Carta del Jefe Seattle a Franklin Pierce

Muchos de los que nos seguís, conocéis nuestro amor por las cultural indias, por todas y en todo el mundo, pero quizás con mayor debilidad, si cabe, por aquellas tribus llamadas “de las llanuras”. Ese amor nos ha llevado a recorrer mucho territorio, visitando reservas y paisajes de las diferentes naciones nativas, participando en los Pow wows, mostrando nuestro profundo respeto a sus culturas, sobre todo en el estado de Montana (EE.UU). En uno de estos viajes, concretamente yendo hacia Wyoming, nos paramos a estirar las piernas en Chief Joseph Pass (Montana, División Continental). Allí encontramos la copia de una carta enmarcada y colgada en una choza de madera, una carta que nos conmovió profundamente cuando la leímos y que ahora queremos compartir con vosotros si es que no la conocéis.
60207-sula-lost-trail-chief-joe-pass-0910-sign245Archivo EVE
Os contamos: En 1854, el «Gran Jefe Blanco» de Washington DC, el presidente de EEUU Franklin Pierce, quiso comprar una gran extensión de territorio indio, prometiendo una «reserva» para el pueblo piel roja, haciendo una oferta (evidentemente el gran jefe blanco no tenía ni la más remota idea de las culturas indias). El Jefe Seattle de la tribu Suwamish, de los territorios de lo que hoy ha venido a ser el Estado de Washington, en el noroeste de EEUU, contestó con esta carta que os transcribimos hoy aquí, que ha sido considerada como la más bella y profunda declaración de amor a la naturaleza y el medio ambiente conocida hasta nuestros días.
Al Gran Jefe Franklin Pierce, Washington:
¿Cómo puede usted comprar o vender el cielo, o el calor de la tierra? La idea resulta extraña para nosotros. Si no nos pertenecen la frescura del aire ni el destello del agua, ¿cómo nos los podrían comprar ustedes?
Cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. El majestuoso pino, la arenosa ribera, la bruma de los bosques, cada insecto que nace, con su zumbido… Es sagrado en la memoria y la experiencia de mi pueblo. La savia que recorre los árboles, lleva los recuerdos del piel roja.
Los muertos del hombre blanco se olvidan de su tierra natal cuando se van a pasear entre las estrellas. Nuestros muertos jamás se olvidan de esta hermosa tierra, porque es ella madre del piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte nuestra. Las perfumadas flores son nuestras hermanas. El ciervo, el caballo, el águila majestuosa… Son nuestros hermanos. Las rocosas cumbres, el olor de las praderas, el calor corporal del potrillo, y el hombre: todos pertenecemos a la misma familia.
Por eso, cuando el «Gran Jefe» en Washington nos dice que desea comprar nuestra tierra, es mucho lo que está pidiendo de nosotros. El «Gran Jefe» dice que nos reservará un lugar, de forma que vivamos cómodamente. El será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por eso, estamos considerando su oferta de comprar nuestra tierra. Pero no va a ser fácil, porque esta tierra es sagrada para nosotros.
El agua centelleante que corre por los arroyos y los ríos no es agua solamente: es sangre de nuestros antepasados. Si nosotros les vendemos la tierra, ustedes deberán recordar que es sagrada, y deberán enseñar a sus hijos que es sagrada, y que cada imagen que se refleja en el agua cristalina de los lagos, habla de acontecimientos y recuerdos de la vida de nuestro pueblo. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.
Los ríos son hermanos nuestros, mitigan nuestra sed, conducen nuestras canoas, alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestra tierra, ustedes deberán recordar y enseñar a sus hijos que los ríos son hermanos nuestros y hermanos de ustedes. Y deberán darles en adelante la atención que merece un hermano.
Sabemos que el blanco no entiende nuestra manera de ser. Un pedazo de tierra, para él, es igual que el siguiente. El es como un extraño que llega durante la noche y arranca de la tierra lo que necesita y se va. No mira a la tierra como su hermana, sino como su enemiga. Y cuando la ha conquistado, la abandona y se marcha a otra parte. Deja atrás las tumbas de sus padres, y no le importa. Viola la tierra de sus hijos y no le importa. Olvida la tumba de su padre y los derechos de sus hijos. Trata a su madre la tierra y a su hermano el cielo como cosas que pueden comprarse, saquearse, ser vendidas, como carneros o relucientes abalorios. Su apetito devorará la tierra, pero detrás sólo quedará un desierto.
No sé. Nuestras costumbres son diferentes a las suyas. La imagen de sus ciudades hiere la mirada del piel roja. Pero, posiblemente, es porque el piel roja es salvaje y no entiende.
