Guía de Museo como Profesión

 

«Un guía te lleva a lo más profundo del museo. Un guía de museo te traslada a dónde, como visitante normal, nunca llegarías. Como portador de la antorcha, el guía ilumina tu camino». – Guía del museo hablando de la profesión.

En 1590, cuando un grupo de amantes del arte en Dresde solicita visitar las colecciones reales, Christian I, Elector de Sajonia, hace lo que solía hacer siempre en estos casos: le pide a su curador personal que acompañe en su visita a los invitados. Porque así se hacía ya entonces: las colecciones de arte eran frecuentadas por conocedores, artistas o aficionados y, durante siglos, las explicaciones sobre las mismas eran impartidas a los visitantes por los curadores o los dueños. Hoy en día, educar al público se ha convertido en una experiencia profesional independiente dentro del mundo de los museos, incluso el más pequeño tiene una o más personas -o departamentos de educación- dedicadas a esta labor. La enseñanza en los museos se imparte como profesión reglada en institutos de educación superior y universidades, y es objeto, asimismo, de investigaciones académicas. La educación se ha convertido en una profesión. ¿Y qué relación tiene todo esto con el recorrido del museo? Para empezar, debemos decir que el valor didáctico de los recorridos no ha hecho más que aumentar. Los museos del siglo XXI se esfuerzan por resultar más abiertos e inclusivos que nunca, ocupando un lugar activo en el centro de las comunidades, donde los visitantes pueden disfrutar de una experiencia significativa que permanezca en su memoria mucho más que el tiempo que dedican a la visita. La política de servicios para visitantes de los museos sigue evolucionando para ofrecer mucho más que una mera explicación en el sentido más básico.  Encontramos palabras clave como comprometerse, desafiar, interpretar, mediar, estimular la curiosidad. ¿Y quién puede hacer mejor este trabajo que un guía del museo, conectado con los visitantes cara a cara? Esto también explica por qué, en los últimos años, se ha desarrollado una variedad de perfiles profesionales de guías, que se ajustan a todo tipo de interacciones con los visitantes.

En 2014, los departamentos de educación de la Universidad de Amsterdam, del Rijksmuseum Amsterdam, el Stedelijk Museum Amsterdam y el Van Gogh Museum, pusieron en marcha un proyecto de investigación centrado en la profesión de guía de museo, y se inició a partir de la idea de lo poco que  se sabe sobre el aprendizaje y la educación en el contexto del museo. Estas competencias requeridas por los educadores son áreas estudiadas en profundidad. Pero, a pesar de ser un componente vital de la política actual de servicios para los visitantes del museo, el ámbito profesional de los guías es un campo descuidado en la investigación pedagógica académica. El propósito de este estudio era llegar al perfil de una guía de museo efectivo/a.

La investigación comenzó en el contexto del sector escolar (la guía de museos educativos), concretamente en museos de arte e historia. Se trataba de encontrar respuesta a las siguientes preguntas: ¿qué significa un «buen recorrido,» por el museo? ¿Qué implica ser un buen guía de museos?

A partir de aquí, surgieron otras 4 cuestiones más concretas:

1. ¿Qué es lo que caracteriza al aprendizaje y la enseñanza durante las visitas guiadas a museos de arte e historia?
2. ¿Qué competencias deben tener los guías de museos educativos en museos de arte e historia?
3. ¿Qué herramientas podemos emplear para evaluar la calidad de los recorridos y las competencias de los guías de los museos, y para saber si su uso contribuye al desarrollo de dichas competencias?
4. ¿Cómo pueden aprender los guías de museos y los profesores en una comunidad de aprendizaje profesional unificada?

El análisis se centraba en visitas a museos dirigidas a alumnos de primaria y secundaria. Pero, al margen de focalizarse en un entorno específico del museo como contexto para el aprendizaje, los datos invitaban a una reflexión sobre la profesión de guía de museo en general -también para otros grupos demográficos, no solo los estudiantes-.

En este artículo no vamos a publicar los resultados de la investigación, si bien son verdaderamente importantes para educadores y guías de una amplia gama de museos. Hacerlo supondría extendernos demasiado en un solo artículo, ya que cada museo, según su misión y visión, plantea una definición y consideración diferentes sen cuanto a lo que se entiende por un buen guía. Nuestro objetivo es ofrecer una idea o concepto breve aplicable a todos los museos que se ajusta a lo que es un buen recorrido guiado, desde nuestro punto de vista

Se considera un buen guía a un profesional que invierte esfuerzo y trabajo en su propio desarrollo personal y profesional -algo extensible a casi todas las profesiones-. Pero lo que les diferencia de los demás es que un guía debe pensar que el museo es una entidad para el aprendizaje que ha de seguir siendo relevante en un mundo que cambia dinámicamente, en el que surgen nuevas audiencias y donde los visitantes sienten, cada vez más, la necesidad de una conexión personal con su museo -de la mano de los/las guías-, para seguir aprendiendo. Estas son las coordenadas básicas que deberían servir como referente a aquellos profesionales que deseen centrar su desempeño en una labor tan bella, importante e indispensable para una sociedad que » necesita» visitar museos.

Por otro lado, el aprendizaje en los museos se puede abordar de diversas maneras ya que funciona de forma diferente para cada visitante. Unos se ven afectados por historias convincentes; otros buscan desafíos al hablar sobre un objeto; y los hay que prefieren utilizar su propia creatividad. Al igual que la interacción unidireccional tradicional entre guía y visitante está lejos de ser la forma ideal de compartir información, existen otras alternativas (diálogo, discusión, preguntas, mirar sin proporcionar información, etcétera) que tampoco constituyen el método más adecuado. Si unificamos criterios, el aprendizaje podría definirse como «la creación o el desarrollo de cambios relativamente duraderos en el conocimiento, la actitud y las habilidades y/o en la capacidad de aprender, mediante la selección, absorción, procesamiento, integración, documentación y uso y asignación de significados a la información por parte de individuos, grupos u (partes de) organizaciones».

En el caso de visitas a museos dirigidas a las escuelas, el propósito es enseñar siempre algo a los estudiantes. ¿Pero qué, exactamente? Cada recorrido tiene objetivos de aprendizaje específicos y, en función de éstos, el énfasis puede ponerse en el desarrollo de intereses, en las percepciones, las habilidades, el cambio de actitudes o en el conocimiento de su propia identidad. Este tipo de investigaciones, como la que venimos mencionando en el artículo de hoy, plantean cuestiones sobre qué resultados de aprendizaje son posibles dentro del museo como entorno de aprendizaje.

A partir de aquí, debemos tener en cuenta que las investigaciones empíricas que pretendan demostrar que las visitas a museos se basan en la entrega de conocimiento, en las habilidades o en las actitudes declaradas, no pueden concretarse para todos los resultados de aprendizaje, pues son una mezcla de varias cosas:  empatía histórica, obtención de conocimiento, experiencias agradables, pensamiento crítico o una actitud abierta hacia los demás para aprender a observar. Es, por lo tanto, necesaria una mayor investigación sobre el tema.

Algunos de esos resultados son obvios y no exclusivos del museo como entorno de aprendizaje, pero es innegable que sí favorece que las personas «desarrollen interés y curiosidad sobre el arte y la historia», «adquieran conocimiento sobre los artistas y sobre los hechos históricos relevantes». Otros datos obtenidos son menos evidentes, a pesar de desempeñar un papel importante a la hora de promover la conciencia cultural e histórica, y poder desarrollarlo específicamente en un museo. Uno de esos ejemplos es la manera en que el visitante «adquiere una visión de las formas para afrontar el presente abordando su pasado». Un museo conserva y muestra objetos por una razón; el hecho mismo de que se hayan conservado expresa su importancia para las generaciones anteriores.

Los guías crean un recorrido de acercamiento a los contenidos, una forma de aprendizaje basada en objetos y centrada en colecciones auténticas que se enlazan con narraciones, provocando que los visitantes exploren las razones por las que se han conservado dichos objetos y se informen sobre cómo éstos adquieren un significado, es decir, quién decide que un objeto sea importante, por qué motivos, qué historia se preserva para nosotros y se narrará a las generaciones venideras, o qué otras perspectivas concebibles podrían atribuirse a ese objeto. Se trata de responsabilidades que recaen, de una forma u otra, en nuestros insustituibles guías de museos, profesionales que reducen el abismo que normalmente separa a los visitantes de los objetos de las colecciones.

«Es tan sorprendente comenzar la narración a partir de un objeto, dejar que los niños experimenten todo tipo de cosas para luego regresar a la esencia de ese objeto. Esa interacción que se produce lo hace tan rico: mirar, sentir, descubrir, imaginar para luego volver a observar». – Guía del museo hablando de la profesión.

Recurso:

Fabian Landewee Berbe Rinders, Brenda Roos Kees Steenman, Bibi Veth y Tomek Whitfield (2017): Guiar es una profesión. Editores Mark Schep, Pauline Kintz. Con la contribución de Noortje Bijvoets, Carla van Boxtel, Herman van Gessel, Frouke Jorna, Marie-Thérèse van de Kamp, Marie-José van Schaik. www.lkca.nl/guiding-is-a-profession


Si quieres recibir nuestro newsletter y nuestros artículos por correo electrónico, rellena y envía el boletín adjunto, por favor, completando el campo correspondiente en el formulario de inscripción que encontrarás a continuación. Tu dirección de correo electrónico (asegúrate por favor de escribirla correctamente), será utilizada exclusivamente para enviarte nuestros newsletters y artículos, pudiendo darte de baja en el momento que quieras.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.