Reflexiones Sobre Interpretación del Patrimonio

Reflexiones Sobre Interpretación del Patrimonio

­

 

La interpretación del patrimonio es el arte de establecer una relación entre los elementos de un sitio o colección patrimonial, por un lado, y la creación de significado en el marco de valor de los visitantes, por otro. Deberán crearse vínculos cognitivos y emocionales entre el público y aquello que pueden descubrir en un sitio histórico o un museo. Se revelarán significados, relaciones y conocimientos más profundos a partir de una experiencia vivida de primera mano por medio de medios ilustrativos, y no a través de la simple comunicación de información fáctica. La interpretación del patrimonio también contiene un elemento estructural de aprendizaje.

Las características más importantes de la interpretación son:

  • Los visitantes normalmente no deben percibir la interpretación como una actividad educativa, sino como un servicio interesante y agradable que mejore su experiencia patrimonial. Sin embargo, la interpretación del patrimonio es un «enfoque estructurado para facilitar los procesos de aprendizaje», que califica de actividad educativa.
  • La interpretación trabaja desde las especificidades de un sitio o colección hacia ideas más universales, es decir, se enfoca en fenómenos y hechos específicos del sitio y revela los significados más amplios y profundos al incorporar esas especificidades a contextos significativos.
  • La interpretación está especializada en motivar a un público objetivo, no cautivo, abordando sus necesidades, generando expectativas y satisfaciéndolas. La interpretación también intenta involucrar activamente al público relacionando el contenido con sus conocimientos, intereses, sentimientos y valores personales, fomentando, además, el descubrimiento, la participación de los sentidos y la reflexión.

En Europa, varias decenas de miles de personas están involucradas en el campo del aprendizaje informal y no formal para los visitantes de sitios, monumentos y museos del patrimonio natural y cultural. Pero probablemente solo una parte de este grupo haya oído hablar alguna vez de la disciplina de la «interpretación del patrimonio».

Apenas un número limitado de personas que trabajan en el campo del patrimonio han recibido formación especializada en habilidades de comunicación dirigidas a públicos no cautivos. En muchos casos, los guías o curadores comenzaron con una formación académica orientada a la investigación en una de las disciplinas relacionadas con el patrimonio, como la biología, la arqueología, el arte, etcétera, y luego aprendieron sobre la marcha a comunicar el patrimonio a los no expertos. Por lo general, son muy respetados en la materia pero suelen tener una escasa comprensión de los principios de la comunicación profesional. Esto conduce regularmente a productos interpretativos de mala calidad en los sitios del patrimonio. En Europa tenemos cientos de ejemplos sobre esta deficiencia.

Lo que es adecuado para el personal permanente se aplica aún más a los empleados a tiempo parcial, los contratistas autónomos o el gran e indispensable grupo de voluntarios en sitios patrimoniales o museos, zoológicos o jardines botánicos.

Así pues, ha llegado el momento de centrarse en las cualificaciones específicas de los profesionales en el ámbito de la interpretación del patrimonio: ¿qué ofrecen los intérpretes del patrimonio y qué titulaciones necesitan para hacerlo de forma profesional?

En el año 1957 esta necesidad ya se mencionaba, si nos remontamos a la interpretación del patrimonio como profesión. Sin embargo, la idea de interpretar el patrimonio es tan antigua como la humanidad. Pero si existen razones para limitar el alcance al período moderno tardío (desde la era de la Ilustración), los valores básicos inherentes al concepto habría que situarlos a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX.

En los Estados Unidos, la interpretación del patrimonio puede vincularse a los trascendentalistas estadounidenses, como Emerson y Thoreau. Sin embargo, ideas bastante similares e, incluso, más extensas sobre conectar experiencia y pensamiento, hechos y significado, con el fin de empoderar al individuo para enfrentarse el mundo, se pueden encontrar en el trabajo de varios autores europeos de esa época, entre los que se encuentran Kant, Hardenberg (Novalis), Heine, los hermanos Humboldt o Goethe. Muchos de ellos están adscritos al idealismo, al romanticismo o al nuevo humanismo.

