Museos y Arqueología Marina

89566671e4Foto: Cristoph Gerigk

El Patrimonio Cultural Subacuático evoluciona, en esta faceta de la arqueología moderna, en la forma en la que se expone en los museos especializados. Los restos arqueológicos de procedencia marina requieren proyectos museográficos muy específicos, sobre todo en lo relacionado con la contextualización de los pecios y su forma de ser mostrados a los visitantes de los museos. La procedencia de los tesoros arqueológicos submarinos debe determinar la manera en la que son expuestos y no otra. Creemos que requieren una escenografía museográfica didáctica muy concreta y respetuosa con la forma del hallazgo, que empuje al visitante a traspasar la barrera de nuestro habitat terrestre natural, para “sumergirnos” en el fondo marino y descubrir así su historia. Hasta ahora, la museografía de la arqueología de procedencia marina se distinguía por el almacenamiento y exposición pública de docenas y docenas de ánforas y anclas, docenas de enseres, todo ello rodeados de reproducciones gráficas de fondos marinos (algunas verdaderamente mediocres) o ni tan siquiera eso: almacenamiento en vitrinas y punto. Toda esta “decoración escenográfica”  era y es de un gusto más que discutible. A estas composiciones miméticamente generalizadas museo sí y museo también, hay que añadir la ausencia de unas condiciones ambientales apropiadas para la conservación de objetos arqueológicos, casi todos ellos elementos que han descansado en el medio marino durante cientos de años o más. Las maderas son los materiales que más sufren esta ausencia de tratamiento adecuado en muchos de los museos anticuados, pudiendo observarse el deterioro. Pero no en todos los museos de arqueología subacuática ocurre lo mismo.

002564bc712b0da772d406

Estas museografías anticuadas fueron evolucionando progresivamente con el tiempo. Aquellas que se empeñaban en describir insistentemente, con el uso de aburridos paneles en la mayoría de los casos, lo que eran los barcos y sus rutas comerciales, el mundo de la náutica y sus cargamentos, cambiaría paralelamente a la consolidación de la ciencia de la arqueología científica subacuática. Esta evolución no solo se caracterizaba por el desarrollo y aplicación de una metodología propia y actualizada sino por considerar que el valor histórico no se enfocaba exclusivamente en el hallazgo casual o en el valor del objeto, sino que no se podía abstraer del contexto del trabajo arqueológico. El yacimiento arqueológico es un momento en el tiempo y se debe mostrar así. Además, el desarrollo de las nuevas tecnologías aplicadas a la museografía didáctica, nos ha facilitado a los profesionales dar un enorme salto cualitativo a la hora de mostrar al visitante la contextualización de los retos arqueológico submarinos.

underwater_archsphinxFoto: Cristoph Gerigk

Debemos insistir al decir que en los museos de arqueología submarina se debe aplicar una museografía en la que el discurso expositivo no se centre exclusivamente en la propia exhibición del objeto, como se suele hacer generalmente. Los objetos deben mostrarse siempre de forma contextualizada y sobre escenografías apropiadas (luz y sonido incluidos), con la totalidad de los registros materiales concentrados en el mismo yacimiento y, si pudiera ser, con los restos de la embarcación en el caso de los naufragios. Estos son los cambios, de alguna manera radicales, que se proponen para diseñar un nuevo planteamiento moderno de la museografía didáctica aplicada al campo de la arqueología submarina. Un ejemplo de esta nueva corriente de planteamiento metodológico es lo que se está haciendo en Suecia, por ejemplo, musealizando in situ los restos del galeón Wassa, hundido en el año 1628, y expuesto en su conocido Wasamuseet que se inauguró hace ya 24 años (los nórdicos nos llevan mucha ventaja). Otro muy buen ejemplo de museo ubicado en el lugar del hallazgo sería el del Museo Vikingo de Roskilde en Dinamarca (más nórdicos), que además propone talleres de construcción de ribera.

VasamuseetEl museo Vasamuseet sueco es el primer ejemplo de institución museística construida en el mismo lugar del hallazgo submarino

Otro ejemplo de la exhibición in situ es el Mary Rose, barco de guerra del siglo XVI preferido por Enrique VIII y que se hundió en 1545. Los restos se encontraron en 1971 y fueron extraídos entre 1979 y 1982, siendo expuestos posteriormente en lo que es el museo actual en el mismo puerto de Portsmouth (Inglaterra) y que ha sido totalmente renovado.

A view Mary Rose museumNuevo museo del barco Mary Rose en Portsmouth (Devon, Inglaterra)

En lo que tiene que ver con el Mediterráneo, fue fundamental lo que se comenzó a hacer en las costas de Turquía hace años (no solo son los nórdicos), que no solo consolidó la aplicación de una revolucionaria metodología arqueológica científica en la excavación, sino que propone además toda un nuevo planteamiento de museografía contextual para los hallazgos. Ejemplo de esta nueva metodología es la exposición del pecio de medieval de Serçi Limany, ya a mediados de la década de los años 80. Estos restos fueron expuestos bajo la propuesta de un todo en su conjunto, museografiado en un espacio único. Se exponen los restos originales recuperados del fondo marino sobre un soporte metálico y alrededor de este anclaje artificial se dispusieron los objetos que eran de la tripulación. De esta manera, se trata de forma monográfica la exhibición de los restos de un barco del siglo XI, con sus elementos y toda su información localizada y contextualizada, que nos permite conocer perfectamente como eran aquellos barcos que hacían la ruta comercial entre los puertos de Alejandría y Bizancio, bordeando la costa sirio-palestina. Hay más ejemplos.

Museum-of-Underwater-BodrumParte de la exposición en el Bodrum Museum de Mugla (Turquía)

Para terminar, podemos mencionar los muy buenos trabajos sobre museografía de la arqueología subacuática como son los museos arqueológicos de Marsala en Tripani (tiene web horrible) y el Hecht Museum de Haifa en Israel, este último con la exposición de una embarcación fenicia que incluye todos los ajuares encontrados, explicando los métodos de construcción de estos barcos que cruzaban constantemente el Mediterráneo en su época de levante al oeste y viceversa. Mencionar también el Museo de Mainz (Alemania) que ha reconstruido dos embarcaciones del siglo III y IV (dispone de los restos de cinco embarcaciones en total) descubiertos en 1982, que sirven para explicar a los visitantes los fundamentos de la armada militar marítima en la zona del Rhin hacia el fin del Imperio Romano. Todos estos ejemplos que hemos señalado han supuesto un gran adelanto sobre la museografía tradicional que antes era “de objetos”, para ahora provocar experiencias didácticas que van más allá de la pasividad que produce la observación de una vitrina repleta de enseres. Estos son lo que podríamos denominar verdaderamente “museos de sitio” que es lo que necesita ineludiblemente una museografía tan específica y compleja. Una museografía del Patrimonio Cultural Subacuático que no sólo está integrada, que es también contextual, informativa, didáctica, que se siente comprometida con la sociedad que busca conocimientos en su ocio y que, además, invita al visitante a proteger este legado importantísimo de la Humanidad, básico para preservar nuestra memoria histórica que ha yacido en el fondo del mar.

pecioARQVAMuseo ARQUA (Museo de Arquelogía Marina de Cartagena, Murcia, España). Permanecerá cerrado hasta mediados de junio de 2014 a causa de su renovación museográfica 

 

2 Respuestas a “Museos y Arqueología Marina

  1. Hola,muy interesante vuestra página ,en la que llevo “perdido” ( en el buen sentido de la palabra)un buen rato. Veo que también impartís cursos de formación.
    Tengo especial interés por la arqueología marina y creo que el trabajo museográfico, en este campo, aún tiene mucho que mejorar.Coincido con vosotros en la calidad del museo vikingo de Roskilde. Viajé con la familia por los países nórdicos y la visita a dicho museo fue uno de los recuerdos más bonitos que nos quedó de aquel viaje, especialmente a mis hijos.
    También mencionar que, ya puestos a hablar de museos y de mar, aquí en España, sin ir más lejos, el museo Marino del Faro de Peñas, cuyos artífices sois precisamente vosotros, me parece de una calidad extraordinaria, lo que prueba que cuando queremos, y nos dejan, también sabemos hacerlo y muy bien, por cierto. Enhorabuena.
    Un saludo. Ernesto

    • Pues muchísimas gracias Ernesto por tus palabras. Pues sí, nos hemos embarcado en algo que nos encanta pero que, hasta ahora, no habíamos podido impartir por falta de socio tecnológico y que fuera además conocedor de la formación postgrado online. En nuestro caso hemos emprendido y cerrado la asociación con Liceus/Universidad de Alcalá/ UNED. Disculpa que hagamos un poco de publicidad del curso que hemos programado (Creación de Identidad Visual para Museos y Centros de Interpretación), pero es que sinceramente creemos que es un gran curso. Por otro lado coincidimos en lo de Roskilde, un museo que sirve de referencia de como se deben hacer las cosas y como se participa públicamente de la historia cuando está bien planteada para todos, chicos y grandes. Para finalizar, gracias por lo que nos dices del Museo de Cabo Peñas. Fue un proyecto en el que sufrimos mucho pero que al final salió todo muy bien, afortunadamente. Es el segundo equipamiento museístico más visitado de Asturias después del Museo del Jurásico. Estamos orgullosos de ese museo, lo reconocemos así, y nos encantaría seguir diseñando y construyendo museos como ese. Desde aquí tengo que enviar un cariñoso recuerdo a Víctor Cuervo, jefe de la agencia de desarrollo local del ayuntamiento de Luanco (Asturias), artífice del museo y gran trabajador por y para su comunidad, una saludo si nos lees y con el permiso de Ernesto que este es su foro. Gracias de nuevo Ernesto y un abrazo para ti también.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros