Agendas Mundi LXV – Museos en Camboya

Un país que guarda lugares de inmensa belleza como es Angkor Wat, Patrimonio de la Humanidad, pero también es un país con recuerdos horribles. Vamos a obviar esto último en Agendas Mundi de hoy, ya que tenemos inclinación por la belleza en todas sus expresiones, y no tanto de revivir el horror. Ahora Camboya es un país tranquilo, donde se encuentra gente amable, hospitalaria y sonriente, siendo eso es lo que verdaderamente cuenta. Es cierto que, en lo que hace referencia a su patrimonio y a su memoria histórica, visitaremos museos en los que prevalece el recuerdo del espanto, pero es que no hay mucho más. Si ese recuerdo se quiere mantener vivo sirviendo de lección sobre lo que el ser humano nunca jamás debería hacer al ser humano, bienvenidos sean esos museos. A nosotros, particularmente, todo lo relacionado con la guerra nos horroriza, pero en este país, como sus vecinos vietnamitas, es algo que tiene un peso fundamental en su historia apechugando con ello, que remedio. Que nos quede el recuerdo para siempre del amanecer en Angkor Wat, y nada más.

Camboya, cuyo nombre oficial es Reino de Camboya, es un país ubicado al sur de la península Indochina, en el Sudeste Asiático. Comparte fronteras con Tailandia por el noroeste, con Laos por el noreste y con Vietnam por el este, mientras que hacia el suroeste tienen costas bañadas por el golfo de Tailandia. Su población es de cerca de 15 millones de personas. La religión oficial del país es el budismo theravada, que practica el 95% de los camboyanos. En los últimos diez años Camboya ha experimentado un gran crecimiento económico gracias al buen funcionamiento de sectores como su industria textil, la agricultura o el turismo, que han atraído inversión extranjera (Corea del Norte) y comercio internacional. A esto hay que sumar que las aguas territoriales de Camboya guardan importantes yacimientos de petróleo y gas natural (Corea del Norte al acecho) que permanecen en su mayoría sin explotar por las disputas territoriales con su vecina Tailandia.

Vamos con los museos…

1. Museo Nacional de Camboya / Nom Pen

Cambodia-Phnom-Penh-National-Museum

Este precioso museo alberga una de las mejores colecciones de arte jemer en el mundo. Dicen que su objetivo como institución es el impulso por promover el conocimiento, la comprensión y el aprecio de la herencia de Camboya a través de la presentación, conservación, custodia, interpretación y la adquisición de material cultural camboyano. La historia y la cultura única de Camboya también está representada en un pequeño número de museos provinciales y privados y centros de exposiciones. El museo trabaja para asegurar la repatriación de piezas robadas de Camboya, algo muy importante como labor del museo, sobre todo para concienciar a la población de que no promuevan (venta) el saqueo y la exportación ilícita de material cultural. Además, el museo se esfuerza por involucrar a sus visitantes en la historia del país como una parte integral de servicio a la comunidad. El Museo cree que el patrimonio cultural de Camboya es de gran valor y puede proporcionar una fuente de orgullo e identidad para el pueblo camboyano que han perdido mucho de ello en las últimas décadas. La disponibilidad de guías turísticos multilingües y catálogos, así como la biblioteca pública del Museo, sirven para aumentar la accesibilidad de la colección, tanto para los visitantes locales e internacionales. (Fuente: el propio museo).

2. Museo Cultural y Memorial de los Campos de la Muerte de Camboya / Nom Pen

Buddhist_Stupa_at_Choeung_Ek_killing_fields,_Cambodia

Su misión fundamental como institución es mostrar al pueblo camboyano y a otras nacionalidades internacionales contenidos sobre la historia terrible de las atrocidades del Jemer Rojo, y así ayudar a prevenir futuros crímenes contra la humanidad. Es un museo que facilita a los estudiantes, académicos, periodistas el acceso público a la información de todos los archivos sobre las atrocidades, fotografías, objetos y documentos relacionados con el genocidio. El museo quiere así honrar y recordar a las víctimas y sobrevivientes del holocausto Jemer Rojo. La institución ayuda también a preservar el arte y la literatura de Camboya – casi extinguida por las políticas de los jemeres rojos -, a través de exposiciones, teatro y conferencias. El museo sirve de canal de recaudación de fondos para proyectos humanitarios, culturales y educativos para beneficio de los camboyanos, camboyanos-estadounidenses y la comunidad en general.

3. Museo Reyum de Arte y Cultura de Camboya / Nom Pen

2._r0014715_864

Este es un museo-instituto independiente en Camboya que se dedica a la preservación del arte y la cultura de laCamboya tradicional y contemporánea. El instituto fue fundado en 1998 y está situado junto a la Universidad Real de Bellas Artes y el Museo Nacional de Camboya. Reyum forma parte de la cultura artística de la capital camboyana, albergando en sus instalaciones (no muy bonitas, por cierto) una galería de arte, un centro cultural y una galería comercial. En la sala de exposiciones, se muestran obras de artistas camboyanos contemporáneos. Además, recoge piezas de arte y archivos que provienen de la era de los jemeres rojos. El instituto organiza exposiciones, conferencias, espectáculos de danza, noches de cine, publicaciones, y muchos otros eventos. Tiene, por ejemplo, un espacio para la fabricación tradicional de máscaras, restauración de objetos artísticos y aulas para la preservación del lenguaje ornamental Kbach. Además, tiene proyecto de construir un archivo de datos sobre artistas de épocas anteriores, que han sido recordados sólo gracias a la tradición oral.

4. Museo de las Cometas Camboyanas / Nom Pen

kitemuseumjkites

Camboya es rica en patrimonio cultural que sus antepasados ​​crearon, mostraron y enseñaron a sus generaciones posteriores. La tradición de kiteflying se desarrolló para el puro entretenimiento, así como imagen de las creencias religiosas. En la historia, la ceremonia de las cometas es una de las “ceremonias de los doce meses” reales. Desafortunadamente, durante la guerra la tradición se fue perdiendo y antiguas cometas de cientos de años de antigüedad se perdieron para siempre. Las que se pudieron recuperar se muestran en este curioso museo. También se muestran cometas de otros países del entorno. Mencionar también que los primeros eventos con cometas, después de la guerra, se celebraron en la capital el 31 de diciembre 1994 y el 25 de diciembre de 1996. A partir de entonces ha vuelto a enraizarse la costumbre de volar cometas como tradición y forma de preservar el legado del pasado y enseñarlo a quien lo quiera ver y hacerlo volar.

5. Museo Nacional de Angkor / Siem Reap

photo-angkor-national-museum-siem-reap-cambodia-30193-xl

El Museo Nacional de Angkor es un museo arqueológico cercano al famoso y fabuloso templo de Angkor Wat, dedicado a la recopilación, conservación y presentación de objetos provenientes de Angkor, que también proporciona información y educación sobre el arte y la cultura de la civilización Khmer (Jemer), con la exposición de colecciones principalmente del periodo Angkor del Imperio Jemer desde el siglo IX al siglo XIV. La mayoría de los objetos que se pueden ver fueron descubiertos en los alrededores de las catas arqueológicas cercanas a Angkor Wat. El museo fue inaugurado el 12 de noviembre de 2007, es muy moderno, abarcando la época de oro del Imperio Jemer, haciendo uso de la tecnología multimedia audiovisual. El museo cubre la historia Jemer, la civilización y el patrimonio cultural en ocho galerías. Ojito, tiene una estricta política de no-fotos. El museo es propiedad y está operado por la empresa tailandesa Vilailuck International Holdings, con sede en Bangkok. En la actualidad se muestran objetos arqueológicos prestados del Museo Nacional de Camboya en Nom Pen. Otra fuente de recopilación de objetos para el museo es el Instituto para la Conservación de Angkor, una instalación de almacenamiento de unas 6.000 piezas creado por el Instituto del Extremo Oriente Francés y con la supervisión del ministerio de cultura camboyano.

6. Museo Poblado Cultural Camboyano / Siem Reap

Cambodian_Cultural_Village_(5633773562)

El (Museo) Poblado Camboyano, es un parque temático y museo en Siem Reap, cerquita de Angkor. Se encuentra en el camino hacia el aeropuerto, a 6 km de la ciudad. El parque temático fue construido en 2001 y se abrió al público el 24 de septiembre de 2003. Abarca una superficie total de 210.000 metros cuadrados. El lugar presenta versiones en miniatura de importantes edificios y estructuras históricas de Camboya, junto con muestras de las costumbres locales. Se representan pueblos locales y del variado patrimonio cultural del país (?). En cada aldea se han reproducido casas de madera, tallas, construcciones de muros transversales en piedra, etcétera. Se celebran también espectáculos tradicionales de los diferentes estilos camboyanos tales como: Baile Apsara, actuaciones de las minorías étnicas del noreste de Camboya, la ceremonia de boda tradicional, el circo, juegos populares, bailes del pavo real, acróbatas, shows con elefantes, el boxeo camboyano… Es un lugar que muchos visitantes han considerado como muy kitsch, pero se ha hecho popular entre los propios camboyanos y otros visitantes asiáticos. El lugar incluye un museo de cera que muestra escenas de la cultura y la historia de Camboya.

7. Museo de la Guerra de Camboya / Siem Rap

War-Museum-Cambodia-Helicopter-Mil-Mi-8-jet-fighter-aircraft-MiG-19

Un lugar que si te lo pierdes no pesa absolutamente nada, es más, piérdetelo. Lo nombramos aquí porque forma parte del patrimonio museístico del país, que no es demasiado relevante al margen de Angkor. Es cutre a más no poder, y además puedes encontrarte con turistas norteamericanos haciendo el imbécil, es decir, que no tienen respeto ni lo conocen. El Museo de la Guerra de Siem Reap es el único museo de la guerra que hay en Camboya y menos mal. Ellos dicen de si mismos que ofrecen a los visitantes una vista única y perspicaz de los peligros que Camboya encaró durante las últimas tres décadas del siglo XX. También ofrece a los visitantes una excelente oportunidad para aprender más sobre lo que realmente ocurrió durante “años de guerra ‘de Camboya. Cuenta con una colección única, con una muestra de máquinas de guerra, como es el tanque T-54, el avión jet de combate MiG-19, el helicóptero Mil Mi-8 y el arma de artillería de campaña del 85-mm, una pistola divisional D-44 (?)- (megachulo todo además de horrible). Algunas de estas máquinas de guerra incluso se utilizaron durante la Segunda Guerra Mundial, son de muy buena calidad. Entre la colección también hay muchos tipos de minas terrestres y fotografías inéditas del periodo de tiempo definido en Camboya, no aptas para almas sensibles.

8. Museo Escuela de la Minas de Tierra de Camboya / Siem Rap

LM_DSC9368

Otro lugar terrible que si te lo pierdes no pasa nada, eso sí, necesitan allí tu contribución económica. Además de museo es una escuela para niños afectados por esos malditos artefactos y que solo se mantiene con la ayuda económica del Fondo para la Asistencia de Víctimas de las Minas de Tierra. También es un hogar para los pequeños y no tan pequeños, proporcionando educación y apoyo a todos los que aun viven en situación de riesgo de las minas terrestres. Los niños afectados han sido y son ayudados por la ONG CLMMRF. Muchos niños que forman parte de esta comunidad han sufrido secuelas abrumadoras y la ONG está allí para ayudarlos, eso es lo único relevante del lugar. El Fondo de Socorro fue creado para que pudiera seguir abierto el hospital, el centro de ayuda psicológica y la escuela.

9. Nuevo Museo del Gran Panorama de Angkor / Siem Rap

9_The-exterior-of-the-unfinished-museum

Es un proyecto financiado por Corea del Norte, así como lo leéis. Que nos lo expliquen por favor. El Gran Museo Panorama Siem Reap tiene ese nombre por tener un enorme mural de unos 120m de largo por 13m de alto que se ilumina para revelar escenas de la guerra y la vida cotidiana en la época de Angkor, y que estaba programado para abrir el año pasado. Como la mayoría de los intentos de recopilar información, si se pretende sonsacar a Corea del Norte, imposible saber porque aun no se ha inaugurado,, que lo abrimos que no lo abrimos, que si me das esto lo abrimos que si no no lo abrimos. En cualquier caso las autorices camboyanas los señalan a ellos para que den las oportunas explicaciones. Quién les mandará a ellos jugarse los cuartos con el elemento ese del corte de pelo ridículo y pasión por las pistolas y las chuches. Para nosotros las razones de la demora son muy diferentes. Aunque el propósito del museo es mostrar al visitante la cultura local, los analistas dicen que el objetivo de Corea del Norte es situarse en la zona por la influencia diplomática el dinero, creando un vínculo político-económico con el peculiar reino ermitaño, siendo este uno de los destinos turísticos más importantes del mundo. Todo muy raro, raro.