Varias declaraciones de esa época recuerdan significativamente las descripciones de los procesos interpretativos del siglo XX, por ejemplo:

«Ser un heraldo de la naturaleza es un llamamiento fino y santo […] No por la amplitud y profundidad desnudas del conocimiento, ni por la capacidad de tejer este conocimiento en nombres y experiencias apropiados y para reemplazar el […] extranjero- sonar palabras con familiares, ni siquiera el talento […] para ordenar fenómenos naturales en […] imágenes precisas y brillantes, […] todo esto no hace que el verdadero desafío de un heraldo de la naturaleza [. ..] Quien busca todo en ella […] sólo reconocerá a su mentor y confidente de la naturaleza en quien habla de ella con reverencia y fe».

De hecho, el propio Tilden cita al poeta europeo Heinrich Heine para presentar uno de los capítulos de «Interpretación de nuestro patrimonio».

Don Aldridge, quien escribió por primera vez sobre la interpretación del patrimonio en Europa, nombra al Romanticismo como un concepto clave en la interpretación ambiental.

Casi 60 años después de la publicación de «Interpreting Our Heritage», existen buenas razones para poner a prueba el trabajo de Tilden. Las dos últimas décadas se han caracterizado por el auge de los nuevos medios y por la cuestión sobre el papel que deben jugar estos medios en la preparación de los procesos interpretativos, o incluso dentro de los mismos. Otra razón ha sido la llamada de las Naciones Unidas al desarrollo sostenible y la solicitud de la UNESCO de que todas las partes interesadas dedicadas al aprendizaje contribuyan a ese objetivo mundial. La UNESCO también declaraba que afrontar los desafíos del desarrollo sostenible en las sociedades democráticas requiere fortalecer a los educandos a lo largo del tiempo – para alcanzar la participación -.

El documento internacional más reciente y significativo a la hora de reflejar estas cuestiones en el contexto de la interpretación del patrimonio es la Carta del ICOMOS para la interpretación y presentación de los sitios del patrimonio cultural, la denominada Carta Ename. Este documento, que incluye las demandas al desarrollo sostenible, subraya la relevancia de las comunidades asociadas conectadas con un sitio patrimonial.

La idea de no reducir la interpretación del patrimonio a servicios para visitantes planificados por expertos, sino de desarrollar sitios del patrimonio junto con sus partes interesadas, está ganando terreno en el debate actual, y se refleja en publicaciones recientes. Teniendo en cuenta el desarrollo alcanzado hoy en cuanto a la interpretación del patrimonio, cabe señalar que dos de las tres publicaciones mencionadas anteriormente, el Manual de interpretación del Guardabosques de 2003 y la Carta de Ename de 2008, fueron fuertemente influenciadas por organizaciones europeas.

Sin embargo, hasta ahora ninguna de las sugerencias para agregar a los seis principios básicos de la interpretación del patrimonio Tilden han sido ampliamente reconocidas, normalmente porque se descubrió que los enfoques contemporáneos podrían vincularse sin problemas a las ideas básicas de Tilden. Esto deja su trabajo de «Interpretar nuestro legado» en la posición de un centro reconocido. Los principios de Tilden se derivaron de la práctica interpretativa que observó, pero mientras tanto, muchas de sus «declaraciones de sentido común» podrían estar respaldadas por la investigación empírica. Los resultados se han publicado en varios contextos, especialmente en el Journal of Interpretation Research semestral.

En la década de 1990, el programa de capacitación más avanzado en interpretación del patrimonio mundial fue el Programa de Desarrollo Interpretativo (PDI) del Servicio de Parques Nacionales de EE. UU. El PDI estaba bastante elaborado, pero un desafío dentro del Proyecto de Aprendizaje Permanente de la UE TOPAS fue pensar en formas de introducir la interpretación del patrimonio de una manera más cercana y sencilla.

A diferencia de la situación en los Estados Unidos, ya se habían establecido en Europa varios conceptos de aprendizaje no formal, y era preciso señalar por qué era necesaria la interpretación. La idea era centrarse en la combinación específica de cualidades de interpretación del patrimonio, con el fin de subrayar la importancia del enfoque interpretativo y unir estas cualidades en un modelo claro. Como resultado, se definieron cuatro cualidades básicas y se sumaron al llamado «triángulo interpretativo».

Tema:

  1. Fenómeno.
  2. Intérprete.
  3. Participantes.

Las cualidades asignadas a los cuatro elementos del diagrama incluyen:

  • Convertir fenómenos en experiencias (fenómeno).
  • Ofrecer caminos hacia un significado más profundo (tema).
  • fomentar el respeto por todo el patrimonio (intérprete).
  • Provocar resonancia en los participantes (participante).