No hay tranquilidad en las ciudades del blanco. No hay en ellas lugar donde se pueda escuchar el rumor de las hojas en primavera, o el susurro de las alas de un insecto. Pero quizá digo esto porque soy salvaje y no entiendo. En sus ciudades el ruido sólo insulta a los oídos. ¿Cómo sería la vida si el hombre no pudiera escuchar el grito solitario de la chotacabra o la animada conversación nocturna de los sapos en las ciénagas? Yo soy piel roja y no entiendo.
El indio ama el sonido suave de la brisa al deslizarse delicadamente sobre la superficie de la laguna, o ese olor característico del viento purificado por la llovizna mañanera y perfumado por la esencia de los pinos.
El aire es precioso para el piel roja, porque todas las cosas comparten el mismo aliento. La bestia, el árbol, el hombre… todos compartimos el mismo hálito.
El hombre blanco parece no darse cuenta de que respira el aire. Como un ser que agoniza largamente, es insensible al mal olor. Pero, si nosotros les vendemos nuestra tierra, ustedes deberán recordar que el aire es precioso para nosotros. Que el aire comparte su espíritu con toda la vida que él sustenta.
El aire que permitió su primer aliento a nuestro abuelo, también recibe su último suspiro. Y si nosotros les vendemos nuestra tierra, ustedes deberán mantenerla intacta y sagrada, como un lugar a donde incluso el hombre blanco pueda ir a saborear el viento purificado por el perfume de las flores.
De manera pues, que nosotros estamos considerando su oferta de comprar nuestra tierra. Si decidimos aceptar, lo haremos con una condición: el hombre blanco deberá tratar como hermanas a las bestias de estas tierras.
Yo soy un salvaje y no entiendo otra forma de pensar. He visto miles de búfalos pudriéndose en la pradera, abandonados por los blancos después de balearlos desde un tren en marcha. Yo soy un salvaje y no entiendo cómo el humeante caballo de hierro puede ser más importante que el búfalo, al que nosotros sacrificamos sólo cuando lo necesitamos para subsistir.
¿Qué es el hombre sin las bestias? Si todas ellas desaparecieran, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu. Porque, cualquier cosa que les ocurre a las bestias, enseguida repercute en el hombre. Todos los seres estamos mutuamente vinculados.
Ustedes deberán enseñar a sus hijos que la tierra que pisan, son las cenizas de nuestros abuelos. Deberán honrar la tierra. Dirán a sus niños que la tierra está enriquecida con las vidas de nuestros parientes. Enseñarán a sus hijos lo que nosotros hemos enseñado a los nuestros: que la tierra es nuestra Madre. Todo lo que sucede a la tierra sucede también a sus hijos. Cuando los hombres escupen sobre el suelo, escupen sobre sí mismos.
Nosotros sabemos esto: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Nosotros sabemos esto: todas las cosas están intercomunicadas,
como la sangre que une a una familia. Todo está unido. El hombre no trama el tejido de la vida. El es, sencillamente, uno de sus hilos. Lo que él hace a ese tejido, se lo está haciendo a sí mismo.
Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios camina y habla con él como de amigo a amigo, puede exceptuarse de este destino común. Es posible que seamos hermanos, a pesar de todo. Veremos.
Nosotros sabemos algo que el hombre blanco descubrirá algún día: que nuestro Dios es el mismo Dios. Ustedes piensan ahora que él es propiedad de ustedes, de la misma forma que desean ser propietarios de nuestras tierras. Pero no puede ser. El es el Dios de todos los seres humanos, y su compasión es la misma tanto para el piel roja como para el blanco.
La tierra es preciosa para él, y hacer daño a la tierra es un enorme desprecio para el Creador. Los blancos también desaparecerán. Tal vez antes que las demás tribus. Ensucia tu propia cama y cualquier noche te verás sofocado por tus propios excrementos.
Pero, en tu agonía, brillarás fulgurantemente abrazado por la fuerza del Dios que te trajo a esta tierra y quien, para algún propósito especial, te dio dominio sobre la misma y sobre el piel roja. Este destino es un misterio para nosotros, ya que nosotros no entendemos cuando todos los búfalos son sacrificados, los caballos salvajes domados, las esquinas secretas de los bosques impregnadas por el olor de muchos hombres y la vista de las montañas mancilladas por las alambradas. ¿Dónde está el bosque? ¿Dónde está el águila? ¡Desaparecieron! Es el final de la vida, el comienzo de la supervivencia.