10. Proyecto de Zaha Hadid del nuevo Museo del Genocidio de Camboya / Nom Pen

5807660-3x2-700x467

Esta mujer no para, a veces tenemos la sensación de que solo está ella en todo el planeta como estudio de arquitectura. Pero vayamos a lo que nos interesa realmente. El Instituto Rith Sleuk, comenzará la construcción el próximo año, del nuevo museo, centro de investigación, la escuela de posgrado, parque público conmemorativo y un vasto cuerpo de los archivos del Centro de Documentación de Camboya (DC-Cam). La imagen infográfica del nuevo museo que se muestra será un centro arquitectónico compuesto por cinco torres de madera entrelazada, de entre siete y cincuenta y siete pisos de altura, rodeado de espejos de agua – los diseños de las formas geométricas están inspirados en el famoso complejo de templos de Angkor. En un comunicado que acompañó los primeros diseños que se hicieron públicos, la todopoderosa Hadid dijo que esperaba que el complejo tuviera “un efecto verdaderamente transformador, aportando nueva vida y un futuro brillante a un sitio que acoge los vestigios de una de las grandes tragedias del pasado”.

Hemos querido incluir estos dos últimos aunque no sean aun realidad, porque en definitiva en Camboya no hay más que enseñar, andan un poco cortitos de equipamientos culturales, aunque si es cierto que disponen de unos de los lugares más importantes del mundo: Angkor Wat. Parece que eso les baste, aunque deberían tener cuidado no vaya a ser que otros les quiten de las manos uno de los sitios de mayor explotación turística. Lo importante es que no se lo carguen entre unos y otros, que el dinero sirva para cuidarlo y preservarlo de cualquier contingencia o peligro.

La semana que viene nos trasladaremos al país vecino, Vietnam, que guarda en los archivos de su recuerdo algo que ellos se empeñan en olvidar: historia de guerra y sufrimiento. Como nos estamos metiendo en fechas festivas, es posible que la semana que viene hagamos un aparte en Agendas Mundi Museos, variando la línea editorial y así poder echar un vistazo a algún hecho cultural amable y pacífico que nos reconforte a todos. Ya veremos, aun no lo hemos decidido, pero todo apunta a que será así. Hasta entonces, os deseamos una muy feliz semana navideña, llenas de paz y alegría disfrutando de la vida en familia, si os dejan vuestros cuñados y cuñadas.

BIBLIOGRAFÍA:

MUSSO, G.
¿Estarás ahí?
Editorial Maeva, 2009.
Resumen del libro: Si pudiéramos volver atrás, ¿qué episodio de nuestro pasado cambiaríamos? Durante un viaje a Camboya, Elliott, un prestigioso médico de San Francisco, recibe un regalo extraordinario: unas pastillas que permiten volver atrás en el tiempo. Entonces ve la posibilidad de recuperar el amor de su juventud y de cambiar el curso de su vida.

BABIANO, I.
Cazadores de tesoros
Editorial Hidra, 2008
Resumen del libro: Un arqueólogo te propone viajar con él este verano. Las opciones son muchas: de la selva sudamericana a una mina en África, de las galerías de una tumba egipcia a un volcán en medio de Camboya. ¿En cuál de esos destinos se esconde el mayor de los tesoros? Si quieres descubrirlo, haz la maleta y pasa página.

SOTHA, S.
A la sombra de un silencioso lugar de exterminio
KAILAS, 1008
Resumen del libro: En 1975 el régimen de los jemeres rojos en Camboya toma el control de la capital Phnom Penh y comienza uno de los mayores genocidios de la historia de la humanidad. El ejército expulsa de la ciudad a varios millones de personas, entre ellas a Sam Sotha y su mujer. Este humilde matrimonio logró sobrevivir al genocidio, pero sufrió la explotación, el hambre y la tiranía que eran prácticas cotidianas del régimen de Pol Pot. El autor acompaña su relato con dibujos ilustrativos que él mismo realizó mientras sufría la terrible situación a la que logró sobrevivir, y que van intercalados en el texto a modo de complemento gráfico y personal.