En la interpretación del patrimonio, los modelos triangulares se utilizan con frecuencia para explicar relaciones similares. En TOPAS, el triángulo interpretativo se inspiró originalmente en el trío interactivo. Sin embargo, en TOPAS, el modelo se verificó, además, en el contexto de diferentes enfoques de la comunicación interactiva más allá del alcance del PDI, como por ejemplo, el concepto de interacción centrado en el tema.

En comparación con otros conceptos de aprendizaje a partir de experiencias de primera mano, la característica más significativa de la interpretación del patrimonio es que anima activamente a los participantes a asimilar y a comunicar su experiencia, es decir, a buscar un significado más profundo detrás de los hechos. Como dijo Tilden: «La interpretación es la revelación de una verdad más amplia que se encuentra detrás de cualquier declaración de hecho». Es por eso que «el tema» está en el centro del triángulo interpretativo. Las declaraciones temáticas ayudan a expresar tales verdades o significados. Recientemente, algunos autores reemplazaron el tema en el triángulo interpretativo por el término menos directivo «experiencia significativa».

Los temas deben distinguirse claramente de los conceptos: mientras que los temas tratan de extraer significado, los conceptos son más medios de clasificación fáctica. Por ejemplo:

  • Patrimonio Natural: Tópicos / ciclos. Tema: Este tocón de árbol proporciona alimento para una nueva vida.
  • Patrimonio Cultural: Revolución Industrial / Tema: Este ferrocarril abrió un nuevo mundo a la gente del pueblo.

En diferentes trabajos sobre interpretación del patrimonio (por ejemplo, el enfoque TORE de Sam Ham: temático, organizado, relevante, agradable), la idea de centrar ésta en temas está adquiriendo un papel importante.

Para conseguir relevancia ante muchas personas diferentes, los temas ofrecidos a los participantes a menudo se basan en conceptos universales, es decir, ideas que nos conciernen a casi todos. En los dos ejemplos mencionados, las ideas de renovación y liberación podrían verse como conceptos universales detrás de la dos declaraciones temáticas sugeridas. Los temas son el núcleo de las historias que pueden derivarse de diferentes fenómenos, ya sea un tocón de árbol cubierto de maleza o una vieja estación de tren.

Los temas también ayudan a organizar y recordar información. La neurociencia descubrió que las personas aprenden más a través de narrativas que de los hechos. Tienden a pensar metafóricamente, conectando hechos con imágenes que poseen significado para ellas. Además, los temas (así como las metáforas o narrativas) activan marcos que están conectados a valores. Ambos, valores y marcos sugieren cómo los individuos perciben los fenómenos patrimoniales y se relacionan con ellos.

El grado de aceptación de las ideas o productos por parte de los individuos, depende, principalmente, del enmarque. Sin embargo, los temas siempre deben valorarse como ofertas, ya que la finalidad principal de la interpretación no es la instrucción, sino la provocación. La interacción de los participantes con los fenómenos y los medios interpretativos puede generar significados diferentes de los sugeridos por un intérprete, cuyo objetivo es revelar una verdad más amplia y no su verdad, pues los fenómenos pueden observarse de diferentes maneras.

Por otro lado, enmarcar la interpretación a través de temas requiere cierta conciencia de responsabilidad, tanto hacia el recurso patrimonial como hacia el participante individual. Cuanto más intente la interpretación del patrimonio conectar éste con la vida cotidiana y la toma de decisiones de las personas, más relevante se vuelve. De manera especial, en los sitios patrimoniales «delicados» que obviamente pueden interpretarse de formas contradictorias, el encuadre puede adquirir fácilmente una dimensión política.

Teniendo en cuenta que la interpretación del patrimonio a menudo tiene la intención de alentar a las personas a asumir el protagonismo – está representada en el triángulo por el intérprete -, tiene sentido ofrecer marcos especialmente de interés común que desencadenen valores de autotrascendencia.

