El Futuro de la Cultura en Europa

El Futuro de la Cultura en Europa

 

Dentro de la comisión de la UE, existe una cartera única para Innovación, Investigación, Educación, Cultura y Juventud. Cuatro de estos títulos son sinónimo de futuro. Y, el quinto, ¿cultura? En una entrevista con Julia Pagel de la Red de Organizaciones de Museos Europeos (NEMO), Sabine Verheyen del Comité de Cultura y Educación (CULT) argumentaba de manera convincente que la cultura es un activo para el futuro de la Unión.

La reflexión comienza con una mirada analítica sobre el modo en que la pandemia de COVID-19 ha estado afectando el panorama de los museos. Como todos sabemos, en 2020 se ha pedido a las multitudes que normalmente habrían llenado los museos, teatros, galerías y otros lugares de Europa que, para su propia protección, se queden en casa. La atención del público, la esencia misma de la cultura, como nos recordó Verheyen, se redirigió comprensiblemente a las inmediatas necesidades médicas y de seguridad social. Para muchas personas, afrontar el drama diario del COVID-19 fue el único evento en el que participaron durante la mayor parte de 2020.

Reconociendo que la cultura como mecanismo de supervivencia se volvió esencial durante los encierros, Pagel se mostraba ansioso por conocer la opinión de Verheyen sobre la gran pregunta de cómo funciona la cultura a «nivel europeo». Sus observaciones al respecto durante el COVID-19 reflejaron las imágenes virales y la respuesta de Internet a los cierres europeos iniciales: desde el canto en los balcones hasta las exposiciones en línea, e incluso el diseño de mensajes oficiales; los artistas estaban «aprovechando su creatividad para transmitir pautas de salud y compartir mensajes de esperanza».

Los creadores y curadores, por otro lado, reaccionaron a la crisis innovando. Verheyen nos recuerda cómo los músicos colaboraron en Zoom y cómo los museos, bibliotecas y galerías se adaptaron para ofrecer recorridos digitales. Si la gente no podía reunirse para disfrutar de la cultura, ésta acudiría a ellos.

La cultura demostró ser más que «un bien opcional»; una parte necesaria de nuestra existencia. A medida que avanzamos hacia futuras propuestas de financiación, Verheyen confía en que se haya presentado un precedente excelente para aumentar la financiación cultural, ayudando así a las personas a superar la pandemia y recuperar sus vidas anteriores al COVID. En todo caso, la crisis nos ha demostrado que la cultura es parte integral de la capacidad de las personas para manejar sus traumas durante un período prolongado.

La innovación, por supuesto, no se produce en el vacío o la nada. Los museos, galerías y otras instituciones con ofertas permanentes se vieron obligados a encontrar nuevas formas de llegar a sus públicos. Esencialmente, estas instituciones culturales estaban tratando de mantener el interés en sus colecciones, mientras cerraban los medios tradicionales de acceso público. Pero, ¿está interesada la gente realmente en lo que ofrecen los museos? Pagel y Verheyen coincidían en que si algo había demostrado el pasado año era que todavía existe un gran apetito por la cultura.

Pagel menciona que la «ola digital» se infiltró en nuestras vidas. Se ha comprobado así que la creación de contenido inmersivo e interactivo es posible, y se hace popular a través de los medios digitales. Mientras los recorridos en línea lograban que los visitantes viajaran a los sitios culturales de Europa, las pantallas digitales permitían a los museos, bibliotecas y galerías mostrar material que de otro modo se archivaría. En algunos aspectos, esta ola digital conseguía ofrecer más opciones para su audiencia. De repente, las obras de arte fuera de alcance estaban cerca de todos.

Las dos autoridades dentro del sistema cultural europeo coincidieron enfáticamente en que la cultura nunca puede darse por sentada. Obviamente, y entre otras cosas, el arte y los conciertos fueron muy extrañados por un público deseoso de retomar su vida previa al cierre. Si los encierros nos ayudan a sobrevivir, ¿el papel de la cultura es ayudarnos a vivir? Verheyen explicaba que el cierre mostró que si las personas no pueden ir a un concierto, al teatro, a un partido de fútbol, o a los eventos a los que normalmente acuden, estos lugares pudieran cerrar para siempre.

Verheyen nos recuerda que cuando haya pasado la tormenta actual, la gente seguirá esperando que la cultura siga ahí. Este pensamiento traslada la conversación a la economía y la financiación, más concretamente al tema de cómo se financiará a los creadores culturales europeos del futuro.

Si bien la cultura es un sector que no se inclina naturalmente hacia el lenguaje de la economía, para ser escuchado en el siglo XXI, Verheyen asegura deberá aprender a comunicarse a través del comercio, lo que llevó a Pagel a preguntarse si podemos esperar encontrar «las métricas que muestren cuánto contribuye el sector cultural a la sociedad». Verheyen propone que los representantes culturales se expresen con una voz unificada: «Para obtener un apoyo real y ser parte de los programas de recuperación, tenemos que hablar todos juntos». Ella insta a que esa voz se dirija no solo hacia los ministros de cultura, sino también a los de finanzas y a otros responsables políticos periféricos.

Verheyen nos recuerda que la cultura genera valor más allá de la comodidad. No debemos olvidar que «el 30 por ciento de nuestro turismo es turismo cultural». Esta figura, por supuesto, no vive en el vacío. Los efectos en cadena en las industrias de las aerolíneas, los hoteles y la hostelería, por nombrar solo tres, son igualmente considerables. El sector de la cultura en Europa emplea aproximadamente a 8 millones de personas, lo que significa que la cultura no solo es una importante fuente primaria de empleo, sino que también contribuye, en gran medida, a los niveles de empleo de las industrias relacionadas y de apoyo.

Refiriéndose al ámbito macroeconómico, Verheyen explica que «el 4,2 por ciento del PIB en Europa proviene de los sectores cultural y creativo. Por lo tanto, debemos apoyar a este sector porque los beneficios son muy claros». Continúa argumentando que la industria es intrínsecamente de bajo riesgo y disfruta de un crecimiento estable, equilibrio de poder entre proveedores y consumidores, sustitución cero de productos, bajos costos de I+D y geográficamente libre de competidores.

Desde un ángulo diferente, Pagel deja claro que la cultura es un punto de venta único para el continente. Se debe, enfatiza, continuar invirtiendo para que continúe siendo atractivo para los consumidores del mañana. Necesitamos «una inversión inteligente en museos ahora. Por lo tanto, no se trata solo de la ayuda inmediata de los museos para reabrir sus puertas, sino también de invertir en infraestructura digital y desarrollo de capacidades».

A modo de resumen, cuando se le preguntó cómo debería reflejarse la cultura en la Estrategia de la UE 2030, Verheyen insistió en que la recuperación y la cultura de la UE están interrelacionadas. Las exposiciones en línea fomentan el apetito por la experiencia física de museos, conciertos, etcétera. La cultura alimenta el turismo; el turismo a la economía. Pero la cultura ofrece mucho más.

Verheyen sigue convencido de que la cultura es la forma en que interpretamos y trabajamos los eventos. En otras palabras, la cultura da sentido, sana; la cultura es educación e inclusión social, nos calma, nos da energía y nos unifica. Por lo tanto, debemos apoyar a las personas creativas y a las instituciones que las albergan.

Ambos oradores coincidieron en que a medida que avanzamos hacia las grandes agendas de la próxima década, como la economía verde, la migración hacia Europa y el desarrollo regional, necesitaremos que la cultura nos ayude en el camino, utilizándose para dar forma a nuestros mensajes para el futuro, para persuadir y para integrar. Al diseñar la hoja de ruta de la UE de la próxima década, debemos reconocer que la cultura no es un efecto secundario, sino un componente central de nuestros valores europeos.

Si la cultura es, como concluyó Verheyen, «una cuestión horizontal que tiene su lugar en todas las políticas que estamos haciendo a nivel europeo», el grado de financiación que recibe debería reflejar la contribución fundamental y beneficiosa que este sector aporta a nuestra sociedad.

Recurso bibliográfico:

Entevista de Julia Pagel a Sabine Verheyen (2020): EU-Presidency Trio Conference: Museums and Social Responsibility — Values Revisited.


Si quieres recibir nuestro newsletter y los artículos de EVE por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras. Si no has recibido la confirmación de tu suscripción, mira en tu carpeta de spam.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.