Para nosotros es muy importante saber qué piensas sobre nuestro blog; cualquier comentario que nos dejes es muy valioso para que podamos mejorar sin tirar de intuición, que normalmente falla. Os lo agradeceremos.

Foto principal y para redes sociales: DKNG Studi

Anuncios

9 Respuestas a “Carta del Jefe Seattle a Franklin Pierce

  1. Os sigo desde que arrancasteis con el blog y disfruto muchísimo con todas y cada una de vuestras entradas, son muy, muy interesantes, y siempre aportan algo ,incluso a los que estamos un tanto alejados del “conocimiento museográfico”.Pero entradas como la de hoy, que , en cierto modo, rompen con la dinámica didáctica diaria , para mi son especiales, absolutamente mágicas.Gracias por compartir y regalarnos “tesoros” como esta carta Un abrazo . Alejandra.

    Le gusta a 1 persona

  2. Cartas como esta nos hacen màs humanos.Yo también me sumo a la felicitación.La entrada de hoy me recuerda a una de esas clases que en mitad de programa establecido,el profesor impatte al aire libre.Un saludo Angeles

    Le gusta a 1 persona

  3. Buenas tardes.Enhorabuena por el artículo de hoy.Escribís un blog interesantísimo, pero yo, como dice Alejandra en su comentario, me quedo con todas vuestras entradas “extra-académicas”, esa que tienen un corte algo “romántico”. Así que hoy, os agradezco doblemente .Enhorabuena por el trabajo que hacéis. Un saludo.Jaime

    Le gusta a 1 persona

    • Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios. Es curioso comprobar que os gustan mucho este tipo de artículos, dando que pensar, reflexionado si debemos cambiar nuestra línea editorial y hablar menos de museos y más de otras cosas que parece que os interesan si hacemos caso de vuestros comentarios. En cualquier caso, os estamos muy agradecidos al ver que tenemos lectores que seguís ahí después de ya tres años. Es una gran alegría, os lo aseguramos. Un fuerte abrazo a todos y todas.

      Me gusta

  4. Hola. Hoy entraba en la página dispuesta a leer vuestro Agendas Mundi semanal, y me he encontrado con esta maravillosa carta. Entradas como ésta es cierto que emocionan, pero en cuanto a lo de seguir por otra línea editorial yo creo que ambas están muy bien , se complementan .Podríais intercalar de vez en cuando algo como lo de hoy, y así llueve a gusto de todos. En cualquier caso, mi más sincera gratitud por el trabajo que desempeñáis.
    Un saludo.Ernesto

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s