Cómo tratar los temas y los significados que expresan, podría ser el debate más controvertido en la interpretación del patrimonio. Sin embargo, un estudio de tendencias publicado por Interpret Europe sugiere que dos de las cinco tendencias clave actuales definidas en su estudio están vinculadas a la búsqueda de un propósito, y esto es lo que los temas pretenden lograr. Las experiencias de primera mano con sitios, objetos o sensaciones patrimoniales se hallan en el centro de cualquier actividad interpretativa. Para los participantes en dichas actividades, Tilden afirma que existe una clase de educación electiva que es superior en algunos aspectos a la del aula, porque aquí se encuentra con la «cosa misma», ya sea una maravilla del trabajo de la naturaleza, o el acto o el trabajo del hombre.

La «cosa en sí» es un antiguo término filosófico especialmente relacionado con Kant que Tilden utiliza de una manera bastante casual. Para Kant, la cosa misma está ligada al mundo del «noúmeno», que es la realidad actual de un objeto y que no se puede captar a través de la percepción individual. La palabra que Kant utiliza en realidad para lo que se experimenta sensualmente (o: ¿qué se puede experimentar sensualmente?) es «fenómeno». (Respecto a ambos términos, Kant se refiere a Platón).

El término fenómeno se introdujo por primera vez en el proyecto EU TOPAS, para resumir así los sitios u objetos del patrimonio tangible y las sensaciones intangibles (por ejemplo, canciones o bailes), que pueden ser objeto de experiencias de primera mano. En diferentes idiomas, el término también se ha utilizado para aplicarlo a algo que es de importancia significativa.

Percibir un fenómeno de primera mano no necesariamente resulta una experiencia, si se valora ésta como un evento individual y emocional que involucra a todas las personas. Por ejemplo, ante un texto de un panel que resultaba irrelevante un participante difícilmente desencadenará tal experiencia, aun cuando se coloque frente a un objeto patrimonial. Además de la experiencia externa (sensorial), se requiere una experiencia interna (psicológica).

Más relevante todavía resultó el aprendizaje experiencial a través de los requisitos establecidos para el siglo XXI por la UNESCO, que coloca al aprendizaje experiencial en primer lugar en su programa «Enseñanza y aprendizaje para un futuro sostenible«. La educación para el desarrollo sostenible debe compartir las características de cualquier experiencia de aprendizaje de alta calidad, con el criterio adicional de que el proceso de aprendizaje / enseñanza ha de modelar los valores del propio desarrollo sostenible. En comparación con el aprendizaje formal, los enfoques no formales, como la interpretación del patrimonio, tienen ventajas significativas para lograr estas demandas.

En el contexto de una virtualización cada vez mayor y de la tendencia a abordar los sujetos (incluidos los sitios y objetos patrimoniales) a través de pantallas de ordenador, la calidad interpretativa de las experiencias de primera mano debe recibir una atención especial. Una de las cinco tendencias clave actuales definidas en un estudio de tendencias publicado por Interpret Europe es la búsqueda de autenticidad.

Por otro lado, una palabra clave en el debate actual sobre educación y aprendizaje es «participación». Tilden escribió: «Es otra de esas palabras a las que las actividades interpretativas han dado un significado especial. […] No sólo debe implicar un acto físico, también debe ser algo que el propio participante considere, para él, novedoso, especial e importante». Según Tilden, participación significa implicación total en una experiencia de aprendizaje, que se refleja especialmente en las premisas de relacionar toda interpretación con el mundo del participante (primer principio) y de dirigirse a la persona en su totalidad (quinto principio). Provocar resonancia es un objetivo ambicioso que requiere habilidades particulares si se va a transferir a todos los medios interpretativos, y que todavía no se ha logrado en muchos sitios patrimoniales.

Sin embargo, cuando Tilden reflexionó sobre la demanda de una verdadera participación en 1957, lo hizo principalmente en el contexto de los servicios para visitantes en áreas remotas. Si la gente decidía visitar estas áreas, no había ni suficientes opciones de actividades ni muchos puntos de vista diferentes a los que ofrecía el Servicio de Parques Nacionales de EE.UU.

En la Europa actual, la situación en la mayoría de los sitios patrimoniales es algo diferente. Con el respaldo de más información, las personas están acostumbradas a tomar decisiones individuales y a hacer preguntas. Esto influye fuertemente en el carácter de las actividades interpretativas. Por ejemplo, la participación durante una caminata interpretativa debe ir mucho más allá hoy en día de lo que suponía hace más de 50 años, y esto requiere habilidades adicionales.

Además, especialmente los sitios del patrimonio europeo rara vez están aislados de su entorno social. Por lo tanto, la planificación interpretativa contemporánea debe involucrar a los actores del patrimonio que no son solo visitantes, formando una audiencia receptiva en conjunto. También aparecen como grupos de expertos informados con puntos de vista controvertidos.

Los residentes locales, que no están necesariamente motivados por intereses de conservación sino que,  en parte, se ocupan del patrimonio particular en su vida cotidiana, desempeñan un papel importante en la denominada comunidad patrimonial. Si bien las habilidades interpretativas tradicionales forman una buena base para los procesos comunicativos con todas las partes interesadas, deben desarrollarse más para cumplir con los requisitos contemporáneos.

Si la interpretación del patrimonio tiene la intención de seguir los llamados de la ONU – y especialmente de la UNESCO -, si pretende desempeñar un papel en el aprendizaje permanente, debe centrarse en el empoderamiento de las personas a fin de que utilicen el patrimonio para reflexionar sobre cuestiones de la vida cotidiana. Una esquina del triángulo interpretativo está dedicada al papel del «intérprete», que a menudo es la organización detrás de los diferentes medios interpretativos y, por lo tanto, un defensor de la idea de la apreciación del patrimonio.

Recordando a John Muir, quien introdujo el término interpretación para describir un proceso individual que permitiera familiarizarse con el patrimonio, se observa que una experiencia interpretativa no requiere necesariamente un intérprete. En el mejor de los casos, se alienta a los participantes a interpretar el patrimonio por sí mismos, siendo el objetivo principal de los medios interpretativos desencadenar y facilitar ese proceso.

Como mencionábamos anteriormente, la interpretación del patrimonio está respaldada por diferentes teorías de aprendizaje, especialmente aquellas que se basan en la educación progresiva. Una de las sugerencias de Tilden para definir la interpretación es capitalizar la mera curiosidad en aras del enriquecimiento de la mente y el espíritu humanos. Sin embargo, reflejando diferentes tendencias sociales durante las últimas décadas (especialmente en el mundo occidental, donde se introdujo por primera vez la interpretación del patrimonio), la interpretación está oscilando ligeramente entre los polos de:

  • El aprendizaje como medio de fomentar el crecimiento humano individual.
  • Aprender para alcanzar objetivos externos claramente mensurables.

Esto último puede deberse a que el patrimonio se ve amenazado (solicitando a los intérpretes que resuelvan el problema, incluidos objetivos de comportamiento sencillos, como recoger la basura), o al hecho de medir el éxito de la interpretación en los resultados económicos (por ejemplo, cuando los visitantes dejan dinero en tiendas, restaurantes, estacionamientos, etcétera). En períodos en los que las cuestiones económicas predominan, los intérpretes que ven el desarrollo humano personal de los participantes en los procesos interpretativos como su objetivo primordial, suelen verse sometidos a presiones.

Desde hace algunos años, los autores registran una creciente comercialización del aprendizaje.

Esto no se limita solo a una salida monetaria directa, sino que puede influir significativamente en el proceso de aprendizaje como tal, lo que abre otra área de debate relacionada con el papel que deben asumir los intérpretes. Mientras algunos de ellos agradecen los resultados medibles para justificar su trabajo, otros se sienten observados e, incluso, ofendidos por los indicadores, evaluaciones, etcétera, que tratan el patrimonio como un mero recurso económico.

Todo ello es especialmente cierto para los Sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO (WHS). Según la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO (artículo 4), cada Estado Miembro reconoce que el deber de asegurar la identificación, protección, conservación, presentación y transmisión a las generaciones futuras del patrimonio cultural y natural situado en su territorio, pertenece principalmente a ese Estado.

Sin embargo, incluso en los Estados europeos, aquellos con el PIB más alto, encontramos ejemplos en los que las WHS tienen que lograr la rentabilidad y en las que, o se dejan de lado, o se acepta la retirada de su estatus por la UNESCO, principalmente por razones económicas.

Recurso bibliográfico:

InHerit (2020): Manual of Professional Development in Heritage Interpretation. Publicado por: Guy Tilkin, Landcommanderij Alden Biesen, Kasteelstraat 6, B-3740 Bilzen.


Si quieres recibir nuestro, newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras. Tu confirmación de suscripción, si no te llega, puede estar en tu carpeta de spam.

 

 

 

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.