KIERNAN, B.
El régimen de Pol Pot: raza, poder y genocidio en Camboya bajo el régimen de los jemeres rojos
Editorial Prometeo Libros, 2010
Resumen del libro: Este texto constituye una de las obras mejor documentadas, más sólidas y más originales sobre la experiencia del genocidio camboyano. Su autor, Ben Kiernan, fue el creador del Programa de Estudios sobre Genocidio en la Universidad de Yale, y como especialista en historia del sudeste asiático, plasmó en esta obra una referen cia fundamental e ineludible. La investigación de Kiernan transita desde las políticas de “limpieza de las ciudades” y destrucción del tejido urbano, pasando por el proyecto de construcción de un Estado contractual agrario, hasta el conflicto con Vietnam, que produciría el colapso del régimen. En cada una de las partes, se intenta comprender el papel del terror en su capacidad de transformación de las relaciones sociales. La obra se publica por primera vez en español, precisamente en el momento en el que se están desarrollando los juicios en Camboya a los principales genocidas.

 

 

 

Fotografía principal y para redes sociales: Alison Wright para National Geographic Magazine/ Monjes en Angkor Wat

6 Respuestas a “Agendas Mundi LXV – Museos en Camboya

  1. Hola.A parte de saludaros y felicitaros por vuestro impecable trabajo , me gustaría , a través de ésta página, invitar a reflexión a todos aquellos que os leen y que , de algún modo, están más o menos implicados en esto de la “museografía”.Creo que deben agradecer a EVE el análisis exhaustivo que ,desde hace más de un año, lleváis haciendo sobre todo aquello que atañe a la cultura de este país y , en concreto a la museología.Si con todo ésto , los responsables no son capaces de replantearse que algo va mal y que gente como EVE ,si no la solución , al menos tienen ideas,apaga y vámonos.Dénse una “vuelta” por toda esta maravillosa página que , a parte de una entrada y de un blog es mucho , muchísimo más.Hay proyectos, hay cursos, hay trabajos , hay museos y exposiciones ..que avalan su trayectoria, pero sobre todo hay un amor por su trabajo que se palpa en cada una de sus palabras .Ojalá todos los responsables de la cultura que os leen reflexionen sobre lo que está pasando y recurran a gente como vosotros para salir del agujero , para buscar soluciones.Os deseo de corazón lo mejor para el 2015,a ver si más de uno “descuelga su teléfono” y os llama.Un abrazo.Alberto

    • Hola Alberto, te agradecemos de corazón tus palabras. Solo comentarte que nosotros somos felices escribiendo sobre museos y más cuando comprobamos que nos leéis y que incluso podemos llegar a estimular visitas a los museos con una visión diferente, más amplia si cabe, permítenos esa presunción. Es cierto también que nuestro trabajo está repleto de nuevas propuestas como bien sabes, algunas no son nuevas en absoluto, pero son propuestas que nos parecen importantes. Solo mencionarte un detalle: la gente tiene tanto miedo a perder su trabajo que ni se plantea hacer propuestas que llamen la atención, en cualquier ámbito, incluida la cultura, hay verdadero pánico. Te aseguramos que es así. En otro orden de cosas, son tiempos oscuros para la cultura, muy negros. Es posiblemente la peor época que vive la cultura de nuestro país desde la transición, sin lugar a dudas. Tenemos esperanzas de que la cosa cambie, pero será porque, para empezar, hayamos cambiado de gobierno y el que venga sitúe a gente profesional, gente que verdaderamente sepa lo que tiene entre manos, para la toma de decisiones que nos afectan a todos, y nosotros incidimos en el apartado cultura porque en ello nos va nuestra vida, ilusión y vocación. Se tienen que acabar los tiempos en que los políticos ignorantes dirijan nuestras vidas porque, si la cosa siga así, no va a haber solución y será definitivamente una catástrofe. Nosotros también te deseamos unas muy felices vacaciones y un fantástico 2015 lleno de alegría y satisfacciones. Gracias por leernos Alberto, un fuerte abrazo.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros