la investigación y la comunicación. La comunicación, comprende la educación y la exposición, las dos funciones tal vez más visibles del museo. Al respecto, nos parece que la función educativa, en sí misma, se ha desarrollado lo suficiente en el curso de los últimos decenios, como para que se le adjunte el término mediación. Una de las mayores diferencias que se presentan desde hace pocos años, reside en el peso cada vez mayor que se adjudica a la noción de gestión. Creemos que por sus especificidades conviene tratarla como una función museal en sí misma, probablemente de igual modo que a la arquitectura del museo, cuya importancia está en crecimiento y trastorna a veces el equilibrio de las otras funciones.

tumblr_mtiv17zpXb1qzd1nwo1_500“Tormenta de nieve sobre Chicago”, por SMH

¿Cómo definir al museo? ¿De manera conceptual (museo, patrimonio, institución, sociedad, ética, museal), por la reflexión teórica y práctica (museología, museografía), por su forma de funcionamiento (objeto, colección, musealización), por la vía de sus actores (profesión, público) o por las funciones que allí se llevan a cabo (preservación, investigación, comunicación, educación, exposición, mediación, gestión, arquitectura)? Tantos son los puntos de vista posibles que conviene entrecruzarlos para comprender mejor un fenómeno en plena evolución, cuyos recientes desarrollos no nos deben dejar indiferentes.

dc2d91a9255b72284b4798cbd253db6a“The Bean”, Håkan Ludwigson

A comienzos del los ‘80, el mundo de los museos conoció una ola de cambios sin precedentes. Considerado por largo tiempo como un lugar elitista y discreto, de pronto proponía una suerte de “presentación en sociedad”, anunciando su gusto por las arquitecturas espectaculares, las grandes exposiciones resplandecientes y populares y una cierta forma de consumación en la que estaba resuelto a tomar parte. La popularidad del museo no se ha desmentido, su número se ha duplicado en el espacio en poco más de una generación y los nuevos proyectos de construcción – desde Shanghai hasta Abu Dhabi – son cada vez más sorpren- dentes. En efecto, una generación después, el campo museal sigue en transformación: si el Homo turisticus parece a veces haber reemplazado al visitante en la mira del mercado museal, no está prohibido interrogarse acerca de sus perspectivas. El mundo de los museos, tal como lo conocemos ¿tiene todavía un porvenir? La civilización material cristalizada por el museo ¿no está conociendo cambios radicales? No pretendemos responder aquí a tales cuestiones, pero esperamos que quien se interese en el futuro de los museos o, de manera más práctica, en el futuro de su propio establecimiento, encontrará en estas pocas páginas algunos elementos susceptibles de enriquecer su reflexión.

François Mairesse y André Desvallées

NEWSLETTER EVE:

Todos aquellos que no recibís y que os puede interesar recibir nuestro newsletter, solo tenéis que facilitarnos vuestra dirección de e-mail rellenando el formulario de abajo. Ya sabéis que os podréis borrar de la lista en cualquier momento. Gracias por vuestro apoyo.

BannerCursosJunio2015 2

Fotografía principal y para redes sociales: “The Bean”, Håkan Ludwigson

Tus comentarios son muy importantes para nosotros