Cultura Virtual

L1040652Un conocido nos comentaba hace unos días que su hijo le había preguntado: ¿Porqué insistes en que tengo que saber ortografía si mi ordenador tiene un corrector de textos automático? Una madre que envía un whatsapp a sus hijos, que están jugando en la habitación de al lado, para que se sienten en la mesa a cenar… Este paradigma de lo tecnológicamente “correcto” nos está cambiando la vida a un ritmo endiablado. Reflexionamos sobre aquello que a nosotros nos preocupa: saber si definitivamente la tecnología estará reñida con la cultura. Ese hecho de que son ya generaciones las que creen a pies juntillas que la tecnología “lo hace por mi”, no sabemos que papel van a desempeñar en la difusión del saber y el conocimiento y, lo que aun es más importante, que relación está teniendo con la educación de la sensibilidad. No olvidemos que la tecnología lo podrá hacer casi todo por nosotros, pero un ordenador nunca llorará de emoción mirando un cuadro o generará la necesidad de sentarse en la arena para disfrutar del mar. ¿Nuestras nuevas generaciones confían en que la tecnología potencie su sensibilidad? ¿Podrán saber que el Mediterráneo tiene una luz especial porque nos lo asegura Google? ¿Creemos qué la belleza verdadera se desplazará del mundo real al virtual? Tenemos un gran problema, porque éste mundo lo que sigue necesitando son personas y no androides.

Japón nos da miedo. Una sociedad que desarrolla un nivel tecnológico aplicado a lo cotidiano desmesurado pero que no ayuda a convertirse en mejor persona o generar sensibilidades, sino convertir a todo un pueblo en idiotas tecnificados ¿será eso lo que quieren para nosotros los que nos gobiernan para que no demos la lata?

Hubo un tiempo en el que estábamos obligados a crear, a generar ideas para dar respuesta a nuestras necesidades. Hoy, generamos ideas para crear necesidades. Estamos viviendo un enorme salto en la evolución. Que actualmente seamos habitantes de dos mundos: el analógico y el digital, y que muchos solo vivan en el segundo, marca una gran diferencia, un enorme salto en la evolución de la humanidad que va a tener rango degenerativo si no se combina con educación de la sensibilidad, de lo que nos mantiene alejados de lo irracional. Si en la historia se celebraba la invención de la imprenta como un enorme paso en la evolución humana – que tiempos aquellos -, ahora, que seamos esclavos del bit no debería celebrarlo nadie. Es grave que muchos se enfrenten a la realidad parapetándose detrás un gadget. Muchos son ya los que no entienden la realidad si no es observada a partir de una pantalla. La cultura era la vacuna que nos podía inmunizar contra la estupidez, hacer que nos resultara cada vez más fácil generar emociones. Nuestras emociones se disparan cuando vemos a un adolescente leer un libro.

680516-34793ec2-8708-11e3-9956-927a0b0ae164Cuando hablamos de leer un libro no nos referimos a sujetar un libro en la mano y colocarse una cosa en la nariz para poder seguir usando el móvil o celular

En lo que a nosotros nos compete: el trabajo en los museos, sabemos desde hace tiempo que todo aquello que no se apoye en un soporte digital no generará interés en un cada vez más grande grupo social. Todos aquellos individuos e individuas que han nacido dentro de la era de internet, nacidos a mediados de los 90 en adelante, tienen enormes dificultades para vivir alejados de un ordenador / computadora. Eso marca el compás de nuestro ritmo creativo para generar recursos culturales dirigidos a esas generaciones que ya son mayoría, que también serán padres y, por lo tanto, educadores. Somos también testigos, con enorme preocupación, que este salto tecnológico aleja irremediablemente al primer mundo del resto del planeta. El salto tecnológico entre los países ricos con los subdesarrollados hacen que la preocupación por la cultura se vuelva una falacia en comparación con sus verdaderas necesidades. Regatear al hambre y a la enfermedad nada tiene que ver con un megabyte. ¿Cómo va a convivir lo digital con esa cada vez más grande diferencia entre ricos y pobres? Si el conocimiento es lo único verdaderamente que nos podría alejar del fanatismo, de la violencia y el subdesarrollo ¿Qué hacemos? ¿Invertimos el dinero de las vacunas contra el sida en instalar fibra óptica en los países pobres? ¿Qué es primero la bomba de agua o internet en las escuelas? Por lo visto el Banco Mundial anuncia que no hay dinero para invertirlo en más de una opción a la vez que ya es mucho – aunque sí hay dinero para opciones sobre las acciones de bolsa, por supuesto -, hay que elegir una opción, solo una y gracias. ¿Con cuál nos quedamos?

electronic sleep
full-body-sweater
5775_original
VIDEO_TAILLY_372750ad06154ad839b4cfc87155ec67b504841
weirdest_gadget

Recordar que estaremos encantados de publicar todo tipo de opiniones, vuestras ideas y reflexiones sobre todas estas cosas.

Una respuesta a “Cultura Virtual

  1. Es verdaderamente inquietante cómo lo digital y virtual ha dejado de ser un medio para acercarnos a la cultura, y para hacernos mejor humanamente… y cómo se ha convertido en un fin absoluto y excluyente. Ojalá sepamos cambiar el rumbo y evitar convertirnos en máquinas sin sensibilidad.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros